Ir al contenido principal

¿Qué tienen en el cerebro los votantes del PP?




Las encuestas, siempre manipuladas por la dichosa ‘cocina’, no cesan de asegurar que el PP, encabezado por Mariano Raxoi Brei, ganará de nuevo las elecciones, o al menos será el partido más votado. Si las cifras que ofrecen las encuestas no están manipuladas por el propio PP, o los medios afines, que prácticamente son todos, cabe preguntarse de qué pasta está hecha la ciudadanía y cómo es posible que en un mundo en el que la información se conoce casi en el mismo instante de producirse, existan entes carentes de cerebro, o fanáticos sin más, impermeables a los latrocinios y fechorías del PP.

Porque, independientemente de los casos judiciales, que distan mucho de ser ‘un caso aislado’, como pretenden contar los medios más afines y cavernarios, el PP, dirigido por Mariano Raxoi, ha perpetrado verdaderas infamias contra los españoles. Desde vaciar la hucha de las pensiones para evitar que subiese la prima de riesgo, sin conseguir reducir la deuda pública que alcanza la alarmante cifra del 100% del PIB, cosa que no sucedía en este país desde comienzos del siglo XX, después de los desastres coloniales, hasta privar de cualquier derecho a los trabajadores.  

Con sus programas de bienestarcidio -que no austericidio que sería acabar con la austeridad dado que el prefijo cidio significa matar- retirando derechos a los parados -según cifras del INE, el 45% de las personas sin trabajo viven bajo el umbral de la pobreza- y bajando de facto las pensiones al desvincularlas del IPC, el Gobierno de Raxoi consiguió, en sus cuatro años de Gobierno, empobrecer a más del 28% de la población, más de un tercio de los españoles vivimos precariamente. Subió irrazonablemente el IVA y los impuestos a los menos favorecidos, al tiempo que se los bajaba a las grandes fortunas, a las empresas del IBEX y decretaba una amnistía fiscal pensada por y para sus amigos.

En este país existen ya casi tres millones de niños en riesgo de exclusión social, que pasan hambre y no cuentan con los baremos que las organizaciones internacionales señalan como necesarias para un desarrollo feliz de la infancia. Y eso es algo que se le debe al PP y a Mariano Raxoi, que llegó al poder mintiendo descaradamente a los ciudadanos.

Aseguró que no subiría los impuestos, pero fue lo primero que hizo, dio su palabra de que ni un euro público iría a parar a los bancos y endeudó al país en más de 60.000 millones de euros, que tendremos que pagar todos los españoles, para nunca vernos resarcidos del gasto, porque las entidades rescatadas han vuelto al sector privado, y casos se han dado de alguna que se vendió por un euro. Juró Raxoi que se recuperaría el dinero del rescate que se hartó de decir que no era tal, y meses después se supo que no se recuperará ni la décima parte empleada en tal rescate.

Durante toda la legislatura, Mariano Raxoi, decía una cosa en el país y la opuesta en Bruselas. Y seguirá haciéndolo mientras esté en funciones, o si vuelve a gobernar, no lo quieran los dioses de la libertad. El reiterado incumplimiento del déficit, que tanto criticó en la oposición cuando gobernaba Zapatero, sigue presentando cifras que pueden costarnos a los españoles millones de euros, porque desde Bruselas consideran que el incumplimiento del déficit no se corresponde a las necesidades del país, sino a un derroche intolerable. Deben saber que la corrupción, protagonizada básicamente por el PP, supuso en estos años la friolera de 40.000 millones de euros que, de no haberse ido por el sumidero de la corrupción estarían en las arcas del Estado.

Y si abrasó la economía, llevando a la clase media a niveles del proletariado del siglo XIX, el respeto de las gentes del PP por la libertad ha venido siendo prácticamente nula. Aparte de una Ley Mordaza que escandalizó a decenas de medios extranjeros, desde el New York Times al The Guardian, pasando por el Bild berlinés o el Frankfurter Allgemeine Zeitung, y a la propia Comisión de Derechos y Libertades de la UE, su trato con los medios y los periodistas fue, desde el primer momento, escandalosamente humillante.  

La política mediática del PP puede calificarse, sin temor a exagerar, de manipuladora y propagandística. Los trabajadores de RTVE vienen denunciando, desde que el Gobierno tomó al asalto los medios públicos, las presiones y chantajes de los directivos de redacciones paralelas, nombrados a su conveniencia, con profesionales provenientes de cadenas cavernarias.

Con esa situación el presidente y el vicepresidente del Consejo de Informativos llevaron la propaganda a favor del PP ante los grupos políticos y el Comité de Libertades y al Parlamento europeo. Los dirigentes del Consejo de la televisión, supuestamente pública. tomaron esa medida, en representación de los Consejos de TVE, RNE y RTVE.es, en "defensa de la Radiotelevisión Pública independiente, plural y al servicio de la ciudadanía". Es la primera vez que acuden a una instancia internacional, tras casi tres años de acusaciones de manipulación informativa, y de requerimientos a la dirección para que se mantuviera el pluralismo y la independencia profesional, frente a una progresiva gubernamentalización de los telediarios, cada vez más cercanos a un aparato de propaganda al servicio del PP.

Latrocinios, abusos, mentiras, manipulación, fomento de la desigualdad, ausencia de
prestaciones básicas para los ciudadanos, decisiones del ministerio de Sanidad que costaron vidas, rebeldía ante el Tribunal de Justicia europeo sobre los desahucios, que ese alto organismo considera vulnera los derechos de los consumidores. Desahucios inhumanos que provocaron suicidios y dejaron a miles de personas sin techo. Una Justicia manipulada, con los altos estamentos judiciales dependiendo del poder, que hacen, en muchos casos, inviable que se pueda aplicar una Justicia igual para todos.

Ante esa situación, que los ciudadanos conocen, es imposible que no hayan oído hablar de Gürtel, de la Caja B de Génova, de los abultados sobres que recibían muchos dirigentes del PP, que no hayan sufrido en sus carnes los recortes en Sanidad, en Educación, en Prestaciones sociales, que no hayan sufrido ellos, o algún familiar, las consecuencias de una Reforma Laboral que acabó con los derechos de los trabajadores para convertirlos en poco menos que esclavos, mal pagados, explotados y privados de derechos conquistados a lo largo de ciento cincuenta años, que no sepan que el Gobierno controla el Consejo General del Poder Judicial y la Fiscalía y que por ello así va la Justicia.

Es para preguntarse si los votantes del PP -es imposible que siete millones de personas sean beneficiarios de sus injustas medidas- viven aislados en una burbuja de ignorancia, son masoquistas o simplemente nacieron sin cerebro ni dignidad. 


Si pagas por leer otros medios ¿por qué no colaborar con este? Esta periodista en paro no recibe retribución alguna por sus escritos. Si quieres contribuir a la libertad de expresión puedes hacer una aportación a la cuenta del Banco de Santander
C/c 0049 1608 04 2790044982
IBAN ES36 0049 1608 0427 9004 4982

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…