Ir al contenido principal

El Reino de los despropósitos (los mensajes de los reyes y el empresario imputado)



La Ley Mordaza sanciona a quien escriba asuntos ofensivos sobre la monarquía, debe ser por eso por lo que las grandes cabeceras nacionales, con El País al frente, han callado el cruce de correos entre la reina consorte, y el propio rey con un empresario acusado, en lenguaje políticamente correcto hay que decir ‘investigado’, en el reino de los eufemismos y los despropósitos, Javier López Madrid, yerno del exministro franquista Juan Villar Mir, y amigo del monarca desde la infancia porque ambos estudiaron en el mismo y lujoso colegio de Los Rosales.

Antiguamente los reyes contaban con cortesanos elegidos entre los nobles, aquellos que presumían de sangre azul -debe ser por eso por lo que el azul se identifica con la derecha, el clasismo, el desprecio a la legalidad y el sentimiento de que todo es terreno abonado para hacer, a quien se presumen poseedores de ese extraño dislate genético, lo que les sale de sus reales o aristócratas narices- En el presente los reyes eligen para su corte a los empresarios del IBEX que son aquellos que disponen de vidas y haciendas como los señores de horca y cuchillo del medioevo.

La relación del monarca y su consorte, que iba para seria periodista y devino en frívola reina, con un empresario acusado del ilícito uso de las tarjetas black, que la reina consorte califica en un correo descubierto en las investigaciones de otro caso, y no de menor importancia, a López Madrid, el del abuso sexual a una doctora, pone en evidencia la falta de respeto por la legalidad y por ese pueblo que la Constitución dice soberano, pero que, a tenor de cómo se comporta el matrimonio real, más es tomado por estos por sus súbditos, a quienes no se les debe ni respeto ni consideración. Decía la reina Letizia al descubrirse el asunto de las tarjetas, tal y como desvela eldiario.es: “Te escribí cuando salió el artículo de lo de las tarjetas en la mierda de LOC y ya sabes lo que pienso Javier. Sabemos quién eres, sabes quiénes somos. Nos conocemos, nos queremos, nos respetamos. Lo demás, merde. Un beso compi yogui (miss you!!!)”.

La merde era que se hubiese descubierto que el señor López Madrid hubiese robado a los ciudadanos la nada ridícula cantidad de 34.807 euros con el plástico de la entidad que acabó siendo rescatada con 23.000 millones de dinero público, y que se cargaron a las espaldas de todos los ciudadanos, o súbditos de este país. “Sabemos quién eres, sabes quiénes somos”. La frase puede tener la lectura, dirá la prensa cortesana que malintencionada, de que siendo quienes son, unos y otros, tienen derecho a gastar el dinero público a su antojo y que ella y su esposo, que hacen otro tanto a través de lo que nos detraen a los españolitos de los PGE para mantenerlos, no lo encuentran censurable.

En la misma fecha, el propio monarca le decía al empresario señalado como corrupto “Me uno al chat, pero prefiero tener un rato para charlar sin intermediación electrónica ni telefónica. ¿Comemos mañana? Abrazo”. El empresario se disculpa porque se encontraba en San Francisco, pero tal como corresponde a un cortesano afirma que adelantará su regreso si su rey así lo quiere. Y este, magnánimo respondía: “Ahí va! Pues claro que no, hombre. Era por charlar con tranquilidad. Ya cuando vuelvas hablamos. Un abrazo y disfruta algo lejos de este barullo”. ¿Barullo? ¿Que se ‘pille’ a un empresario estafando el dinero de los ciudadanos es un barullo? ¿O lo era acaso, a ojos del monarca, que la prensa revelase el latrocinio, sin respeto alguno a la categoría del intocable cortesano?

A pesar del ‘barullo’ en el que estaba envuelto el empresario, que ya estaba siendo investigado por un caso de acoso sexual, sobre el que dijo a su acusadora que jamás conseguiría su condena porque nadie la iba a creer o a tomar en cuenta, y sin duda el egregio matrimonio conocía tal hecho, siguió manteniendo afectuosas relaciones con el empresario que, en su último, hasta el presente, problema con la justicia es el de ser el ilegal donante de dos millones de euros al PP de Madrid, descubierto en la investigación de la operación Taula.  Asunto que tampoco debe encontrar el matrimonio real censurable, porque, al fin y al cabo, el PP es el partido que garantiza sus momios y prebendas.

¡¡Qué artículos se podrían leer en los países libres si sus monarcas cometiesen semejantes deslices!! Y posiblemente los escribirán sobre la monarquía española, porque en la Europa de las ilegalidades con los refugiados, los abusos de los bancos, las ilegalidades del Consejo de la UE, al menos, a la prensa no se la amordaza como aquí. 

¡Y se extrañarán de que queramos una III República!





Pido ayuda a los lectores. Estoy jubilada, cobro una exigua pensión no contributiva de 321 euros con la que he de sobrevivir. En nombre de la solidaridad y la libertad de expresión ruego una aportación económica como retribución a mi trabajo periodístico. Gracias. 
 
C/c 0049 1608 04 2790044982
IBAN ES36 0049 1608 0427 9004 4982



Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…