Ir al contenido principal

El reino de la sinvergonzonería: Mario Conde, Aznar, José Manuel Soria y la incapacidad para formar gobierno.




Eran los años noventa cuando Carlos Solchaga proclamaba dos frases programáticas para todos los gobiernos que hubiese en el futuro en esta peculiar pseudodemocracia nuestra: 'España es el país donde es más fácil hacerse rico' y 'la mejor política industrial es la que no existe'. El propio Felipe González declaraba en aquella época al semanario alemán "Die Zeit" (25/11/1994): "La pérdida de soberanía en política económica a favor de la UE es positiva ya que se trata de una limitación para dejar de hacer tonterías". El PSOE, además, diseñó con la "trama Filesa" de financiación ilegal y blanqueo de dinero, el modelo seguido por los gobiernos posteriores hasta el presente. Ellos, junto con personajes como Mario Conde, fueron los responsables de la inmensa inmoralidad que en el presente padecemos los sufridores pobladores de este país.

Como un déjà vu, volvemos a ver a Mario Conde entrando en prisión. Un déjà vu siniestro que nos retrotrae a tiempos en los que los jóvenes querían ser como el banquero delincuente que, como se ha visto, no ha dejado de serlo en estos veintitrés años. Era entonces, y quiso seguir siéndolo, el paradigma de hombre hecho a sí mismo que alcanza las más altas cotas de poder. Quiso ser presidente del Gobierno, y devino en tertuliano de tercera en una cadena cavernaria que apenas ve nadie. En el presente vuelve a las primeras páginas de la información no por sus logros económicos, ni mucho menos políticos, sino, una vez más, por delincuente económico.

En este reino de la sinvergonzonería, de la sinrazón y de la ausencia de ética no es el único nombre que acapara las portadas de los medios y los informativos - excepto RTVE, aún teleraxoi-. Al ministro de Industria, José Manuel Soria, le pillaron con la mentira en la boca sobre sus empresas off shore a través de las cuentas de Panamá, desveladas por un colectivo de periodistas de investigación. La relación de todas las declaraciones de José Manuel Soria, contradictorias y falaces fueron, desde que estalló el escándalo, contradictorias, estúpidas y dignas de un trilero. El gobierno de Raxoi no lo ha hecho dimitir.
Al tiempo, los medios nos ilustraban con el delito fiscal de Aznar, inspector del Estado de carrera, que no puede atribuirse desconocimiento, aunque el de la ley no exima de su cumplimiento. Aznar estafó al fisco y le pillaron, como aún no han conseguido pillarle por la financiación ilegal del PP de la que, según se lee frecuentemente, es posible, supuesta y presuntamente, que él fuera el artífice de un delito que no cesa, y que los jueces se vuelven locos investigando. Dicen que el Ministro Montoro tuvo a bien recibirlo en su despacho, y que el expresidente le reprochó que ‘a él’ le dieran tal maltrato, el mismo que se da a cualesquiera defraudadores que son pillados. Aunque luego los amnistíen.  

El breve relato de estos hechos pone de manifiesto la ausencia de ética y honradez de unos políticos -Soria y Aznar, siendo Conde una mera anécdota- que rigen el destino desdichado de un país en el que gobierna en funciones lo forma un grupo de corruptos sin ética, al tiempo que las fuerzas que están obligadas a formar gobierno porque así se lo dijo la ciudadanía, andan mirándose el ombligo con dispar culpa.

Porque la mayor responsabilidad es la del PSOE de Pedro Sánchez, incapaz de librarse de los ucases que dicta desde Colombia, desde su yate o desde Gas Natural, ese gran impostor que es Felipe González. Este país no puede seguir sufriendo un gobierno de corruptos mendaces, ni la inanidad de unos grupos políticos que tendrían que estar a estas horas formando gobierno para sacarnos a los españoles de este pozo de inmundicia, sufrimiento e injusticia a la que nos sometió un partido de trileros durante cuatro años y casi medio.

La ciudadanía quiere que el PSOE gobierne con Podemos, lo dijo en las urnas y desoír al pueblo les puede costar caro, sobre todo al PSOE, si deja pasar la oportunidad de formar Gobierno, ya que Podemos no puede formarlo siendo la tercera fuerza del país y con 68 diputados.

Y mientras los medios nos entretienen con los culebrones de las sinvergonzonerías, las mentiras y las iniquidades de los defraudadores ladrones de lo público de toda laya, esos responsables de que cerca de catorce millones de personas nos debatamos en la pobreza más inicua, el PSOE se lo piensa y sigue imponiendo su alianza con un partido de derechas como Ciudadanos, dando la espalda a los deseos del pueblo y a lo que la razón indica.

Comentarios

  1. Como siempre, el dedo en la llaga, una llaga q no deja de sangrar, mientras los españolitos nos dejamos chupar la sangre por este puñado de aprendices de la Politica.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…