Ir al contenido principal

El sistema que quieren perpetuar PP y PSOE




Raxoi y Pedro Sánchez hablan continuamente del riesgo del ‘populismo’ de los partidos emergentes que no forman parte del bipartidismo existente desde la transición, el sistema que consideran debe perpetuarse para garantizar, y prolongar, el establishment que rige la sociedad desde 1978. Fuera de él, a decir de los dirigentes de ambos partidos políticos, solo existiría el caos, la pérdida de la democracia, de valores y derechos de lo que ellos consideran una sociedad inamovible y digna de ser conservada incólume y a salvo de otras aventuras.

Los titulares de prensa, o de informativos televisivos, reflejan, solo en parte, porque existe una férrea censura para que la ciudadanía no perciba en su totalidad las miserias del sistema, qué clase de sociedad, es la que los representantes del sistema del bipartidismo quieren perpetuar.

“Javier Marín, Consejero Delegado del Banco de Santander cobrará como prejubilado, a los 48 años, 800.000 euros anuales”, “Amparo Pérez, una mujer de 86 años muere de parada cardiorrespiratoria el día de su desahucio”. “Sánchez Barcoj pudo falsificar la firma de Verdú para disponer de otra tarjeta black”, “Los directivos de Iberdrola ganan al año un 25% más pese a las pérdidas de la compañía”. “Rodrigo Rato cree que la fianza interpuesta  los directivos de Bankia y a la entidad podrían causar graves daños al sistema”. “Los directivos del IBEX aumentaron su salario en un 25%”. “Uno de cada cuatro trabajadores cobra el 50% del salario mínimo”. “Los salarios más bajos perdieron un 70% de poder adquisitivo desde 2007”. “La CEOE quiere abaratar aún más los sueldos y propone indemnizaciones de 12 días por año para los despidos de jóvenes”. “La Comunidad de Madrid gasta en publicidad 2.7 millones de euros en publicidad de la recortada Educación y 1.4 en vendder las bondades de la privatizada sanidad, pese a los recortes”. “La luz subió un 60% más que los salarios desde 2008”. “Muere el tercer sin techo en València en el mes de febrero”. “Madrid paga primas a jueces a través de una empresa privada.” (entre ellos el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Vieira). “La Audiencia de Madrid pierde el sumario del borrado de los ordenadores de Bárcenas”. “Desde que comenzó la crisis la banca recibió 216.000 millones de dinero público”. “Caja Madrid multiplicó por veinte el sueldo de sus consejeros para asegurarse su lealtad”. “Desahucio inminente en Ourense de una familia con un bebé de tres meses por deber siete meses de impagos  al no poder hacerle frente a un alquiler de 310 euros”. “Banco Santander falsificó la firma de dos jubilados para colocarles subordinadas de Fagor” “El Santander despide por "ineptitud" a una empleada traumatizada por un atraco”. “España es el país con mayor desigualdad social de la eurozona”.

A la vista de tales titulares es inevitable pensar qué clase de sociedad quieren perpetuar unos partidos políticos que, para evitar el descontento del pueblo, solo piensan en la represión como denuncia la ONU, que critica la reforma del Código Penal y la Ley Mordaza. Así lo hicieron saber cinco relatores de derechos humanos del organismo supranacional que consideran que esas reformas legislativas pueden cercenar derechos fundamentales de los ciudadanos, y exhortan a su retirada.

A la vista de muchos titulares de prensa se pone en evidencia la brutal desigualdad de una sociedad en la que el poder del dinero, bancos, grandes empresas y políticos, abusan y roban a los trabajadores, imponen una monstruosa desigualdad que cuesta vidas, a la vez que reprimen las protestas de manera dictatorial, al tiempo que malgastan el dinero público.

El establishment, cuya necesidad de conservar invocan por igual los dirigentes del PP y el PSOE, es el mismo en el que una secta, la católica, recibe al año  156 millones de euros de las arcas públicas, al tiempo que las empobrece al no pagar impuestos como el IBI y está inmersa en escándalos de pederastia y estafas a ancianitas, sin que la ley caiga sobre los delincuentes con contundencia, porque existe una bochornosa connivencia del poder con esa secta que lleva ochenta años imponiendo sus criterios en una sociedad que, de ser libre y moderna, debiera ser laica y no conceder privilegios a una religión cuyos popes solo piensan en vivir en la opulencia.

