Ir al contenido principal

La regresión de la ley del aborto y otras miserias de este penoso país



El diputado del PP, José Eugenio Azpiroz, se negó a apoyar la reforma del aborto impulsada por Rajoy que obliga a las mujeres de 16 y 17 años a contar con el consentimiento de sus progenitores para interrumpir su embarazo porque a la vez no se elimina de la norma que el aborto sea un derecho de las mujeres. El conservador diputado del PP explicó al diario.es su posición porque considera que “el matar a alguien no es un derecho de nadie. No es un derecho a su propio cuerpo, es un cuerpo que lleva consigo, que lo ha generado junto con el padre, pero que en definitiva no es su propio cuerpo”. Las tesis de este diputado del PP, que son las mismas que la de la más reaccionaria secta católica, parte del criterio machista de que la mujer no es dueña de su propio cuerpo y hace valer, también, la falacia anticientífica de que una célula fecundada es un niño. 
 
Resulta, además, chocante que los ultraconservadores que con tanto ahínco defienden la vida de células fecundadas, no caigan en que ellos han causado, con sus medidas económicas muchas más muertes que los abortos que se registran en este país si se tiene en cuenta que solo a causa de la negativa de proporcionar Sovaldi a los enfermos de hepatitis C fallecieron en el pasado año 4.400 personas, que a causa de la pobreza energética se produjeron en 2014 24.000 muertes de personas a las que sus dolencias se  agravaron por el frío o, incluso, al verse privada de respiradores. Que, a causa de la crisis y los desahucios, se calcule, aunque no existen datos estadísticos que se ocultan con obstinación, que superaron los cinco mil, un 16% más que el pasado año. Si a esas cifras se suma la cantidad de gente que falleció porque no podía pagar el repago de sus medicamentos, como exponía ayer mismo un médico canario, que denunciaba que pacientes de enfermedades coronarias prescindían de un específico que les costaba 100 euros, cuando tenían tan solo ingresos de 426 euros y que dar de comer a toda su familia, se completa un panorama del genocidio silencioso que lleva a cabo este Gobierno contra los más débiles económicamente. 

En tanto, los diputados del PP se preocupan por las células fecundadas y limitan el derecho de las mujeres menores de 16 años a ser ellas las que decidan sobre su maternidad, poniendo la decisión en manos de padres que podrán determinar su futuro en base creencias religiosas, la prensa continúa aportando datos del latrocinio sistemático de los privilegiados que contribuyeron, y contribuyen, con sus fugas de capitales y el uso ilegal de las arcas públicas a que, como indican las cifras recogidas en el anterior párrafo, causaran la muerte de miles de personas. 

En los últimos días la prensa viene informando de que Rato se acogió a la impresentable amnistía fiscal de Montoro –después de haber criticado la criticable medida cuando la aplicó el Gobierno de Felipe González-, y que podría haber caído en el ilícito de evasión de capitales y fraude fiscal. Señalan, además, que no fue solo Rodrigo Rato –Rata empieza la gente a llamarle-, el único político del PP que se acogió a una medida fiscal que, desde que se dictó llevó al convencimiento de infinidad de personas, incluida esta bloguera, de que esa gracia que consagraba las malas prácticas fiscales se hizo para que se beneficiasen de ella no pocos integrantes del PP, de los que hasta ahora solo se conocen los nombres de Rodrigo Rato y Luis Bárcenas. Aunque la lista podría contar con más de setecientos nombres de los que Montoro no está dispuesto a informar por no vulnerar la ley de divulgación de datos que se saltó a la torera cuantas veces quiso, al señalar a actores, periodistas o cualesquiera que le desagradase como defraudadores del fisco. 

Al tiempo que el Gobierno del PP aprobaba en el Congreso la reforma de la ley del aborto con el propósito de limitar los derechos de las mujeres más jóvenes a las que condena a depender de la voluntad de sus padres, para defender los derechos de las células fecundadas, que no niños, ese mismo Ejecutivo, que tan poco aprecio tiene por la vida de los nacidos como por la de otros seres no humanos, permitía que se repitiese en las costas de Canarias una tragedia similar a la del Pestrige, y que es probable se reproduzca con similar dramatismo. De momento ya hay una víctima detectada, una tortuga boba, especie en peligro de extinción y por ello protegida, recogida por la Guardia Civil del mar, manchada de combustible y con síntomas de haber ingerido fuel, procedente del pesquero ruso Oleg Naydenov, que se hundió frente a las costas de Maspalomas con cerca de 1.410 toneladas de fueloil del tipo IFO 380.

