Ir al contenido principal

La enfermedad de la prensa actual o la ausencia de ética: De las encuestas inventadas de El País a las manipulaciones de los tertulianos.




De las encuestas manipuladas, o inventadas, a las falacias de algunos periodistas, comentaristas y tertulianos, la prensa actual está trufada de vicios e irresponsabilidades que hace que haya perdido cualquier viso de respeto y profesionalidad. No son ajenos a esos defectos los periodistas de los medios, acobardados por el miedo al despido, o satisfechos de servir al poder que les proporcionan toda clase de prebendas, desde la popularidad televisiva a la recepción de pingües beneficios económicos.

En un interesante artículo publicado en eldiario.es, Josep Carles Rius: “El articulista, el exdirector y la crisis ética de la prensa” critica la ausencia de ética en la profesión periodística tomando como ejemplo a un articulista y el  director de un medio de los que dice: “Tanto el articulista como el director antepusieron sus intereses a los de la propia empresa editora. Uno escribía lo que le dictaban sus vísceras, sus prejuicios, su xenofobia, su clasismo. El otro, el director, convirtió su diario en una plataforma de poder personal. Sin otro principio que el beneficio propio y el de los grupos de intereses que le habían aupado al cargo. A corto plazo resultaron rentables a sus periódicos. Uno, el articulista, aportaba polémica, audiencia. El otro, el director, cuantiosas subvenciones e influencias. Pero, a largo plazo, el daño causado es inmenso. Irreparable. Porque erosionaron el principal valor de un periódico, la credibilidad, la confianza, la autoridad moral frente a los lectores”.

Y es que la profesión periodística hace tiempo que perdió la profesionalidad y la ética de la veracidad en la información, en una sociedad donde los medios están en manos de corporaciones financieras o ligadas al poder y en la que los profesionales han de debatirse entre comer todos los días y ser honestos en su profesión. Los medios ya no son lo que fueron, o no lo fueron en este país desde la caída de la II República. Durante la dictadura existía la censura previa y las consignas que lanzaban desde el Gobierno con el fin de que todos a una repitiesen aquello que interesaba al dictador y sus huestes. Con la transición pareció abrirse un espacio de libertad en los medios…hasta que se adueñaron de ellos las grandes corporaciones que hicieron del periodismo un negocio rentable con el que ganar millones. Y el PP, en la actualidad, actúa de forma muy parecida a la de la dictadura, manipulando en los medios que controla, y amenazando a los que no controla o no lo hace tanto como quisiera.

Los periodistas ya no son aquellos seres románticos que veíamos en las películas, ni existen en nuestro país personajes como Bob Woodward y Carl Bernstein, capaces de hacer caer al mismísimo Presidente de los EEUU. Los profesionales (?) actuales ‘con nombre’, son voceros de los intereses del poder, lejos de esos plumillas anónimos condenados a redactar comunicados y asistir, mudos, a las ruedas de prensa.

Un caso escandaloso de manipulación es la que hace El País con sus encuestas, sesgadas o directamente inventadas, dado que parece sacarse de la manga con frecuencia sondeos a bote pronto, como el que publicó al día siguiente de que Tomás Gómez fuera expulsado por el PSOE federal de la Secretaria General del PSM. La consulta del diario de PRISA reflejaba un sorprendente aumento de votos del partido liderado por Pedro Sánchez, al que daba como ganador de las elecciones generales si se celebrasen en ese momento, solo porque se había deshecho de Gómez. A partir de ese momento, las denuncias contra el exalcalde de Parla a causa de un posible caso de corrupción relacionado con el tranvía de esa localidad desaparecieron por completo.

El domingo volvió a hacerlo con un sondeo sobre intención de voto en las generales en las que recoge una asombrosa subida del PP, coloca al PSOE en segundo lugar, a Podemos en tercero, con una bajada de décimas, y augura una enorme bajada de Ciudadanos, como reproche por posibles pactos con el PSOE o con cualesquiera formaciones que no sean el PP. La encuesta, publicada a destiempo y sin motivo parece un ‘aviso a navegantes’ un chantaje a la formación de Albert Rivera para que apoye a Cifuentes en Madrid o a Cospedal en Castilla-La Mancha.

