Ir al contenido principal

Más encuestas dan como ganador a Podemos ¿de qué se extrañan los que mantienen una democracia putrefacta?



Si primero fue Metroscopia y posteriormente el CIS, ahora otras encuestas, de Mediaset –la empresa televisiva de Berlusconi, propietaria de las cadenas españolas T5, Cuatro, Divinity, FDF, Energy y Boing- y de El Mundo, dan también como ganador en intención de voto a Podemos, el partido político nacido poco antes de las elecciones europeas y que en el presente concita la simpatía de muchos millones de ciudadanos, hartos de los partidos tradicionales. 
 
De momento, ninguna encuesta da como ganador absoluto al partido de Pablo Iglesias, al que desde el bipartidismo tradicional se lleva criminalizando y difamando desde que concita el interés y la simpatía de muchos millones de ciudadanos, hartos de una casta política ya inservible, supeditada al poder financiero y presa de intereses económicos nacionales e internacionales, sumida en la corrupción y en la indiferencia hacia los problemas reales de los ciudadanos. 

Habrá quienes se extrañen de que aumente, día a día, la simpatía de los ciudadanos por un partido con menos de un año de existencia, Mas quien sienten ese asombro deben estar alejados de la realidad del país y de lo que está sucediendo en una sociedad en la que la clase dirigente, del rey abajo, parece haber perdido el sentido de la realidad y hasta de la vergüenza. 

La falta de ética y honradez que implica a la más alta institución del Estado, la monarquía, con una hija del rey emérito imputada por delitos contra la Hacienda Pública, el propio rey padre señalado por las dudas de documentos desaparecidos del sumario Nóos, a decir de algunos medios, y el escándalo de sus relaciones amorosoeconómicas con la presunta ‘princesa’ Corinna, de la que dicen puede ponerse hablar y hacer temblar los cimientos de una monarquía, tocada desde su instauración por estar contaminada por el dedo sangriento del dictador genocida, desciende por todas las instituciones de una supuesta democracia en la que todas sus instituciones despiden el fétido olor de la corrupción o la inoperancia, o ambas. 

El Parlamento está manchado por el despilfarro de una institución que derrocha el dinero que se le niega en servicios y en salud a los ciudadanos. ¿Cómo puede extrañar que la gente vuelva el rostro a Podemos, cuando la prensa cuenta que El Congreso gastará cerca de 19 millones de euros en pagar a los 350 diputados de la Cámara baja en 2015?, y que de esa partida, según las cuentas opacas de la Cámara baja, 13.512.000 euros corresponden a las retribuciones de altos cargos en concepto de nómina, bajo el epígrafe: "asignación constitucional", a la que hay que añadir otros 5.200.000 euros en concepto de "retribuciones complementarias a altos cargos", y al tiempo, miles de enfermos de Hepatitis C ven su vida en peligro porque el Gobierno o las autonomías les dicen que no hay dinero para curarlos. 

No se salva ni mucho menos el Gobierno de la nación, en manos de un partido inmerso en el caso de financiación ilegal más sucio de toda la historia de la pseudodemocracia, y que gobierna como cualquier satrapilla de dictadura bananera, limitando las libertades públicas hasta escandalizar a los conservadores europeos y a la prensa internacional, que, además de los inicuos recortes, impone leyes que tumban los jueces del Supremo, por mucho que el Tribunal Constitucional, puesto en solfa también por los ciudadanos, esté en manos de magistrados afines, o incluso militantes del PP, como su presidente, Pérez de los Cobos, supuestos garantes de una Constitución que el Ejecutivo solo cumple para imponer la unidad territorial contra viento y marea y contra el criterio de muchos ciudadanos hartos del ‘por el imperio hacia dios’ de los fascistas. 

Y si el pueblo está tan harto de jueces como para celebrar como heroicidades las decisiones de algunos togados, como José Castro o Pablo Ruz, que se enfrentan al poder con la ley en la mano, y ven sus carreras en riesgo por las injerencias de un Gobierno que se quita de encima a los magistrados que les molestan, como a Garzón o Silva, cuando el resto baja la cerviz y dicta sentencias al gusto de los poderosos no lo está menos de una oposición inane y estúpida, incapaz de plantar cara y alzar la voz al lado del pueblo ante los abusos del poder. 

