Ir al contenido principal

Un ministro fascista toma decisiones fascistas: Fernández Díaz y la Unidad Secreta Policial.


La salvaje e irracional pelea entre hinchas del fútbol, con la consecuencia de un participante de la algarada muerto y otros varios heridos, ha sido un ‘nos ha venido Dios a ver’ para los medios que hoy abrían sus informativos y tertulias con el estúpido altercado que, aun poniendo en evidencia la torpeza de los responsables gubernamentales y policiales, no tendría por qué ser una noticia que, incluso, ha sido la causa de que el poco dado a las declaraciones Presidente del Gobierno, Mariano Raxoi, hiciese unas, en directo y sin plasma, condenando los hechos. 
 
Aparte de lo patético e injusto que resulta que los medios dediquen horas a condolerse por el fallecimiento de un pobre descerebrado, capaz de jugarse la vida por una futilidad, cuando guardan un indecoroso silencio ante las muertes de quienes se quitan la vida desahuciados de sus casas por los bancos, el interés mediático por ese fallecimiento ha servido a la prensa, al servicio del establishment, para no hacerse eco de una noticia que, de ser este un país democrático, a estas horas habría ya sido causa de la dimisión, o cese fulminante, del Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz. 

Y es que anoche el digital eldiario.es ya adelantaba una noticia que demuestra la catadura política y ética de un ministro fascista que, por serlo, toma decisiones fascistas. Según revelaba el digital dirigido por Ignacio Escolar, desde 2012, esto es, desde que Raxoi es Presidente del Gobierno y Jorge Fernández ministro del Interior, existe una unidad policial secreta, integrada por agentes de Asuntos Internos y de otra unidad, que actúan fuera de sus competencias, sin control judicial, dedicada a, fuera de la legalidad y en exclusiva, buscar indicios de corrupción vinculados a dirigentes políticos catalanes o miembros de su entorno, con el objetivo de contrarrestar la ofensiva política que busca la independencia. 

Fernández Díaz, del que si no quedaba duda de su ideología reaccionaria con la Ley Mordaza y otras medidas represoras propias de una dictadura bananera, o sus declaraciones de exagerado nacionalista españolista, como las realizadas el pasado mes de octubre cuando comparó la actual situación catalana con la vivida el 6 de octubre de 1934 –fecha en la que se proclamó el Estado Catalán de la Republica Federal Española, que presidía Lluis Companys, asesinado por los fascistas seis años después y precisamente por esa proclamación-pone de manifiesto sus prácticas fascistas, al crear, o permitir que se crease una unidad policial que hace recordar aquella siniestra ‘Brigada político-social’ del franquismo, que se dedicaba a investigar a los desafectos al régimen, hasta conocer la talla de su ropa interior y el color del papel higiénico de su casa.  
  
Las unidades de Asuntos Internos de las policías de las democracias se dedican, como bien indica su denominación, a investigar los posibles delitos de los agentes. Una de esas unidades, de ser el español un Estado democrático, habría dedicado el tiempo a investigar, para que fuesen convenientemente sancionados, a los agentes que perpetraron agresiones brutales a numerosos ciudadanos en varias manifestaciones, o que, en la misma actitud que las de las policías dictatoriales, se dedicaron, en protestas ciudadanas, a perseguir y evitar que los profesionales de prensa ejerciesen libremente su derecho a informar a la ciudadanía. 

En lugar de llevar a cabo esas actividades, la mencionada unidad de Asuntos Internos, está consagrada a presionar e interrogar a los policías que investigan las tramas corruptas del PP, como el Grupo XXI de la Brigada de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción, integrada en la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal. En febrero pasado los integrantes de esa brigada fueron interrogados por Asuntos Internos con el pretexto de que el sumario se había filtrado a la prensa, aunque ya se había levantado el secreto sobre él. La impresión de los agentes fue que no era ese el motivo, si no presionarles para que no incluyesen a dirigentes del PP en la comisión de delitos dentro de la trama Gürtel.

Tanto en aquella ocasión, como en la que desvelaba eldiario.es, ni los interrogatorios ni las investigaciones tenían el aval del visto bueno judicial, ningún magistrado ordenó tales interrogatorios o pesquisas, lo que demuestra que el Ministerio del Interior lleva a cabo prácticas no solo antidemocráticas, si no ilícitas, constitutivas de un delito castigado por el Código Penal. 

