Ir al contenido principal

¿Transpa qué? La web creada en cumplimiento de la Ley de Transparencia, una entelequia.



A partir de hoy los ciudadanos podrán entrar a la web en la que, en teoría, los ciudadanos podrán consultar la información pública a la que obliga la Ley de Transparencia, una legislación que este país tardó lustros en tener, al contrario que el resto de países occidentales. Mariano Raxoi alardea de haber sido el presidente del primer Ejecutivo que ha legislado sobre ese asunto; aunque se calla que obligado por Europa, que presionó para que se aplicase esa medida democrática. Ley que nació coja y con numerosas limitaciones. Como todo lo que se relaciona con los usos de esta pseudodemocracia, cada vez más pseudo y menos democrática. 
 
En el ranking de la transparencia España ocupa el puesto 64 de 100 países, lo que demuestra la escasa nitidez administrativa y calidad democrática de un país en el que la ley que regula la claridad de los procesos administrativos cuenta con tan solo un año de existencia, no se ha terminado de desarrollar en ese tiempo y a la que otros países, como Suecia le llevan una ventaja de 248 años. La práctica en estos asuntos cuenta, y la transparencia de los países nórdicos no tiene nada que ver con lo que aquí ofrecen los gobernantes, de manera que bien podría calificarse como opacidad más que transparencia. 

Porque hay infinidad de asuntos que la Administración oculta. El primero los relacionados con la Monarquía, de la que solo se podrá conocer la asignación que recibe de los PGE, aunque no cómo los reparte y cómo los gasta. Además de la Monarquía, institución intocable para el PP de Raxoi –lejano ya el tiempo en el que Aznar fomentaba el republicanismo de la derecha, soñando con la Presidencia de una República Presidencialista al modo de la yanqui-también hay limitaciones al acceso a la información que ya se señalaron en su día en la Constitución como la seguridad y defensa del Estado, la averiguación de delitos y la intimidad de las personas. Y la Ley de Transparencia aumentó mucho más las limitaciones a lo que pueden conocer los ciudadanos, al añadir que se limitará la información en todo lo relativo a las relaciones exteriores, la seguridad pública, la prevención, investigación y sanción de los ilícitos penales, administrativos o disciplinarios. Tampoco se podrá acceder a procesos judiciales y la tutela judicial efectiva relativa a la administración, ni a las funciones administrativas de vigilancia, inspección y control, los intereses económicos y comerciales, la política económica y monetaria. También se limita la transparencia en relación al secreto profesional y la propiedad intelectual e industrial, la garantía de la confidencialidad o el secreto requerido en procesos de toma de decisión o lo relativo a la protección del medio ambiente. 

Tampoco se proporcionarán información o documentos si la información está en curso de elaboración o de publicación general. Tampoco la información para cuya divulgación sea necesaria una acción previa de reelaboración, si el órgano en cuestión no la tiene y se desconoce el competente. Que la información sea "manifiestamente repetitiva" o tengan un carácter abusivo también justificará el silencio de la administración. Tampoco se podrán conocer datos sobre los viajes de diputados y altos cargos - Congreso, Senado y Asambleas autonómicas-, en suma, pocas cosas estarán al alcance del conocimiento de los ciudadanos porque la Ley de Transparencia y el Portal de la Transparencia son, en realidad, una entelequia, algo que recuerda esas fachadas de cartón piedra de las películas antiguas que mostraban el frente de un palacio, cuando detrás lo único que había eran cuatro maderas que la sostenían. 

Tanta limitación, impensable en los países democráticos, tiene su razón y motivo en el comportamiento de una casta política que tiene mucho que ocultar y que no puede permitir el acceso  a la información porque en ese caso quedarían al descubierto los manejos, los amiguismos, las arbitrariedades, los concursos a dedo, los gastos y las prebendas a los conseguidores. 

Ahora que tanto se habla de ‘el pequeño Nicolás’ queda muy claro que con una administración transparente, con unos políticos cuyas decisiones y acciones se contemplasen a través de un techo de cristal, tanta miseria y tanto chantaje serían imposibles. Si este país, en lo relativo a la política y la administración es un patio de Monipodio es porque la opacidad y el obscurantismo presiden las decisiones políticas.

De manera que el anunciado con tanta alharaca ‘Portal de la Transparencia del Gobierno de España’ es tan verdadero como la recuperación económica o las ayudas sociales de las que presume este Gobierno: Pura ficción.


