Ir al contenido principal

El camino al hundimiento del PSOE y la gran falacia de la victoria del PP.



El Comité Federal del pasado sábado no hizo si no confirmar que el PSOE camina hacia un espacio de arenas movedizas donde desaparecerá hundido en sus propias miserias. El camino fue largo, desde el congreso de Suresnes hasta la renuncia de Pedro Sánchez a intentar formar gobierno si no lo logra Mariano Raxoi. Presentarse a una investidura, ahora sí, con el apoyo de Podemos, después de que el pacto contra natura con Cs se haya olvidado, y buscando el apoyo de otros grupos como el PNV, o incluso Cs, permitiría a este país librarse de la política de recortes y opresión que representa el PP.

El PSOE renuncia a liberar a los ciudadanos de una política que, además de sumir a la ciudadanía en la más absoluta miseria, es el representante actual del nacionalcatolicismo regresivo, partidario de una deseducación social, que hace de los jóvenes personas sin posibilidad de progresar, condenándolos a trabajos mal pagados y a la ignorancia, y que tan solo dará la oportunidad de formarse a los que el propio Raxoi describió hace muchos años como “hijos de buena estirpe” en un vomitivo artículo publicado en el Faro de Vigo en 1983 ( http://www.huffingtonpost.es/2014/02/25/articulo-rajoy_n_4854338.html ). Al tiempo, obliga a la sociedad a resignarse con un gobierno sumido en la más abyecta corrupción de la que, cada día, se conocen nuevos casos.

Al hacer dejación de su responsabilidad de intentar un Gobierno alternativo, que sin duda conseguiría, Pedro Sánchez no hace si no resignarse a los ucases de Felipe González, muñidor de las privatizaciones que desarmaron la riqueza del Estado, asesor de millonarios venezolanos, portavoz del IBEX y consejero de Gas Natural. Alguien que, si el PSOE verdaderamente fuese un partido obrero, haría mucho tiempo que hubiese sido expulsado de esa formación, a causa de una continuada traición a sus principios ideológicos.

En lugar de ello, el Comité Federal del PSOE, inclinó la cerviz a la consigna de la derecha de que ha de gobernar Raxoi, porque fue el que ganó las elecciones. Aunque ¿obtener 137 escaños de unas cortes de 350 diputados supone ser mayoría? La falacia viene calando desde antes incluso del 26J, aireada y proclamada por la derecha política y mediática.

La posición del PSOE, que tendría que cambiar sus siglas para convertirse en tan solo PE, porque ni socialista ni obrero es hace ya lustros, le condena a la desaparición. Enfangado en un apoyo que ahora niegan, pero que se hará efectivo en unas fechas con la idea propiciada por el rancio conservadurismo, de que lo importante es facilitar la gobernabilidad y evitar unas terceras elecciones que, posiblemente le dieran una mayoría absoluta al PP, dejándolo en una posición de fuerza de la que carece en el presente. Idea agitada por la armada mediática al servicio del PP, que sabe que la actual oposición será incapaz de oponerse a nada.

Porque comenzará la legislatura y todos aquellos partidos que se conjuraron para eliminar leyes como la Lomce o la Mordaza, la reforma del Código Penal y la inicua Reforma Laboral, entre otros abusos contra la democracia perpetrados por el PP y, con el PSOE a la cabeza, sufrirán una auténtica amnesia trufada de conformismo.

Parece sarcasmo y burla a la democracia el que se propicie el apoyo a un individuo que, no se olvide, además de todas las barbaridades perpetradas en sus años de gobierno, desde 2011 hasta el presente, era el Vicepresidente del gobierno de Aznar que metió a este país en una guerra inmoral ilegal e injusta como la de Iraq, haciéndole así cómplice de uno de los artífices del genocidio desatado en Oriente Medio desde que, en 2003, el presidente del gobierno español se enfangó en la operación ideada por George W. Bush y secundada por Tony Blair.

