Ir al contenido principal

Ley Mordaza: el PP sordo a la ciudadanía y a la UE, y los medios en silencio.



Cientos de miles de ciudadanos se manifestaron el sábado en contra de la ignominiosa Ley Mordaza que convierte a este país en una dictadura de facto, por mucho que a los dirigentes del PP se les llene la boca al hablar de una democracia a la que, a no mucho tardar, pondrán algún apellido, como hizo en su día su padre putativo e ideológico, el genocida dictador Francisco Franco que, a la infame dictadura nazionalcatólica que impuso durante cuatro decenios, bautizó como ‘democracia orgánica’ y ya se sabe que a la democracia, si se le añade alguna adenda, como a la libertad, dejan de serlo. 

Muchos miles de personas salieron a la calle en treinta ciudades de este país y en alguna urbe europea, para rechazar una ley que no tiene más sentido que el de poner una mordaza intolerable a las protestas ciudadanas y a la libertad de información, con el misérrimo añadido del aval a las ilegales ‘devoluciones en caliente’ en las fronteras de Ceuta y Melilla, sobre cuya ilegalidad ya avisó con contundencia la UE. 

La pacífica marcha registrada en Madrid se encontró con un muro de antidisturbios que impidieron que la manifestación llegase al centro de Madrid, y se empleó a fondo en unas identificaciones impropias de un régimen democrático, por mucho que tengan el aval de una ley dictada por un gobierno filofascista. Entre los dislates y medidas anticonstitucionales de la nueva norma aprobada por el Gobierno de Raxoi y salida del ministerio responsabilidad del peor y más reaccionario ministro del Interior que se ha padecido en estos casi cuarenta años de pseudodemocracia, está el disparate de que serán los agentes de policía y no los jueces, los que dictaminarán si los ciudadanos trasgreden la ley. 

Pese a las contundentes protestas ciudadanas, y las tibias de la oposición: el PSOE anuncia que llevará esa ley al Constitucional, intento inútil dada la composición del alto tribunal, presidido por un militante del PP, Pérez de los Cobos, el Gobierno aprobó con su mayoría de rodillo la ignominiosa legislación. A la hora de tomar medidas contra el desafuero de la Ley Mordaza parece más práctica la decisión de Podemos, que anunció que hará que el Parlamento europeo se pronuncie sobre la legalidad de esa legislación, criticada en su día por el comisario de Derechos Humanos de la UE, Nils Muiznieks, que puso en duda la legalidad de la legislación impuesta por el PP por las restricciones que aplica al ejercicio del derecho de manifestación, y expresó una clara desconfianza a que las excesivas multas que fija esa ley sean necesarias para mantener el orden público en una sociedad democrática sin que, a la vez, interfieran "demasiado en la libertad de reunión", advirtiendo de que si la ley "va más lejos", tratará "el asunto con las autoridades españolas". "Quiero que alguien me convenza de que 600.000 euros por ofensas muy serias es una multa proporcionada". Muiznieks también mostró su preocupación por la interpretación que puedan hacer los tribunales de expresiones recogidas en la ley como "ofensas a España" o "poner en peligro la seguridad ciudadana". “Hay que ver hasta qué punto están claros los conceptos y si la gente puede predecir cuándo no está incumpliendo la ley, y hasta qué punto existe el riesgo de que haya una interpretación arbitraria" señalaba el comisario de Derechos Humanos, muy crítico siempre con el Gobierno de Raxoi. 


También el comisario de Interior, Dimitris Avramopoulous, recordó que su antecesora en la CE, Cecilia Malmström, reclamó información a las autoridades españolas sobre las enmiendas a la legislación española y expuso: “mis servicios ya se han dirigido al Gobierno de España para entender mejor las repercusiones a esas enmiendas a la ley y ver si es conforme con las obligaciones del derecho comunitario”. El titular europeo de Interior anunció que “como guardián de los tratados la CE no dudaré en dar los pasos necesarios si hay pruebas de que un Estado miembro ha violado la legislación europea”.

Con el revuelo nacional e internacional que causa la Ley Mordaza entender por qué los medios de comunicación ignoraron las manifestaciones del sábado solo se puede hacer asumiendo la servil actitud ante el Gobierno de quienes dirigen periódicos y cadenas televisivas, estas totalmente mudas a la información de unas manifestaciones que los grandes diarios, como El País o El Mundo, no incluían en sus portadas, y que, en el caso del periódico dirigido por García Abadillo, dedicaba un sumario a la quema de contenedores en Barcelona para, subliminalmente, justificar la arbitraria identificación de los manifestantes por parte de los Mossos d’esquadra. 


