Ir al contenido principal

Si los santones del PSOE se oponen a un gobierno de coalición de izquierdas estarán hundiendo a su partido.



Los catalanes siempre dieron muestra de seny -léase señ- que viene a ser como el ‘sentido común’ o ser razonable, por lo que ven las cosas con realismo, generalmente. Algo debe haber influido que en siglo XIX, y comienzos del XX, la burguesía catalana aportase dinero para construir un teatro de ópera o un Palau de la Música, en tanto en tierras castellanas y andaluzas los burgueses, señoritos ágrafos, dedicaran sus dineros y ocios a corridas de toros, procesiones y puterío.

Sea como fuese, el líder de los convergentes en el Congreso, Francesc Homs, manifestó este martes la disposición de su formación a "abordar en el mundo independentista si la prioridad es el referéndum o sacar a Mariano Rajoy de la Moncloa”. Es obvio que dejar que Raxoi siga en La Moncloa supone ver cerradas cualesquiera oportunidades a un referéndum o a cualquier reivindicación, en tanto un gobierno progresista sería más flexible y dialogante que un PP ultranacionalista centralista y tendente al filofascismo.

Entre las posibilidades, o facilidades, que toda la izquierda parece dispuesta a dar a Sánchez Pérez-Castejón también se cuenta la buena disposición de Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, manifestó, no se sabe si con la boca pequeña o no, que su formación estaría dispuesta a dar su apoyo al PSOE aún sin entrar en un gobierno de progreso.

A este paso pareciera que todas las formaciones de izquierdas y nacionalistas estén dispuestas a renunciar a todas y cada una de sus aspiraciones con tal de que Raxoi se vaya de una vez. Los catorce millones de votantes que no votaron al PP, víctimas de los recortes y de reformas como la laboral o la educativa, pensadas para convertir en esclavos a los trabajadores y cerrar el paso a la universidad a los hijos de la clase trabajadora, observan, conteniendo el aliento, las reacciones de algunos de los santones de ese partido, que se muestran dispuestos a dinamitar la posibilidad de dejar gobernar a Pedro Sánchez, dispuestos a servir al IBEX vía abstención que facilite un nuevo gobierno del PP, condenando a los españoles a sufrir otros cuatro años, o cuarenta, de imposiciones de la ultraderecha montaraz de este país, que tan poco puede homologarse con las derechas europeas, mucho más civilizadas y tolerantes que la derecha filofascista e hija del franquismo genocida que representa el PP.

En este escenario, que concita esperanzas y miedos a partes iguales en una ciudadanía confusa y cabreada, los barones del PSOE, con Susana Díaz a la cabeza, y la postura inconcreta y acomodaticia del Cs, suponen un lastre para el cambio, son, permítaseme la metáfora, fantoches de un siniestro guiñol cuyos propósitos parecen únicamente los de bombardear la posibilidad de que el PP desaparezca, a la vez que sus corrupciones y sus corruptos, sus sobres y sus informes falsos, su intolerancia y su beatería.

Esos palafreneros del IBEX, agarrados a las poltronas de los consejos de administración y a saber a qué prebendas y momios inconfesables, constituyen el lastre que pretende impedir que exista en este país un gobierno progresista, y juegan, o quieren jugar, a expulsar, vía Comité Federal del PSOE, a Pedro Sánchez por no haber sido obediente con el IBEX y unos cuantos barones agarrados como lapas a un establishment que perjudica a los socialmente débiles, al tiempo que permite que los millonarios se multipliquen por cuarenta a base de triturar derechos de la extinta clase media.

De lograr su propósito de derrocar a Sánchez -al que la derecha tramontana culpa de que no haya cuajado un gobierno de Raxoi, decisión por la que millones de ciudadanos estamos dispuestos a darle las más calurosas gracias-, y después de tal acción faciliten un gobierno al servicio de los de siempre, que perjudicará igualmente a  los mismos a los que destrozó la vida los cuatro años de marianato, esos personajillos que alardean de sensatez política y proclaman continuamente que ellos son socialistas, a ver si con la reiteración alguien les cree, hundirán para siempre jamás a un partido con 138 años de historia que se difuminará en la traición a las ideas socialistas y al fundador de su partido, Pablo Iglesias Posse. 

Si el PSOE quiere salvarse de la desaparición y el desprecio de la ciudadanía, si quiere recuperar su identidad socialista, esos barones, que no representan en absoluto a la militancia, y que, por ende, practican un cinismo muy notable, dado que algunos de los que se oponen a un gobierno de la nación con Podemos, cuando ellos están apoyados por esa formación en los gobiernos autonómicos, tendrían que callarse y dejar que Sánchez forme gobierno, ahora que el resto de actores de la oposición está dispuesto a renunciar a sus reivindicaciones -los nacionalistas catalanes al referéndum y Podemos a formar parte del Ejecutivo-, ya que en caso contrario ellos serán los causantes de la desintegración del PSOE.

Hay que recordar que el Comité Federal del PSOE lo conforman trescientas personas, y, aunque las federaciones suelen votar lo mismo que sus barones, no todos piensan como Susana Díaz, Fernández Vara o Francisco Javier Lambán, que son quienes más se han significado en sus manifestaciones contra la posibilidad de formar un gobierno de progreso -representante de catorce millones de votos, contra los ocho millones de votos del PP-. Ni Felipe González, Alfonso Guerra o Corcuera, que protagonizan a diario cascadas de críticas contra Pedro Sánchez, forman parte del Comité Federal del PSOE, por mucho que los lacayos del IBEX se empeñen en intentar laminar al único político que en el presente tiene la posibilidad de acabar con un gobierno de corruptos, represores y beatos, hijos putativos del franquismo criminal.  

Aún hay motivos para la esperanza.

Si ayudas a otros medios ¿por qué no colaborar con este blog? Esta periodista no recibe retribución alguna por sus escritos y percibe una pensión no contributiva de miseria. Si quieres contribuir a la libertad de expresión, y echar una mano a una periodista en la miseria, puedes hacer una aportación a la cuenta del Banco de Santander
C/c 0049 1608 04 2790044982
IBAN ES36 0049 1608 0427 9004 4982


  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…