Ir al contenido principal

La irracional agresión a Rajoy y la memoria de los votantes.




No sabe el descerebrado mozuelo, pariente lejanísimo del Presidente Raxoi, el favor que le ha hecho al Presidente en funciones. Incluso podría pensarse que el asunto estaba preparado si el mamporro que recibió Raxoi no hubiese sido tan brutal.

Cuando se conoció la noticia, sin más datos, de que el Presidente había sido agredido las especulaciones se dispararon, o al menos a muchos les hizo especular en si el agresor sería el hijo de un suicidado por desahucio, un abuelo arruinado por las preferentes o cualesquiera de las muchas víctimas de una política de recortes causantes de auténticos dramas, situación que no justificaría la agresión, pero que, de alguna manera, explicaría el furor del atacante.

Mas no, el autor del golpe al presidente del Gobierno es un niñato, seguramente con algún problema mental, al que Raxoi dice que no va a denunciar por aquello de la lejana relación familiar, aunque no parece que a pesar de ello el niñato descerebrado vaya a irse de rositas por su desmedida agresión. Se trata de un niñato de buena familia, que fue a caros colegios de los que fue expulsado y que está, parece, obsesionado contra el PP y Raxoi, según cuentan quienes, tras la identificación del gamberro, analizaron sus manifestaciones en las redes sociales.

En cualquier caso, el favor, aunque parezca una estupidez decirlo, que le hizo el descerebrado adolescente a Mariano Raxoi Brei, no tiene precio. A partir del momento en el que se conoció que un bribón había asestado al Presidente del Gobierno en funciones un golpazo a puño cerrado que le hizo perder las gafas y el equilibrio y que dejó su pómulo altamente enrojecido, los medios de comunicación dejaron de prestar atención a cualquier otra noticia. Desaparecieron de los informativos y las páginas de los periódicos el resto de candidatos a la Presidencia en los comicios del próximo domingo, excepto para expresar su condena a la agresión, o la reacción más o menos inmediata que tuvieron los líderes en liza.

La caverna mediática no desaprovechó la ocasión para culpar a Pablo Iglesias del hecho, por mucho que fuera de los primeros en dirigirse a Raxoi para interesarse por su estado y condenar el hecho.  Y algún fervoroso miembro del PP acusó a Pedro Sánchez de ser de alguna manera instigador de la agresión por sus duras palabras en debate a dos, en el que le acusó de no tener decencia por no haber dimitido a causa de las implicaciones de Bárcenas y otros de sus correligionarios en la trama Gürtel, la presunta contabilidad B y todas las sucias y feas tramas de corrupción que corroen al PP, desde el ‘Luis sé fuerte’ a, hasta estas últimas fechas,  el asunto de las comisiones del Embajador en Delhi y el número dos de la lista de Segovia, Gustavo de Arístegui y Pedro Gómez de la Serna respectivamente.

Entre la solidaridad laudatoria de todo ser viviente del planeta con el Presidente en funciones, y la templada y gallega reacción de Mariano Raxoi este está barriendo votos para su casa de manera escandalosa.

Es de esperar que el domingo, cuando los ciudadanos acudan a las urnas hayan olvidado ya la anécdota de la agresión –pues no mucho más fue, afortunadamente, dado el resultado- que tanto han explotado los medios y los periodistas áulicos, e incluso los que no lo son, pero que, como personas civilizadas, rechazan semejantes acciones, y la memoria de los electores vaya más atrás del miércoles 17, y la agresión de un niñato descerebrado y lerdo, y recuerden todo lo acontecido en la legislatura de Mariano Raxoi que, como persona no merecía tal agresión, pero como político merece el absoluto rechazo  de la mayoría de la ciudadanía expresada en votos.  

Los votos de esos millones de españoles desahuciados, de los dependientes que han sufrido el recorte exponencial de sus ayudas, de los universitarios forzados de abandonar sus estudios por no alcanzarles el dinero para las tasas, de los miles de jóvenes titulados, o no, que tuvieron que abandonar el país en busca de un trabajo que aquí no encontraban porque el modelo económico del PP es la creación de puestos de trabajo en la construcción y la hostelería, lo mismo de siempre para mejor explotar y engañar a un pueblo empobrecido y embrutecido.

Agredir a un presidente del Gobierno a mamporros no es propio de países civilizados, ni de ciudadanos responsables. Lo responsable es ser consciente de qué pretenden hacer con el país y con los derechos de los ciudadanos las distintas opciones que se presentan a las elecciones.

Y no olvidar de lo que ha sido capaz el PP durante estos cuatro años pasados, desde la reforma laboral a la negación de medicamentos a los enfermos de hepatitis b, desde los recortes en educación, sanidad, dependencia, políticas sociales y prestaciones a parados, a las subidas de pensiones del 0.25% que constituyen una burla, de las tarjetas black de Rodrigo Rato, al que puso al frente de Bankia el PP, que después hipotecó el futuro del país por años, por mor de un rescate bancario que ha elevado la deuda pública al 100% del PIB, a la profundización de la brecha social que ha dejado más millonarios y más de 13 millones de ciudadanos en riesgo de exclusión y bajo el umbral de la miseria, de la Ley Mordaza a las reformas legales que permitirán que los corruptos se vayan de rositas por la limitación de plazos en las investigaciones judiciales.

Cuando el domingo los ciudadanos vayan a votar debieran recordar todas esas cosas antes que la imagen de un Presidente vapuleado por un descerebrado adolescente, sin dos dedos de frente y, seguramente, muchos problemas psicológicos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…