Ir al contenido principal

El vacío fértil.



Después de mi intento fallido de bajarme del tren de la vida estuve esta mañana con mi psicólogo. Hablamos casi una hora. De las razones, o no, que pueda tener para seguir viviendo. Le decía, entre otras muchas cosas, que no era capaz de escribir, que llevo días quedándome delante de la televisión, sin enterarme apenas de lo que veo u oigo, sin que me importe nada, y sin reaccionar a las cosas que antes me hacían rebelarme con virulencia.

Me explicaba mi psicólogo que debo escribir de nuevo, que estoy viviendo un periodo de vacío fértil, del que me explicaba que después de cada experiencia, cuando esta está terminada, pasamos por una etapa dónde hay algo que, concluido del todo –y se refería, en mi caso, a la asunción de que los políticos, sean del color que sean, obran todos del mismo modo-, al mismo tiempo hay algo que no ha comenzado verdaderamente -para mi pensamiento y mi situación la asunción de creer en las buenas personas que hay en mi existencia, desterrando la ingenua idea de que puede haber políticos o poderes públicos capaz de hacer algo por la gente-.  Se trata, me explicaba, de un vacío, pero que es fértil porque esa experiencia que ha acabado contiene lo que ya ha acabado y lo que aún no ha comenzado pero que ya contiene semillas de lo que va a surgir. Es decir, hay un pensamiento que desaparece, y al mismo tiempo una necesidad de que otro vuelva a surgir.

La necesidad que debería surgir en mí realmente no es tan nueva, la manifesté en mis escritos con frecuencia, aunque, ingenua, inmadura o presa de unas ideas utópicas pensé, en las últimas semanas, que el cambio político conllevaría un cambio de actitud de los protagonistas de ese cambio.

Prisionera de mi propia caverna, del mito platónico de la caverna, siempre me cegó, estúpidamente la luz del sol de la ideología para creer, como una boba ingenua, que la ideología podía hacer mejores y distintas a las personas. Incapaz de distinguir entre lo verdadero y lo que creía verdadero. Presa de la utópica idea de que la ideología de izquierdas obliga a comportamientos solidarios, cuando ni el propio Marx, muñidor de las ideas socialistas, en su comportamiento humano fuese una buena persona.

De manera que, según mi psicólogo, no me queda otra que apoyarme en la ayuda de la buena gente para sobrevivir, porque no he de esperar nada de quienes solo hacen ofrecimientos cuando piden el voto, chantajean a los ingenuos asegurando que solucionarán sus problemas si llegan al poder, y cuando lo hacen, una vez conseguida la poltrona, vuelven la espalda y se encastillan en sus muchas responsabilidades o su arrogancia, o ambas, para ignorar los problemas de las personas.

En los días previos a la decisión de bajarme del tren de la vida pasé horas de antesala en mi Ayuntamiento, horas percibiendo la indiferencia y ese ‘ya está aquí esta pesada pedigüeña’, de los políticos y sus asesores. “Ponte a la cola que, además, tú no tienes niños”. Y como no tengo niños he de quedarme a obscuras y sin comer, porque ellos, los que tendrían que tener los mecanismos adecuados para solventar situaciones como la mía, como hacen en el pueblo vecino de Guardamar, donde en pocas semanas establecieron una renta básica de 540 euros para las personas sin ingresos, estaban muy ocupados pactando para acordar sus sueldos y los de sus asesores.  Donde la concejala de Bienestar Social lo es también de Festejos y eso es más divertido que ocuparse de los problemas de los pesados de quienes una sociedad injusta y de capitalismo salvaje privó de todo. Aunque tenga un bonito carnet del PSOE y, como a sus correligionarios, se le llene la boca, cuando habla en público, de derechos repitiendo cantinelas aprendidas de memoria que, seguramente, ni comprende ni siente viendo los resultados.

Esta bloguera que pide auxilio a sus lectores, -si se sienten generosos pueden hacer un ingreso en la cuenta 0049 1608 04 2790044982, IBAN: ES 36 0049 1608 0427 9004 4982, personas privadas más solidarias que los políticos egoístas, mendaces e hipócritas-, tendría que estar escribiendo de las maniobras golpistas del Gobierno de Raxoi que, a través de tretas y argucias, quiere impedir que los jóvenes exiliados a causa de su política económica, puedan votar. O de la impresentable entrevista entre Fernández y el presunto delincuente Rodrigo Rato, causante, entre otros méritos, de un rescate europeo que nos ha robado a los ciudadanos el bienestar y la dignidad.

O de los cientos de pobres animales masacrados durante este fin de semana, en ‘honor’ de una virgen inventada que, a lo largo de toda la geografía, celebraron sus fiestas torturando cachorros de toros y vacas, masacrando toros adultos o cualesquiera animal que, con su sufrimiento, saciasen su afán de despiadadas diversiones. O de los descerebrados que hallaron la muerte en su cruel juerga de perseguir animales aterrorizados que huían despavoridos de una masa gritona y brutal y que, en su histérica huida  y en un gesto de justicia poética, se los llevaron por delante.

Es posible que con el calor de mis amigos, de esas personas generosas que me han ayudado, amigos y amigas, cálidos y hermosos, e incluso personas que sin apenas conocerme se ha ocupado de mi drama, y con la ayuda de la medicación, sea capaz de salir de este agujero de la depresión.

Y entonces seguir haciendo lo que se merecen los cabrones de los políticos, tocarles los ous, o su orgullo… o su imbecilidad.

Comentarios

  1. Me alegra que escribas, y como siempre muy bien. Gracias amiga Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Javier, por leerme, porque te guste lo que escribo, y sobre todo, por estar siempre ahí. Un abrazo enorme.

      Eliminar
    2. un mundo duro, una única vida que abrazar cada día. arte, denuncia, lucidez, sensibilidad... amarga necesidad, o dulce refrigerio

      "Ser, ¡oh, Musa!, boxeador o no ser nada.
      Por nosotros nunca ruge el público enardecido.
      Hay doce personas en la sala.
      Nos instan a iniciar la velada.
      La mitad está aquí porque fuera llueve,
      el resto, ¡oh, Musa!, parientes."

      extracto de VELADA POÉTICA, de Wislawa Szymborska

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…