Ir al contenido principal

La ‘patriótica’ venta de las bases a los americanos de un PP que toma el país como su cortijo.



Evocan la indivisibilidad y unidad de la patria para oponerse a los deseos de catalanes o vascos, pero no tienen ningún inconveniente en poner en manos extranjeras territorios españoles, vendiendo, no se sabe a qué precio, territorios y puertos a los americanos, como en los tiempos más negros de la dictadura, cuando los yanquis actuaban como verdaderos colonizadores de nuestro país, y con la misma pasividad de los presuntos patriotas del PP, que no tienen inconveniente en pignorar pueblos enteros a la ocupación del ejército norteamericano. 
 
Cuatro destructores en la base naval de Rota y el aumento de ochocientos marines a tres mil en la base de Morón de la Frontera substancian el aumento de tropas estadounidenses en nuestro país con el pretexto de que sus buques formen parte del escudo antimisiles, también llamado Defensa Nacional de Misiles, que es un programa militar creado por la administración del psicópata George W. Bush, que implementó desde su llegada al despacho Oval en 2000. Obama lo continuó como otras tantas cosas, defraudando a millones de personas de todo el mundo que creyeron que el Presidente de color de USA iba a emprender una política militar distinta a la de su loco predecesor. Más nada de eso hubo, basta con ver en los medios de este primer domingo de octubre el crimen de guerra perpetrado por el gobierno de Kabul y el ejército americano contra un hospital de Médicos Sin Fronteras en el que murieron veintidós civiles, entre los que se cuentan varios niños. 

Ese ejército, cuyos mandos no tienen inconveniente en masacrar civiles, y luego hablar con indiferencia de ‘daños colaterales’, el mismo que en Bagdad asesinó a José Couso porque había que dar un escarmiento a la prensa para que se fuese y no pudiera levantar acta de sus tropelías en el ocupado país iraquí, es el que se asienta en nuestro país con el pretexto del escudo antimisiles y de convertir la base de Morón en sede permanente de la fuerza de reacción rápida estadounidense en África.

En un despliegue inusual de fuerza en los países europeos, de donde se han ido yendo, o se les pidió educadamente que se fuesen, el Secretario de Defensa de EEUU, Ashton Carter, se paseará por nuestro país, acompañado por el Ministro de Defensa, Pedro Morenés, haciendo alarde de las fuerzas desplegadas en Rota y Morón y el poder de USA, para trasladarnos a los ciudadanos, subliminalmente, que tengamos cuidado con a quien votamos y qué pensamos, que ellos nos tutelan. 

Resulta un tanto irritante la complacencia del PP para con un ejército cuya presencia nunca supuso la visita de un Míster Marshall como aquel de la película de Berlanga, sino más bien problemas como el de la bomba de Palomares que aún, al cabo de casi medio siglo, sigue suponiendo un peligro de contaminación del que EEUU jamás se ocupó. Estudios científicos realizados en los últimos veinte años demostraron el aumento de enfermedades tumorales y cánceres de todo tipo que se dan en alarmantes número en la zona de Palomares. Igualmente preocupa a los científicos actuales las repercusiones que siguen y seguirán afectando a las comunidades biológicas de la zona durante miles de años porque esos elementos transuránicos, en especial el plutonio, tardan en degradarse.

Mas nada de eso le importó al régimen franquista -¿quién no recuerda la patética foto de Fraga Iribarne bañándose en aguas dijeron que de Palomares?-, y nada de las repercusiones que pueda tener para nuestro país la presencia de marines y buques de USA en nuestro territorio importa al Gobierno del PP, patriota de hojalata, dispuesto a vender hasta a su madre si obtiene réditos de algún tipo con sus decisiones. 

Y como ese partido quiere mantenerse en el poder, cueste lo que cueste, y a quien le cueste, en tanto no sea a ellos, se puede sospechar que la venta de nuestro territorio al ejército de USA tenga como propósito asegurarse que nunca jamás pueda gobernar un partido como Podemos, porque de hacerlo ya se encargarían los yanquis de impedirlo. No es descabellada la idea, si hacemos memoria y recordamos la historia y cuántos proyectos de libertad se vieron truncados en no pocos países por las injerencias del ejército de las barras y estrellas. 

Mas sin necesidad de llegar a esas preocupantes conjeturas, no es menos cierto que la presencia de tanto buque y tanto militar norteamericano, y ese alarde de estrecha amistad con un país que está en el punto de mira del terrorismo internacional, nos puede poner en el punto de mira de cualesquiera de esos grupos que se llevan por delante a los más inocentes con tal de hacer daño a sus poderosos enemigos. Los sufrimos el 11M y no sería extraño volver a padecerlo a causa de tanta amistad militar con USA, en un compadreo que el PP debería explicar a qué se debe, porque desde el punto de vista de los ciudadanos de la calle, no reporta el menor beneficio, porque ni siquiera van a crear puestos de trabajo para los españoles. 

Aunque es seguro que para el PP, o algunos miembros del PP, sí que reportará beneficios y, teniendo en cuenta que esa formación toma a España por su cortijo, no es de extrañar que vendan lo que sea con tal de lucrarse. Aunque a la larga sus decisiones cuesten miles de vidas a los ciudadanos. 

Visto y leído por ahí.

Sobre USA y España

Recopilación del diario.es de anécdotas, manipulaciones y curiosidades aparecidas en los medios de comunicación durante el mes de septiembre

Esta bloguera recuerda a sus lectores que carece de ingresos y que para mantener abierto este blog precisa poder pagar los recibos de luz y teléfono.
Colabora con la libertad de expresión haciendo una donación en la c/c: 0049 1608 04 2790044982
IBAN: ES 0049 1608 0427 9004 4982

Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…