Ir al contenido principal

El desprecio criminal del PP por la cultura.




El presidente de la Junta de Extremadura se empeña en celebrar un torneo de pádel en el Anfiteatro de Mérida. En numerosos lugares del país restos arqueológicos de gran valor se ven arrasados por la incultura de la población y la indiferencia de los gobernantes. La LOMCE suprime las asignaturas de latín, griego, filosofía, artes plásticas, música, anatomía y zoología y minimiza los estudios de historia, al tiempo que impone la catequesis disfrazada de asignatura de religión católica. En algunos libros de texto se manipula la verdad hasta extremos de explicar a los educandos que “Antonio Machado se fue a Francia con su familia donde murió poco después”, falseando la realidad y el drama del poeta español. Cualquier día, los libros de texto aprobados por el régimen filofascista del PP, expondrán que Lorca murió de un accidente cayendo por una sima. En Madrid se buscan los restos de Cervantes, pero tanto su casa, como la de Lope o Góngora son tan solo una placa en una pared, cuando en otros países, las viviendas de los grandes genios son cuidadas y expuestas con mimo y sus entornos cuidados y promocionados. 

El PP habla mucho de patriotismo, pero del patriotismo de la pandereta y la zafiedad, de la promoción de España como ‘marca’ e ignora el gran patrimonio cultural del que debieran estar orgullosos los ciudadanos si es que lo conociesen como es debido. Pero poco se habla, ni en las escuelas y mucho menos en las televisiones, de la importancia y la brillantez de nuestros literatos del Siglo de Oro, de la genialidad de pintores como Velázquez o Goya o de la importancia de los restos arqueológicos que jalonan el país de norte a sur y de este a oeste. Y si se acuerdan de ellos es para, como quiere hacer el presidente extremeño, organizar un torneo deportivo en el Anfiteatro Romano de Mérida.  

En lugar de destinar fondos a la conservación del vasto y excepcional patrimonio cultural de este país, gobierno central y autonomías dejan morir de consunción las señas de identidad culturales, obsesionado por promocionar lo único que considera digno de ser considerado patrimonio cultural inmaterial o patrimonio cultural intangible, con el rechazo de la mayoría de países civilizados, la barbarie de los tauricidios, a los que el Ministerio de Cultura destina 600 millones al año. Sin contar las numerosas subvenciones que las comunidades autonómicas dedican a ese horror. Por ejemplo, la Diputación de Salamanca ofrece a los municipios que organicen fiestas con la Federación de Escuelas Taurinas, subvenciones de 40.000 euros, que no se les ocurre dedicar a actividades culturales de verdad. En el País Valencià la arruinada Generalitat, que niega ayudas sociales a quienes las necesitan, destina grandes cantidades de dinero público a promocionar barbaries como los ‘Bous al carrer’ y brutalidades similares. Lo mismo sucede en Castilla-La Mancha, donde Dolores de Cospedal recortó desde la cultura a la conservación medioambiental, pero subió las subvenciones a las asociaciones taurinas.  

En general los gobernantes de este país siempre tuvieron poco interés por fomentar la cultura. La historia de España está jalonada de episodios de persecución del saber desde que existe este país de países. La Inquisición tenía como principal misión acabar con cualquier manifestación, idea o pensamiento, que se saliese de lo marcado por la secta católica que siempre impuso, y así sigue, la cerrazón intelectual. Cuando este país pudo acercarse a un resurgir cultural, contagiado por el Siglo de las Luces que había florecido en Francia, la cerrilidad del poder, personificada por aquel zafio y siniestro Borbón, conocido como Fernando VI, frustró cualquier avance cultural y así permaneció el país hasta la llegada de la II República que, en cuanto se estableció, comenzó a construir colegios y contratar maestros para formar a los españolitos y acabar con el analfabetismo impuesto por el caciquismo y la religión. La cultura tomó impulso a través de las Universidades Populares, los Ateneos y asociaciones culturales de todo tipo, siempre amparadas por el Gobierno. Más ese despertar, que hubiese representado un avance de siglos para nuestro país, se vio arrasado por la dictadura fascista de Franco. Cuando, tras cuarenta años, se produjo la falsa transición, muchos pensaron que las cosas cambiarían. Mas la mediocridad de los gobernantes, o la malintencionada necesidad de mantener poco cultivada  al pueblo para así manejarlo mejor, se impuso a través de leyes educativas insuficientes claramente lesivas como la LOMCE. Con los gobiernos socialistas hubo algunos destellos de respeto y promoción de la cultura, aunque tan escasos que, ni siquiera cuando el Ministerio de Cultura estuvo en manos de un intelectual de la talla de Jorge Semprún, se hicieron grandes cosas.

