Ir al contenido principal

Carta política a los Reyes Magos.



Queridos Reyes Magos, como una está ya en una edad en la que los juguetes no hacen gracia, y pensando en los problemas que sufrimos en este país, en el que la derecha se apropió de sus símbolos y nombres, llamado España, os rogaría me dejaseis los siguientes regalos que, con sumo gusto, compartiría con toda la ciudadanía de estas tierras.

Me haría mucha ilusión que dejaseis en mi balcón un buen baúl para explicarle a Mariano Raxoi gráficamente que él está haciendo como el protagonista de un viejo cuento o chascarrillo sobre un cura que saciaba sus apetitos sexuales con una de sus feligresas en la casa de esta. Sorprendida la adúltera pareja por la inesperada llegada del cornudo, la casquivana dama urgió al clérigo que se escondiese en un gran baúl destinado a guardar la ropa blanca que se hallaba en el aposento. Introdújose el desensotanado sacerdote y, permaneciendo allí escondido varias horas, durante las que se declaró un incendio en la vivienda. Aterrorizado por la posibilidad de que su refugio fuese pasto de las llamas, el procaz tonsurado gritaba desde dentro del baúl “¡Que saquen este baúl a la calle! ¡Que saquen este baúl a la calle!”

Creo haber referido esta historia en alguna otra ocasión en mi blog, pero el baúl me sería preciso para explicarle al señor presidente del Gobierno, en funciones, que sus apelaciones a la necesidad de formar un Gobierno estable y bien visto por la UE, recuerda mucho al clérigo felón del cuentecillo. Se le nota mucho la ansiedad que siente por ocupar de nuevo la presidencia del Consejo de Ministros, para seguir protegiendo los intereses de la banca, las empresas del IBEX y los negocietes de sus allegados y correligionarios.

Además, queridos Reyes Magos, os suplico que, en caso de no acceder a todas mis peticiones, al menos hagan oídos a la siguiente: Os ruego dejéis en los balcones de los políticos del PSOE la suficiente y necesaria responsabilidad para pactar con Podemos y librarnos a todos los ciudadanos de cuatro años más de un gobierno que ya, aún estando en funciones, planea nuevos y sádicos recortes para la clase trabajadora en particular y para la ciudadanía en general. Suplico a sus Majestades les dejen a todos los barones del PSOE un atisbo de ideas de izquierdas, y muy particularmente a la señora Susana Díaz, o en su caso, una afonía mental que la obligue a enmudecer durante unos cuantos años bisiestos.

Os pediría igualmente que, de aceptar mi solicitud y lograr un pacto PSOE-Podemos, el Gobierno resultante del pacto tenga el buen sentido de reformar el sistema impositivo de acuerdo con la Constitución, haciendo que los ricos paguen de acuerdo con sus abultadas cuentas corrientes, con el fin de reducir la sima de desigualdad creada por el PP, y que, puestos a engordar el erario público, con el fin de atender a las necesidades sociales de más de trece millones de ciudadanos empobrecidos, retiren la subvención más que millonaria que hasta el presente recibía la secta católica, a la vez que dejen de sostener a sus profesores de religión, y que cada creyente pague la educación religiosa de sus vástagos de su propio peculio.

Al tiempo, queridos Reyes Magos de Oriente, os solicito una larga faringitis para aquellos prelados que, sin morderse la lengua, porque en ese caso morirían envenenados, sueltan paridas del tamaño de la del arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, que sin que se le moviese la mitra o se le cayera la cara de vergüenza aseveró: “"la mayor parte de las mujeres que mueren lo son por sus maridos que no las aceptan, las rechazan por no aceptar tal vez sus imposiciones; o por su expareja, o también por el que convivía con ella; frecuentemente la reacción machista tiene su origen en que ella ha pedido la separación".

Además, os ruego encarecidamente traigan un cólico miserere, o cualesquiera dolencias que les lleve Pateta, a todos los cafres machistas que humillan, agreden y hasta asesinan a sus mujeres, con el beneplácito de los responsables de la secta católica y la tibieza en la crítica de los políticos y periodistas de la caspa cavernaria. 

También me haríais muy feliz si lograseis que todos los políticos, haciendo honor a su condición de dirigentes de la sociedad, entrasen en razón y cultivándose un poco, tomasen en serio la cultura y el amor por la naturaleza y el respeto por los animales, prohibiendo espectáculos salvajes que algunos patanes confunden con tradición y cultura, dado su escaso acopio de esta última, y jamás un euro del erario subvencione actos de crueldad. Al tiempo, y como de lo mismo se trata, os ruego traigáis la inmediata derogación de todas las leyes de caza aprobadas por políticos brutales y otras legislaciones que van detrimento de la naturaleza, como la Ley de Costas aprobada por los intereses económicos del PP y sus amigos.

Y ya puesta a pedir, os solicito la desaparición de esa recua de pseudoperiodistas que alimentan los programas de la reacción cavernaria, y de aquellos otros que fomentan la zafiedad, cazurrería y estulticia de los programas mal llamados ‘del corazón’, ya que generalmente se centran en otras vísceras menos nobles.

Si me traéis todo cuanto os pido, os aseguró seré una buena y responsable ciudadana y periodista que seguirá, siguiendo su masoquista costumbre, escribiendo en pro de la libertad de expresión y la verdad informativa, por mucho que eso sea lesivo para mi economía.

Suya atentísima, Luisa, plumilla en paro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…