El pasado sábado, Carlos Elordi, en un magnífico, aunque pesimista artículo, titulado Rajoy se está cargando la democracia, pero nadie levanta un dedo reprochaba que ni oposición ni instituciones reaccionan para oponerse  a la vulneración de leyes e implantación de una dictadura de facto por parte del PP. ( http://www.eldiario.es/zonacritica/Rajoy-cargando-democracia-nadie-levanta_6_336726343.html )

Y es que desde la Monarquía, que lleva bendiciendo y jaleando los recortes sociales impuestos por un Gobierno que solo toma decisiones favorables para la oligarquía empresarial y financiera, ignorando los intereses del pueblo, de espaldas a este e indiferente a los problemas de los ciudadanos –ni siquiera actúa como aquellos monarcas del medioevo que se ponían de parte del pueblo y en contra de los señores feudales- a los partidos de oposición que, como el PSOE, se dedican a mirarse el ombligo, pensando en encandilar a la ciudadanía con historias de primarias o presentando como líder a un guaperas oficial, insubstancial, sin carácter ni empatía con la gente, todos dejan perpetrar abusos a un Gobierno que confunde el país con su finca particular. 

En una nación donde los grandes empresarios tienen carta blanca para provocar terremotos y recibir dinero público por dejar de hacerlo; una banca que, después de enriquecer a sus directivos, consigue tragarse el futuro del país en forma de un rescate de miles de millones de euros; cinco millones de parados, doce de pobres, cerca de dos millones de hogares sin que sus miembros tengan ingreso alguno, cuatrocientos mil desahucios anuales, doscientos cincuenta mil dependientes sin atención, cerca de cuatrocientos mil jóvenes exiliados para poder trabajar, un 30% de pobreza infantil y un billón, con B, de euros de deuda, en el que el dinero fluye sin trabas entre las grandes fortunas mientras el pueblo sufre los rigores de una crisis que solo acaba para la oligarquía, entre el hedor de la corrupción y la desigualdad, con unos medios manipuladores y mentirosos, que, en lugar de contar la verdad hacen propaganda del sistema, aún existirán ingenuos que se pregunten por qué los votantes vuelven el rostro hacia Podemos. 

Esquirlas de actualidad

La alcaldesa de Alacant, Sonia Castedo, del PP, ¡por fin! dimitió hoy anunciándolo en la red social Facebook, en la que explicaba que lo hace por sus hijas, pese a proclamar su inocencia, aun después de la aparición de sonrojantes conversaciones captadas por la policía del corrupto empresario Enrique Ortiz, imputado en los casos Gürtel y Bruagal. Castedo  se encuentra doblemente imputada en el caso Brugal en las piezas del Plan General de Ordenación Urbana y Plan Rabasa, por sus sospechosos favores al empresario Ortiz. La oposición lleva meses exigiendo la dimisión de una política a la que su propio partido quiere apartar, aunque no se descarta que tenga la desfachatez de presentarse con otro partido, o como independiente, como candidata en las próximas elecciones municipales, y que existan ciudadanos tan descerebrados e inmorales como para votarla.
***

Pedro Morenés es quizá el ministro menos conocido del Gobierno de Rajoy –dicen que impuesto por la voluntad real cuando se formó el Ejecutivo tras las elecciones de 2011- y suele ser objeto de titulares cuando se habla de sus polémicas conexiones con la industria armamentística. En el presente el ministro que tanto interés tenía el rey Juan Carlos en que ocupase la cartera de Defensa, vuelve a concitar el interés informativo a raíz que de que un diputado socialista le preguntase por la extraña adjudicación de la Fábrica de Armas de A Coruña -antigua Santa Bárbara- a una empresa creada ad hoc, con un dudoso proyecto industrial, y escasa capacidad financiera -3.000 euros en su constitución-, de la que uno de sus administradores es un empresario del sector inmobiliario. Un contrato que el comité de empresa y el PSOE sospechan que puede terminar en un “pelotazo urbanístico”. Y un opaco negocio más de los que se hacen en un Ministerio que constantemente consigue millonarias ampliaciones presupuestarias de forma muy opaca.
***

Colabora con la libertad de expresión ayudando a la autora de este blog, periodista en paro desde hace cinco años a causa de la persecución del PP. Puedes hacer una donación en la siguiente cuenta.

C/C: 0049 1608 04 2790044982 
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982 
BIC: BSCHESMMXXX


Comentarios

  1. Querida Luisa, espero y deseo que a quien consiga gobernar a este país, le sean propicios los dioses para que pueda cambiar verdaderamente de arriba a bajo todos los tinglados que esta gentuza a montado desde el canto aquel de democracia del 78.
    Es evidente que no se consiguió una verdadera democracia con esa Transición No Transitada, que ha resultado ser tan nefasta.
    Un abrazo grande de oso esperanzado en ese cambio

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…