Ir al contenido principal

La traición y el compadreo, responsables del hundimiento del PSOE.




Ni la prensa -siempre al servicio del sistema- ni los socialistas que han visto defraudados sus planes, con Pedro Sánchez a la cabeza, se atreven a decir algo que está en el pensamiento de millones de ciudadanos de izquierdas: Pedro Sánchez estaba a punto de formar un gobierno alternativo al PP y fueron Felipe González y Susana Díaz, su correveidile, quienes frustraron esa posibilidad. Díaz quería que el día del aquelarre extraño que dio lugar a la gestora le sirvieran el cadáver político de Sánchez. No había otra manera de impedir un gobierno de progreso que frustraría los planes de la derecha, el IBEX y el establishment en general.

El silencio sobre la verdad, que se callan desde Podemos a ERC, supone la aceptación de una derrota cantada, la de que en este triste país no hay forma de fraguar una mayoría de izquierdas, a no ser que un resultado electoral abrumador diese la victoria a uno de los partidos de una izquierda atomizada en mil formaciones. Entre tanto, la derecha, incluido los dirigentes del PSOE, harán lo que sea por evitar un cambio que supondría que la ciudadanía contase a la hora de las decisiones.

El golpe de mano, o de Estado, dado no solo en el PSOE si no, en realidad, en toda la sociedad, que seguirá sufriendo no solo a un partido corrupto en el Gobierno, si no a un poder que permite que existan miles de trabajadores que cobran menos de 300 euros al mes, mientras un expresidente que puso en riesgo al país al apoyar una guerra inmoral e injusta, la de Iraq, se vea beneficiado por quienes le agradecen ese apoyo. Concretamente el magnate de los medios de derechas de todo el mundo, Rupert Murdoch que, en un acto de generoso agradecimiento, ha elevado los emolumentos que recibe Aznar, posiblemente la X de la trama corrupta, hasta los 311.176 dólares, un incremento del 29%.

Es el sistema el responsable de lo que ha sucedido, se duelen quienes ven con impotencia el compadreo intolerable entre PP y PSOE, desde que Felipe González informase minuto a minuto de las acciones en contra de la osadía de Pedro Sánchez, para impedir lo que hubiese sido un gobierno de progreso que habría mitigado la tremenda situación de millones de ciudadanos, abocados a la miseria y a la exclusión social. Está muy claro que el PSOE, o, mejor dicho, sus mandamases históricos, los que forman parte de ese ‘sistema’, que no da error 404 ni nada parecido, aunque falle más que las escopetas de las casetas de feria, no está dispuesto a renunciar a los privilegios, a las prebendas y a la impunidad judicial de los casos de corrupción que Raxoi y su gente pretenden blanquear a través de las urnas y la abstención de los socialistas, que les permitirá gobernar con la impunidad y el cinismo que les caracteriza.

Conjurada por Felipe González -el gran traidor al socialismo-, y Susana Díaz, su correveidile, la posibilidad de un gobierno alternativo que sacase a la ciudadanía de la miseria económica y ética a la que la ha llevado el PP durante casi cinco años, el sistema, las empresas del IBEX y la Europa de Merkel respiraron tranquilos: los rojos de Podemos, los rojos independentistas, los rojos de cualquier gama de rojos, fueron neutralizados a mayor gloria del capitalismo salvaje, de la brecha social y las comisiones del 3%. Ya lo dijo Correa en su declaración: “esto es lo que se hace habitualmente, es el sistema, me han pillado a mí, pero todos lo hacen”.

Los socialistas pretenden vender la idea de que mejor abstenerse para que no haya elecciones, antes que un resultado que, según las encuestas interesadas que lanzan los medios al servicio de la casta, otorgaría al partido de la trama Gürtel y otras varias investigadas y por investigar, la mayoría absoluta. Lo que no dicen los socialistas de la gestora, y todos los que apoyan esa indigna abstención que permitirá que el líder del partido que más pobreza, injusticia, represión y corrupción generó en este este país, gobierne una legislatura más, después de haber impedido que Sánchez lograse formar un gobierno que hubiese molestado a los defensores del capitalismo salvaje, la reforma laboral, la sanidad privatizada y los colegios del OPUS.   

El PSOE no se hundirá en la miseria por la abstención cantada que quiere imponer a todos los diputados, el PSOE se ha hundido ya en las heces de la traición a la ciudadanía, de su prostitución al IBEX, del compadreo con el PP, protagonizado por un puñado de individuos que, durante decenios, ha detentado el poder dentro de ese partido, siempre despreciando la opinión de la militancia.

Cuando en las próximas elecciones, sean pronto o tarde, el partido creado por Pablo Iglesias Posse casi desaparezca, para dejar paso al partido creado por Pablo Iglesias Turrión, los traidores al socialismo y a la militancia, esos dirigentes tan amigos de compadrear con la derecha, cargarán contra Podemos, cuando la realidad es que han sido ellos, y solo ellos, los responsables del irremediable hundimiento del PSOE.

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…