Lo sucedido con el Oleg Naydenov se parece siniestramente a lo que aconteció con el Prestige, que dio lugar a una de las mayores catástrofes medioambientales sufridas en las costas atlánticas y cantábricas de este país. Porque al igual que sucedió con el petrolero de registro griego y con bandera de Bahamas en noviembre de 2002, las autoridades decidieron sacar a alta mar, esta vez frente a las costas del sur de Fuerteventura, al Oleg Naydenov que se incendió en la dársena del Puerto de la luz. Según denunciaron grupos ecologistas “fue paseado hasta aguas del sur de Fuerteventura y de aquí, una vez que el fuego fue sofocado, volvió a llevarse hasta el puerto de la capital grancanaria para ser reparado. Fue en este camino de regreso a Gran Canaria cuando la embarcación se hundió, antes de ser evaluada por Salvamento Marítimo para saber el verdadero estado del mismo”. 

Las manchas de combustible ya se han extendido por seis kilómetros alrededor del pecio, aunque el Ministerio de Fomento sólo ha activado el nivel mínimo de emergencia. No pasa nada, al fin y al cabo solo morirán criaturas marinas, nada que ver con la importancia de un cigoto humano, esos por los que el PP vela continuamente, y que dejan de ser de su interés una vez que son seres humanos.
Esquirlas de Actualidad

La concejal de Cultura (?) del Ayuntamiento de València, Mayrén Beneyto, del PP, se despidió de su cargo con un escrito en Facebook en el que perpetraba infinidad de faltas de ortografía y sintácticas, de las que no suelen cometer ni estudiantes de 1º de ESO, a pesar de que la señora Beneyto hace decenios que debió de acabar sus estudios, si es que los realizó alguna vez, dadas las muchas atrocidades que comete en el texto, como la de escribir aria por área, no concordar adecuadamente, no respetar espacios, o escribir solo dos puntos suspensivos en lugar de los tres que indica la recta manera de escribir. Para justificar su desafuero, la señora Beneyto, que también es Presidenta del Palau de la Música de Valencia, manifestó que escribió la carta tras llegar a casa a las 23.15 horas "después de un día cargado de trabajo y de preocupaciones". Eso "hizo que el corazón me fuera más rápido que la cabeza”, alegando que era una misiva privada dirigida a sus amigos. No cuela, señora Beneyto. Ni hartas de whisky las personas que conocemos la ortografía y la sintaxis hacemos tales barbaries. Se puede escapar una coma, puedes no acabar una frase…pero ¿confundir área con aria? ¿olvidarse de que una oración consta de verbo, sujeto y predicado? No señora Beneyto, quien escribe de ese modo es porque lo hace así siempre. Fue nombrada para un cargo ignorando el mérito y la capacidad porque primó el amiguismo político, como siempre sucede entre los partidos de la casta, en los que no se mira la preparación de los cargos públicos sino su fidelidad o aborregamiento, y con esa carta se ha descubierto su falta de preparación. No hay más que verla, cargada de joyas y con esa expresión de dama rancia, para saber a qué clase de mujer pertenece. Esa clase que a muchas nos hace desear ser cualquier otra cosa menos algo parecido a lo que personifica, usted o quien la nombró, otra impresentable como Rita Barberá.
***
Este 16 de abril se celebra el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil. La esclavitud, ya sea la que se ejerce contra niños o adultos, es una lacra abolida en todo los países del mundo, al menos en  teoría, porque en la práctica ha adoptado nuevas formas, como sucede en nuestro país en el que ya se están dando contratos de trabajo a cambio de alejamiento y comida, o con salarios tan bajos que obligan a recurrir a la caridad para poder comer porque no dan ni para llevar una vida digna. Además, son cientos de miles quienes, en todo el mundo, sufren trabajos forzados, explotación sexual o tráfico de personas. La OIT –Organización Mundial del Trabajo- cifra en 19 millones las víctimas de explotación por parte de personas particulares o empresas. Dentro de ese grupo se engloba la servidumbre doméstica, que en algunos casos llega a convertirse en una forma de esclavitud ya que el trabajador no puede abandonar la casa en la que trabaja y es sometido en ocasiones incluso a abusos físicos, así como los trabajadores explotados en fábricas o en la extracción de minerales. La explotación sexual genera unos 21.800 dólares de media para los traficantes por cada víctima. Estas, por su parte, suelen sufrir todo tipo de amenazas para obligarlas a seguir trabajando y en muchos casos, también, abusos físicos. Muchas de las mujeres víctimas de explotación sexual  se ven encadenadas a esa situación por la deuda contraída para poder escapar de sus países con la promesa de un futuro mejor en otros. Y todavía hay políticos en este país que quieren legalizar la prostitución en contra de lo que han hecho países como Suecia, que prácticamente acabó con esa humillante práctica penalizando a los consumidores de tal aberración.
Visto y leído por ahí. 

Interesante diálogo entre Julio Anguita y Juan Carlos Monedero sobre las nuevas estrategias de la izquierda

La carta de la concejal de Cultura (?) de València

Con su habitual humor, Javier Marcos Angulo habla en este posteo sobre el Gobernador del Banco de España, Luis Linde, y las lindes de terrenos que tantas trifulcas generan en el mundo rural




Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…