Ir al contenido principal

Los medios, las falacias de Rajoy sobre la economía y la España real.



La disyuntiva entre la España real y la oficial no es nueva, ya se hablaba de ese abismo en los siglos XIX y XX, mas nunca como en estos tiempos de precampaña electoral se percibe esa distancia entre lo que dice el Gobierno en funciones y lo que efectivamente sucede en el país.

Hoy mismo, Mariano Raxoi Brei -recuerden es la grafía de su nombre en lengua galega- alardeaba eufórico sobre la bajada del paro a menos de cuatro millones de personas. Naturalmente, el Presidente del Gobierno en funciones, no explicó que el paro ha bajado porque es más precario, se reparte más en contratos temporales y en salarios tercermundistas que hacen que se sienta verdadera añoranza por los tiempos del mileurismo, dado que muchos trabajadores cobran salarios de hambre, de cuatrocientos o quinientos euros, que les condenan a vivir bajo el umbral de la pobreza a pesar de estar trabajando.

Aunque para revelar la realidad estuvo presente el mismo día el Informe Foessa que patrocina la nada sospechosa ONG Cáritas. Aunque los medios oficialistas y cavernarios oculten los datos del citado informe, titulando, ya sea en la apertura de los informativos televisivos o en las secciones digitales de los periódicos de papel, todos a una, la buena noticia de la bajada del paro, permitiéndose, incluso, congratularse por la repercusión positiva que este hecho puede tener en la campaña electoral para el PP y no dando una sola información ni un pequeño titular sobre el informe Foessa.

Mas ¿de qué hablan esos que tanto cacarean los buenos datos económicos? Es la eterna disyunción entre la España real, la que experimentan en su devenir diario el pueblo, y las alharacas gubernamentales. Parece que ese modelo lo aprendieron del fundador del PP -antes AP- el exministro franquista Manuel Fraga Iribarne. El mismo que se bañaba en aguas mediterráneas, para desmentir una contaminación que sigue perjudicando las tierras de Palomares y su entorno.

Sí, ha bajado el paro, mas ¿a costa de qué? Millones de trabajadores no cuentan con contratos indefinidos, sufren contrataciones de servicios, por meses o incluso por días u horas, siempre mal pagados, y sobre explotados en los horarios.

Según el Informe Foessa, la conclusión más llamativa es que la desigualdad, la pobreza y el desempleo están creando una España a dos velocidades, y que la crisis ha generado un proceso de divergencia entre las distintas comunidades autónomas. Como ha apuntado la directora de Comunicación, Sensibilización e Incidencia de Cáritas, Natalia Peiro, esta situación se está haciendo "invisible para gran parte de la sociedad".  Peiro ha expresado su preocupación por el ensanchamiento de la "fractura social" después de la crisis, desmintiendo el optimismo de Raxoi al considerar esa fantasía con un argumento muy real:  a pesar del crecimiento económico, la probabilidad de que aumente la exclusión social en España es "tremendamente elevada".

Los datos de lo que sufren los ciudadanos en un país en el que la recuperación económica solo favorece a los ya instalados en la opulencia son estremecedores: los ingresos de los hogares han caído desde el primer impacto de la crisis cerca de un 10%. En cuanto a la pobreza, en el conjunto nacional, el aumento anual medio es del 9% si se toma como referencia el umbral de pobreza en el año 2009. De hecho, el número de trabajadores pobres alcanza en España la inaceptable cifra del 15%. Es decir, una de cada seis personas que trabajan en España son pobres. La situación de los parados es sensiblemente peor: la tasa de pobreza entre las personas sin trabajo alcanza el 44,8%.

Las prestaciones por desempleo fueron reduciéndose desde 2009 hasta 2016 en un 45%, esto es, poco más de la mitad de los parados cobra un desempleo que le permita vivir con unos estándares de dignidad aceptables. A esa dramática situación se suma el número de familias en las que todos los miembros están sin trabajo: un 8.7% de la población.

En resumen, desde que comenzó la crisis los hogares españoles se han empobrecido una media del 10%. Y ya se sabe la anécdota de quien criticaba la estadística que presentó el ya aludido Manuel Fraga, siendo ministro, cuando afirmó que los españoles comían todos un pollo a la semana en tiempos en los que esos desdichados animalejos no eran un producto asequible. El crítico individuo exclamó: “Pues alguien se está comiendo los 56 pollos que yo no cato en todo el año”.

En la España real, esa que no ve, o no quiere ver el PP, al que le ha ido muy bien hasta ahora favoreciendo a sus amigos los millonarios porque para ellos no hay previsión de recortes, puesto que Raxoi tiene previsto, si gobierna tras las elecciones -no lo quiera la diosa de la Libertad- proporcionar a la banca 100.000 millones de euros ‘en diferido’, dado que podrán contar, como capital, con una parte de los 60.000 millones que adeudan por el Impuesto de Sociedades. Y si no pueden pagar, el Estado se los irá perdonando.

Simultáneamente la pobreza de los españoles se hace crónica como señalan desde Cáritas: Uno de cada diez menores vive en situación de pobreza crónica y el millón de menores que vive bajo ese yugo de miseria puede alcanzar en breve, según la ONG, a tres millones más.

Quienes se dejan engañar por un Gobierno, o un partido, responsable no solo de haber empobrecido a los ciudadanos, sino, además de haberles robado miles de millones con la corrupción, con un latrocinio permanente que ha dado lugar, entre decisiones de recortes y arcas vacías no solo al empobrecimiento endémico de la población, sino también a miles de muertes por falta de medicamentos, suicidios por causa del paro y la crisis, y la pobreza energética, no es que sean masoquistas o malvados, es que son cómplices de un genocidio económico al que hay que poner fin antes de que la desesperación de los más haga estallar el país en mil pedazos.

Si pagas por leer otros medios ¿por qué no colaborar con este blog? Esta periodista no recibe retribución alguna por sus escritos y percibe una pensión no contributiva de miseria. Si quieres contribuir a la libertad de expresión y echar una mano a esta periodista puedes hacer una aportación a la cuenta del Banco de Santander
C/c 0049 1608 04 2790044982
IBAN ES36 0049 1608 0427 9004 4982


Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…