Ir al contenido principal

La torpe desunión de la izquierda. O como propiciar el triunfo de un sistema nefasto para la ciudadanía.



“Hasta siete años podrían caerle a cada dirigente de los diferentes partidos de izquierda que se están preparando para concurrir a las próximas elecciones y que, según el juez encargado de la instrucción, podrían estar fingiendo que son imbéciles para beneficiar de esta manera al Partido Popular y otras formaciones conservadoras y de derechas. “Hacerte el imbécil es peor que serlo”, dice en el auto. La sospechosa fragmentación de la izquierda frente a la impecable unión en formación de tortuga con la que marcha todo el espectro de la derecha a través del Partido Popular, flanqueado por el PSOE, es otro de los motivos de esta inesperada imputación. La investigación intentará también descubrir si los bancos y las empresas eléctricas pudieran estar pagando a todos esos imbéciles a través de algún mecanismo ilegal que la policía todavía no ha averiguado y cuyo montante podría ascender a dieciocho euros por cabeza. Por su parte, el líder de los socialistas, Pedro Sánchez, lamenta que la justicia española no considere de izquierdas a su partido y le prive de estar imputado junto con las demás formaciones. “Somos igual de imbéciles o más”, ha declarado Sánchez”

El párrafo anterior aparecía ayer en la página Iniciativa Debate, sin firma y con no poca retranca, para poner en evidencia una dolorosa y peligrosa realidad: que la desunión de la izquierda a quién beneficia es a la oligarquía y a la derecha. Y es que un día antes se había conocido la dimisión de la candidata a presidir la Comunidad de Madrid, Tania Sánchez, por diferencias insalvables con su partido, IU. Hoy, Diego Cañamero, secretario general del SAT –Sindicato Andaluz de Trabajadores- y de la CUP -Candidatura Unitaria de Trabajadores-, anunciaba el abandono de la formación que lidera Cayo Lara para ratificar la participación de los miembros de esa formación en la candidatura de Teresa Rodríguez –Podemos- a la Junta de Andalucía. Al tiempo, el PC, partido fuerte de la coalición, anunciaba igualmente su rompimiento con IU para integrarse en Ganemos. De ese modo IU se rompe en Madrid y Andalucía en el camino hacia las elecciones municipales y autonómicas. Y veremos en cuantos más lugares…



IU no es stricto sensu un partido político, sino una coalición de partidos que nació en 1986, para aglutinar una serie de formaciones de izquierdas en torno a la oposición a la entrada de España en la OTAN, que se conformó con la participación del Partido Comunista de España, el Partit Socialista Unificat de Catalunya, el Partido de Acción Socialista, Izquierda Republicana, Federación Progresista, el Partido Humanista y el Partido Carlista. A estos partidos se les unirían, para fundar Izquierda Unida, el Partido Comunista de los Pueblos de España y el Colectivo de Unidad de los Trabajadores-Bloque Andaluz de Izquierdas, y algunos independientes. Los problemas surgidos ahora en Madrid y Andalucía ponen de manifiesto que algo se está resquebrajando en una coalición que tiene cerca de treinta años
 
No es un fenómeno nuevo, a lo largo de la historia de esta pseudodemocracia, la izquierda siempre anduvo a la greña, mientras que la derecha, invariablemente, representó una monolítica unión. Bajo la bandera del PP se cobijan desde los más extremistas ultraderechistas a los más modernos neoliberales. Sin embargo, la izquierda, desde que se tienen memoria histórica de su existencia, jamás se presentó sin fisuras ante el electorado, perjudicando, sobre todo, a una ciudadanía que eternamente se vio obligada a atomizar su voto en busca del partido que más se acercase a sus ideas o intereses, en tanto la gente de derechas nunca tuvo ese problema: toda ella sabe que su opción es el PP.