Aunque lo irritante sobre la ausencia de información sobre las manifestaciones contra la ley mordaza en la que participaron colectivos tan variados como la PAH, periodistas gráficos –la fascistoide ley impide que los periodistas fotografíen o filmen agresiones de la policía a los ciudadanos- e inmigrantes, fue el silencio de las cadenas televisivas. Digno de mención es el ninguneo de La Sextanoche a esa información, cuando, tras las Marchas de la Dignidad se registraron altercados provocados por agentes infiltrados entre los manifestantes, dedicó casi la totalidad del programa a criminalizar la protesta. En esta ocasión, sin embargo, guardó un ominoso silencio sobre las pacíficas protestas contra una ley que supone una regresión de cuarenta años en la libertad de los ciudadanos. 

El Gobierno del PP viene destruyendo la pseudodemocracia que teníamos desde 1977, convirtiéndola en una dictadura de facto, que culmina con la Ley Mordaza que hace de este país un Estado policial sometido a los caprichos de los agentes y las directrices de políticos y jefes policiales que ya actuaban durante la dictadura franquista. En cualquier país existen mecanismos para poner coto a los abusos de un Gobierno que incumpla las normas democráticas, y se le pueda expulsar o inhabilitar. Mas en esta España en la que la transición fue una estafa, el Ejecutivo de Raxoi accedió al poder con un golpe de Estado en las urnas y ni el Rey, ni los partidos de oposición, ni los jueces, parecen tener valor para emprender acciones que lleven a expulsar del poder a quien no respeta las reglas del juego democrático.
 

Esquirlas de actualidad



Ayer se produjo un fallecimiento más, y ya son 13, a causa de las infames políticas de recortes de un Gobierno que alguna vez tendrá que dar cuenta de su genocidio silencioso ante el Tribunal de la Haya o donde sea menester. Una mujer, enferma de Hepatitis C, Mª Teresa Casas, moría a consecuencia de no haber sido tratada su enfermedad con el  específico que la cura, el Sovaldi,  pero que este Gobierno no financia por su elevado precio. Menor, desde luego, que el dinero que emplea en comprar artefactos militares, en pagar sueldos a sus amigos en empresas públicas, rescatar bancos y autopistas, o en perdonar impuestos con amnistías fiscales. Ese fraude a los ciudadanos con el dinero público se llama malversación. Y causar la muerte de miles de ciudadanos por falta de medicamentos, por leyes injustas como los desahucios, o por frío a causa de la pobreza energética, tiene un nombre: genocidio.

***

El cierre de Google News se vuelve contra sus causantes, la desaparición de las noticias en Google a causa de una Ley de Propiedad Intelectual hecha a la medida de las exigencias de la Asociación de Editoras de Periódicos que ahora da marcha atrás al ver el tremendo error que cometieron al reclamar la tasa a Google, y ya andan suplicando que se modifique porque han caído en la cuenta de que “tendrá un impacto negativo en los ciudadanos y las empresas españolas”, sobre todo en los bolsillos de estas últimas.  El impresentable José Ignacio Wert, de cuyo ministerio salió la desafortunada ley dice que se está planteando dar marcha atrás y esperar a la legislación europea sobre la materia que elabora la Comisión Europea y que está dando signos de encaminarse hacia una regulación mucho más flexible y compatible con la importancia que tiene la economía digital. La propia Comisión destaca que el número de puestos de trabajo que se crean en el ámbito digital crece en 100.000 al año y que existe actualmente en Europa un déficit de 700.000 trabajadores especializados en esa área.

***

El poder de convocatoria de Pablo Iglesias, el líder de Podemos, en Catalunya ha superado las más optimistas expectativas de esa formación. El aforo del centro deportivo Olímpic Vall d'Hebron, de cuatro mil plazas se vio desbordado y otras tantas personas se vieron obligadas a seguir el acto desde fuera. Iglesias reconoció que él no quiere que Catalunya se vaya sino que se imbrique en un País de Países, y reconoció las ofensas que esta región viene recibiendo de la casta política desde hace muchos años. Según algunas encuestas aún antes de contar con un líder reconocible en Catalunya Podemos se situaba ya como primera fuerza política. Ahora, con la presentación de un rostro que pone cara a Podemos, Gemma Ubasart, el partido de los indignados es de suponer que se consolidará más en el país que siempre fue el que aportó una mayoría de votos a los socialistas cuando estos conectaban con las aspiraciones de la ciudadanía.

***


Colabora con la libertad de expresión ayudando a la autora de este blog, periodista en paro desde hace cinco años a causa de la persecución del PP. Puedes hacer una donación en la siguiente cuenta.

C/C: 0049 1608 04 2790044982 
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982 
BIC: BSCHESMMXXX






Comentarios

  1. Vergonzoso esta mierda que tenemos de desgobierno. Espero no a equivicarse los votantes otra vez.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no, porque si lo hacen habrá que pensar que este es un país de enfermos de masoquismo. Enorme abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…