Ir al contenido principal

Los europeístas del TTIP y los antieuropeos de izquierdas.



Hace años, cuando este país vivía bajo la bota de la dictadura del genocida Franco, pertenecer a la entonces Comunidad Europea suponía un sueño de libertad, una garantía de bienestar y derechos que veíamos como inalcanzable. Ser país miembro de la CE suponía ser ciudadanos libres en regímenes democráticos. Es posible que los ciudadanos de Grecia, bajo la bota de los coroneles, o los portugueses coartados por la dictadura de Salazar sintiesen igualmente el mismo anhelo. Pertenecer a Europa era ser libres.

Mas la historia da cambios sorprendentes y en el presente ser miembro de la UE no es sinónimo ni garantía de libertades. Lo vemos, y sufrimos, en esta España gobernada por un partido filofascista a cuyo Ejecutivo esa supuesta garantía de libertades llamada UE no exige el cumplimiento de normas democráticas y lo único que hace es reclamar una serie de cumplimientos económicos que limitan los derechos de los ciudadanos.

En el presente la UE ya no es símbolo de libertad ni garantía de bienestar, sino todo lo contrario. Se ha convertido en un club siniestro, cuyos mandatarios están dando evidentes síntomas de estar más cerca de una sociedad secreta, o una secta, que de una asociación de países libres. Así lo considera Helmut Scholz, el eurodiputado de la Izquierda Unitaria Europea con más información sobre el acuerdo con Washington, el TTIP, que advierte del riesgo de que Bruselas apruebe un tratado base, un "acuerdo vivo" en el que no se acoten los límites de la alianza.

Las quejas de la izquierda sobre el secretismo con el que se están llevando las negociaciones de ese tratado comercial, del que tan solo se permite a los diputados europeos consultar durante un tiempo limitado y sin bolígrafos ni papel, móviles o cualesquiera dispositivos que permitan reproducirlo para que la ciudadanía pueda conocer los términos de un documento que tan solo beneficiará a las empresas, y que hará perder a los Estados soberanía y a los ciudadanos europeos aún más derechos, pone en evidencia que la actual Europa no es sino una asociación de poderosos en busca de aniquilar los derechos de los europeos en beneficio de la rentabilidad de los negocios de las élites.

Así las cosas entre la izquierda está cundiendo similar escepticismo al de partidos de derechas que cada día toman mayor auge en algunos países europeos, como en Francia Marie Le Pen, precisamente por oponerse a los dictados de la UE. El euroescepticismo está también calando en la Izquierda Europea que siempre fue europeísta. Mas no con el concepto que de Europa tienen en la actualidad los mandatarios ultraliberales, que imponen un modelo de la Europa de los especuladores frente a la Europa de los pueblos, la que ansiaron en el pasado los ciudadanos de países sometidos a dictaduras.

Si en aquellos tiempos ser miembro de la UE era garantía de libertades, la actual pertenencia al actual club de países europeos, divididos en naciones del norte ricas que imponen sus políticas económicas a las del sur, está creando un enorme rechazo en la población de países como Grecia, Portugal, España, y Francia, sin contar a los británicos siempre distantes de la UE, que no cayeron en la trampa de aceptar el euro como moneda.

La opción de salirse de la eurozona, o incluso abandonar la UE, ya no es sinónimo de políticas de derechas, ni de enemigos de la democracia sino todo lo contrario. Para griegos o españoles supondría liberarse de los dictados de unas políticas económicas no solo ultraliberales, sino impuestas por los bancos deudores en contra de los derechos de los ciudadanos, como reconocía no hace muchas semanas un miembro del FMI respecto al rescate griego.

En esas circunstancias no es de extrañar que el primer ministro heleno, Alexis Tsipras, se resista a las presiones de la UE en cuanto a las normas que esta le dicta, en contra de su propio programa electoral. O que muchos españoles consideren que la salida de la eurozona o la auditoria de la deuda pública son necesarias para recuperar soberanía y derechos hurtados a la población por las exigencias de una UE al servicio de los bancos alemanes.

Hace unos días el Director Gerente de la Fundación Alternativas –un think tank de ideología progresista, auspiciado por el PSOE-, Carlos Carnero, eurodiputado socialista, escribía en su blog del Huffintog Post, “Tsipras es un antieuropeo, o si lo queremos decir de una forma más suave, un euroescéptico radical. Por él esta UE podría desaparecer mañana mismo y lo consideraría un triunfo”.  Para el eurodiputado socialista la posición de Tsipras resulta censurable por su antieuropeismo, sin darse cuenta de que nadie está haciendo tanto por esa posición como los grupos popular y socialista en el Parlamento y las instituciones europeas, dado que las han convertido en meras correas de trasmisión de los deseos y negocios del ultraliberalismo más reaccionario y depredador.

Los ‘buenos europeistas’ a juicio de los actuales mandatarios de la UE y sus nada opositores partidos socialiberales, que abandonaron la socialdemocracia hace años en pos de un liberalismo económico lesivo y saqueador de los derechos de los europeos del sur, son aquellos dispuestos a perpetrar la mayor cesión de derechos y de soberanía a las multinacionales estadounidenses a través del secreto TTIP, que supondrá más paro en la UE, mayor pérdida de derechos y un empobrecimiento aún mayor de los europeos.

Cabe preguntarse qué clase de europeístas son estos mandatarios actuales, dispuestos a ceder derechos y soberanía, independencia económica y libertad, para legislar en beneficio de multinacionales en lo que es una verdadera traición a la idea de una Europa de los pueblos.

