Ir al contenido principal

Los Pujol, Catalunya, el pasado: Los árboles que no dejan ver el bosque de la dramática realidad del país.


                                                                                                 Foto de LS

Como en shakesperiana frase del drama Macbeth, los árboles donde se esconden las brujas no dejan ver el bosque de lo realmente sucede en este país, o debiera suceder y concitar la atención de los ciudadanos, en lugar de estar pendientes de ese  ‘cuento narrado por un idiota, lleno de ruido y furia, y que nada significa’, también en palabras del genio de la literatura británica.

Al tiempo que los políticos centralistas se enzarzan en luchas legales sin sentido, sobre si el Parlament tiene autoridad para hacer lo que está haciendo, proclamando, como un brindis al sol, un posible camino hacía una separación imposible tal como la plantean, el gran capo del Clan Pujol, Jordi, el molt deshonorable, tal como se van conociendo los datos de su biografía, dicen que amenaza con dar a conocer dossiers que harán caer la democracia si los hace público, en caso de que alguno de sus hijos sea detenido.

Esa polémica sobre la imposible independencia de Catalunya tal como la plantean, con doble torpeza nacionalistas catalanes y centralistas españolistas, son los árboles que no dejan ver el bosque de una situación dramática que tan solo un partido, Podemos, parece estar en condiciones de cambiar si los españoles le otorgan su voto con el fin de que acabe con el estado de podredumbre e injusticia de un país en el que cien personas cuentan con tanto dinero como para mantener todos los gastos del Estado durante cuatro años, según la revista Forbes, al tiempo que los salarios de los trabajadores han bajado un 20%, en tanto a los millonarios sus fortunas se les incrementaron 1.5. millones, 100 personas concentran el dinero de todo un país en el que ya existen 13 millones de pobres, y, donde el Gobierno del PP, no articula medida alguna para mitigar la desesperación y falta de dignidad de quienes no disponen libremente de una renta fija para hacer frente a sus necesidades sin dar explicaciones a unos, por lo general, inmisericordes trabajadores sociales, que tratan a quienes acuden a ellos como menores de edad idiotas incapaces de disponer de su dinero.

Los medios de comunicación, en un tramposo juego a favor de los millonarios, y de quienes quieren mantener el poder para servir a los ricos que les colmarán de corruptos agradecimientos, ocultan la campaña y el programa de Podemos para que los ciudadanos no sepan qué partido podrá librarles de una situación insoportable que, de alguna manera, algún día explotará, tal cual el forúnculo purulento en el que se ha convertido el Estado español, y que temen que Pujol hable para que el pus no les estalle en sus pétreos rostros.

Algunos digitales aseguran que don Jordi cuenta con una importante documentación sobre políticos, jueces y poderes del Estado que harían tambalearse, o caer, la democracia, o mejor dicho, esta pseudodemocracia que nos vendieron a partir de la muerte del dictador –en su cama- como paradigma de transición modélica. Ya amagó en las Corts, cual capo mafioso, el pasado año, con dar a conocer unos dossiers elaborados a partir de las investigaciones que le hicieron a raíz del caso de Banca Catalana, cuando el President catalán quedó flotando como el aceite, después de que Felipe González, ya tan corrupto como ahora sabemos que fue y es, ordenase que no se tocara al supuesto ‘Molt Honorable’. Cuando el Fiscal del caso, Jiménez Villarejo se mostró dispuesto a airear el asunto de la orden del entonces presidente del Gobierno, Felipe González, otros se han sumado al carro contando  que “Piqué Vidal hizo una lista de los 41 magistrados de la Audiencia de Barcelona que tenían que decidir si procesaban o no a Pujol y visitó uno a uno a los que calculaba que estaban más dispuestos a dejarse convencer. Y a cada uno de ellos les hizo una oferta que no pudieron rechazar”.

Lo cuenta en uno de esos digitales que tanto pululan por la red, al margen de la prensa oficial, un tal Sostres que añade que “No era una oferta genérica sino perfectamente personalizada: ayudas al hijo yonqui, el puesto de trabajo de la esposa con problemas, cantidades económicas para las situaciones desesperadas, etcétera. Todo ello, naturalmente, con cargo al erario público. Un día antes de la votación, en 1986, Piqué Vidal estuvo en condiciones de anunciarle a Pujol: 'Presidente, ganaréis por 33 a 8', que fue exactamente el resultado de la votación del día siguiente”.

Para tener esas informaciones Pujol contaba con la colaboración de agentes de CSID que pasaron, cuando apoyó con sus votos al primer gobierno de Aznar, a controlarlos para que se dedicaran, durante años, a recabar informaciones útiles sobre corrupciones ajenas para tener cogidos por el nudo de la corbata a muchos políticos. Tantos que el Presidente Raxoi está temblando ante la posibilidad de que Pujol haga públicos esos dosieres que, como amagó el ex molt honorable, podría hacer tambalearse esa democracia que triunfalista proclamaba Alfonso Guerra en 1982 que  “Vamos a poner a España que no la va a conocer ni la madre que la parió”.
Era la ingenua expresión de un deseo que compartían, desde hacía tiempo, la inmensa mayoría de los españoles. Pero no tal y como la llevaron a cabo, socialistas, populares, catalanes y demás detentadores de un poder que durante los últimos cuatro años han dado la puntilla a las ansias democráticas de los ciudadanos.  



