Ir al contenido principal

El entramado de intereses económicos de los partidos que temen a Podemos.



El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, manifestaba hoy, a propósito de las negociaciones que la UE mantiene con el Gobierno griego de Syriza, que ese país debe devolver el dinero que le facilitaron los estados europeos, entre los que está España, que si no hubiese prestado 32.744 millones a Grecia podría haber subido "las prestaciones por desempleo un 50% o aumentar las pensiones un 38%". Es evidente que al Ejecutivo del PP le importan poco esos miles de millones, ya que está acostumbrado a despilfarrar el dinero de todos alegremente, lo que le molesta es la política del primer ministro heleno, Alexis Tsipras, que está llevando a cabo una política en contra de la austeridad impuesta por la UE, devolviendo derechos al pueblo griego, ayudando a los más débiles y devolviendo la dignidad a la ciudadanía.

Para el gobierno del PP Grecia es un riesgo, porque si Tsipras consigue imponerse a la UE, consigue un acuerdo para el pago de la deuda que no implique el sacrificio de los helenos, estará haciendo más por Podemos que cualquier campaña electoral. Los españolitos se mirarán en el espejo de Syriza, otorgarán el voto mayoritariamente a la formación de Pablo Iglesias y al PP se le acabarán las posibilidades de seguir esquilmando las arcas públicas como vienen haciendo desde que Aznar ganó las elecciones en 1996.

No hay más que recordar la política de oposición que el PP hizo al gobierno de Zapatero, desde el día en que este ganó las elecciones en 2004. Durante los ocho años de gobierno de los ¿socialistas? el PP no dejó uno solo de insidiar, inventar las más rocambolescas situaciones para deslegitimar al gobierno que había ganado las elecciones democráticamente. Desde responsabilizarlo del atentado del 11M a acusarlo de no respetar a las víctimas de ETA, de asesinar niños por la Ley del Aborto, o por cualquier asunto en el que pudiesen hincar el diente, allí estaba el PP, criminalizando y difamando al PSOE. Tan solo se avino a un acuerdo, el que el PSOE no debió tomar nunca, y que fue la causa de un descalabro electoral del que no se recuperará en decenios: la firma de la modificación del artículo 135 de la Constitución que puso por delante los intereses de los bancos alemanes a los de la ciudadanía.

Ahora que el PSOE ya no es un peligro, porque el pueblo ha tiempo que descubrió que ambos partidos son distintas caras de la misma moneda de un capitalismo salvaje que tan solo protege a los amos del dinero, el PP se revuelve con toda su ira y su capacidad de manipulación contra Podemos, porque si ese partido gana las elecciones se les acabará la oportunidad de hacer los negocios millonarios que han arruinado al país.

Y no repara en los medios a utilizar, métodos que la prensa oficial reconoce, y aún justifica, como hacía hoy El País con una noticia en la que asumía que el PP está dispuesto a todo en su lucha torticera contra Podemos. Así, en una noticia que el diario de Prisa titula “Podemos, en el punto de mira del Gobierno y el PP” bajo cuyo titular coloca una entradilla en la que afirma: “El Ejecutivo trata de romper la imagen impoluta de la que disfruta el partido de Iglesias”, señala en uno de sus párrafos después describir la preocupación del gabinete y el partido de Raxoi por la encuestas que señalan a Podemos como ganador de los próximos comicios generales: “La publicación de detalles de las cuentas de Juan Carlos Monedero, número tres de Podemos, que ha pagado 200.000 euros en una declaración complementaria admitiendo así, según el Gobierno, que había cometido una irregularidad fiscal, ha generado una importante polémica política. Todos los partidos critican a Monedero por utilizar una estrategia para pagar menos impuestos, algo contradictorio con la línea de su partido, pero a la vez reprochan al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el haber utilizado esa información”. En la noticia reconocen que tanto el gobierno como el PP  admiten que Podemos se ha convertido en el principal objetivo a batir para los próximos meses. Y esa no es una decisión de Montoro, sino estratégica, de La Moncloa. Lógico, es mucho lo que le va al partido del Gobierno en ganar las elecciones. Basta repasar las noticias sobre corrupción, tramas, fraudes y operaciones nada claras, para entender los porqués de la furia del PP ante la posibilidad de perder las elecciones.

