Ir al contenido principal

El fin ¿de qué crisis?




El más nefasto Presidente del Gobierno que eligieron los españoles, muchos de ellos cautivados por promesas electorales que sabía que no cumpliría y otros tantos para castigar al PSOE, que se trabajó su derrota con denuedo desde 2010, plegándose a las imposiciones de la banca, la patronal y la señora Merkel, Mariano Raxoi Brei, aseguraba, ante unos empresarios entusiasmados con las medidas de un Presidente que solo gobierna para la oligarquía, que la crisis había acabado y que las presentes navidades son las de ‘la recuperación’. 
 
Sin duda lo son para las élites, o para la oligarquía empresarial y financiera, que aumentan sus beneficios en proporción parecida a la se acrecienta la miseria de la clase trabajadora, otrora clase media y en el presente, una buena parte de ella, en estado de exclusión social. La banca registró un incremento de sus ingresos del 11% en los nueve primeros meses de este año, que se tradujeron en siete mil quinientos millones de euros; Bankia, la entidad cuyo saneamiento costó a los ciudadanos más de veintidós mil millones de euros registró unas ganancias de 51.4%, 698 millones de los que no se beneficiarán ni las arcas de los ciudadanos, ni los estafados por la preferentes. Por su parte, las empresas no financieras, registraron un crecimiento de beneficios del 7.7%, ganancias que, obviamente, no repercutieron en los salarios. 

Para los integrantes de la oligarquía, para los altos cargos de las empresas públicas, para enchufados, paniaguados de todo pelaje y afines al poder la crisis ha terminado. Stricto sensu no existió nunca. Para ese escaso porcentaje de las élites, la crisis nunca representó el terrible drama que está suponiendo para la población de a pie que padece recortes que llegan a matar, como la negativa del Ministerio de Sanidad de facilitar a los enfermos de Hepatitis C el Sovaldi, restricción que viene causando dos muertos al día, y que el año pasado fue la responsable de cuatrocientas muertes, según datos de la Marea Blanca. No existen datos de los suicidios causados por la crisis, dado que es un tema tabú. No tanto por la excusa facilona que da la prensa de que no se proporcionan noticias sobre esos sucesos para evitar el efecto contagio, sino por no hacer visible la responsabilidad del poder financiero y político en la muerte de personas que se suicidaron a causa de despidos o desahucios que, pese a las reiteradas advertencias de la UE, crecieron en un 13.5 % en los tres últimos meses respecto al pasado año. Para esas personas, y para sus deudos ¿Qué crisis es historia?, ¿qué Navidades de la recuperación vivirán esas personas? 

El número de niños con problemas de nutrición por la falta de medios de sus familias, que no pueden darles tres comidas al día, supera los dos millones seiscientos mil, por mucho que el infame presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, se permita reírse del drama afirmando que el problema de los niños madrileños es la obesidad. Al tiempo, las ONG solicitan, a los donantes a los bancos de alimentos que proporcionen botes de comida cocinada porque los cortes de luz por impago de los recibos impiden que la gente pueda hacerse ni unas humildes lentejas. El año pasado siete mil personas fallecieron a causa de la pobreza energética porque si se produce el impago de un recibo ellas cortan el suministro. Si las familias pasan frío extremo, si hay ancianos o niños, o incluso enfermos conectados a aparatos que necesitan de electricidad para mantenerlos vivos no es asunto suyo, dicen. ¿Qué crisis es historia?, ¿qué Navidades de la recuperación vivirán los afectados por esos problemas? 

El espejismo de los centros comerciales y calles céntricas de las ciudades repletas de desaforados consumidores da la apariencia de una sociedad, sino opulenta, al menos con el suficiente poder adquisitivo para celebrar las fiestas del solsticio de invierno, devenidas en festividad religioso-consumista. Mas se trata tan solo de una fantasía. Los barrios periféricos, los pueblos de todo el país, son el escenario de casas sin luz, con escasos alimentos, y las ciudades el de personas durmiendo en la calle porque perdieron su piso, su sueldos y la esperanza, ocultas en pasos subterráneos, en estaciones de metro, y allí donde existen albergues. Esa es la realidad de una sociedad martirizada por una crisis fabricada ad hoc por las oligarquías para enriquecerse más de lo que era en el pasado a costa de una mayoría inerme a sus abusos. 

