Ir al contenido principal

Yo también soy trabajadora del Charlie Hebdo



Se la tenían jurada desde que publicaron las caricaturas de Mahoma. No faltaron críticas de otras religiones a aquellas caricaturas, porque el corporativismo religioso es indestructible. Las religiones, por su propia condición, son intolerantes con quienes no piensan como ellas y no reverencian sus mitos. 
 
Los yihadistas que han asesinado hoy a once periodistas y un policía han disparado al corazón de la libertad de expresión y a quienes la defendemos como derecho imprescindible en cualquier sociedad. Y estamos indignados. 

Los fanáticos asesinos de los dibujantes y del director del Charlie Hebdo, además de asesinos intolerantes, son sumamente torpes porque con su criminal acción no han hecho otra cosa sino encorajinar a la comunidad internacional, a aquellas naciones en las que se respeta la libertad de expresión de verdad, y las que invocan a conveniencia, como sucede en este país, donde, desde el Presidente Raxoi al Ministro del Interior, que la aclaman como sagrado bien democrático, a pesar de sus múltiples vulneraciones a ese derecho, que pasa por sus asaltos a las televisiones públicas al despido de periodistas que no somos ‘afectos a su régimen’.

Los fanáticos autores del atentado no han hecho ningún favor a su causa con los crímenes perpetrados hoy, sino que han echado gasolina al fuego de la intolerancia, la xenofobia y la islamofobia de extrema derecha que recorre Europa. Seguramente esos grupos racistas que crecen como la espuma en todos los rincones de Europa estarán frotándose las manos ante el crimen perpetrado hoy por los yihadistas. Cualesquiera de quienes hayan sido merecen la más absoluta repulsa, el más implacable de los desprecios y la más contundente de las represiones. 

Dicen que los asesinos de los humoristas franceses perpetraron su crimen gritando “¡Alá es grande!”, frase estúpida para justificar un crimen contra la libertad de expresión. ¿La grandeza de su dios pasa por quitarle la vida a quien hace uso de ella? Es el mismo proceder irracional, cruel y estúpido, de los ultraortodoxos judíos que escupen a las adolescentes por no vestir según su criterio, o la de los obispos españoles que tildan de asesinas a las mujeres que quieren ser dueñas de sus cuerpos y sus decisiones, e incluso, alguno, como el arzobispo de Granada –ese encubridor de paidofilos-, invita a los hombres a abusar y humillar a las mujeres que abortan. 

Se trata del mismo concepto irracional de quienes profesan el fanatismo religioso sea de la creencia que sea. Alá, Dios, Jehová… da igual como llamen al objeto de su obsesivo fervor, no más que la consecuencia de una invención absurda a la que ponen cara y pensamientos, de acuerdo a los suyos, y proclaman que hay que obedecer por muy necios que sean sus preceptos.  

El Charlie Hebdo, la publicación humorística cuyos periodistas gráficos han sido objeto de la brutal ira de los fanáticos islamistas se rieron siempre de las religiones; existen numerosas portadas que lo demuestran. No ridiculizaban especialmente el Islam, sino que lo hacían del fanatismo religioso de cualesquiera otras creencias. Ironizaban, y es de esperar, que sigan ironizando sobre todas las religiones porque para cualquier mente racional e inteligente la ironía sobre los mitos inventados que creen con una fe digna de mejor causa invita, como poco, a la ironía.

Las religiones, o los dirigentes de todas las religiones, se vienen dedicando, a lo largo de los siglos, a asesinar a quienes no piensan como ellos, desde los fanáticos rabinos judíos de la antigüedad a los islamistas actuales, pasando por los siglos de opresión y crímenes perpetrados en nombre del cristianismo, desde 313 hasta la desaparición de la Inquisición; que no olvidemos, en España actuó hasta 1834, en tiempos de la regencia de la reina María Cristina y bajo el gobierno de Fernando de la Rosa.

El salvaje crimen perpetrado hoy por los yihadistas contra los trabajadores del Charlie Hebdo entra en el habitual comportamiento histórico de los fanatismos religiosos, condenables tanto los perpetrasen los cristianos de las cruzadas o los actuales islamistas. Es la misma aberrante intolerancia de quienes no solo son incapaces de pensar, sino que desean eliminar a quienes piensan, porque son un peligro para sus obtusas creencias. 

Hoy, todos los que luchamos de un modo u otro por la irrenunciable libertad de expresión, miramos a la redacción del Charlie Hebdo con dolor e indignación. No hay nada que pueda justificar el asesinato de alguien por ironizar, o aún burlarse, de una ideología o una religión, sea la que sea. 

Mas no olvidemos que en este país nuestro, donde, evidentemente, la religión impuesta no asesina a tiros, también existe un fanatismo religioso que cuando le parece lleva a los tribunales, exigiendo cuantiosas multas e incluso penas de cárcel, a quienes ironizan sobre su secta, como hicieron hace unos años contra Javier Krahe. Su fanatismo y su avaricia lleva a exigir que le entreguen cerca de 160 mil millones de euros al año sin importarle que existan enfermos de hepatitis C a los que el Gobierno dice no tener fondos para pagar los medicamentos que les salven la vida, o que obliga a los pensionistas que perciben ridículas prestaciones a renunciar a sus tratamientos para entregar esa lluvia de millones a la secta católica. 

