Ir al contenido principal

Elecciones andaluzas: algunas cifras y varias perplejidades




El 35% de los andaluces votaron al partido que lleva gobernando en Andalucía 36 años. No se rompió el bipartidismo como auguraban los más optimistas, se hundió el PP, más la otra pata del bipartidismo, el PSOE, permanece incólume pese a las muchas cosas criticables del partido que gobierna en Andalucía desde que se estableció la Junta. Con una tasa de paro del 31.23%, un 8.38% más que en el conjunto del país, una mayoría de trabajadores agrícolas, 4,5 más que el resto del Estado, y una renta per cápita de 5.37 inferior a la media nacional, con 3,96 médicos por cada millón de habitantes cuando la media española es de 4,84 y separada en casi 4 puntos menos en cuanto a usuarios de Internet se trata, no se puede decir que Andalucía sea una región próspera.

Tampoco es avanzada en cuanto a modernidad. Por ejemplo en cuanto a sentimientos religiosos, porque es la autonomía en la que los alumnos de primaria y secundaria acuden más a clase de religión o se casan mayoritariamente por la iglesia católica, que concita el fervor de numerosas capas sociales, incluyendo políticos de supuesta izquierda, como Susana Díaz que se proclama devota de la Esperanza de Triana y de la Virgen del Rocío, y que fue catequista de joven.  La presidenta andaluza nunca ocultó, sino muy al contrario, hizo alarde de su pasión por la Semana Santa, apareciendo junto a famosos como Antonio Banderas o el reaccionario torero Francisco Rivera. También se proclama, como Felipe González o Alfonso Guerra -que son, según manifiesta, sus iconos políticos-, aficionada a la brutal tortura de las corridas de toros.

Que Susana Díaz, paradigma de la Andalucía tradicional, reaccionaria y casposa haya revalidado los votos que obtuvo Griñan en los pasados comicios de esa autonomía, a pesar de los escándalos de corrupción como los casos de los ERES o de los cursos de formación, hace reflexionar sobre el anuncio de la supuesta desaparición del bipartidismo. Cuesta trabajo entender cómo una región tan machacada por la pobreza y la corrupción, por mucho que los socialistas no aplicaran recortes tan brutales como los de Raxoi en el resto del Estado, haya podido revalidar el triunfo de un partido que bien poco hizo en asuntos tan dramáticos y lesivos para los ciudadanos como los desahucios, porque hay que recordar que la ley que los paraba, y que representaba un gran avance social, fue elaborada por sus aliados de IU en la pasada legislatura, unos socios de los que Díaz tuvo mucha prisa en deshacerse en cuanto tuvo oportunidad. La ley antidesahucios de la Junta la denunció el PP en el Constitucional, porque según el partido de la banca, hacía daño a las entidades financieras. Declarada inconstitucional por un tribunal en manos de la derecha más complaciente con el PP, fue olvidada en un cajón de la Junta, después de que Díaz cesara a la consejera de IU que la elaboro, y el substituto en esa consejería, del PSOE, ni intentó elaborar una ley que, sin incumplir la Constitución, mitigase los problemas de vivienda de los andaluces.

Los resultados electorales del día 22 de marzo no dejan lugar a dudas, el triunfo del PSOE, tras 36 años de gobierno en la Junta, son incuestionables, por mucho que causen perplejidad a un buen número de observadores. Aun en el caso de que no se aplicase la reaccionaria Ley D’Hont, que beneficia al partido más votado en detrimento de los que van detrás de él, el PSOE ganó con una diferencia de casi trescientos cuarenta y cinco mil votos por encima de su inmediato seguidor, un PP hundido irremisiblemente y sin paliativos, como se han visto obligados a reconocer los populares que, en otras ocasiones, recurrieron a peregrinos argumentos para negar sus derrotas.

La contundente, e inexplicable, victoria del PSOE tal vez hubiese sido menos contundente de no aplicarse la Ley D’Hont, porque, a tenor de los votos recibidos, el PP habría obtenido dos escaños más, Podemos hubiera llegado a los 19, Ciudadanos estaría equiparado con IU, porque ambas formaciones contarían con casi el mismo número de escaños. Pero ni aun así, en el hipotético caso de que se hubiese producido una coalición Podemos-IU, hubieran podido desbancar al partido de Susana Díaz. Aunque una coalición de PP y Ciudadanos, sin aplicar la Ley D’Hont, habría dado lugar a una situación de imposible gobernabilidad porque ambos partidos, de derechas, hubieran contando con los mismos votos que la Presidenta de la Junta: cuarenta y siete.

De lo que no cabe duda es que el electorado andaluz sigue creyendo ingenuamente que el PSOE es un partido de izquierdas, pese al carácter conservador de su presidenta y a las decisiones del anterior gobierno de la nación, con Zapatero al frente. Y que, dado ese concepto de que el PSOE es de izquierdas, sumando Podemos e IU, los andaluces se decantaron mayoritariamente por la izquierda, ya que fueron 2.272.707 ciudadanos los que optaron por ella, en tanto la derecha, representada por PP y Ciudadanos, cosecharon 1.433.153, poco más de la mitad.