Mas como en los últimos tiempos las cosas están cambiando, ante todo porque el pueblo está cansado del viejo sistema bipartidista con algunas adendas políticas, como IU –que nació para aglutinar una serie de formaciones de izquierdas en torno a la oposición a la entrada de España en la OTAN y se conformó con la participación del Partido Comunista de España, el Partit Socialista Unificat de Catalunya, el Partido de Acción Socialista, Izquierda Republicana, Federación Progresista, el Partido Humanista y el Partido Carlista. A estos partidos se les unirían, para fundar Izquierda Unida, el Partido Comunista de los Pueblos de España y el Colectivo de Unidad de los Trabajadores-Bloque Andaluz de Izquierdas, y algunos independientes- porque los partidos tradicionales, más que como solución, son vistos como problemas.

En 2014, ante el agotamiento, inoperancia, laxitud y hasta estolidez de los partidos presentes en la vida parlamentaria, distante de los ciudadanos e inservibles para solucionar los muchos problemas de la gente de la calle, surgen primero Podemos, y más tarde, de cara la celebración de las elecciones municipales, Guanyem Barcelona, movimiento que se extiende por todo el país con la voluntad de aglutinar fuerzas para desalojar del poder a unos políticos inútiles en su totalidad y corruptos en gran mayoría.

El primer Guanyem se articula en torno a la idea de un proceso de construcción colectiva que promueve la exdirigente de la PAH, Ada Colau. El movimiento y la idea echan raíces en todo el país y aumenta con fuerza cuando Podemos anuncia que no se presentará con listas propias, sino que se integrará en las candidaturas de movimientos populares como Guanyen o similares formaciones.

Es entonces cuando IU, liderada por Alberto Garzón, se inclina a que la colación se sume al proyecto de candidatura unitaria de movimientos ciudadanos y Podemos, como exponente de otra forma de hacer política al servicio de los ciudadanos y alejados de los partidos institucionalizados que tan distantes se muestran de los intereses del pueblo.

Mas una vez más a lo largo de la historia del movimiento obrero, de los partidos de izquierdas, los personalismos, el egoísmo o la estolidez de sus dirigentes lo hacen imposible. Es difícil discernir el porqué del obcecamiento en mantener posturas distintas, aun a pesar de que los objetivos sean los mismos. Cuesta trabajo entender cómo, ignorando la perentoria necesidad de un cambio radical en la política del país - en el presente en poder de una clase dirigente al servicio de los intereses económicos de la oligarquía y enfangada en la corrupción-, los partidos de izquierdas y los movimientos ciudadanos no se constituyen en una opción unívoca en lugar de andar a la greña entre ellos, propiciando el triunfo de la derecha.

Cuando se contempla el resultado de las encuestas, e incluso los de las elecciones generales, una tras otra, se constata con facilidad que el espectro de electores de izquierdas supone muchos cientos de miles de votos más de izquierdas que de derechas. Sin embargo, la estúpida atomización de las izquierdas, frente a la monolítica derecha, propicia siempre que sea esta la que se enquista en el poder.

Y es algo, tal como está la situación en este país, que no puede permitirse, porque es el futuro de los ciudadanos lo que está en juego, interés muy por encima de los obtusos personalismos de liderazgo de quienes no tienen ningún derecho a jugar con el bienestar de todo un pueblo por sus estultos intereses.