Es inevitable, y necesario, rebelarse e indignarse con los fanáticos integristas islamistas que perpetraron hoy el salvaje atentado contra doce personas y la irrenunciable libertad de expresión. Pero no olvidemos que cualesquier forma de exaltación religiosa mata siempre, de un modo u otro. 

Y no nos dejemos tomar el pelo por un Gobierno que invoca la libertad de expresión cuando conviene a sus planes, pero que la vulnera constantemente persiguiendo a los profesionales libres. 

Esquirlas de actualidad.  
 El Banco de Santander obtuvo, en 2013, un beneficio de 4.370 millones, un 90% más que en 2012, aún no se conocen las cifras de 2014, que, seguramente, y dado cómo está evolucionando la crisis para la oligarquía, se multiplicarán en varios dígitos. No es de extrañar, independientemente de sus movimientos bursátiles y otras especulaciones: el banco de Santander se hace de oro a base de esquilmar a sus clientes menos desfavorecidos, porque, solo en gastos de mantenimiento de cuenta, le cobra a quien recibe escasa prestación de 426 euros la módica cantidad de 36 euros, cargo que no aplica a quienes tiene ingresada una nómina. Manera como otra cualquiera de castigar a los parados, como esta bloguera a la que por un descubierto por impago de un resto de una tarjeta, por el que no avisaron,  cobró 39 euros. Cargo pues de casi 60 euros a quien se ve obligada a vivir con 426 euros. Así se hace de oro el Banco de Santander, la señora (?) Ana Patricia Botín: Esquilmando y estafando a los parados ¡Y luego dice el Gobierno que la economía va bien! Va bien para los oligarcas de la banca a la que el Ejecutivo permite sus impunes latrocinios.

***
La doble vara de medir de la ‘in’Justicia sigue dando muestras de su descaro y favoritismo. Al tiempo que la Fiscalía del Tribunal Supremo archiva las diligencias abiertas sobre los viajes que realizó José Antonio Monago –Presidente de la Junta de Extremadura- a Canarias durante los años 2010 y 2011, pagadas por el Congreso, esto es por todos los ciudadanos, para visitar a su novia o amante, y cuyo volumen superó los 35.000 euros, el Juzgado de lo Penal número 14 de Valencia deniega la suspensión cautelar de una pena de solo seis meses, a una joven madre, Eva González, por no pagar una multa de 1400 euros alegando que “previsiblemente” el indulto se denegará en este periodo inmediatamente anterior a diversas convocatorias electorales por el descrédito existente en la sociedad ante el otorgamiento de los indultos a penados”. La multa se le impuso a González tras haber hecho uso de una tarjeta, hallada dentro de una cartera que encontró, para hacer compras cuando padecía anorexia y bulimia. González abonó la indemnización y los gastos realizados con la tarjeta una vez rehabilitada. Pero por errores de sus abogados no abonó los 1400 euros de multa y ahora la misma justicia que exonera a quien hace uso irregular de fondos públicos castiga a una pobre mujer por mil cuatrocientos miserables euros.

***
“Con el pueblo griego por el cambio en Europa” es el nombre del manifiesto de apoyo a Syriza firmado entre otros por Ada Colau, David Fernández, Teresa Rodríguez, Olga Rodríguez y Martiño Noriega, en el que aseguran “su victoria será la nuestra pero su derrota también”. Conscientes del chantaje y las presiones que están llevando a cabo las instituciones europeas, Alemania, el FMI y los especuladores financieros, en contra de Syriza, situada como ganadora de los comicios griegos en las encuestas, los firmantes del manifiesto hacen “un llamamiento a toda la ciudadanía a solidarizarse con el pueblo griego, a no permitir que la democracia sea derrotada por los mercados y a impulsar acciones que no dejen solos a los griegos y griegas en su camino para conquistar su soberanía y sus derechos" y confían en que las elecciones griegas abran la espita de "un cambio que sólo será posible si el pueblo griego se mantiene movilizado en las calles, se organiza en todos los rincones de la sociedad y cuenta con la solidaridad internacional de la ciudadanía europea".

***





Comentarios

  1. Se que mucha gente no estrá de acuerdo conmigo, pero esto es lo que pienso a propósito de esta barbaridad ocurrida en Francia.
    Todas las religiones que existen no son buenas; en el fondo son todas fanáticas, pues todas están inventadas por la humanidad y la humanidad en el fondo es perversa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo, cuando esa humanidad perversa es, además, fanática de cualesquiera de las religiones, sobre todas esas que llaman 'del Libro', las semíticas, porque las orientales parecen otra cosa, por mucho que crean en seres mágicos como las otras, no son crueles ni con sus semejantes ni con los animales.

      Eliminar
  2. Luisa tus artículos son magníficos!. Postéalos también en nuestro blog ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies germana, fet, ja he penjat varis en el blog de Podemos ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…