En este país votaron cerca de veinticinco millones de personas, no pudieron hacerlo unos cuantos cientos de miles residentes en el extranjero, unos porque no pudieron acceder a esa trampa llamada ‘voto rogado’, y cincuenta mil a los que el tramposo ejecutivo no facilitó las papeletas de Podemos, según publica ‘eldiario.es’. De todos esos votantes los que lo hicieron al PP son poco más de siete millones. El argumento de la victoria electoral de ese partido es una enorme falacia que la mayoría de dirigentes del PSOE asume con la actitud de los perdedores y los cobardes. O de colaboradores con la derecha, como esos ‘jarrones chinos’ que la militancia actual parece incapaz de llevar a la almoneda o un contenedor, librándose así de una rémora que parece existir tan solo para acabar de hundir al partido fundado por Pablo Iglesias Posse.

Porque con su dejación de despreciar la posibilidad de ofrecer una alternativa a un gobierno del PP, al barajar, incluso y contra el criterio de su actual Secretario General -al que los jarrones chinos del partido han convertido en búcaro de plástico sin valor alguno-, la abstención o incluso el apoyo a un gobierno neoliberal y de ultraderecha está destrozando sus escasos haberes y la afección de la reducida ciudadanía que aún vota PSOE.

Como un triste don Tancredo, sin saber de dónde le vienen los golpes, el PSOE lleva años recibiendo la desafección de sus antiguos votantes y de miles de militantes que, hartos de sus políticas de derechas, vienen abandonando esa formación cansados de que no respondan sus siglas a la ideología que aplica.

Con la perspectiva de un Congreso Federal más, en el que muchos cifran, como en otras ocasiones, la reconstrucción del PSOE, y la aparición de un carismático líder que enfervorice a las masas, esa formación se encamina, con sus renuncias y sus miedos, a un cenagal de tierras movedizas donde se hundirá sin remedio si persiste en su conformismo cobarde, y acepta las premisas del PP y la armada mediática dominada por el poder financiero.

Y en ese caso el partido de más de ciento cuarenta años de existencia se convertirá en tan solo unas páginas en los manuales de historia que tan solo estudiarán “los hijos de buena estirpe”. 



Si ayudas a otros medios ¿por qué no colaborar con este blog? Esta periodista no recibe retribución alguna por sus escritos y percibe una pensión no contributiva de miseria. Si quieres contribuir a la libertad de expresión, y echar una mano a una periodista en la miseria, puedes hacer una aportación a la cuenta del Banco de Santander
C/c 0049 1608 04 2790044982
IBAN ES36 0049 1608 0427 9004 4982






Comentarios

  1. Con todos mis respetos, yo creo que no ha sido como describes. Creo que las luchas internas son tan fuertes que ellos mismos se han encorsetado y no saben salir con audacia y firmeza.
    Me parece que a mucha gente le está haciendo un flaco favor determinadas 'figuras' que ya deberían haber dejado la política. No se puede estar poniendo palos en las ruedas continuamente.
    Una verdadera pena que no se hayan regenerado desde hace mucho tiempo y sobre todo jubilar a muchos pesos pesados de este partido.
    Un buen artículo, Luisa

    ResponderEliminar
  2. Claro Javier, las luchas internas son las que han hecho que el PSOE dejara de ser una formación de izquierdas porque, tristemente, en esas luchas internas siempre sale vencedora el ala más conservadora, la de los Felipes, Guerras, Susanitas y compañía que, con el apoyo del establishment han ido minando la ideología del PSOE hasta convertirlo en lo que es el presente. Por eso no se regeneran, ni se jubilan personajes como FG, que llegó a la Secretaría General con el apoyo de los socialdemócratas alemanes y la CIA, y así va al PSOE y así seguirá hasta que desaparezca o dé un giro ideológico de 180º a su política.
    Y gracias, Javier. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…