Cuesta trabajo aceptar que la castigada Andalucía siga decantándose por el conservadurismo del PSOE, que sacó a pasear como casus belli en las elecciones, asuntos tan frívolos como que Podemos quería suprimir la Semana Santa, o entregar la mezquita de Córdoba a los islamistas, como proclamó Vox, el partido de ultraderecha al que prácticamente ignoró el electorado, al concederle tan solo poco más de dieciocho mil votos. La honradez de Podemos, al hacer balance del resultado electoral, contrasta con la arrogancia de Ciudadanos, que aun habiendo conseguido miles de votos menos, se presenta como el ganador moral de las elecciones contra el bipartidismo. Y es que el resultado de Podemos, que pasa de cero a quince diputados autonómicos, no supone lo que ese partido y muchos ciudadanos andaluces y de todo el Estado esperaban, que los dos partidos clásicos, manchados por la corrupción y la insensibilidad ante dramas como el de los desahucios, se licuaran en una derrota que permitiese cambiar una situación que tendría que ser intolerable, de tener la ciudadanía mejor criterio.

Es de esperar que el resultado de los comicios andaluces no sea extrapolable al resto del Estado, porque de serlo, diría muy poco del sentido común del pueblo español.  

Esquirlas de actualidad
 Después de dos años de instrucción y numerosas trabas puestas por el PP, con la destrucción de pruebas y los palos en las ruedas puestos por la Agencia Tributaria, que vino actuando como abogada defensora de esa formación, el juez Ruz cierra el caso de los papeles de Bárcenas, dando por acreditado que el PP se financió irregularmente desde 1990 a 2008. En un auto de 190 páginas, el magistrado considera que existen “sólidos y fundados indicios” de que el partido del Gobierno se sirvió durante esos 18 años y de forma “sistemática” de “diversas fuentes de financiación ajenas al circuito económico legal”. Por ello propone juzgar a seis personas: los extesoreros populares Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta, que controlaban la caja b; el exgerente Cristóbal Páez, y dos responsables y una empleada de Unifica, el estudio de arquitectura que realizó la reforma de Génova 13, abonada con 1,55 millones de euros en dinero negro, según los cálculos del magistrado. No se entiende que, tras constatar la financiación ilegal del PP, Ruz no se atreva a juzgar a los verdaderos responsables de esos delitos, que no tendrían que ser otros que Aznar y Raxoi, dado que es imposible pensar que los tesoreros actuaban según su libre albedrío, sin que sus jefes estuviesen enterados. Asuntos menos graves dieron lugar a la caída de personalidades tan importantes como Helmut Kohl en Alemania. Sin embargo, en este país de la picaresca y el patio de Monipodio, los responsables de tales delitos siguen en el poder, tal que si estuviesen pegados con loctite a la poltrona.
***
En su camino de no retorno hacia la derecha, Felipe González no repara en defender golpistas como el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma o el opositor Leopoldo López. En agradecimiento, el gobierno ultraconservador de Raxoi, por boca del ministro de Asuntos Exteriores, García Margallo, ha felicitado al expresidente deseándole ‘suerte en esa noble tarea’. Contrasta la complacencia del PP con González, con la actitud mantenida por el Ejecutivo con Rodríguez Zapatero, al que criticó acerbamente por un viaje a Cuba. Las felicitaciones a González no partieron solo del Gobierno, todos los partidos políticos del arco parlamentario, empezando por el secretario general de su partido, Pedro Sánchez, alabaron al expresidente por su defensa de la democracia y la libertad. Aunque aquí no se le haya oído una sola palabra en defensa de los jóvenes condenados por el Supremo por manifestarse ante el Parlament de Catalunya, ni jamás se le ocurriese ofrecer su colaboración profesional en casos de despidos masivos, aun cuando su especialidad laboral en el pasado fuese la laboralista, ni jamás se le ocurriese brindar su ayuda a personas desahuciadas con escasos posibles para pleitear con la poderosa banca.  
***
¿Sería posible imaginar que Mariano Raxoi volase en clase turística a Bruselas, mientras el avión presidencial trasladara a una niña enferma a un hospital del extranjero donde debiera someterse a un trasplante? Es inimaginable dado la ausencia de empatía del presidente español para con sus conciudadanos, sin embargo, si el protagonista del tal hecho fuera Alexis Tsipras la historia es perfectamente creíble y real. La  asociación humanitaria griega “La Sonrisa del niño” informó desde su página web que el avión utilizado para un transporte de emergencia de una niña enferma a Hanover –Alemania-  fue el avión  presidencial del Estado Griego. Ante el llamamiento de ayuda para trasladar a la pequeña al país germano, la oficina del primer ministro brindó la inmediata solución, y aseguró que en lo sucesivo el avión presidencial estará siempre a disposición de los griegos para usos similares.
***
Lo que no consiguieron los familiares de los 62 militares muertos en el accidente del del Jackolev 42, sentar a Trillo en el banquillo de los acusados, lo ha logrado Teresa Hernández, secretaria contratada laboral de la Embajada española en Londres, que demandó al ahora embajador en la capital británica, por acoso laboral. El Juzgado de lo Social número 5 de Madrid, juzgará al exministro de Aznar por un delito de despido improcedente y acoso laboral.
Visto y leído por ahí.

Cara a cara de los dos Pablos más famoso de Podemos en La Tuerka

Interesante artículo sobre la pobreza energética:

Artículo censurado hace meses por El País, escrito por el economista Juan José Torres:









Comentarios

  1. Susana Diaz, gobernará en solitario, con pactos puntuales.
    No me lo creo ni harto de vino.
    Feliz noche
    Abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he tenido que autocensurar para no definir a la señora Díaz tal como pienso de ella. Y para callarme lo que desnudamente pienso de los andaluces...

      Un gran abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…