Ir al contenido principal

Los torpes cálculos de Rajoy, el miedo a Podemos y la desleal política económica de tierra quemada del PP.



El resultado del referéndum griego tiene de los nervios a los políticos neocon españoles. Tan nerviosos como para que el presidente del Gobierno, Mariano Raxoi Brei se haya columpiado con las cifras de la deuda pública española y griega para conminar al gobierno de Tsipras a que acepte las imposiciones de la Troika dominada por la señora Merkel, el ama del presidente del Gobierno. Aunque su actitud servil con Merkel no es la única cuestión que hace que el Gobierno del PP se muestre intolerante y despiadado con los problemas de los griegos: Si Tsipras logra una victoria ante las instituciones europeas los españoles verán posibles políticas como las que propone Podemos.

Así la reacción del PP ha sido radicalizar su mensaje contra Podemos, agitando el miedo al corralito o al hundimiento económico del país si, como vaticinan las encuestas, el partido de Pablo Iglesias sube en intención de voto, a la vez que hasta los medios más conservadores afirman que el PP tendrá dificultades para gobernar aún ganando las elecciones.

El PP asegura que España no es Grecia, pero avisa que podría serlo si gobernase Podemos, metiendo el miedo en el cuerpo a los menos informados y más maleables de los votantes, a los jubilados que puedan temer la imagen que describía Montoro en el hemiciclo, la de los pensionistas haciendo colas al sol para sacar una parte de su pensión. Pero no cuenta que España tiene una deuda del 98% del PIB, más de un billón de euros.

O que, según Eurostat, la 'income quintile ratio' que mide la diferencia de renta disponible entre el 20% de la población más 'pobre' del país y el 20% más rico, España es el país más desigual con un ratio de 6,8. Grecia y Letonia han obtenido un ratio del 6,5. Otros países que ya han sido analizados muestras desigualdades menores, por ejemplo Finlandia con un 3,6, Austria con un 4,1 o Hungría con un 4,2. La media de la Eurozona en 2013 (último dato disponible) fue de 5,0. España no es Grecia, pero el pasado año el Estado invirtió más en subsidios empresariales y ayudas a la banca que en educación. En 2013, España destinó el 10% de su gasto público al epígrafe de asuntos económicos -que incluye las ayudas financieras-, mientras que el gasto en educación fue del 9,1%, también según datos de Eurostat.

La España que el PP quiere conservar recuerda las palabras de Juan de Mairena, alter ego de Antonio Machado, que explicaba a sus alumnos que no había que ser conservadores de la sarna. Y es que los conservadores del PP lo que quieren conservar es la sarna de la desigualdad, de los recortes, de la ausencia de derechos sociales para mejor servir a su ama Merkel y, seguramente, recibir la recompensa en forma de sobres o de sillones en consejos de administración de las grandes empresas.

A los conservadores patrioteros del PP, a los que se les llena la boca de la palabra España, ignorando que no se trata de un ente inmarcesible sino de un conjunto de ciudadanos, realmente les preocupa muy poco, o nada, el bienestar de sus pobladores cuando toma medidas tan desleales como la de bajar impuestos, siempre a los más ricos, con el propósito de que cuando llegue un nuevo gobierno, que llegará porque los españolitos ya no soportan mayoritariamente al PP, ni a su presidente, se encuentren con las arcas vacías. Y no conforme con bajar el IRPF aplica una bajada de impuestos a los que llama ‘ahorradores’, que no son otros que los potentados que tienen abultadas cuentas bancarias, poco corrientes, porque la mayoría de trabajadores de este país no solo no puede ahorrar si no que no llega a fin de mes.

Es algo que se están encontrando los gobiernos progresistas en ciudades y autonomías. En A Coruña, el alcalde de Las Mareas se ve obligado a solicitar un crédito de 10 millones de euros para tapar el pufo que dejó el PP en las arcas municipales. En el País Valenciá su nuevo President, el socialista Ximo Puig, manifestaba hace unos día que si no cambiaran los parámetros económicos la Generalitat sería inviable porque el PP la dejó arruinada.

Y es que el PP está haciendo, económicamente, una política económica de tierra quemada, al tiempo que anuncia catástrofes sin cuento como en Grecia si gobierna Podemos, cuando la catástrofe sería que siguiese gobernando Raxoi…el Samaras español.

Visto y leído por ahí: 
 Mienten como bellacos y los medios cobardes son incapaces de desmentir contundentemente las falacias.  

Las ‘ventajas’ de la bajada del IRPF…para los ricos
El artículo es de abril, pero la manipulación del PP con la prensa es diaria y actual. Así intenta el Gobierno imponer una falsa imagen de la situación económica:

García Trevijano, el anciano político desprestigiado y difamado por PPPSOE sigue siendo una de las mentes más lúcidas de este país:



Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…