Ir al contenido principal

La moneda de la discordia y la insensibilidad de la Casa Real.




Si Felipe VI fuese tan preparado e inteligente como dicen sus panegiristas, y contase con un mínimo de sensibilidad social e histórica, se habría negado a que su efigie figurase en una moneda en la que figura la leyenda ’70 años de Paz’. La Fábrica Nacional de Moneda y Timbre depende del Ministerio de Hacienda. Del despacho de Montoro o del Consejo de Ministros, saldría la idea de la leyenda de una moneda de oro de doscientos euros para, dicen, conmemorar el 70 aniversario del fin de la II Guerra Mundial. Aunque España no participase en esa contienda –más hubiese valido a los españoles que lo hiciera, porque en ese caso no habrían tenido que sufrir 40 años de dictadura fascista-, no se sabe el motivo por el que el animoso Ejecutivo español se suma a la celebración de los demócratas contra el fascismo y el nazismo, siendo, como es, hijo putativo del dictador Franco.

La leyenda ’70 Años de Paz’ es calcada de la campaña puesta en marcha por Fraga Iribarne cuando era ministro del genocida, aunque siguiera en la cosa pública siéndolo del gobierno de Arias Navarro en la monarquía y posteriormente fundase el partido que ahora gobierna con las siglas del PP. En 1964, plazas y calles de todo el país se vieron adornadas con vallas publicitarias en las que podía leerse ese eslogan. Dicen que es leyenda que el semanario satírico La Codorniz publicase una portada en la que unos sabios con bata blanca miraban uno de esos carteles, bajo los que se podía leer “25 años de Paz, ciencia española’, mas esta bloguera podría jurar que tuvo en sus manos el ejemplar, porque parece estar viendo tal dibujo.

La PAZciencia española parece ser inagotable, porque, aparte de algunas críticas en las redes sociales, ningún político, ni asociaciones de Memoria Histórica han alzado su voz contra la afrenta que supone que se conmemoren en este país ’70 años de Paz’, cuando veintiocho de ellos se vivieron bajo una dictadura que asesinaba a los ciudadanos, los desaparecía, los arrojaba por ventanas o los fusilaba tras juicios sumarísimos sin la menor garantía jurídica.

Si Felipe VI estuviese tan preparado y, además, tuviese algo de sensibilidad para con la mitad de los ciudadanos, que no súbditos, de este país sabría que resulta una verdadera afrenta para las víctimas del franquismo fascista esa paz de cementerios que se sufrió durante cuarenta años. Mas parece que a tal padre tal hijo, y Felipe VI, sucesor del sucesor de Franco, del que dicen que no consentía que se hablase mal del dictador ante su persona, debe sentirse muy satisfecho de esos años de falsa paz, en la que solo gozaban de ella los ganadores de la guerra consecuencia del golpe de Estado de los abyectos militares que se levantaron contra el poder legalmente constituido de la II República.

Mal empezó su reinado Felipe VI, consintiendo que el día de su coronación o proclamación, que esta bloguera no está muy puesta en cuestiones cortesanas, apaleasen, detuvieran, e incluso, invadiesen domicilios particulares para evitar que se colgaran de algunos balcones la bandera republicana. Dirán que esas acciones fueron responsabilidad del Gobierno, aunque, si tan inteligente es y tan informado está, le hubiera sido muy fácil decirle al Gobierno que no quería que se produjeran esas abusivas represiones.

En el presente, sancionando con el uso de su imagen una moneda ofensiva para muchos millones de españoles que padecieron la brutalidad del régimen fascista, Felipe VI demuestra que es fiel continuador de su padre, que a su vez fue sucesor del dictador, y que, no hay que olvidarlo,  profesaba admiración y afecto a un criminal genocida.  

La emisión de la moneda no viene a cuento, ni siquiera internacionalmente, porque es falso que Europa haya vivido setenta años de paz, ¿olvidaron los emisores de la moneda de marras la dramática guerra de Yugoslavia, los terribles bombardeos de la OTAN sobre Sarajevo, o los asesinatos de Srebrenica?

Pareciera como si el Gobierno de Raxoi quisiera continuar la afrentosa campaña de su fundador en 1964, en la que humillaba a la mitad de los españoles y se reía de todos, cuando en aquellos años la única paz que existía en el país era la de los cementerios.
Esquirlas de actualidad. 

