Ir al contenido principal

Los medios españoles identifican a Podemos con Syriza y hacen el trabajo sucio a los mercados.



El anuncio de elecciones generales en Grecia, donde el partido de Alexis Tsipras lleva meses como el primero en intención de voto -y es de esperar que en las próximas elecciones no se dejen engañar por los anuncios catastrofistas de Samaras o de sus socios del casi desaparecido Pasok por las amenazas del FMI ni las de la Troika-, puso de los nervios a los medios españoles, que en este asunto devinieron cavernarios todos ellos, al anunciar poco menos que el fin del mundo si ganase Syriza las elecciones, sobre todo por su cercanía a Podemos, pensando en barbas y remojos. 
 
La práctica totalidad de periódicos nacionales de papel como El País, El Mundo, La Razón, el ABC, La Vanguardia, o El Periódico y algunos regionales como El Heraldo de Aragón o La Voz de Galicia, y la prensa económica como Cinco Días o Expansión, mostraban titulares catastrofistas si Syriza ganase las elecciones en Grecia. También las tertulias televisivas daban voz a los augures del cataclismo si los helenos se desmandasen y diesen el voto a un partido que todos calificaban de ‘radical y antisistema’. Algunas cadenas iban más allá y explicaban la hecatombe que causaría una victoria de Syriza en Grecia, con una economía de menor peso en la UE que España, y las consecuencias terribles que tendría una victoria de Podemos en el equilibrio económico europeo. 

La coincidencia del mensaje resultaba abrumadoramente amenazante: “Syriza, el Podemos griego” señalaba La Razón para explicar ‘hace temblar la economía europea”. Aunque el cavernario medio dirigido por el inefable Francisco Marhuenda no fue el único, “La amenaza del Podemos griego sacude la eurozona” titulaba El Mundo. Para El País -convertido por Juan Luis Cebrián, su consejero delegado y Antonio Caño, su director, en una mezcla de boletín oficial de La Moncloa y portavoz de las financieras USA-, “El FMI y Alemania advierten a Grecia tras el adelanto electoral”. La advertencia, obviamente, era la de que el FMI había suspendido las ayudas a ese país ‘en tanto no haya gobernabilidad’, que traducido al román paladino significa que no ayudará al país si gana las elecciones la izquierda, y añadía que el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, advirtió de que las elecciones anticipadas “no cambian nada los acuerdos adquiridos con el Ejecutivo griego” subrayando que cualquier nuevo Gobierno “deberá atenerse a los pactos suscritos por su antecesor”, como Schäuble pudiese dictar las decisiones del gobierno que salga de las urnas en Grecia. 

Por su parte, el cavernario diario de Vocento, el ABC, sin poner nombres, expresaba su “Temor a que el populismo antisistema gobierne Grecia”. La Vanguardia, tomando la parte por el todo, exponía en su titular de salida a cuatro columnas que “Europa teme la llegada al poder de Syriza en Grecia”, cuando en realidad debería haber titulado ‘los mercados’, o los especuladores o los amos de los políticos, temen la llegada al poder del partido de Tsipras, porque muchos europeos estarían encantados de que  alcance el poder en Grecia, a ver si de ese modo los países del sur dejan de ser prisioneros de los bancos alemanes, del corrupto Juncker y de la Fhüreresa Merkel. 

Entre la prensa económica quien más pesimista, o más manipulador, se mostraba en su titular, a dos columnas y como noticia primera de portada era Expansión que informaba de que “El polvorín griego amenaza a Europa”. El diario económico menos catastrofista fue El Economista, que a cuatro columnas decía que “Grecia ya no es un problema: los mercados asumen las elecciones”. 

De la lectura de los titulares de prensa y de los comentarios de los tertulianos defensores del sistema se puede deducir que Europa no es otra cosa que bancos y mercados especulativos, dado que confunden lo que tendría que ser una confluencia de naciones libres con los intereses de los especuladores, porque no es Europa la que tiembla con la posible victoria de Syriza en Grecia o de Podemos en España, sino los mercados, los ladrones del futuro de los países del sur, esa oligarquía económica que está causando la miseria de millones de europeos, sobre todo, de los países del sur. 