Los procesos judiciales y las revelaciones de la Lista Falciani, los desahucios y las decisiones que, a bote pronto, parecieran inexplicables tienen su razón a poco que se bucee en los asuntos del PP y sus aledaños. Son muchas las noticias que hablan de gente desahuciada por ‘fondos buitre’ propietarios de viviendas de protección. Y de pronto se desvela que José María Aznar Botella, hijo del expresidente y de la alcaldesa de Madrid -que enajenó infinidad de viviendas públicas dejando desamparados a sus inquilinos-, es consejero de una empresa llamada Promotoria Plataforma S.L., filial de Cerberus Capital, un fondo buitre que compra viviendas para desahuciar a los inquilinos que no pueden pagar una hipoteca. Quién nos podrá negar que pudiera estar detrás de tanto desahucio la mano de los Aznar, o de Bankia, la entidad creada con las cajas de ahorro gobernadas por el PP y que desahucia inmisericordemente a sus deudores, a cuya cúpula delincuente le debemos el haber tenido que abonar el mayor rescate de nuestra historia, 60.000 millones de euros, de los que 24.000 responden a lo robado por los dirigentes de esa entidad que, en el presente, cede graciosamente sus activos tóxicos a fondos buitre en cuyos consejos andan los cachorros de Aznar. Ante tales manejos ¿podríamos extrañarnos de que cualquier día se desvele que detrás de la persecución a las energías renovables y las brutales subidas del recibo de la luz pudieran estar intereses espurios de gentes del PP?

Los corruptos de la trama Gürtel Guillermo Ortega, conocido en la trama como ‘el rata’, o Arturo González Panero, ‘el albondiguilla’, elegantes apodos con los que eran conocidos los alcaldes de Majadahonda y Boadilla del Monte respectivamente, tenían cuentas en Suiza, al igual que otros ilustres peperos, simpatizantes o próximos a ese partido, toda gente de la derecha, del mundo de los negocios o deportista de elite, de esos que tan aficionados son a hacer campaña al PP en declaraciones públicas. Cómo unos individuos sin formación académica alguna, como los citados alcaldes, pudieron formar parte de ese entramado de estafas y millones sin el asesoramiento de gente mucho más experimentada que ellos en el sucio arte de la estafa es algo que algún día, cuando el PP no gobierne, posiblemente se descubrirá. En los últimos meses es mucho lo que se va conociendo de los chanchullos del PP en relación con las cuentas que atribuyen a Bárcenas y todos estamos convencidos son del PP. De momento se ha certificado que la remodelación de su sede la pagaron con dinero negro.

El PSOE tampoco es ajeno a concomitancias y extrañas amistades con gente poco recomendable. Seguramente en ese pavor a que se desvelen acciones que ponen en entredicho la ideología de quienes utilizan unas siglas que deben avergonzar al fundador de su partido, tiene su origen el odio que demuestran a Podemos y lo que representa. La actitud del PSOE, tras la publicación de la Lista Falciani en su día, se limitó a invitar a los defraudadores, con amables palabras, a pasar por la ventanilla de Hacienda, en lugar de mandarles a la policía para que los detuviera. Tal vez esa amabilidad es la que le garantizó a la entonces ministra de Hacienda, Elena Salgado, su entrada en Endesa con un sueldo millonario, o que el banco de Santander, presidido entonces por el defraudador de 2000 millones de euros, Emilio Botín, perdonase parte del crédito que con ese banco tenía el PSOE.