Las revelaciones sobre la familia Pujol, podrían no ser tan graves como en un principio se hizo creer, dado que ningún juez ordenó medidas preventivas para ninguno de los integrantes del clan del exPresident de la Generalitat. De lo que no cabe duda es que fue esa unidad, que lleva a cabo prácticas ilegales, la que investigó, filtró y agitó el caso de los Pujol como estrategia contra el independentismo catalán. 

Juega sucio el Ministerio del Interior, pero sobre todo, juega fuera de la democracia, riéndose de la separación de poderes, de los derechos de los ciudadanos, y de esa Constitución de la que tanto se les llena la boca a la hora de hablar de unidades patrias a todos los integrantes del PP, pero que pisotean cuando de libertades y derechos se trata. 

En un país democrático Fernández Díaz habría presentado la dimisión de forma inmediata. Aunque, teniendo en cuenta que, a pesar de que un juez considera que todo el PP se lucró de una trama corrupta, y su responsable y Presidente del Gobierno sigue adherido al sillón presidencial como una sanguijuela obstinada, y no presentó la dimisión el día que se conocieron los cargos, se puede esperar cualquier cosa de los integrantes del actual Ejecutivo. Cualquier cosa excepto que actúen como honrados demócratas.

Esquirlas de actualidad. 

Con once años de retraso y nueve años menos de lo que solicitaba la Fiscalía, por fin, el expresidente de la Diputación de Castelló, el hasta ahora incombustible miembro de una saga de caciques, Carlos Fabra, entraba hoy en la prisión de Aranjuez para cumplir una pena de cuatro años. A muchos le parecerá escaso el castigo por todas las ilegalidades perpetradas por ese personaje que parece la imagen viva de ‘Martínez el facha’ –tira cómica que publicaba El Jueves en 1977 y firmaba el humorista gráfico Kim-, mas tan solo pensar en su arrogancia herida al ver que la impunidad con la que obró durante decenios no era tal y que de nada le sirvió su omnímodo poder, pareciera suficiente aunque pasase tan solo cuatro meses en tan dolorosa situación.
***
Los medios no cesan de dar la noticia de la generosidad de los ciudadanos que permitió que, durante el pasado fin de semana, el Banco de Alimentos superase en donaciones los veinte millones de kilos que se habían propuesto recaudar para destinarlos a las miles de familias que acuden e esos lugares en busca de una mínima subsistencia. Los informativos televisivos y la prensa cavernaria se congratulaban de la solidaridad de los ciudadanos, sin caer en que el hecho, pone de manifiesto la vergüenza y la inmoralidad que supone que tengan que ser los particulares los que atiendan las necesidades de personas en situación precaria. En una democracia la gente no ha de acudir a la caridad, sino que ha de ser el Estado el que cubra sus necesidades obligatoriamente y sin que nadie tenga que recurrir humillantes actos caritativos. Mas ya sabemos que lo que vivimos no es una democracia sino una dictadura beata.
***
Por mucho que el PSOE asegure que quiere devolver la ilusión a la gente, las evidencias muestran que a quien quiere devolver la ilusión es a sectores de poder. Hoy, su Secretario General, acudió a un desayuno organizado por el diario económico de Prisa, Cinco Días, para transmitir al empresariado que si gobierna no subirá las cotizaciones de la SS, que no está de acuerdo con la jornada de treinta y cinco horas, y que, en relación con su reforma fiscal, él es partidario de equiparar  los impuestos del trabajo a los impuestos de capital. Esa parece ser la peculiar manera de contactar contra el pueblo. Así mismo y hace unos días, después de levantar un gran revuelo por su participación en Sálvame, asegurando al conductor del programa que si llega al Gobierno legislará en contra del maltrato animal, para confirmar su postura se reunió con empresarios y ganaderos de los tauricidios, con el fin de asegurarles que él nunca prohibirá esos salvajes espectáculos. Inteligente actitud la de Sánchez, porque el mundo de la brutalidad tauricida puede alcanzar las cien o doscientas mil personas, y los contrarios a tales crueles espectáculos alcanza al 70% de la población.


Comentarios

  1. Con dos cojones, si señora, ah´me gusta la crómica impecable de Luisa Sánchez
    Un abtrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted perdone que le rectifique, Don Javier, con dos cohones no, con dos ovarios, que una es nena de toda la vida y a mucha honra. Mil gracias. Otro abrazo grande para ti.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…