Ir al contenido principal

Menos mal que existe Podemos: Crónica de despropósitos del PP y PSOE.



Ante el bochornoso espectáculo que cada día, por una cosa u otra, ofrecen los partidos protagonistas de la vida política de nuestro país en los últimos 38 años, es de agradecer que haya surgido un nuevo partido en el que los españolitos de a pie puedan poner sus esperanzas. Porque los dos partidos mayoritarios, que durante todos los años de pseudemocracia se turnaron en el poder, han ido degradándose hasta dar un penoso espectáculo, tan poco edificante que, de no existir Podemos, acabaría el pueblo tirándose al monte, o cayendo en manos de cualquier salvapatrias.

Valga como indicio de la ruindad de PP y PSOE lo acontecido hoy, que evidencia que el Presidente del Gobierno, o es un memo o un miserable, y que el líder de la oposición es un irresponsable que dirige una jaula de grillos igualmente insensatos.

Habrá que respetar la jerarquía y empezar por el caso del Presidente del Gobierno, Mariano Raxoi Brei, que hoy, una vez más, evidenció su escasa capacidad de empatía para con los problemas del pueblo, porque a él lo que le interesa es cómo le van las cosas a los ricos; esos empresarios que financian ilegalmente a su partido, o a los grandes banqueros que perdonan los créditos solicitados durante casi cuatro décadas para hacer campañas electorales fastuosas, pagar autobuses y bocadillos a quienes acudían a sus mítines, e incluso, comprar algún voto que otro.  

Ayer se conocía que, según el indicador europeo AROPE  -que combina la renta con las posibilidades de consumo y el empleo-, entre los años 2009 y 2013 el índice de Pobreza y  Exclusión Social en el Estado Español subió un 2.6%. Lo que supone que un 28.4 de los ciudadanos de este país están en esa penosa situación, aun contando con un puesto de trabajo, porque el salario medio bajó, desde la aplicación de la Reforma Laboral, una media de 600 euros. Cerca de trece millones de ciudadanos se enfrentan a esa situación y  el colectivo más afectado es el de jóvenes entre 16 y 30, con un 33% en riesgo de pobreza y exclusión, seguido de los niños, con un 31,9 por ciento.

Ese estudio, público y notorio por el interés que le dieron los medios -excepto teleraxoi, TVE, obviamente-, parece que no lo conocía el Presidente del Gobierno, cuando esta misma mañana, en la Sesión de Control, el portavoz de la Izquierda Plural, Cayo Lara, le recordó el alto índice de pobreza. Raxoi respondió: “Nos ha pintado un país que yo no conozco. Ha pintado el peor país del mundo”.

Resulta sin duda descorazonador y preocupante que el presidente del Gobierno no esté al tanto de los problemas de los ciudadanos, de cercas de las diez mil personas que murieron a causa de la pobreza energética, los cuatro mil enfermos de hepatitis C que fallecieron porque no se les proporcionó el caro medicamento Sovaldi, el drama de los más de tres millones de parados que no reciben prestación o subsidio alguno y los miles de desahuciados que Raxoi dice que no existen, aunque los lanzamientos aumentaron en los últimos meses hasta un 6%. Solo cabe pensar que el Presidente es un inmoral al que no importa la desdicha de los ciudadanos. Porque la otra alternativa, aceptar que realmente desconoce esa situación, deja su inteligencia en muy mal lugar.

Independientemente de la ignorancia, o indiferencia, del presidente del Gobierno y del PP, ese partido está inmerso en un caso de corrupción sobre financiación ilegal, pagos en negro, mordidas y toda la larga serie de escándalos de corrupción relacionados con los casos Gürtel y Bárcenas. A la hora de gobernar, el PP lleva una deriva que hace a este país parecerse cada día más a una república bananera. Legislador de medidas tan filofascistas como la Ley Mordaza o las tomadas en el pacto contra el yihadismo que, aprovechando los atentados contra el periódico satírico francés, Charlie Hebdo, fueron utilizados por el Ejecutivo para recortar libertades formales, junto con su insensibilidad social, han hecho del partido mayoritario en el presente un verdadero peligro para la democracia.

No es mejor el PSOE, del que si ayer se decía en este blog que había firmado su acta de defunción al prestarse a rubricar, junto con el PP, ese pacto antiyihadista que más parece un pacto contra las libertades de los españoles, hoy dio un espectáculo tan penoso que causa vergüenza ajena. La imagen de militantes del PSM intentando asaltar la sede de la Ejecutiva Federal por el cese fulminante, y nada bien explicado, del secretario general de los socialistas madrileños ha sido un espectáculo nada edificante sobre la seriedad de un partido, el PSOE, que acaba de fulminar a su candidato a la presidencia de Comunidad, Tomás Gómez, tocado por los sobrecostes del tranvía de Parla, localidad de la que fue alcalde, la implicación de su mano derecha en la operación Punica y la rebelión de concejales en el Ayuntamiento de Aranjuez, que no supo controlar.