Detrás del entramado de empresas que se enriquecen con la sangre y el sudor del pueblo, ya sean fondos buitre o laboratorios farmacéuticos, eléctricas o nucleares, petroleras que destruyen ecosistemas marinos o promotoras que arrasan el litoral y el paisaje de todo el país, están siempre los políticos de este sistema que se revuelve como fiera herido contra Podemos.

Depende de nosotros entender que todo cuanto escupen sobre sus dirigentes no es sino el veneno de una serpiente que ve en riesgo su riqueza, por ello no deberíamos caer en las mentiras, insidias y maldades que cuentan de quienes encabezan un partido que, como en Grecia, nos devolverá la dignidad si gana las elecciones.

Esquirlas de actualidad

El ministro del Interior –el peor de esa cartera que se ha sufrido en esta pseudodemocracia-, Jorge Fernández, ha mostrado su apoyo a los 16 guardias civiles que una jueza de Ceuta ha imputado como autores de un homicidio involuntario, por la muerte de quince personas procedentes del África Subsahariana que intentaban alcanzar la costa y a los que esos agentes dispararon pelotas de goma y botes de humo que provocó su ahogamiento. Fernández expresó el apoyo del Gobierno a los guardias civiles y expresó su respeto por las decisiones judiciales. Igualmente, el director de la benemérita, Fernández de Mesa, afirmó que los guardias civiles son los primeros en auxiliar en la frontera a  personas que vienen buscando una vida mejor y añadió que la Guardia Civil está realizando una labor "completamente transparente y limpia". Aunque ninguno de los dos altos cargos del PP asumió que los agentes no hacían otra cosa que cumplir órdenes dictadas por responsables de interior, que no reconocen en público su xenofobia, aunque sus hechos demuestran su racismo filofascista.
***
El penoso espectáculo que ayer dieron los socialistas en su batalla entre la dirección federal y la regional de Madrid, lejos de serenarse se agrava, con episodios tan fuera de lugar como la orden de Ferraz de cambiar las cerraduras de los despachos de los dirigentes cesados, y una catarata de declaraciones que permiten intuir que esa batalla podría acabar con una escisión del PSOE. Lo que le faltaba a un partido que, desde 2010 entró en barrena con medidas económicas neoliberales, y que ahora, entre los pactos firmados con el PP por su secretario general, repudiados por la mayoría de su militancia y el espectáculo esperpéntico que están dando en la capital del Estado se sitúan al borde de la pasoktización. Desde luego si Antonio Miguel Carmona gana la alcaldía será por sus méritos, no por las siglas que lo amparan.
***
La Fiscalía de Madrid, siempre al servicio del Gobierno, pide un total de tres años y medio de cárcel para Jorge Verstrynge -el profesor que en su juventud fuera secretario general del PP con Manuel Fraga y que en los últimos años se pasó ideológicamente a la izquierda-, por su participación en la concentración republicana que se celebró en la madrileña Puerta del Sol el 19 de junio de 2014, coincidiendo con la proclamación de Felipe de Borbón como rey de España. Verstrynge fue detenido aquel día por la policía junto con varios jóvenes para los que el fiscal pide también penas que oscilan entre los dos años y los ocho meses de prisión, además de diferentes multas en concepto de  “responsabilidad civil” por "lesiones". “En este país se le ha ido la cabeza a más de uno, empezando por el ministro del Interior. Tratan de meternos miedo para que no salgamos a la calle. Pero les va a costar conseguirlo. Ladran, luego cabalgamos”, manifestó Verstrynge tras conocer estas peticiones de cárcel. Su abogado, Endika Zulueta, considera que la vista oral servirá para "darle la vuelta al proceso y dejar en evidencia lo desproporcionado de la actuación policial". Ojalá. El Comisario de Derechos Humanos de la UE debiera tomar nota de estas cosas… y obrar en consecuencia. 

Comentarios

  1. Grande tu artículo, sin duda alguna. Gracias por tu crónica diaria.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…