Ir al contenido principal

24M: El día que la ciudadanía recuperó la dignidad.


No hay duda de que anoche cientos de miles de ciudadanos exhalaron un fuerte suspiro de alivio al saber que el País Valenciá se ve libre ¡por fin!, de la dictadura del latrocinio y la beatería. Que las capitales más importantes del Estado, Madrid, Barcelona y Valencia tendrán alcaldesas de izquierdas –‘comunistas’ se dolía el impresentable Marhuenda, que anunció que se iría de España si ganaba Ada Colau, ya está tardando- y que en pueblos donde el PP parecía tener la exclusiva del gobierno local, también acaban veintitantos años de prepotencia, compadreos y corrupción. 
 
La ciudadanía está de enhorabuena, mientras que los políticos del PP y la prensa cavernaria andan lanzando desesperados mensajes, continúan con las falacias y, desde las cadenas más afines al PP, intentan presionar a Ciudadanos, uno de los partidos que no ha cumplido las expectativas que le presentaban como la gran esperanza del sistema, para que sí o sí apoyen al PP aunque de las declaraciones de sus dirigentes no parece que vaya a ser tan fácil. Y es que es mucho lo que se juega esa formación en una etapa, la que comienza hoy, en la que ya se ha iniciado la campaña electoral para las elecciones generales de noviembre. Por esa razón en programas como el de Susana Griso, Espejo Público, o ‘Las Mañanas de Ana Rosa’, los tertulianos, casi exigían a Ciudadanos que apoye al PP, o daban por hecho que lo harán. Una balbuceante Ana Rosa Quintana, no podía ocultar su rabia por los resultados de las elecciones. Resultaba patética. 

El PP ha perdido en todo el Estado casi 2.5 millones de votos. El PSOE tampoco cosecha grandes resultados, sin embargo podrá gobernar en algunas comunidades si cuenta con el apoyo de Podemos o, en el caso del País Valencià, de Compromís. Extremadura y Castilla La Mancha volverán a ser feudos socialistas si pactan con Podemos que, independientemente del número de votos, concejales o escaños autonómicos, es el gran ganador de estas elecciones, que, a pesar de las interpretaciones de los analistas defensores del establishment, ha conseguido romper el bipartidismo, que solo logra, en estas elecciones el 52% de los votos, índice muy lejano a las épocas en las que los dos grandes se repartían el pastel del poder. 

El partido surgido tras el reto de Raxoi a los indignados del 15M, aquel “si quieren hacer política que hagan un partido”, despreciativo y retador, tuvo su respuesta en Podemos y será la tumba del PP. La ciudadanía despierta de un letargo de muchos años de resignación. Aún siguen algunos escépticos ciudadanos murmurando ese mantra de la derecha del “todos son iguales”, repetido con el propósito de que les siguieran votando. Si de aquí a Noviembre o Enero de 2016, demuestran que no es así, o como dijo esa espléndida mujer, Manuela Carmena, consigue ilusionar a todos con una gestión impecable y solidaria, es muy posible que el cambio se consolide en todo el Estado, de una vez y por mucho que el electorado más reaccionario  siga haciendo dengues al progreso y a la izquierda.

Podemos ha roto el bipartidismo, y al PSOE no le queda más opción que pactar con el partido de Pablo Iglesias por mucho que en la campaña tildara a esa formación de populista o chavista. O se apoya en Podemos o apoya al PP. Y eso no se lo perdonaría el electorado. 

Ver anoche a Rita Barberá hablando patéticamente de ‘pactos de Estado’ para cerrar el paso a los radicalismos resultó risible. Barberá pretende agarrarse irracionalmente al poder del mismo modo que una garrapata se prende del organismo al que parasita. Su rostro y sus reproches al electorado pusieron fin a un mandato de desprecio por la ciudadanía, abusos y arbitrariedades. Parafraseando a Machado bien pueden exclamar los valencianos “Buena Rita y equipaje ¡buen viaje!”. 

En Castilla-La Mancha, Cospedal y su infame reforma electoral la hicieron víctima de sus argucias. El sistema que articuló para perpetuarse en el poder le ha pasado factura. El tiempo de gobierno del PP en Castilla-La Mancha supuso cuatro años de recortes, de pérdida de derechos y libertades y de unas legislaciones contra los animales y los espacios naturales que, es de esperar, se deroguen en cuanto gobierne la izquierda.
Baleares, Extremadura, Aragón, Galicia… La ciudadanía está recuperando su dignidad y sus derechos. Las ciudades tendrán otro color y se podrá respirar mejor. 

La imagen de este cambio, de la recuperación de la dignidad quizá sea la que el futuro proporcione la Policía Municipal de Barcelona cuadrándose ante Ada Colau, a la que en tantas ocasiones golpearon por defender a los desahuciados. 

La ciudadanía está recuperando su dignidad y estas elecciones solo son el primer paso.
Esquirlas de actualidad. 

En Xátiva, el feudo del corrupto Rus, la dignidad ciudadana lo ha desterrado. Igual que en Torrevieja, donde tras veinticuatro años de gobierno del corrupto Pedro Hernández Mateo, y cuatro de un gris Eduardo Dolón, la izquierda ha logrado deshacerse de un partido que, durante ese tiempo, no hizo sino hacer una ciudad a su medida, con un urbanismo de locos, donde siempre imperó el amiguismo, la prepotencia y la arbitrariedad.
***

Daba gusto ver en La Sexta a Ada Colau y Pablo Iglesias sonriéndose mutuamente y dándose la enhorabuena. Un soplo de aire fresco.
***
En Cádiz, tras veinte años de gobierno de la impresentable pepera Teófila Martínez, la que decía que los pobres no tenían derecho a plantear reivindicaciones, ha perdido la alcaldía en favor del candidato de Podemos.
***
La Marea Atlántica dio la sorpresa en Santiago y A Coruña. También en el feudo de Feijóo, donde no hubo elecciones autonómicas, la ciudadanía se hace dueña de su destino.   
***
El machista León de la Riva pierde el Ayuntamiento de Valladolid, y se va, como el nada demócrata que es, quejándose de que lo hace porque los minoritarios ‘cambiarán cromos para echarle’.
***
Anoche y esta mañana Raxoi, siguiendo su costumbre cuando las cosas no le van bien, estuvo “mès mut que un ànec del Penedès”. Habrá que ver qué dice cuando diga algo.

Visto y leído por ahí. 

El sano entusiasmo de Manuela Carmena
Y la desesperación de Rita:


***







Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…