No son nuevos los enfrentamientos entre la Ejecutiva Federal y el PSOE de Madrid. Se puede ilustrar con una anécdota del pasado que ejemplifica bien el tipo de relación que siempre hubo entre los que mandaban en el partido y los que lo hacían en Madrid. Corría el año 1979 y se estaba celebrando un congresillo para elegir a los delegados al Congreso Extraordinario, convocado tras la estampida de Felipe González al no haber aceptado la militancia su propuesta de renunciar al marxismo.  Independientemente de que en aquel congresillo Felipe González no consiguiera salir como cabeza de delegación, los ánimos estaban tan exacerbados entre socialistas de la exejecutiva y los madrileños que impidieron subir a las oficinas a usar el teléfono al que más tarde sería ministro con Felipe González y Comisario europeo, Joaquín Almunia, que se debatía entre la necesidad de estar presente en las votaciones y hacerlo en el primer parto de su mujer, sobre el que intentaba informarse a través del teléfono sin que sus compañeros madrileños se lo consintieran. Mas pese a esos enfrentamientos y dosis de mala baba expresada por las facciones felipista, o guerrista, y acostistas –José Acosta era hombre de peso de los socialistas madrileños- la sangre no llegó al rio, o mejor dicho, a los medios, poniendo de manifiesto el carajal interno del PSOE.

Lo sucedido hoy tiene todos los visos de una pataleta del Secretario General del PSOE, el frívolo e inconsistente Pedro Sánchez. Cierto es que Tomás Gómez no tiene atractivo para los electores, según reflejan las encuestas, que está tocado por presuntos casos de corrupción que no se han substanciado en casos judiciales. Pero la manera de proceder de Sánchez chirría un tanto de cara a los ciudadanos que contemplan estupefactos como, a cien días de las elecciones, el partido mayoritario de la oposición se desmorona en cuestiones internas, con el partido socialista en Madrid descabezado tras la destitución no solo de Gómez, sino de toda la Ejecutiva y  Comité regionales. Que el Grupo Parlamentario y varios barones socialistas no conociesen la decisión de Sánchez sino por la prensa, da la medida de en qué situación se halla el PSOE.

Menos mal que nos queda Podemos, a pesar de las campañas de desprestigio e infamias que vierten los representantes de esos dos ‘grandes’ partidos que no se ocupan de los problemas de los ciudadanos sino de sus propias miserias.
También fue actualidad. 
Las revelaciones de la Lista Falciani, publicada por varios medios europeos y la asociación de periodistas de investigación está poniendo de manifiesto muchas más miserias que las que supone poner negro sobre blanco los nombres de defraudadores de todo el mundo. La publicación de la mencionada lista, ha llevado de nuevo a los medios el nombre del Hong Kong Shangai Bank (HSBC),  entidad financiera británica que ya ocupó las portadas de los medios de comunicación hace 14 años, cuando se descubrió su vinculación en la macroestafa de Gescartera. A partir de entonces se conoció a esa entidad como "el banco de Gescartera" o, incluso, por la cantidad de responsables del actual partido del Gobierno que aparecieron en el sumario judicial o desfilaron por la comisión de investigación parlamentaria, "el banco del PP". El fraude de Gescartera permitió que se conociese que Rodrigo Rato, entonces vicepresidente, ministro de Economía y posible sucesor al frente del PP de José María Aznar, había accedido a través de su empresa familiar Muinmo SL -cuyo capital social compartía con sus hermanos Ramón y Ángeles- a un crédito de 3,2 millones de euros, 525 millones de pesetas, a pesar de las dificultades que atravesaba el imperio Rato para devolver sus créditos. El crédito a la familia Rato estuvo rodeado de sombras que nunca se aclararon, por lo inexplicable de su concesión y que llevaron al diputado del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, entonces portavoz en la comisión parlamentaria que investigaba el caso Gescartera, a apuntar la posibilidad de que el HSBC concediera el crédito de 525 millones de pesetas a Muinmo SL "para pagar favores previos". Aunque no fue a Rato al único miembro del PP que el HSBC concedió créditos inexplicables, porque proyectos megalómanos y de incierto futuro de la Generalitat Valenciana, entonces presidida por Eduardo Zaplana, también recibieron ventajosos y abultados créditos de esa entidad. Así  la Sociedad Parque Temático de Alicante, SA del que la Generalitat Valenciana era accionista único, obtuvo del HSBC el préstamo a más bajo interés de los once que mantenía activos con diez entidades financieras. El HSBC prestó a la sociedad pública encargada de desarrollar las infraestructuras de Terra Mítica y de la Ciudad de la Luz 6.655 millones de pesetas (40,6 millones de euros). Por esa causa, habiendo sido el HSBC un banco muy próximo al PP, al que concedió ventajosos créditos, resulta poco creíble el anuncio de Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que aseguró que el Gobierno denunciará a ese banco por amparar defraudadores. Son demasiados favores los que debe el PP al HSBC para que el Gobierno saque la cara por los ciudadanos españoles.
***


Comentarios

  1. La verdad es que estos politicastros cansan. Cansan y mucho y eso no creo que sea bueno para las votaciones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…