Si se analiza la situación con imparcialidad, la realidad es que los antieuropeos no son ni Tsipras, ni Helmut Scholz ni Pablo Iglesias, sino Jean Claude Junker, Ángela Merkel o Carlos Carnero, personajes dispuestos a vender su alma al diablo, o al TTIP, por no se sabe qué prebendas, a cambio de dejar a Europa desarbolada de derechos y soberanía. Los antieuropeos son ellos, no los que rechazan una Europa de las multinacionales y los especuladores financieros. Son ellos los que están acabando con el europeísmo.
Esquirlas de actualidad. 

El pasado miércoles el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz,  relacionó la fundación Nous Catalans, dirigida por Àngel Colom y vinculada a Convergència, con el yihadismo. Hablando de extremistas en El Matí de Catalunya Ràdio, el ministro afirmó que "a raíz del proceso independentista recuerdo una fundación, Nous Catalans, en la que a mucha de esta gente se la intentaba captar, hacer proselitismo en el seno de esta comunidad con el hecho de la independencia". Las insidiosas palabras del peor ministro del Interior que se ha sufrido en esta pseudodemocracia acaban de tener una justa respuesta con la realidad. Quienes apoyaban a los yihadistas detenidos recientemente en Catalunya eran los neonazis, que no están tan lejanos ideológicamente a la extrema derecha a la que pertenece el ministro. El líder de lo que en su día fue España 2000 -que ahora se llama Movimiento Social Republicano-,  con implantación en Catalunya -pero sobre todo en el País Valencià, donde siempre contaron con el apoyo más o menos velado del PP-, facilitó al presunto líder de la célula yihadista y amigo suyo Antonio Sáez Martínez , alias Alí, peluquero de profesión, diversos datos para llevar a cabo un atentado con bomba a contra la librería judía La Pedra, de Barcelona, según se supo tras los interrogatorios del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz. Ante esos descubrimientos el filofascista Fernández debería dimitir por acusar falsamente a los independentistas catalanes. Pero ya se sabe que en este país de políticos reaccionarios y corruptos no dimite ni el dios del ‘piadoso’ ministro.

***
“Aznar y González se unen en la denuncia de los abusos en Venezuela” titulaba triunfante el diario El País, obsesionado siempre contra el país bolivariano y al servicio de los intereses de la financiera norteamericana que es su principal accionista, para contar que los dos expresidentes se pusieron de acuerdo con otros líderes sudamericanos de derechas, como los mexicanos Felipe Calderón y Vicente Fox, los colombianos Belisario Betancur y Álvaro Uribe, el chileno Sebastián Piñera y el uruguayo Julio María Sanguinetti. Otros medios se apuntaron a contar que la censura contra Maduro la habían firmado 26 presidentes, cuando la realidad es que de que presiden gobiernos en Sudamérica pocos apoyan las críticas al gobierno venezolano, sino más bien al contrario. Si alguien pensaba aún que Felipe González era socialdemócrata –socialista nunca lo fue- su posicionamiento al lado de lo más reaccionario de la política española y sudamericana dejan claro el talante del expresidente del PSOE. Resultaría chocante que González dedicara sus esfuerzos a defender golpistas venezolanos gratis et amore, cuando en su país nunca se dignó salir en defensa de los cientos de miles de desahuciados, de los detenidos por manifestarse contra el Gobierno de Raxoi o de los sindicalistas encarcelados por participar en huelgas, en el caso de que alguien considerase al expresidente un hombre de izquierdas. Como queda claro que no lo es, se alía con lo más reaccionario de América Latina y de su propio país. Qué asco da.
***
Según un sondeo de Metroscopia para El País, aun sabiendo que las encuestas suelen dar el resultado que quieren quienes las encargan, Podemos se mantiene en cabeza de intención de voto, lo que no impide que el manipulador diario de Prisa titulase a primera hora de la mañana que “Podemos se estanca y pierde apoyos a favor del PSOE”, aunque más tarde se decantase por un titular menos lesivo para el partido de Pablo Iglesias: “Menos de tres puntos separan a los cuatro partidos líderes”. Destaca la encuesta de El País, que torticeramente oculta la intención directa de voto, que el 77% del electorado se inclinan por la idea de que PP y PSOE dejen de ser partidos predominantes en favor de Podemos o Ciudadanos, con coaliciones que dejen gobernar a la lista más votada. A pesar de los engañosos titulares del diario de Prisa, está claro que la voluntad del electorado se inclina por Podemos más de lo que refleja el sondeo manipulado por un diario sometido a las indicaciones del PP y del poder financiero internacional.
***
Visto y leído por ahí. 
 España tiene el triste record en abandono de animales y crueldad con los más indefensos, y una legislación descompensada que permite que el delito de crueldad con los animales se castigue de distintas formas en las diversas comunidades. En Change.org. se lleva a cabo una recogida de firmas para que se legisle con más contundencia contra esas salvajes acciones y de forma coordinada en todas las comunidades.

Un domingo más Javier Gómez Angulo nos regala una muestra de su buen hacer como pintor. He aquí la obra de arte con mayúsculas que nos ofrece hoy:

Escuchar a Leonar Cohen es siempre un placer. Este vídeo lo colgó en Facebook Mª Dolores Amorós.

Nos quejamos de la falta de honestidad de los medios españoles en el presente, pero la cosa viene de atrás, como otros tantos asuntos los medios realizaron una falsa transición igual que los políticos de este penoso país:
Aunque también la prensa dio grandes personajes valientes y honestos que nadaron contracorriente y les costó la libertad, como el recientemente fallecido Xavier Vinader. Un periodista de los de antes, que no cortaba y pegaba comunicados enviados por el poder. Un modelo a imitar por muchos jóvenes y no tan jóvenes.






Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…