Ir al contenido principal

…Y la derecha se adueñó del PSOE.


Los 22 Diputados del 'no es no' que no se pliegan al ucase de la gestora

El golpe se consumó el domingo en el transcurso del Comité Federal que, previamente, había sido tomado por el ala más reaccionaria del PSOE el pasado día uno de octubre, cuando, a impulsos del expresidente conseguidor y negociante Felipe González, ayudado por Susana Díaz, el enemigo en casa de un partido cuyas bases están divorciadas de una dirección que ha impuesto una serie de decisiones en el seno del PSOE, que le invalidan ante muchos afiliados y votantes como partido de izquierdas.

Ya nadie se atreve a negar que el golpe dado el pasado uno de octubre estuvo encaminado a impedir que Pedro Sánchez formase un gobierno de progreso. Lo han reconocido ya muchos personajes y personajillos, periodistas de la caverna y dirigentes políticos de la derecha, hoy mismo la inefable Esperanza Aguirre, se congratulaba de la decisión del Comité Federal que impidió a Sánchez “formar un gobierno Frankenstein”, o dicho para que se entienda, un gobierno que no habría estado atado a la sumisión del IBEX, la corrupción y el ultraliberalismo salvaje de los recortes.

Un gobierno, en suma, que no convenía a algunos santones del PSOE encabezados por Felipe González al que, seguramente, le habrían obligado a dejar los consejos de administración por los que recibe pingües beneficios, y tal vez, incluso, se hubiese visto limitado a la hora de llevar a cabo los negocios y negocietes a los que se acostumbró desde que dejó el Gobierno que privatizó decenas de empresas públicas, destruyó el tejido industrial de este país y luchó contra ETA con terrorismo de Estado.

Ese nefasto personaje, con la colaboración de otros supuestos socialistas de su época, o de su cuerda aun siendo más jóvenes, como Susana Díaz -esa señora provinciana y cutre que quiere “coser” los problemas del PSOE como si en lugar de un partido político fuesen los harapos de su indigencia intelectual-, Fernández Vara, García Paje, o el incombustible guerrista Rodríguez Ibarra, junto con Javier Fernández, Presidente del Principado de Asturias y de la Gestora que ha consumado la venta del PSOE a la derecha de Raxoi, provocando el abandono de sus filas por parte de cientos de militantes.

Fernández, un tipejo carente de sensibilidad ecológica que permitió, y permite, a cazadores y ganaderos de su región la inicua caza de una especie protegida como es el lobo. Ese nefasto personaje al que algunos señalan como colaborador con el PP en empresas más o menos públicas, de haber consensuado con la formación de derechas el reparto del Principado y responsable de que la UE haya retirado los fondos destinados a la remodelación del puerto de Gijón, El Musel, por los rumores de corrupción en las obras públicas que lleva a cabo el gobierno presidido por él.

Fernández es el Presidente de la Gestora que pretende imponer a todos los diputados socialistas la abstención para que Mariano Raxoi, presidente del PP y durante cuatro años de un Gobierno que mermó a partes iguales derechos y libertades en tanto presidía un partido podrido por la corrupción, pueda gobernar de nuevo, después de impedir que el Secretario General de su partido formase un gobierno progresista mediante un golpe de Estado dado, según palabras de Josep Borrel, por un cabo furriel, debido a la zafiedad de la jugada.

El golpe se consumó ayer, vendiendo, a cambio de nada, el PSOE a la derecha, condenándolo a la desaparición, en caso de que la militancia y los socialistas que lo son de verdad no recuperen el poder, en un partido que, en el presente, es propiedad de personajes reaccionarios y complacientes con el neoliberalismo económico. 

Tal vez alguna vez se sepa a cambio de qué, una serie de pseudosocialistas con poder impidieron la formación de un gobierno de progreso y pretenda imponer a todo el grupo parlamentario que se abstenga para permitir que el rey de los recortes y la corrupción ostente la presidencia del Gobierno, cuatro años más, o el tiempo que considere oportuno, en caso de que la oposición le apriete.  

Sin embargo, por mucha mano de hierro que quiera imponer una Gestora dispuesta a saltarse hasta esa Constitución que tanto dicen defender, imponiendo a sus diputados un mandato imperativo aunque la ley de leyes señale en su artículo 67 que "Los miembros de las Cortes Generales no estarán ligados por mandato imperativo", veintidós diputados no están dispuestos a abstenerse para facilitar que un reaccionario cómplice de corruptos como es Mariano Raxoi presida el Gobierno, con el argumento de que la del PP es la lista más votada, aunque sus ocho millones de votos se queden muy escasos ante los trece y pico de una oposición que, incluyendo al PSOE es mayoritaria.


Entre tanto, ciento de militantes vierten su frustración y rabia a través de las redes sociales, artículos de opinión, manifestaciones ante la sede de Ferraz, o con recogida de firmas de las que la Gestora no quiere darse por enterada.

La decisión del Comité Federal, en la que 96 miembros votaron en contra de una abstención ignominiosa y vergonzante, presenta a un PSOE desustanciado y desideologizado, del que se ha adueñado el PP no se sabe a cambio de qué prebendas a los protagonistas de la traición a los principios socialistas.

O la militancia y los socialistas de verdad retoman el poder a la mayor brevedad posible, o el partido creado hace 137 años por una serie de hombres buenos y honrados o el PSOE será solo historia en la política de este pobre país.  


Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…