Ir al contenido principal

He vuelto.



Gracias a dos personas maravillosas he recuperado la posibilidad de seguir escribiendo para denunciar todo cuanto sucede en este país y este mundo de locos. Millones de gracias a toda la gente buena que ayuda de un modo u otro, también a los que animan y se solidarizan. Gracias a todos. 
 

De noticias, manipulaciones y trampas.

¿Quién decide lo que es noticia y lo que no? ¿Desde dónde se dirige la información y la respuesta social de indignación, espanto, antipatía o simpatía? Parecen preguntas banales mas no lo son tanto. La información, en manos hoy día de financieras y grupos de inversión, dirige, como un niño un coche con telemando, la dirección de nuestros pensamientos, nuestras reacciones y nuestro criterio. Y resulta sumamente difícil escapar a esa corriente, por mucho que una importante mayoría de lectores y espectadores de los medios nacionales desconfíen de estos, en un porcentaje del 66%, según un estudio realizado por la Universidad de Oxford, y publicado por el Instituto Reuters para el estudio del periodismo.

El citado estudio, una comparativa entre la confianza que tienen los lectores y espectadores de países europeos y americanos, recoge datos como que son los finlandeses los que más confían en sus medios, y que en el otro extremo están los pobladores de esta tierra de conejos*, que tan solo creen en sus medios en un porcentaje del 34%, siendo el país europeo en el que los ciudadanos tienen menos confianza en los medios y los profesionales de la información de toda Europa. El otro país de escépticos con sus medios es USA. 

No es de extrañar, ante la deriva de rotativos como, entre otros, El País, otrora paradigma de fiabilidad informativa y en el presente gacetilla al servicio del PP. Para no mencionar, por puro pundonor profesional, a los personajes que dirigen o escriben en medios como el ABC, La (sin)Razón, o El Mundo, o estrellas televisivas como Susana Griso o Ana Rosa Quintana, dos maestras de la manipulación televisiva generalista, para no citar la infame 13TV, en poder de la sacrosanta secta, y maestra en adulteracion de la realidad. 

Todos los medios citados, y aún los no citados, digitales serios entre ellos, se dejan utilizar por corrientes de opinión, por ‘la noticia’, la madre de todas las noticias, sea cual sea esta, para dejar opacar asuntos que, de tratarse en profundidad y divulgarse convenientemente, quizá dieran lugar a tumultos de protesta, si es que los pobladores de esta tierra de conejos tuviesen la capacidad de formarlos. 

Es por esa razón, la de seguir la corriente informativa que impone no se sabe quién desde algún oculto centro de poder, que la noticia de que España con más de tres millones de personas que viven en una situación de privación material severa, se sitúa en el cuarto lugar entre los más desiguales de la UE, lo que pone en evidencia "la ineficacia" del sistema fiscal para reducir la desigualdad, según un reciente informe de Oxfam Intermón, pasó por los medios prácticamente desapercibida. Que existan ya tres millones de personas con problemas de alimentación deficiente a causa de la penuria económica, que un 30% está ya en niveles de pobreza absoluta, que un 46% -casi la mitad de la población- sufre dificultades económicas y que este se el 4º país de la UE con más desigualdad, al tiempo que se constata que el número de millonarios, aquellos que poseen más de treinta millones de euros, se ha triplicado en los años de gobierno del PP, son noticias que, si las da algún medio, pasan sin pena ni gloria entre las tragedias de los refugiados o el llamado ‘problema catalán’. O si el autor de un doble crimen machista debió o no debió ser repatriado en un avión privado o uno comercial. 

Cierto es que la fotografía del cadáver del desdichado bebé Aylan nos ha estremecido a todos. Mas… ¿cuántos niños, bebés indefensos y vulnerables como Aylan, fallecieron y fallecen cada día en la diáspora siniestra propiciada por Europa, de los refugiado sirios o los subsaharianos que huyen de una miseria tan letal como la guerra? ¿Por qué esa, y no otra, fue la fotografía que impulsó a los dirigentes europeos, excepto al cafre de Viktor Orbán, primer ministro de Hungría y declarado ultraderechista, a cambiar de actitud ante el drama de los refugiados? 

Siento no compartir la idea de que fue la fotografía del desdichado Aylan –a unos metros yacía su hermano pocos años mayor y nadie se estremeció por él- la que movió las conciencias de Ángela Merkel y demás dirigentes europeos, incluyendo al desalmado Raxoi que proclamó sin despeinarse que no se puede ser solidario a cambio de nada. Cuesta trabajo creer que el drama de los refugiados sirios, que existe desde hace meses, ha concitado tanta atención mediática a causa de una impactante fotografía. Más inclina a sospechar que, para la comunidad internacional en general, y para España en particular, la truculenta foto de un bebé muerto en las orillas de una playa turca supone una escenografía impactante que distrae de realidades más cercanas. 

Lo mismo está sucediendo en este triste país desnortado con el falso problema catalán que avivan con igual entusiasmo tirios o troyanos, o nacionalistas centralistas y nacionalistas catalanes. Los primeros calientan las irracionales mentalidades carpetovetónicas hablando del dislate de una posible intervención militar en Catalunya, como hizo primero el ministro de Defensa, Pedro Morenés, enardeciendo a las masas ultras con los peores escenarios, mientras los catalanes de Artur Mas explotan el victimismo para aprovechar el legítimo afán de independencia de los catalanes, con el fin, de paso, de ocultar sus problemas de corrupción o los graves problemas sanitarios causados por los recortes del govern de Convergencia, cuyos principios económicos se diferencian de los del PP tanto como los que puedan enfrentar a Botín con el presidente de la CEOE. 

Y en tanto, la gente se sigue suicidando por problemas económicos, los comedores sociales no dan abasto, los bancos de alimentos no paran de atender a gente necesitada a la que las administraciones locales de todo color, ya sea por falta de inteligencia de sus responsables o por limitaciones económicas, son incapaces de restituir a los ciudadanos lo que un Gobierno central fascista les viene negando desde hace casi cuatro años.

Hay sobradas razones para desconfiar de medios y noticias. Parecen no tener otro objeto que el de manipularnos… o entontecernos.  

*Los romanos dieron a Hispania el significado de ‘tierra abundante en conejos’, según el acervo popular.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…