Esquirlas de actualidad. 
Un día más el ‘todos contra Podemos’ se materializó en declaraciones políticas y bombardeo mediático contra Juan Carlos Monedero por hacer lo que nunca hacen los políticos de la casta: asumir un error y corregirlo. Aunque de poco le ha servido al número tres de la formación liderada por Pablo Iglesias ingresar en Hacienda 200.000 euros como resultado de una declaración complementaria. Dos periódicos de gran tirada publicaban esta mañana informaciones sobre esa declaración, voluntaria, como si hubiera cometido irregularidades, pese a que los técnicos de Hacienda llevaban días descartando cualquier fraude. La información publicada fue filtrada por Hacienda –cuyo ministro, Cristóbal Montoro se niega a publicar la lista de los auténticos defraudadores del fisco- e incluso la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, admitió que el asunto se trató en el Consejo de Ministros, como si este Gobierno no tuviera más quehacer que buscar estrategias en contra de Podemos, en lugar de trabajar para solucionar los muchos problemas de la ciudadanía. En la rueda de prensa posterior a ese Consejo, la vicepresidenta tuvo la desfachatez de manifestar: "Si todos los españoles hicieran lo mismo, no habría dinero para pagar la sanidad y la educación”. Desfachatez y hasta cara dura, cuando su propio partido pagó obras en dinero negro que supusieron muchos más cientos de miles de euros como constató el juez Ruz, olvidando la amnistía Fiscal concedida a sus amigos por el Ministro de Hacienda o los 90.000 millones de euros defraudados al Fisco, en su mayoría por parte de las grandes empresas del IBEX y las grandes fortunas que se amparan en las SICAV para evitar pagar impuestos, con la anuencia del Gobierno. Con eso sí que se podrían pagar sanidad y educación. O con los 169.000 millones de euros que graciosamente regala su Gobierno a la secta católica sin pedir permiso a los ciudadanos.
***
Según EDUCO, organización que pertenece a la Alianza ChildFund, una de las principales redes internacionales de ONG que trabajan en el ámbito de la protección de la infancia, cientos de miles de niños españoles no pueden disfrutar de algo tan básico como una comida completa al día. Uno de cada cuatro está malnutrido y 200.000 no pueden permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada dos días. Esa es la recuperación de la economía de la que hablan Raxoi y Pedro Sánchez; la economía de los oligarcas, porque la de la gente normal y los niños de nuestro país seguimos padeciendo graves problemas para subsistir
***
La triste realidad da cuenta de la constante mendacidad del Gobierno de Raxoi. Su optimismo sobre la situación económica –apoyado por el insubstancial portavoz del partido mayoritario de ¿oposición?, Pedro Sánchez- se desvela falso ante los problemas de una ciudadanía que no ve mitigarse sus muchas cuitas a consecuencia de la miseria económica. Según el INE –Instituto Nacional de Estadística- en el tercer trimestre del año pasado 6.700 personas fueron desahuciadas de su vivienda habitual, un 13,5% más que en el mismo periodo de 2013. Lo que demuestra las falacias del Presidente que, en una entrevista concedida a T5. afirmó que "no es norma habitual" escudándose, además, en la falta de margen de maniobra en los desahucios por impago del alquiler –tras la aprobación por parte de su Gobierno de una legislación pensada tan solo para favorecer a los arrendadores-, más de la mitad de los casos en 2014.

***
Hoy se cumple un año de los asesinatos de Ceuta, cuando 15 inmigrantes sin papeles fallecieron en las aguas de esa ciudad, frente al espigón fronterizo de El Tarajal, y después de que la Guardia Civil disparase contra ellos pelotas de goma para impedirles llegar a la playa. La jueza que está viendo el caso, denunciado por ONG’s se quiere sacudir la responsabilidad argumentando que las muertes se produjeron en aguas marroquíes cosa que la Audiencia Nacional ha desestimado al manifestar, en el auto de rechazo a hacerse con el caso, como quería la juez ceutí, que "no está probado que las muertes se produjesen en Marruecos, en España o en ambos reinos". En el aniversario de una tragedia que se pudo evitar, de haber actuado la Guardia Civil de acuerdo con la normativa europea y los Derechos Humanos, en Berlín la Coalición Internacional de Migrantes Sin Papeles y Refugiados convocaba hoy una manifestación que partió de la embajada de España en Berlín para reclamar que se detenga en toda Europa la guerra contra los inmigrantes.
***

Comentarios

  1. Gran artículo, amiga Luisa, gran artículo, que me hace pensar y mucho.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier. Lástima que no lo vayan a leer los necios que andan con el 'son galgos, son podencos' que siempre acaba por facilitar el triunfo a la derecha. Abrazo enorme.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…