Los Pujol, Catalunya, el pasado: Los árboles que no dejan ver el bosque de la dramática realidad del país

Como en shakesperiana frase del drama Macbeth, los árboles donde se esconden las brujas no dejan ver el bosque de lo realmente sucede en este país, o debiera suceder y concitar la atención de los ciudadanos, en lugar de estar pendientes de ese  ‘cuento narrado por un idiota, lleno de ruido y furia, y que nada significa’, también en palabras del genio de la literatura británica.

Al tiempo que los políticos centralistas se enzarzan en luchas legales sin sentido, sobre si el Parlament tiene autoridad para hacer lo que está haciendo, proclamando, como un brindis al sol, un posible camino hacía una separación imposible tal como la plantean, el gran capo del Clan Pujol, Jordi, el molt deshonorable, tal como se van conociendo los datos de su biografía, dicen que amenaza con dar a conocer dossiers que harán caer la democracia si los hace público, en caso de que alguno de sus hijos sea detenido.

Esa polémica sobre la imposible independencia de Catalunya tal como la plantean, con doble torpeza nacionalistas catalanes y centralistas españolistas, son los árboles que no dejan ver el bosque de una situación dramática que tan solo un partido, Podemos, parece estar en condiciones de cambiar si los españoles le otorgan su voto con el fin de que acabe con el estado de podredumbre e injusticia de un país en el que cien personas cuentan con tanto dinero como para mantener todos los gastos del Estado durante cuatro años, según la revista Forbes, al tiempo que los salarios de los trabajadores han bajado un 20%, en tanto a los millonarios sus fortunas se les incrementaron 1.5. millones, 100 personas concentran el dinero de todo un país en el que ya existen 13 millones de pobres, y, donde el Gobierno del PP, no articula medida alguna para mitigar la desesperación y falta de dignidad de quienes no disponen libremente de una renta fija para hacer frente a sus necesidades sin dar explicaciones a unos, por lo general, inmisericordes trabajadores sociales, que tratan a quienes acuden a ellos como menores de edad idiotas incapaces de disponer de su dinero.

Los medios de comunicación, en un tramposo juego a favor de los millonarios, y de quienes quieren mantener el poder para servir a los ricos que les colmarán de corruptos agradecimientos, ocultan la campaña y el programa de Podemos para que los ciudadanos no sepan qué partido podrá librarles de una situación insoportable que, de alguna manera, algún día explotará, tal cual el forúnculo purulento en el que se ha convertido el Estado español, y que temen que Pujol hable para que el pus no les estalle en sus pétreos rostros.

Algunos digitales aseguran que don Jordi cuenta con una importante documentación sobre políticos, jueces y poderes del Estado que harían tambalearse, o caer, la democracia, o mejor dicho, esta pseudodemocracia que nos vendieron a partir de la muerte del dictador –en su cama- como paradigma de transición modélica. Ya amagó en las Corts, cual capo mafioso, el pasado año, con dar a conocer unos dossiers elaborados a partir de las investigaciones que le hicieron a raíz del caso de Banca Catalana, cuando el President catalán quedó flotando como el aceite, después de que Felipe González, ya tan corrupto como ahora sabemos que fue y es, ordenase que no se tocara al supuesto ‘Molt Honorable’. Cuando el Fiscal del caso, Jiménez Villarejo se mostró dispuesto a airear el asunto de la orden del entonces presidente del Gobierno, Felipe González, otros se han sumado al carro contando  que “Piqué Vidal hizo una lista de los 41 magistrados de la Audiencia de Barcelona que tenían que decidir si procesaban o no a Pujol y visitó uno a uno a los que calculaba que estaban más dispuestos a dejarse convencer. Y a cada uno de ellos les hizo una oferta que no pudieron rechazar”.

Lo cuenta en uno de esos digitales que tanto pululan por la red, al margen de la prensa oficial, un tal Sostres que añade que “No era una oferta genérica sino perfectamente personalizada: ayudas al hijo yonqui, el puesto de trabajo de la esposa con problemas, cantidades económicas para las situaciones desesperadas, etcétera. Todo ello, naturalmente, con cargo al erario público. Un día antes de la votación, en 1986, Piqué Vidal estuvo en condiciones de anunciarle a Pujol: 'Presidente, ganaréis por 33 a 8', que fue exactamente el resultado de la votación del día siguiente”.

Para tener esas informaciones Pujol contaba con la colaboración de agentes de CSID que pasaron, cuando apoyó con sus votos al primer gobierno de Aznar, a controlarlos para que se dedicaran, durante años, a recabar informaciones útiles sobre corrupciones ajenas para tener cogidos por el nudo de la corbata a muchos políticos. Tantos que el Presidente Raxoi está temblando ante la posibilidad de que Pujol haga públicos esos dosieres que, como amagó el ex molt honorable, podría hacer tambalearse esa democracia que triunfalista proclamaba Alfonso Guerra en 1982 que  “Vamos a poner a España que no la va a conocer ni la madre que la parió”.
Era la ingenua expresión de un deseo que compartían, desde hacía tiempo, la inmensa mayoría de los españoles. Pero no tal y como la llevaron a cabo, socialistas, populares, catalanes y demás detentadores de un poder que durante los últimos cuatro años han dado la puntilla a las ansias democráticas de los ciudadanos.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…