Ir al contenido principal

El Ministro de Industria, José Manuel Soria, impondrá pagar impuestos por el sol .



El nombre de José Manuel Soria, ministro de Industria y constante valedor de los intereses de las empresas eléctricas, suena como posible futuro ‘hombre fuerte’ tras los cambios que dice Raxoi que hará después del verano en el Gobierno y en el PP. Si eso es así, y esa es la manera de acercarse a posibles votantes, quienes quieren ver al PP lejos del Gobierno no deben preocuparse, dado que Soria, desde que llegó al Ministerio de Industria no ha hecho otra cosa que trabajar para los intereses de la industria eléctrica y en contra de los ciudadanos. 
 
Su persecución a las renovables va a costarle millones al erario por las demandas de inversores en energías renovables, porque ya son 14 las interpuestas por inversores del sector que podrían suponer millones de euros a las arcas públicas. España acapara una de cada cuatro demandas presentadas durante 2015 ante el Ciadi -Centro para Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones que trata de proteger la seguridad jurídica de las inversiones en el extranjero-. Con la interpuesta últimamente, nuestro país es ya el tercero con más demandas ante dicho organismo, solo por detrás de Venezuela y Argentina. Habrá que recordárselo a los dirigentes del PP cuando critican a esos países por no respetar las normas democráticas. 

Resulta chocante que, a pesar de su clima, Alemania, con muchos menos días de sol que nuestro país, supere el 50% de abastecimiento eléctrico por medio de las energías renovables, mientras en España, tras la llegada del PP al Gobierno, se vienen intentando acabar con ellas. Alguna vez es posible que se descubra qué recibía José Manuel Soria a cambio de esa persecución a las energías no contaminantes, mucho más baratas y nada perjudiciales para el medio ambiente. Porque no se entiende que se pueda perseguir con esa saña una industria, la de los paneles solares, que era rentable y daba trabajo a miles de ciudadanos, si no existiese un motivo. Y hace sospechar que el único sea el crematístico. 

La última atrocidad, hasta el momento, del ministro de Industria es la presentación del borrador del Real Decreto que regulará el autoconsumo de electricidad y que, dicen desde el sector fotovoltaico (el que más esperanzas tenía depositadas en esta alternativa energética), que lo hará inviable en la práctica a causa de lo que la patronal Unef ya ha bautizado como dos nuevos “impuestos al sol”, como denuncia la ONG Greenpeace, que en una petición de firmas a los ciudadanos, explica que el nuevo proyecto de Real Decreto propuesto obligará a los consumidores conectados a la red, que quieran generar su propia energía, a pagar un “impuesto al sol”. Según la ONG  lo que pretende el Ministro de Industria es que los autoconsumidores paguen por duplicado los costes que tiene el sistema eléctrico: primero cuando consumen energía de la red, y segundo cuando consumen la energía que ellos mismos producen. “Esto no es un problema técnico, sino una declaración política que intenta poner freno a los que quieran producir su energía. De esa manera impiden que los consumidores puedan ganar autonomía frente a las grandes eléctricas” afirman los ecologistas. 

Pero la enemiga de Soria contra los usuarios de electricidad y sus intentos de reducir la factura de la luz no se limita en poner impuestos al sol, sino, como contempla en el mismo  Real Decreto, los autoconsumidores no solo no podrán recurrir a baterías como la lanzada recientemente por la compañía estadounidense Tesla, sino que sufrirán una penalización para los sistemas de almacenamiento que ya incorporan los nuevos paneles solares. Solo podrán usar estos acumuladores los que no se conecten a la red eléctrica y dispongan por tanto de una instalación aislada y completamente independiente.
Todas las medidas tomadas por el PP desde que llegó a Moncloa en materia de energía han ido orientadas a beneficiar al poderoso sector eléctrico, a las peligrosas centrales nucleares y a la industria del petróleo y en contra de la defensa del medio ambiente, y de los consumidores de energía eléctrica, que vieron incrementarse sus facturas en más del 80% desde que Aznar privatizó esa industria. 

Su obcecada e inhumana decisión de no legislar para impedir los cortes de luz a familias en estado precariedad, que todos los inviernos causan muertes, y las facilidades que Soria da las empresas eléctricas huele a chamusquina tanto o más que un cable eléctrico quemado.

Recogida de firmas de Greenpeace contra el impuesto al sol:



¡¡Por favor!! Mi casero me impone pagarle un dinero que le debía y con los 426 euros de la Rai no me llega para pagar la luz ¡¡Ayudarme a no caer en el pobreza energética!!


Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…