Ir al contenido principal

Las campañas con dinero negro del PP: València el reino de todas las corrupciones.



El PP del País Valencià entregó cuentas falsas al Tribunal de Cuentas para ocultar la financiación ilegal de las campañas electorales de 2007 y 2008. Y por ese delito la Fiscalía Anticorrupción pide penas de 8 años de cárcel para Ricardo Costa –entonces secretario general del PPCV- y Vicente Rambla –vicepresidente del Consell de Camps- así como 17 años para Álvaro Pérez, el amiguito del alma de Camps, y 12 para Pablo Crespo, estos dos últimos como presuntos corruptores de la trama Gürtel.

Cuatro años fueron necesarias para instruir un caso de corrupción que circulaba de boca en boca en el País Valencià desde hace lustros, aunque nunca acababa de substanciarse. Y que se queda cojo para muchos, al ver que el máximo responsable del PP valenciano en aquellos años, Francisco Camps, el expresidente al que la policía grabó una conversación con Álvaro Pérez que causó alipori, cuando el entonces Molt Honorable –que dejó de serlo al conocerse el diálogo- llamaba al gerente de la trama Gürtel ‘amiguito del alma’. Eran los tiempos en los que Camps, más que como presidente del Consell, actuaba como un dictadorzuelo beato y bananero.

Años en los que el dinero de las arcas valencianas se iba a chorros por el sumidero de la indecencia y la corrupción entre avemarías, procesiones, fallas y Gran Premio de Fórmula1. Una época en la que el PP ganaba elecciones por mayorías absolutísimas, jugando con ventaja porque las financiaba con dinero negro, el que provenía de empresarios afines, a los que el Consell concedía contratos públicos a dedo, repartiéndose con los agraciados los beneficios de los sobrecostes hurtados al pueblo. Décadas en las que empresarios corruptos y delincuentes, como Ángel Fenoll, presumían de comprar votos para el PP en la Vega Baja alicantina, el ‘granero de votos del PPCV’, que siempre arrasaba en unas elecciones que eran una mera trampa, como lo eran los multitudinarios mítines que retrasmitía triunfalmente una televisión supuestamente pública -la RTVV, conocida como Canal NO-DO, y cuyos responsables también acabarán sentándose en el banquillo aunque Fabra la cerrara-. Aquellas campañas multitudinarias se nutrían no solo de entusiasmados peperos, sino de inmigrantes –los mismos que el PP persigue y desprecia- a los que, con el dinero negro de sus ilegalidades, pagaban autobuses, bocadillos y algún sobrecito que otro para que hiciesen bulto.  

Era mucho lo que se jugaba la cúpula del PP en elecciones en las que dependía de su triunfo el poder seguir manteniendo el estilo de vida ostentoso, de nuevos ricos beatos y fascistoides que los caracteriza.

Las trampas de la falsedad democrática perpetrada por el PPCV que se confirma con el procesamiento de Costa y Rambla no están únicamente en las manipulaciones electorales. Durante los casi veinte años que viene gobernando en el País Valencià  son muchos los asuntos que aún están sin desvelar, pese a la infinidad de escándalos que se han ido conociendo. Durante lustros todo el mundo sabía que el negocio de las basuras era tan sucio éticamente como la materia que trataba; tuvo que investigarse el caso Brugal para que se confirmase. Como se han acreditado judicialmente los latrocinios perpetrados en la depuradora de València o las trampas en la concesión de terrenos a Ikea en Alacant.

Aún quedan asuntos que los valencianos esperan que caigan en manos de un juez, del mismo modo que cayeron los papeles que demostraban que el conseller Blasco se enriquecía a costa del dinero que debería haber ido a países subdesarrollados; como la ominosa cuestión del alquiler de aulas prefabricadas para instalar colegios, que al final cuestan más que construir centros docentes como es debido. Eso sin hablar de los ‘beneficios’ que pudieran haber enriquecido al PP y a sus dirigentes por las obras megalómanas de la época de Camps que, junto con la locura del Gran Premio de Fórmula1, dejaron exánimes las arcas del País Valenciá.

La pregunta que queda en el aire es por qué Camps no está procesado en esa causa, como debería estarlo también Raxoi, dado que una de las campañas financiada ilegalmente fue la de las generales de 2008 y algo debiera saber. Como algo tendría que conocer el actual Presidente del Gobierno de la financiación ilegal en Les Illes Balears, que también está bajo investigación judicial, por la compra de la sede del PP en esas islas, inaugurada a golpe de hisopo, mitra y la sonrisa corrupta de Jaume Matas.

