Ir al contenido principal

¿Hasta dónde se puede sobrevivir en la desesperación?



Leyendo las noticias se ve la deriva de este país. El PSOE pensando en pactar con Ciudadanos, y el PP, con ellos, manteniendo un Estado dilapidador del dinero público en retratos, corrupción y latrocinios. Y en tanto, los ciudadanos, desesperados, nos enfrentamos a la miseria, y, en ocasiones a la ineptitud, si no mala voluntad, de los políticos que se dicen de izquierdas.

Leer la prensa obliga a un ejercicio de templanza de la que carezco en estos días, estoy bloqueada y demasiado indignada para escribir algo coherente, porque esta bloguera, al borde del suicidio, ya no puede más. Se ha dirigido a la Conselleria de Bienestar Social porque el Ayuntamiento de mi pueblo pasa, la única opción que me da es la entrevista con una trabajadora social arrogante que en varias ocasiones me negó prestaciones con el argumento de que yo recibía ayuda de particulares para sobrevivir, y que, en caso de recibirla, debería consignar en qué gastaba el dinero, porque si me compraba una cerveza eso se consideraba un lujo y se me retiraría. Humillación tras humillación y condiciones draconianas, si quieres una ayuda acude a suplicar, y, si las recibes vive como un paria, porque nada de lujos de cervecitas, que hay que pasar sed, y hambre si se tercia, porque eres pobre y no tienes derecho a la dignidad ni a la mínima y humilde satisfacción de tomarte una cervecita fría con este calor, aunque sea sin alcohol y cueste 0,38 céntimos porque es un lujo.

Me he dirigido a la Consellería de Mónica Oltra, a ver si su departamento, o ella misma, hacen algo por mí, antes de que tome el camino del medio y lo mande todo a prend per cull, porque ya no puedo más.

Bon día. Solicito ayuda de esa Conselleria, y ruego hagan llegar este caso a la señora Vicepresidenta y Consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, porque mi situación, que expongo a continuación, es desesperada.

Tengo 65 años recién cumplidos y solicité la pensión no contributiva de jubilación el pasado día 20. Como soy consciente de que la tramitación de esa prestación tarda, intenté que la Concejalía de Bienestar Social de la localidad en la que resido, desde hace 20 años, -Torrevieja- diese una solución a mi grave situación económica, ya que dejé de percibir la tercera ayuda de la RAI el mes de julio y no tengo ningún tipo de ingresos, ni familia alguna que pueda ayudarme por lo que necesito urgente ayuda social. Vivo de alquiler, y al deber con el mes de agosto dos mensualidades -de 350 euros cada una- y tener que hacer frente al pago del recibo de luz de cuota fija de ochenta euros, 30 de ellos del año pasado, por lo que de no abonarlo me harán pagar la totalidad de la deuda, y no tener ya dinero ni para comer, me veo en una situación desesperada que expuse tanto la concejala de Bienestar Social, África Celdrán, como al propio  Alcalde, José Manuel Dolón sin resultado alguno porque me dicen que hable con una trabajadora social, pero la fecha que me dan, después de una fallida cita en la que fui tratada de forma humillante por un funcionario de esa Concejalía, se pospone en el tiempo y mis problemas se agravan. Me dijeron que acudiese a las ocho de la mañana a solicitar una entrevista, pero vivo en la pedanía de La Mata, el autobús tarda tres cuartos de hora en llegar al centro, y el primero sale a las siete y media. Con lo que me resulta imposible llegar a las ocho.

Sí estoy en esta situación desesperada es porque perdí mi trabajo de periodista hace ya casi seis años, por no plegarme a las exigencias del PP de Torrevieja, y del ahora encarcelado por corrupto Pedro Ángel Hernández Mateo que me puteo hasta conseguir que me quedase sin trabajo, y que me vetó en los dóciles medios locales de la ciudad. Incluso en su día la Unió de Periodistes Valencianos remitió un comunicado sobre el abusivo trato que daba a los medios no afines ese Ayuntamiento, cuando el diario La Verdad mantenía una información bastante más imparcial que la que viene manteniendo en los últimos tiempos.

Sin poder trabajar, enferma de depresión, diagnosticada, sin ingresos y dándome contra una pared de indiferencia e insolidaridad solicito ayuda y una solución a mi situación. Y rogaría poder mantener una conversación telefónica con la señora Oltra, que estoy segura será sensible a los problemas de una vieja luchadora que se ha dejado la piel luchando por la libertad de expresión en información y ahora se encuentra al borde del suicidio por una penosa situación económica y la indiferencia de la administración local que me niega lo que creo que este Govern debe considerar un derecho: una prestación suficiente para poder vivir con dignidad.
 
PD: aporto, por si os resulta de interés, el artículo que publiqué en mi blog, http://periodistaparada.blogspot.com.es/ sobre lo que sucedido con mi Ayuntamiento. Veréis que al final de mi artículo solicito ayuda de los lectores, en vano. http://periodistaparada.blogspot.com.es/2015/07/las-miserias-de-la-izquierda-la-caverna.html. También os remito, por si fuese de vuestro interés una página, abierta hace mucho tiempo, en la que solicitaba, con resultados negativos, ayuda a los lectores. Intenté sobrevivir sin recurrir a prestaciones pero me resulta imposible. Después de una vida luchando, y sin cotizar porque la prensa no cotiza por los corresponsales, necesito ayuda o me veo abocada a morir, no será un suicido. Será a consecuencia de la condena a muerte de una sociedad que ignora los problemas de los débiles. http://luisa-diariodeunaperiodistaenparo.blogspot.com.es/2013/07/notas-sobre-mi-vida.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…