Ir al contenido principal

La detención de Rato y las cintas de Javier de la Rosa. Quousque tandem, sistema?



El mismo día que se conocían unas explosivas cintas del empresario y financiero conocido por el ‘escándalo Kio’, Javier de la Rosa -en el que se le condenó a cinco años de prisión, por apropiarse de 500 millones de dólares, que él siempre mantuvo haber entregado a varios partidos durante la guerra de Golfo Pérsico en 1991-, saltaba la noticia de la detención del otrora poderoso Rodrigo Rato, el exvicepresidente económico de José María Aznar, cargo que los medios vienen omitiendo en sus crónicas, hablando de él como Presidente Gerente del FMI, o Presidente de ese pozo de corrupción llamado Bankia.

Son dos acontecimientos que se solapan en la información del día de ayer y que  ponen de manifiesto el estado de podredumbre que la ciudadanía viene sufriendo en este país desde la falsa transición, porque toca todas las instituciones del Estado, incluida su jefatura en la persona, de nada dudosa inmoralidad, de Juan Carlos I. Lo que hace pensar que el número de la detención de unas horas de Rodrigo Rato no fue sino una cortina de humo para que los medios no insistiesen en lo que contó Javier de la Rosa y que involucra en el latrocinio del Estado del rey abajo a todo aquel que rozase el poder.

Y es que unas horas antes de la mediática minidetención de Rato –tan solo fue retenido durante las horas que duró el registro de su despacho- saltaban a los medios los audios que el llamado ‘Pequeño Nicolás’ había grabado a Javier de la Rosa, en el que este daba unos datos que, de ser este un país democrático y existir jueces con sentido de la responsabilidad, el asunto de Rato habría quedado en una mera anécdota porque el sistema se habría puesto a trabajar para aclarar, y castigar en su caso, todas las tropelías que de la Rosa asegura cometieron desde el Rey a Miguel Roca, pasando por Aznar, González, Jordi Pujol o Jorge Fernández, y un largo etcétera de lo más granado del poder que recibieron dinero para sí o sus partidos, estafando al pueblo. El relato de la Rosa habla de maletas llenas de dinero que algunos políticos se llevaban a primeras horas de la mañana: “Rato, Aznar y Felipe González se llevaban maletas de dinero del Seguribank" afirma De la Rosa en la grabación que la policía incautó tras su detención a Francisco Nicolás.

Toda la podredumbre que revela el financiero responde al afán de descubrir detalles sobre la fortuna del Molt deshonorable Jordi Pujol por parte del Gobierno, que utilizó a ese personaje que apareció en los medios como un bufón de la corte, el ‘Pequeño Nicolás’, y que se está desvelando como el paradigma de los modos de un régimen de amiguismos, secretos a voces, malas prácticas, intrigas mafiosas y todo el catálogo de lacras de un régimen corrupto que hace aguas por todos lados y que, de sus reventadas costuras, salen toda clase de miasmas.

La razón por la cual el Gobierno ha elegido a Rodrigo Rato, de entre los 725 políticos que se acogieron a una amnistía fiscal hecha a la medida de los amigos del Gobierno es, de momento, un arcano. El PP saca pecho diciendo que la Agencia Tributaria funciona, que da igual quien se sea, porque la ley persigue a los defraudadores y corruptos. Y aún González Pons, el pícaro Estebanillo del PP, se ufana de que “si un partido como el PP no pone ningún obstáculo para que un icono como Rodrigo Rato pase por lo que ha pasado, algún crédito tiene que tener". Sin embargo, existen zonas obscuras en este asunto como, por ejemplo, que Montoro optase por la Fiscalía provincial de Madrid para judicializar el caso, sin comunicarlo a Anticorrupción, que es quien debiera haber intervenido.

La prensa sumisa, casi toda, pareció conjurarse para que los ciudadanos no recordasen que Rodrigo Rato fue vicepresidente económico del Gobierno de Aznar, el ‘hombre milagro’ del milagro económico que vendieron PP y oligarquía, aunque detrás de aquel cacareado milagro estuviese la liberalización del suelo, la burbuja inmobiliaria y todo un entramado económico, montado al aire como los brillantes de muchos quilates, que se hundiría en pocos años dejando al pueblo en la miseria y a los ricos aún más ricos y más defraudadores del fisco. Al final se ha sabido que el Director Gerente del FMI –del que de momento nada sabemos de su espantada de esa cueva de explotadores-, el Director de Bankia, el hombre milagro del milagro económico en tiempos de Aznar era un impostor, porque ni siquiera era un brillante economista como los voceros del PP querían hacer creer, sino un gris e intrigante abogado.

Si la judicatura fuese independiente, y funcionase como es debido, a estas horas Javier de la Rosa tendría que estar declarando sobre todo lo que le dijo a Francisco Nicolás, entre otras cosas estas escandalosas afirmaciones que, de ser ciertas, deberían remover los cimientos del Estado: “a quien traían el dinero en efectivo la tonta esta de la amante [Victoria Álvarez] y el Jordi [Pujol Ferrusola] era a Josep, porque era amigo de [Arturo] Fasana y Fasana, tú y yo sabemos que tiene en sus cuentas 300 millones del rey. Y por eso está ahí bloqueado el tema Gürtel. Y tú y yo lo sabemos, no lo sabe nadie más… Están los Albertos con el rey con 300 millones, así de claro. Porque me deben a mí mucho dinero los Albertos y por eso lo sé”.

En lugar de investigar el lodazal de corrupción que afecta al Estado, los jueces se dedican a defender a la oligarquía financiera, consagrando el latrocinio que perpetró la banca contra los ciudadanos. Así el Tribunal Supremo dio un toque de atención a las Audiencias Provinciales, por los miles de sentencias que llevan dictadas sobre la nulidad de las cláusulas suelo, que deberían devolver los bancos cuando estas fueron abusivas, porque considera que muchos miles de procedimientos en trámite “causarían un trastorno grave a la economía si se devolviera el dinero de forma retroactiva”. Esto es, que aquellos que fueron robados deben resignarse al latrocinio para no causar un trastorno, no a la economía, como dice el Supremo, sino a los oligarcas financieros, consagrando así el derecho de los bancos a robar al pueblo.

Algo similar deben pensar de los casos de corrupción que denuncia De la Rosa sobre las prácticas corruptas de los integrantes del régimen, porque pueden considerar que procesar a tanto hombre público puede acabar con el establishment.

Al final va a resultar que todos los que estuvieron presente en aquella boda del Escorial, incluido el monarca, estaban en la misma ‘pomada’ familiar de una red mucho más corrupta y con muchos más actores que los que creemos formaron parte de la trama Gürtel. Porque, según se vislumbra, esa trama no lo era solo del PP sino de un régimen que nació corrupto, hijo de una dictadura infame y que, como tal, se ha perpetuado entre el lodo maloliente del latrocinio al pueblo.

Si el pueblo sigue aguantando y el régimen abusando de su paciencia, la situación se irá pudriendo, cual forúnculo infectado, y acabará todo con una explosión de pus sanguinolento que se llevará a unos y otros por delante. 


Las declaraciones en audio de Javier de la Rosa. 


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…