Esta sociedad, en la que mueren al año cuatro mil personas porque la Sanidad Pública no les proporciona el medicamento que les salvaría la vida, el Sovaldi, el mismo sobre el que el PP votó en la UE en contra de que se bajase su precio; en la que existen 3.2 millones de niños con problemas de nutrición y en la que no hay datos de los suicidios que causó la crisis pero que algunos expertos creen que son varios cientos de miles, en la que las libertades formales son pisoteadas y los trabajadores convertidos en esclavos, es la que los dos grandes partidos dicen que ha de permanecer sin cambios, que cualquier aventura electoral que pusiera el Gobierno en otras manos que no fuesen las suyas sería un riesgo.

¿Un riesgo para quién?, cabe preguntarse. Y la respuesta es sencilla: Un riesgo para los estafadores, para los corruptos, para los que con sus decisiones causan la muerte de miles de personas, el hambre de millones y la desigualdad en todo un país. Un riesgo para los estafadores que llevan treinta y ocho años engañando al pueblo.
Esquirlas de actualidad
 Jordi Pujol volvió al Parlament de Catalunya para reafirmarse en sus declaraciones anteriores, abroncar de nuevo a los diputados y asegurar que nada de lo que se dice de sus cuentas en paraísos fiscales y comisiones cobradas por CiU y él mismo durante los lustros que gobernó son falacias. Junto a él su esposa, Marta Ferrusola, que no quiso declarar ante los diputados, pero sí a algunas preguntas de los mismos, mantuvo una actitud airada, displicente y soberbia para afirmar, con todo aplomo que su familia no tiene un euro. Está siendo difícil probar los asuntos relacionados con la fortuna de los Pujol-Ferrusola, aunque, toda la sociedad sospeche que hace mucho tiempo que el Molt Honorable no era sino molt deshonorable.
***
 El debate de la Nación que arrancará mañana lo hará cojo, toda vez que el partido mayoritario de oposición, Podemos, no estará presente. Se tratará, seguramente, de un duelo de guante blanco entre el presidente Raxoi y el líder del partido mayoritario de oposición solo en el parlamento, en el que ambos intentarán transmitir a la sociedad que solo ellos son los cualificados para gobernar. Aparentemente se pelearán para cubrir el expediente de que existen partidos en liza, por mucho que en la realidad ambos partidos defiendan el mismo sistema de austeridad, privilegios a los bancos y explotación del pueblo.

***

El Consejo General del Poder Judicial ha abierto una investigación para averiguar si el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Vieira, y otros jueces incurrieron en incompatibilidad al recibir una compensación económica por el desarrollo de una herramienta informática en Decanatos y Órganos Judiciales que se puso en marcha en 2010 y que ha venido pagando Indra, la empresa encargada de realizar el proyecto de informatizar los juzgados madrileños. No hay que ser muy mal pensado para acordarse de las decisiones de la Audiencia respecto a casos de corrupción del PP, de Bankia, la persecución al juez que procesó a Blesa o las decisiones siempre sorprendentes respecto a la memoria histórica y relacionarlo con esos sobre sueldos que reciben algunos jueces de la CAM.

***

La alcaldesa de València, Rita Barberá, que protagonizó un espectáculo bochornoso en el discurso de la Cridá, el inicio de las fiestas falleras, dio hoy sorprendentes explicaciones a su deslavazado y absurdo discurso en una jerga desconocida, que ella quería valenciano, en la que llegó a inventarse palabras como ‘el caloret’ que dio lugar a un verdadero aluvión de burlas en las redes sociales. La explicación de Barberá, que pidió disculpas como suelen hacer los integrantes del PP, con una arrogancia injustificable, fue que se quedó en blanco porque llevaba el discurso muy preparado y encorsetado. Aunque las malas lenguas del Cap i Cassals dicen que el problema estuvo en que doña Rita había abusado de bebidas espirituosas, como tiene por costumbre.

***



Comentarios

  1. Como siempre tu crónica acertando en la diana.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javier, eres un lector adorable
      Abrazo enorme

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…