La crónica de lo acontecido en los últimos 19 años de gobierno del PP en el País Valencià es la de un latrocinio, una estafa democrática, un constante reírse del pueblo por parte de los desvergonzados dirigentes populares que camparon a sus anchas gracias a las mayorías absolutas logradas con trampas y la inanidad de una oposición que, no se sabe si comprada o torpe, fue incapaz de plantar cara a los abusos y estafas de un partido político que hizo de las tierras del Conqueridor su coto privado, el cortijo en el que satisfacer todos sus caprichos a costa del dinero y la dignidad de los ciudadanos.

El PP del País Valenciá fue el que dio, gracias a sus trampas electorales, el impulso y la victoria a un mediocre político sin ética ni decencia, el actual Presidente del Gobierno, Mariano Raxoi. Es de esperar que la revelación de la financiación ilegal de esa formación, que mintió al Tribunal de Cuentas, sea también la impulsora de una realidad que, sin duda, se produjo en todo el Estado, la consecución de una victoria electoral conseguida con trampas y por lo tanto ilegal.


No se entiende cómo el Tribunal Supremo o el Pueblo Soberano, no exigen la inmediata dimisión del actual presidente del Gobierno y la convocatoria inmediata de elecciones. Porque un país democrático no puede estar gobernado por tahúres.
Esquirlas de Actualidad. 
El Presidente griego, Alexis Tsipras, ha demostrado que, además de un patriota dispuesto a liberar a su país del yunque de austeridad impuesto por la Fhüreresa Merkel, es un hombre inteligente y de afiladas respuestas, al dejar en evidencia al Presidente español, Mariano Raxoi, al recomendándole que mejor que de enredar contra su país por el pago de la deuda, ‘se ocupe de los problemas de su país que son muchos’. A Raxoi, que parece mentira que sea galego siendo tan poco sutil, se le vio la oreja del pánico a Podemos, al que la gente hermana con Syriza  porque sabe que las cosas se pueden hacer de distinta forma a como las hacen los partidos lacayos de los especuladores y la UE.
***
En Lista Falciani se están descubriendo nombres muy conocidos de la alta sociedad y de pedigrí franquista como los Vallejo-Nágera. Según la Lista Falciani, Alejandra Vallejo- Nágera, nieta del célebre psiquiatra franquista, tenía una cuenta con casi 19 millones de euros. No se sabe si los millones de la nieta del conocido como ‘doctor Mengele del franquismo’ proceden de las fechorías de su abuelo o lo ganó ella. Lo cierto es que Antonio Vallejo-Nágera, psiquiatra e ideólogo del fascismo franquista estuvo involucrado en sádicas represiones contra los republicanos, entre la que cabe destacar la decisión del franquismo de robar los hijos a las mujeres republicanas. Episodio siniestro de nuestra historia que no fue nunca suficientemente aclarado. En la Lista Falciani también aparece un prestigioso cirujano, el doctor Francisco Manuel Kovacs o la empresaria Alicia Koplowitz.
***
Que la prensa está en manos de financieras que dictan las líneas editoriales de los periódicos es algo que todo el mundo sabe. Que El País lo esté en las del HSBC, el banco de la Lista Falciani, como segundo accionista de Prisa, después de la familia Polanco-Moreno, es algo que no se conoció hasta hoy, cuando lo ha desvelado el digital Público, que refiere que ese banco, que se hizo con las acciones de El País, fue multado dos años antes en EEUU con la más alta sanción contra una entidad que se había dado hasta entonces, 1.900 millones de dólares, impuestos al HSBC en lugar de presentar cargos criminales -para no desestabilizar el sistema financiero global, adujeron entonces- por la transigencia del banco con criminales de todo el mundo, a los que prestaba servicios de blanqueo de dinero procedente del narcotráfico o de financiación de operaciones terroristas islámicas a través de otras instituciones financieras en Arabia Saudí. Y es que ya se sabe que en la actualidad ni los bancos ni la prensa le hacen ascos al dinero, llegue ese de donde llegue.
***



Comentarios

  1. En cualquier país democrático, hace ya tiempo el presidente del gobierno habría dimitido en pleno y adelantado las elecciones generales. Aquí ya se sabe como está la Pesticia,. Solo algunos hacen gala de independencia y no le tienen miedo al Ejecutivo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…