Al tiempo, en los programas matinales de las televisiones, tertulianos o comentaristas de dudosa ética, hacen campaña en el mismo sentido, augurando, sin base alguna, el hundimiento del PSOE si no apoya en los Ayuntamientos al PP y lo hace a grupos como Ahora Madrid –de la que afirman sin base alguna que ‘es Podemos’, aunque Carmena lo negase, o como si Podemos fuese la personificación de la maldad hecho partido político-, al anunciar, faltando a la verdad, que personas como Carmena ‘impondrán el chavismo’ o que quiere ‘acabar con el sistema’, repitiendo así las consignas de Aguirre o de Barberá, emberrenchinada porque en el Ayuntamiento de València vaya a sucederla Joan Ribó, al que califica de ‘catalanista separatista y radical’, términos que profesionales sin decencia propagan entre una opinión pública maleable.

Con esas actitudes, los medios generalistas, ya sean en papel o televisiones, y los profesionales que para ellas trabajan, llevan años ganándose a pulso la falta de respeto de la sociedad, un respeto que están perdiendo en el presente aceleradamente, en unos tiempos en los que la ciudadanía ha demostrado que quiere un cambio en las formas de hacer política y también de hacer periodismo. Del mismo modo que la corrupción política hizo a muchos ciudadanos decir ¡basta!, a cierto modo de gobernar, igualmente dirá ¡basta!, a un periodismo manipulador y alejado de las necesidades de la sociedad.

Lo decía hace unos días el nuevo director de El Mundo: “tanto como la política, el periodismo necesita una regeneración ética”. A ver si empieza con su periódico y luego convence a todos sus colegas.

Esquirlas de actualidad. 

El director de La Razón, Francisco Marhuenda, quiere poner de los nervios a los socialistas, o crear una situación de enfrentamientos y sospechas en sus filas, al anunciar que, tanto en el Ayuntamiento de Madrid, como en las cortes de Castilla-La Mancha, podría producirse ‘un Tamayazo’ que le diese de nuevo el poder al PP. De los intrigantes y nada demócratas populares se puede esperar de todo. Que en esta ocasión los ciudadanos lo toleren y los jueces no investiguen parece poco probable. No están las cosas como entonces y la situación provocada por un nuevo ‘Tamayazo’ podría ser complicada.

***
El próximo miércoles, día 10, tendrá lugar en el Parlamento Europeo un debate de envergadura el del TTIP. Del pleno saldrá la opinión de la Eurocámara sobre el Tratado de Libre Comercio e Inversión que negocian Estados Unidos y la UE, de una forma totalmente opaca hasta el presente, y dando lugar a manifestaciones, recogidas masivas de firmas y un rechazo generalizado por parte de formaciones de izquierdas y sindicatos. Los socialistas europeos están en una encrucijada ante esa votación porque son muchos los que reclaman que no apoye la pérdida de soberanía y derechos de los europeos a favor de un tratado que solo será positivo para las multinacionales y quienes controlan el dinero, frente a los derechos de los ciudadanos. En esa votación los socialistas europeos, y los españoles, se  juegan su credibilidad.
***
Tras trece años de mayorías absolutas, el partido islamista de Erdogan ha perdido la mayoría parlamentaria a causa de la irrupción en el Parlamento del llamado 'Podemos turco', el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), izquierdista y prokurdo que, al superar el umbral electoral del 10% entra por primera vez en el Parlamento como partido con lista única. Soplan nuevos tiempos en la cuenca del Mediterráneo.
Visto y leído por ahí: 

La ética es algo que, por desgracia se estudia poco y se aprende menos, pero Luisa Seoane, magnifica docente, da una lección magistral en este posteo, irónico y sabio, como todos los suyos.

Y sobre la crisis de ética de la prensa:

Javier Marcos Angulo hace llegar este vídeo para su difusión.

Y de Javier Marcos Angulo una de sus hermosas miradas, esta vez un bello óleo de trabajadas texturas y equilibrado color.








Comentarios

  1. Siempre dando en el clavo, sin ninguna duda.
    Un abrazo grande, pero grande.

    ResponderEliminar
  2. Buenisima esta exposicion cruda pero realista de la informacion de algunos medios de comunicacion y perodistas del regimen del PP

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…