Ir al contenido principal

Lo que no nos cuentan los medios obsesionados con el accidente del avión de Germanwings.



Tres días llevan los medios informando, única y exclusivamente, de la tragedia del avión de Germanwings que se estrelló en los Alpes franceses. O que estrelló intencionadamente su copiloto, según las últimas informaciones. Las especulaciones sobre la causa del accidente se repiten a cada minuto, la última que el copiloto estrelló el avión intencionadamente. Una información que, exprimiéndola mucho, daría para cinco minutos de informativo televisivo y para media página de periódico de papel. Sin embargo, tertulias e informativos exprimen, en ocasiones con comentarios de inadmisible morbo, todo lo relacionado con la tragedia, dando de lado noticias que tendrían que proporcionar a los espectadores y lectores si la prensa cumpliese con la inexcusable obligación de informar verazmente a la ciudadanía de cuanto ocurre en el país.

El trágico accidente aéreo ha permitido, entre otras cosas, que la prensa no haya dado cuenta de la aprobación definitiva, con el rodillo de la mayoría absoluta del PP, de la ignominiosa Ley Mordaza que retrotrae las libertades formales a tiempos de la dictadura. A partir de hoy manifestarse en contra del poder, o expresar libremente opiniones en Internet constituirá un riesgo para los ciudadanos. Periodistas y blogueros tendrán que volver a escribir entre líneas, como durante la dictadura del genocida Franco, si no quiere arriesgare a vérselas con un poder que no admite críticas, y que considera ilegales, al estimar que algunas ideas ofenden a la patria o las intocables autoridades del Estado. La prensa ya no podrá grabar ni fotografiar los abusos policiales en las manifestaciones, menos aún cualquier bloguero que desee informar de ello en la red, tampoco podrán los medios dar cuenta de las investigaciones de casos de corrupción, ni expresar ideas que puedan ofender a determinadas mentes sensibles, siempre, obviamente de la derecha. Tampoco se podrá intentar impedir desahucios, manifestarse libremente o discutir con la policía que, a partir de la aprobación de la ley mordaza se convertirán en juez y parte de cualquier conflicto ciudadano.

Que el partido en el Gobierno haya aprobado esa ley con toda la oposición política en contra y no solo, porque igualmente jueces, fiscales, movimientos sociales y no pocos intelectuales se hayan mostrado en contra de una ley fascista, no fue hoy causa de análisis en tertulias ni noticia en presa escrita o informativos televisivos, muy ocupados en contarnos el tamaño de los restos del avión siniestrado, o incluso, dando detalles de mal gusto cómo del estado de los cadáveres de las víctimas del accidente.

Tampoco se debatió, ni informó, de que esa ley, de corte reaccionario y dictatorial, autoriza las devoluciones de inmigrantes ‘en caliente’ que vulnera los Derechos Humanos y los tratados internacionales, como avisó reiteradamente el Comisario de Derechos Humanos de la UE, Nils Muiznieks que advirtió de que, de aprobarse, España se arriesgaría a sanciones económicas que, por supuesto, no pagarán aquellos que vulneran las leyes internacionales, sino los españolitos de a pie con sus impuestos. Los medios están muy ocupados especulando con las causas del accidente, entre otras cosas, porque los más reaccionarios, como teleraxoi, la otrora RTVE, cuyos tertulianos dedican horas de especulaciones buscando colgar la autoría al terrorismo internacional, no sea que a alguien se le ocurra poner en tela de juicio la honestidad de las compañías aéreas alemanas, que pudieran haber antepuesto la avaricia a la seguridad de los viajeros.

Al PP, además, le ha venido muy bien que los medios dediquen prácticamente la totalidad de la información al trágico accidente para evitar que se informe de las reacciones de parte de sus dirigentes al varapalo electoral andaluz, del que culpan, buena parte de ellos, al propio Raxoi, al que reprochan tener ‘el temperamento de una almeja’ y no ser capaz de reaccionar ante las dificultades, dejando al albur del destino los resultados electorales de las municipales y autonómicas, que tiene a los barones territoriales de los nervios, ante la perspectiva de perder un poder que les proporcionó prebendas y beneficios durante lustros.

Las peleas internas del PP tras los comicios andaluces, que han movido a algunos barones a intentar mover la silla de Raxoi ayudados por dirigentes de las empresas del IBEX, como parecen estar haciendo los liberales, tendría que ser objeto de análisis informativo y noticias, en lugar dedicar horas de información y ríos de tinta virtual y real, a desgranar detalles sobres los familiares de las víctimas del accidente del avión de Germanwings que deberían quedar en la más absoluta privacidad.

Porque, por mucho que los medios ‘oficiales’ hayan intentado ocultarlo, los digitales comenzaron el lunes a dar información sobre la tormenta interna en el seno del PP que llevó a los barones de ese partido a no presentarse a la reunión del Comité Ejecutivo nacional o reconocer, como hizo el ministro de AAEE, García Margallo, que los resultados electorales del PP en Andalucía fueron ‘infinitamente peor de lo esperado’. Criticaron algunos dirigentes del PP que el hecho de centrar las campañas electorales en los logros económicos de Raxoi, que no percibe la población, porque estos tan solo benefician a las grandes fortunas, no funcionarán de cara a las elecciones municipales y autonómicas.