Esquirlas de actualidad

En esta pseudodemocracia, cada día de peor calidad, existen personajillos que muestran su catadura fascista a poco que abren la boca. Esta mañana, en una de esas tertulias matinales de las cadenas privadas, el jefe de opinión de Vocento –grupo para el que, para su mal, trabajó esta bloguera - Juan Carlos Viloria, se permitió criticar la politización de los jueces, no por la servidumbre del CGPJ al poder político del PP, si no porque “exista una asociación que se llama ‘Jueces para la Democracia’, y eso no se puede consentir”. Las palabras de Viloria las habrían subscrito, con sumo gusto, elementos como Girón de Velasco, el suegro franquista de Gallardón o el mismísimo dictador genocida. Y es que para los afines al PP que existan jueces que quieran ser independientes y demócratas es una verdadera afrenta.

***
Tanto culpar a Rubalcaba de ser el inductor de la manifestación que rodeó la sede del PP el 13 de Marzo de 2004, la víspera de la jornada electoral tras los atentados del 11-M, y ahora, al cabo de los años, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, cuenta que la convocatoria surgió en la Facultad de Ciencias Políticas de la UAM. El PP que culpó al PSOE de estar detrás de la convocatoria que, según ellos les hicieron perder las elecciones, no ha pedido perdón. Aunque no cabe extrañarse, tampoco se sabe que lo hiciera por su loca campaña de criminalización del partido a cuyo frente estaba entonces Zapatero, al que casi acusaron de ir personalmente a poner las bombas en los trenes. Al final la historia descubre cómo se desarrollaron los acontecimientos y cuántos mintieron, manipularon y difamaron. Aunque la única sanción con la que se encuentren sea quedar como unos manipuladores mentirosos. 

***
La insensibilidad y ausencia total de respeto a las víctimas de la dictadura fascista de Franco queda patente con la práctica anulación de la Ley de Memoria Histórica, dejándola morir de consunción por la carencia presupuestaria: 0, que los PGE del PP vienen destinando a la búsqueda de los asesinados desaparecidos durante la dictadura. En una vuelta de tuerca de ese fascismo, tamizado en el señoritismo andaluz, algunos hijos putativos del General Yagüe, rizaron el rizo al criticar la búsqueda de los restos del poeta Federico García Lorca -asesinado por los falangistas- por parte de la Junta de Andalucía, En  una desafortunada nota, la vicesecretaria general del PP, Marifrán Carazo, manifestaba que “tras el enésimo fracaso del teatro montado por la Junta en torno a la búsqueda de los restos del poeta Federico García Lorca en Víznar, es hora de que el Gobierno andaluz retire las máquinas destinadas a las excavaciones para siempre y las envíe a los muchos puntos de la provincia en la que hay carreteras, hospitales o colegios por construir o arreglar” . No es la primera vez que un responsable popular se pronuncia en términos despectivos sobre la dignificación de los asesinados del bando republicano. Una de las más sonadas la protagonizó el diputado del PP por Almería, Rafael Hernando, que afirmó en la televisión de la Conferencia Episcopal –la COPE-, que “algunas víctimas del franquismo solo se acuerdan de sus padres cuando hay subvenciones”. Con declaraciones así no cabe duda de que el PP es hijo putativo, cuando no directo, de los franquistas.
***

Jaume Matas, el expresidente de la Comunidad de les Illes Balears que gobernaba, según Raxoi, como él quería hacerlo en todo el país, ha vuelto a la cárcel después de que la Audiencia de Palma anulara el régimen penitenciario abierto del político al considerar que no está reinsertado porque “limpiar la celda o apuntarse a frontenis no modifica la conducta”. En la resolución, que confirma la decisión que en primera instancia adoptó el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Valladolid, la Sala considera "indiscutido que el penado no asume su responsabilidad, actitud que permite cuestionarnos seriamente que se trate de una persona rehabilitada y reinsertada". El hombre que era un ejemplo para Raxoi es ahora un delincuente del que dicen los jueces que no se arrepiente de sus delitos. A ver si Raxoi sigue imitándole y acaba dando con sus huesos en la cárcel. Razones existen, desde la corrupción de su partido, a todos los crímenes de lesa humanidad que viene cometiendo desde que Gobierna. Como su empecinamiento en no hacer nada para evitar los brutales suicidios inducidos que provocan los desahucios que, desde su Gobierno, se niegan a limitar, como demostró hoy mismo en las cortes, cuando el PP volvió a quedarse solo en el Pleno del Congreso frente a todos los grupos de la oposición, que reclamaban más medidas para evitar que continúen aumentando los desahucios y para dar solución a las familias que ya se han visto afectadas por ese problema.

Colabora con la libertad de expresión ayudando a la autora de este blog, periodista en paro desde hace cinco años a causa de la persecución del PP. Puedes hacer una donación en la siguiente cuenta.

C/C: 0049 1608 04 2790044982 
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982 
BIC: BSCHESMMXXX


Comentarios

  1. Esa cosa no es nada es una mierda, pero una pierda de puta propaganda asquerosa, asquerosa,, asquerosa. Una mierda sin más.
    Abrazo grande

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…