El ‘piadoso’ ministro del Interior, Jorge Fernández, que suele hacer alardes públicos de su fe católica, cayendo, incluso, en el ridículo de conceder medallas a santos de palo, mostró hoy en la reunión del Frontex -Agencia Europea de Control de Fronteras- su rostro más sádico y cruel, muy alejado de las supuestas enseñanzas de la fe de la que se dice seguidor. Se debatía en el organismo europeo que la agencia modificara su mandato para convertirse en un organismo dedicado al salvamento y rescate de los inmigrantes que llegan a las costas europeas de Italia, Grecia y España, en embarcaciones inseguras que han dejado en el último año más de 3.200 muertos, muchos de ellos bebés. Sin embargo, el pío ministro del Interior, se negó a la modificación del mandato argumentando que "Frontex es una agencia que tiene por misión securizar las fronteras y no se puede convertir en una agencia de rescate que tendría un efecto llamada”. Como si no hubiese más llamada que la de la huida de la miseria en la que viven en los países africanos a los que el Gobierno de Raxoi ha reducido las ayudas humanitarias más de un 60%.
***
Bárcenas sigue cantando en los juzgados a los que se le cita como testigo. Ayer lo hacía ante el juez José Castro por el caso Palma Arena y la financiación ilegal de la sede del PP en les Illes Balears. El extesorero afirmó que el partido abonó facturas en negro en las elecciones europeas de 2004, tratándose así del único pago ‘en B’ del que dijo tener constancia. Durante el interrogatorio, efectuado a través de videoconferencia, Bárcenas admitió que diversos empresarios pagaron de forma "generosa" la reforma de la sede del PP balear, si bien únicamente recordó el nombre del constructor Antonio Pinal -citado a declarar como imputado-, y aseguró no acordarse de que, a cambio de sus donativos, los empresarios obtuvieran contratos públicos como contraprestación. De lo que no cabe duda es que el PP estuvo financiándose durante años con dinero negro, pagando campañas electorales de forma tramposa y ventajista. Lo que no se entiende es que, como sucede en cualquier país civilizado, no hayan dimitido desde el presidente del Gobierno y del partido, hasta el último auxiliar administrativo de Génova 13.
***
Alexis Tsipras no está dispuesto a bajar la cerviz ante la Fhüreresa Merkel y, como Alemania da por zanjado el asunto de las reparaciones económicas que debe Grecia por las atrocidades que los nazis perpetraron durante la ocupación del país heleno durante la II Guerra Mundial, anunció en el parlamento griego que si Berlín no negocia las reparaciones de guerra procederá a expropiar bienes alemanes radicados en su país. El titular de Justicia, Nikos Paraskevópulos, se refirió específicamente al Instituto Goethe o el Colegio Alemán como alguno de los bienes que el gobierno de Syriza podría expropiar. "Los crímenes y desastres provocados por las fuerzas del Tercer Reich en Grecia y toda Europa están aún muy presentes en el recuerdo de nuestro pueblo, y debe quedar preservado entre las generaciones más jóvenes", dijo Tsipras en un discurso en el Parlamento en la noche del pasado viernes. La Cámara helena aprobó la creación de una comisión para plantear esas exigencias a Alemania, que, hasta el momento se enroca en que no van a "a entablar conversación alguna con la parte griega en relación a esas reclamaciones", según zanjó con la típica arrogancia germana el portavoz del gobierno Steffen Seibert, que quiere que las conversaciones se centren en ‘las cuestiones del presente’ olvidando ‘debates emocionales’. Mas hay poco de emocional en la reclamación de más de 160.000 millones de euros, que es lo que debiera abonar Alemania a Grecia, aunque algunos economistas duplican la cuantía. Lo que supondría que, en el caso de que solo abonasen esos 160.000 millones, Grecia tendría dinero suficiente para hacer frente a la mitad de lo que inmisericorde le reclama Alemania, sin tener en cuenta los problemas de sus ciudadanos.
***
Leído y visto por ahí. 

Clarificador vídeo sobre nuestra historia que no se cuenta desde los estamentos oficiales.

El machismo está presente en nuestra sociedad, más o menos evidente, lo impregna todo. En este blog se da cuenta de esos ‘micromachismos’ que nos invaden en todas partes y circunstancias

Precioso relato de Luisa Seoane, sobre mar, galegos y huidas

Como todos los días, Javier Marcos Angulo pone el dedo en la llaga de la actualidad
***





Comentarios

  1. Aquel propaganda de loa 25 años de paz, solo recordar aquello me dan escalofríos..
    Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  2. Escalofríos y asco por tanto cinismo. Entonces y ahora, que es lo que encoragina,
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  3. En la Recista "La Codorniz" aquella frase: 25 AÑOS DE PAZ y CIENCIA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, ahora sí lo entiendo, Miguel Ángel... Pero la culpa es mía, nací varias décadas después.

      Eliminar
    2. La culpa es mía por no haberlo obligado bien. La revista La Codorniz era una publicación satiríca, que salvando las distancias con el Charli Hebdo, porque en España se sufría una dictadura fascista, se reía de todo lo que podía siempre en clave. La Codorniz se presentaba como 'la revista más audaz para el lector más inteligente', y por ello siempre hacía su humor entre líneas. En la portada a la que aludo se veía un inmenso cartel de la campaña de los 25 años de paz que miraban unos señores -monigotes- con batas blancas, y se leía 'Ciencia española'... "25 años de paz, ciencia española' se leía si no se hacían pausas.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…