Ir al contenido principal

El PSOE y los cantos de sirena del PP



La mitología griega, y Homero en la Odisea, narran que las sirenas utilizaban dulces cánticos y músicas para hechizar a los navegantes que, cuando estos acudían a sus canciones, los devoraban. Así, por extensión, dar oídos a cualesquiera cantos de sirenas supone la perdición de quienes los escuchan. En esa situación puede caer el PSOE en el caso de que haga oídos a los cantos de sirena del PP, que está utilizándolos arteramente, para llevar al partido de Pedro Sánchez a votar a Raxoi o abstenerse para facilitar su investidura. Si el PSOE cae en esos lesivos cantos de sirena del PP, que apelará a un tramposo sentido de responsabilidad y de Estado, tras la proclamación de un President del Parlament de Catalunya, empeñado en el independentismo, supondrá la desaparición del PSOE como partido político, y en futuros comicios no es que cuente con un segundo puesto en la Cámara, si no que pasaría a tercer o cuarto puesto. Haya o no, reforma en la Ley Electoral.

El PSOE se jugaría su futuro porque en España hay una mayoría de votos de izquierdas, penalizados por una injusta ley electoral que prima el bipartidismo, y que, de repetirse elecciones legislativas, se polarizará entre los fanáticos del PP, esos votantes que, a pesar de la corrupción, los recortes injustos y los miles de muertos causados por la crisis, por la falta de atención sanitaria y los desahucios dejó en los pasados cuatro años, lo siguen votando y una mayoría de izquierdas que, quizá, viéndole las orejas al liberalismo salvaje del PP y de la corrupción, y la inoperancia del PSOE, se dejarían de zarandajas y otorgarían su voto al único partido capaz de cambiar la situación  de este país, atenazado por un Gobierno de Raxoi que supondrá más recortes, más brecha social, más exacerbamiento de los sentimientos separatistas de los catalanes y más leyes mordazas.

El PSOE estaría en una situación peligrosa si se dejase engañar por los cantos de sirena del PP que está dispuesto a todo, especialmente Mariano Raxoi, con tal de mantenerse en el poder. Para ello anda haciendo ofrecimientos que no cumplirá y cuando logre la investidura empezará a poner peros, del mismo modo que en la anterior legislatura, cuando donde dijo digo, dijo Diego. Ahora, tras la investidura de un President en Catalunya, el PP y sus aliados del PSOE, esos viejos militantes que se resisten a su papel de jarrones chinos, con la alianza de la ambiciosa Susana Díaz, apelarán a la falsa unidad, repitiendo, como vienen haciendo, que Podemos pretende romper España, cuando la realidad es que, como aclaran los dirigentes de Podemos continuamente, su propuesta de referéndum está encaminada a que se pronuncie una mayoría de catalanes que no son independentistas, y los que abogan por la independencia se callen de una vez y se comience un proceso de negociaciones razonables que el PP ha dinamitado con sus políticas integristas y ultranacionalistas españolistas.

Si el PSOE se dejase hechizar por los cantos de sirena del PP y apoyase la investidura de Raxoi, o no lo hiciera, pero no buscase un acuerdo con Podemos para gobernar y propiciase una repetición de elecciones -como en el fondo desea la derecha, y no hay más que oír a sus portavoces mediáticos en las tertulias-, firmaría su acta de defunción, al renunciar a propiciar un Gobierno de progreso del que tan necesitado está el pueblo español en su conjunto.

El PSOE de Pedro Sánchez no debiera tener miedo ni a esos viejos barones que le exigen que pacte con Raxoi, ni a Susana Díaz y su ambiciosa postura proclive al PP y a la derecha, porque en el seno del PSOE existe una gran mayoría de militantes y votantes que desean un pacto de progreso con Podemos y las fuerzas de izquierdas que sean necesarias para mantener un Gobierno progresista estable que se ocupe más de las necesidades de las personas que de las ambiciones de la banca, las empresas del IBEX o de los millonarios que cotizan al 1%, con trampas, a través de las SICAV y sus mariachis.

Lo contrario le granjearía la desafección de cientos de sus militantes, y miles de sus votantes que, reafirmados en la idea de que el PP y el PSOE son la misma cosa, ante la actitud del PSOE, abandonarían ese partido y nunca más volverían a votarlo.

Tendrá la actual dirección del PSOE, como contaba Homero en La Odisea sobre Ulises, tapar sus oídos con la espesa cera de la lógica y atarse al mástil de las necesidades de la mayoría de la población, y hacer aquello que muchos de los que aún piensan que al partido fundado por Pablo Iglesias Posse le queda una brizna de izquierdismo en las decisiones de sus dirigentes: pactar con Podemos  



Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…