Mas nunca en la historia reciente la cultura ha sido tan atacada, tan vilmente destrozada y ninguneada como lo viene siendo desde que gobierna el PP. Decidido a convertir al pueblo en una masa ignorante de trabajadores precarios y sin formación, y por ello obedientes. La reforma de la ley de Educación, la LOMCE, pretende hacer estragos en la cultura del país al suprimir de los currículos académicos asignaturas tan imprescindibles para la formación cultural de las personas como el latín y el griego, la filosofía, las artes plásticas y la música, aunque también la anatomía y la zoología.

Hace unos meses, un escritorzuelo de derechas, celebraba en un artículo, en el que criticaba a los líderes de Podemos, que el latín y el griego hubiesen desaparecido de las aulas. El texto, que proclamaba tamaña atrocidad, había sido promocionado en una red social por una militante socialista, muy de acuerdo con sus diatribas a Podemos y sin reparar en la atrocidad de la afirmación sobre el latín y el griego. Y es que en los ámbitos de la política de este país resulta insólito que quienes están en el poder, o aspiran a estarlo, se preocupen por la cultura. Es como si el saber fuese un lujo para diletantes, algo propio de señoritos ociosos. Aunque nunca, como en estos años de gobierno del PP, se sufre, desde los tiempos de la dictadura, unos ataques tan brutales a la cultura y a la formación de los españoles.

Esa es una razón más para expulsar del poder a quien ni respeta a los ciudadanos, ni el rico legado intelectual de este país  y que, como zopencos, pretende que el único bien inmaterial cultural sea la atrocidad de la tortura contra los animales.  
Esquirlas de actualidad. 
 Leyendo algunas declaraciones del expresidente Felipe González no se acaba de discernir si el poder se le subió a la cabeza y ha perdido la perspectiva de la realidad o empieza a estar gagá. Después de las manifestaciones de hace unos meses, recomendando una gran coalición PSOE-PP, sus ataques calcados de la derecha contra Podemos y otros dislates, da una vuelta de tuerca a sus insólitas declaraciones en una entrevista concedida hoy al diario El Mundo, en el que advierte del "error" que supondría excluir de las listas electorales a todos los políticos que hayan sido imputados por la Justicia y ha añadido que el PSOE tuvo el "primer imputado, procesado y absuelto", el expresidente de Castilla-León Demetrio Madrid que dimitió, y "nadie le reparó el daño". Hacer esa afirmación con lo que está  sucediendo parece un cable a los corruptos del PP. Debería pedir la baja en el PSOE e irse al PP, y dejar, por una vez en su vida, de fingir.
***
Los islandeses, que en lugar de rescatar a los bancos, metieron a los banqueros en la cárcel y se negaron a asumir las deudas que estos habían generado, han dado una nueva muestra de sentido común e inteligencia al renunciar a ser miembro de la UE. Así lo comunicó formalmente el ministro de Exteriores islandés, Gunnar Bragi Sveinsson. Esta muestra de que un país puede revelarse a la UE debiera ser tenida en cuenta por países como Grecia Italia y España, y darle la patada a una organización que, como se viene demostrando en los últimos años, no es más que una unión de explotadores alemanes, que esquilman y oprimen a los países del sur. Hay vida fuera de la UE, e Islandia lo está demostrando.
Leído y visto por ahí
Frente al silencio de la prensa española en general y la opacidad de la UE sobre el siniestro tratado del TTIP, el profesor Vicenç Navarro aclara sin pelos en la tecla lo que es semejante acuerdo, que las autoridades europeas vienen ocultando a los ciudadanos de toda la UE.

Interesante debate en La Tuerka sobre la atrocidad de eso que algunos llaman ‘noble deporte de la caza’, y que es, en realidad, la actividad de sádicos psicópatas.


Javier Marcos Angulo nos deja hoy, como cada domingo, uno de sus cuadros, para que nos relajemos de tanta política y tanta miseria. Un placer para el espíritu.


***











Comentarios

  1. Un placer leer tu crónica, con tus esquirlas y ese leído y visto por ahí.
    Muy completo tu blog.
    Gracias Luisa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…