De manera que si la Europa que defienden quienes temen la victoria de Syriza, o de Podemos, es la de esos buitres, la realidad es que millones de europeos estarían encantados de que se cumpliesen los vaticinios de los catastrofistas y que la  Europa de los especuladores, tramposos, ladrones de lo público, apóstoles de la desigualdad y las privatizaciones, no solo temblase sino que sufriese ese cataclismo que vaticinan y se fueran al infierno en el que han sumido a los europeos desde que estalló la crisis que ellos provocaron para enriquecerse y hurtar derechos y libertades a los ciudadanos.
Esquirlas de actualidad 
Quienes conocimos hace años a Alfonso Guerra, nos preguntamos si era un impostor o si los años y el establishment lo han cambiado hasta el extremo de convertirse en una especie de reaccionario peor que los del PP, o si le aqueja alguna enfermedad mental para escribir las cosas que escribe o que ordena escribir. Porque en el último número de la Revista ‘Temas para el Debate’, de la Fundación que preside, su editorial es un compendio de disparates que bien podría subscribir Jiménez Losantos, Benigno Blanco o cualesquiera de los ultras que andan sueltos por este país de reaccionarios y beatos que se resisten a soltar el poder que les dio el dictador. Así en sus líneas se pueden leer dislates del siguiente calibre sobre Podemos: “se alimentan del catastrofismo y anatemizan a la política, constituyen uno de los factores que dañan la calidad de la democracia en España”. Y ya, en el colmo del desafuero, el escrito, que tal vez se deba a la propia pluma de Guerra, o del director del panfleto, José Félix Tezanos, se afirman sandeces como, “el lenguaje, las formas de argumentar y hasta los criterios actuales de rotular y denominar” –de Podemos- “recuerdan a lo que implementaron en los años 30 del siglo pasado los fascistas y los estalinistas”. Está claro que los socialistas de la transición están muy nerviosos ante la posibilidad de que se les acabe el sistema de alianzas y prebendas que montaron en torno a la falsa transición. Tal vez porque si llega Podemos a gobernar se pongan al descubierto todas las canalladas, corrupciones y bajadas de pantalones de quienes se decían socialistas. 
 
***

Ni la secta católica, ni las asociaciones Pro Vida, ni la Conferencia Episcopal, ni el ‘progresista’ Papa Francisco, que vienen desgañitándose en la defensa de las células fecundadas que consideran ‘niños’, abren la boca para defender el derecho a la vida de los 35.000 enfermos de Hepatitis C a los que el Gobierno niega la medicación necesaria para salvar sus vidas porque lo considera un dispendio económico. Parece que las personas nacidas ya no interesan a las instituciones religiosas. Bien podría la Conferencia Episcopal, o el Papa Francisco, escribir a Raxoi renunciando a las prebendas que recibe de los PGE para que se atienda a esos enfermos. Aunque parece que la vida que les interesa a los de las sotanas y los Pro Vida son la de células fecundadas susceptibles de generar dinero con la ceremonia de sus bautizos, y una vez contabilizados como supuestos feligreses por los que reclamar dinero ya no merecen interés sus vidas.
***

Un nuevo escándalo de corrupción en el País Valenciá se puso al descubierto esta semana: Feria de València está siendo investigada por los pagos de la institución a la trama Gürtel durante la presidencia de Alberto Catalá. Entre las primeras pesquisas se descubrió que Feria hizo regalos por valor de 7.600 euros a la alcaldesa de València, Rita Barberá, aunque no solo fue ella la beneficiaria de presentes adquiridos con dinero público. Los obsequios a miembros del comité ejecutivo o del patronato se multiplicaron después de que el empresario Alberto Catalá y la actual diputada del PP nacional, Belén Juste, irrumpieran en la dirección del recinto con el aval de Barberá, presidenta del patronato. Minicadenas, puros habanos Montecristo, cámaras digitales, televisores de plasma o cheques regalos de El Cortes Inglés de hasta 600 euros fueron algunos de los obsequios que supuestamente recibieron sus integrantes por cortesía de Feria. La investigación de la Fiscalía también aborda la evolución de las dietas, gastos e indemnizaciones del comité ejecutivo, que entre 2004-2005 y 2012 que llegaron a 1,8 millones de euros pese a que Feria registró unos resultados negativos superiores a los 21 millones. Igualmente Feria de València gastó 22 millones de euros en viajes desde 2001 y 118 en publicidad en el mismo periodo. La trama Gürtel, a través de Álvaro Pérez El Bigotes, se encargó de esos servicios durante años. Sólo en 2010 Feria Valencia pagó 10.500 euros en un viaje a Bogotá –Colombia-, 6.335 euros en pleno agosto en El Salvador, 6.300 euros en Sao Paulo –Brasil- o 5.000 en Shanghai -China-. Feria pagó viajes a Bogotá con cierta frecuencia pese a que el recinto apenas mantenía relación comercial con empresas colombianas. Así se conoce el destino de unos cuantos millones más de todo lo robado a los ciudadanos valencianos por una ‘colla de lladres’ que aún sigue gobernando.
***

Colabora con la libertad de expresión ayudando a la autora de este blog, periodista en paro desde hace cinco años a causa de la persecución del PP. Puedes hacer una donación en la siguiente cuenta.
C/C: 0049 1608 04 2790044982
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982
BIC: BSCHESMMXXX


Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…