En un país con periodistas que cumpliesen con su obligación de informar verazmente, informativos y tertulias dedicarían el tiempo a analizar no solo las guerras internas del PP, sino a explicar, claramente, por qué el PP sufrió un varapalo de importancia en Andalucía que no es sino el prolegómeno de lo que posiblemente sucederá en las elecciones municipales de mayo, y en las generales de noviembre o diciembre si es que Raxoi no osa retrasarlas, contraviniendo los usos democráticos.

Alguien debiera explicar a los ciudadanos que tienen un presidente ciego e insensible, que ignora las necesidades del pueblo, que desde que llegó al poder no hizo otra cosa que favorecer a las empresas que premian las concesiones de contratos y leyes favorables con ingentes cantidades de dinero que reparten en su partido en sobresueldos, sedes y campañas electorales tramposas, todo con dinero negro. Los profesionales del periodismo tendrían que cumplir con su responsabilidad de explicar a la ciudadanía cuánto robó, a través de mordidas y otros actos de corrupción, un partido que utiliza las arcas públicas como si fuesen la herencia de su abuelo.

En lugar de eso, llevan tres días ignorando la realidad y los problemas del país, escondiéndose detrás de un desdichado accidente aéreo, en especulaciones sobre sus causas, y, lo que es peor, vulnerando el dolor de los familiares de las víctimas.

Cualquier cosa sirve a un concepto servil del periodismo, indigno y cobarde, para complacer al poder y engañar a los ciudadanos.
Esquirlas de actualidad. 
Según el vicepresidente del Tribunal Supremo, Ángel de Juanes, los jueces se quedarían más tranquilos si los peritos de Hacienda dependiesen de ellos y no del Gobierno. De Juanes intervenía el miércoles un desayuno informativo organizado por el Club Internacional de Prensa en el que dijo no quería vincular esta idea con el reciente enfrentamiento entre Hacienda y el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz en el denominado "caso Bárcenas". Aunque es sospechoso que la idea nunca fuese plasmada por ningún magistrado hasta el escándalo protagonizado por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y sus intentos de manipular los informes de los inspectores. Para de Juanes también sería necesario que el Código Penal dedicase un capítulo específico a la corrupción política, algo sobre lo que los dos grandes partidos nunca mostraron inclinaciones a legislar, por aquello de no dispararse en los pies.
***
Una vez más la defensa de los corruptos juega la carta de las prescripciones, después de haber estado, durante años, poniendo palos en las ruedas a la instrucción del caso Terra Mítica, el parque temático que costó a los valencianos cerca de trescientos millones de euros, y luego se vendió por menos de la cuarta parte, y después de haber involucrado a la CAM, y el Grupo Bancaja en sus pérdidas, además de las de las arcas públicas. La historia de Terra Mítica resultó ser uno de los paradigmas de la corrupción en el País Valencià. El parque temático de Benidorm, que dio lugar a recalificaciones sospechosas, nacido tras un incendio de obscuras causas en una importante zona de pinares, fue el capricho de Eduardo Zaplana, que colocó a su frente a un personaje sin experiencia, un militar que no tenía más mérito que ser cuñado del entonces Molt Honorable President de la Generalitat. Ahora se sientan en el banquillo de los acusados cuatro exdirectivos del parque: Luis Esteban (que ocupó el cargo de presidente), Miguel Navarro (director general), Justo Valverde (director de contratación) y Antonio Rincón (director técnico). Como en el caso de los papeles de Bárcenas los responsables políticos del monumental fiasco de Terra Mítica, que constituyó el primer bocado a las arcas públicas que llevó a cabo el PPCV, quedarán impunes en una trama corrupta.
***
El PP sigue haciendo y deshaciendo en los medios a su gusto, con el fin de controlarlos de cara a las próximas campañas electorales. Después del asalto a los equipos de informativos de la televisión otrora pública, la vicepresidenta del Gobierno está reestructurando a su gusto el diario El País, gracias a su estrecha amistad con Juan Luis Cebrián. Si hace unos meses cambió el director por el complaciente Antonio Caño, y como no le gustaba el carácter incisivo del redactor de El País, Carlos Cué, responsable de los temas relacionados con el Partido Popular, la vicepresidenta pidió, o impuso, que sea eliminado de esa función. Así, el preguntón periodista de las ruedas de prensa posteriores a los  Consejos de Ministros, será substituido por otro que no incomode al Gobierno en vísperas de unas elecciones en las que casi todas las encuestas dan como perdedor al PP.
***
Leído y visto por ahí: 

El profesor Vicenç Navarro llama a las cosas por su nombre en este artículo sobre la represión que ejerce el Gobierno de Raxoi

Una firma por la libertad de expresión en Irán

Interesante artículo publicado en El caballo de Nietzsche:

Para relajar el espíritu nada como escuchar una de las piezas más hermosas de la música clásica:

Una noticia el esperpento nacional que no se sabe si da risa o miedo

Acertadas reflexiones de Javier Marcos Angulo sobre el trato que da el Gobierno a la Cultura








Comentarios

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, en todo lo que dices, es una vergüenza.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…