La crisis no ha terminado, ni tiene indicios de ir a hacerlo para los cinco millones de parados, tres sin subsidios de ningún tipo, en cuyas casas no habrá, en esta supuestas ‘Navidades de la recuperación’, ni turrones, ni ibéricos, ni mariscos, ni luces de arbolitos porque no hay electricidad ni para una humilde bombilla, y para algunos ni techo donde cobijarse. ¿Qué crisis es historia?, ¿qué Navidades de la recuperación vivirán esas personas?

Y como lo único que, de momento, no ha podido arrebatar la oligarquía son los sueños, soñemos en que el próximo año, en estas fechas, podamos decir que sí, que la crisis es historia porque se le han arrancado las uñas al tigre del capitalismo salvaje que nos gobierna.

Esquirlas de actualidad.
Las tertulias de la mañana echaban humo, y habrá que esperar al incendio que provocarán las de la caverna, ante el auto del juez Castro que ha tenido el valor impagable de procesar a Cristina de Borbón por un delito fiscal, que el magistrado considera "un atentado a un bien jurídico colectivo de interés general": el erario público. Si la Agencia Tributaria no quiere acusar a la infanta, puede hacerlo la acusación popular en su lugar y en representación de todos los ciudadanos. “Llegar a la conclusión de que en los delitos contra la Hacienda Pública el perjudicado, o el único perjudicado, es la Abogacía del Estado, sería tanto como decir que ante un fraude del que fuera víctima una comunidad de propietarios, el perjudicado sería su administrados y no aquellos”, escribe el juez que recuerda en un auto sin posibilidad de recursos que cuando se produce un "determinado volumen de evasión fiscal, el Gobierno de turno, que ve disminuidos sus ingresos, efectúa una automática compensación recortando los servicios públicos, aumentando la presión fiscal o, lo que es más frecuente, ambas cosas a la vez, pero en todo caso es el indeterminado colectivo de los ciudadanos el que ante un determinado volumen de evasión fiscal, el Gobierno de turno, que ve disminuido sus ingresos, efectúa una automática compensación recortando los servicios públicos, aumentando la presión fiscal o, lo que es más frecuente, ambas cosas a la vez, pero en todo caso es el indeterminado colectivo de los ciudadanos el que se ve directamente afectado por el delito". Castro exige a la infanta 2,6 millones de euros para cubrir posibles responsabilidades pecuniarias. El PP, adulador y cortesano, salió al quite nada más conocerse el histórico auto del juez Castro, para insinuar que las posibles condenas pueden acabar con una notable rebaja cuando lleguen al Tribunal Supremo. Las declaraciones las hizo el portavoz de Economía del PP en el Congreso, Martínez Pujalte. No se puede discernir si las palabras del diputado son el producto de la arrogancia del PP, que cree que puede manipular las sentencias del Supremo. o si lo que busca es que el alto tribunal, muy enfadado con el Gobierno por sus injerencias e insultos, condene a perpetuidad a la señora de Urdangarin.
***

En una trascendental sentencia, la Justicia argentina ha derechos a los animales antes solo concedidos a los humanos. Así, la  Cámara de Casación Penal considera que la privación de libertad de Sandra, una gorila de 29 años, recluida en el zoo de Palermo en absoluta soledad, supone un cautiverio “ilegal” y le concede un `hábeas corpus’, figura legal concebida para defender los Derechos Humanos, y evitar las detenciones y privaciones de libertad arbitrarias y que asegura, en todo momento, los derechos básicos de las personas detenidas o presas. Los jueces de la Cámara de Casación Penal consideraron que pese a que  Sandra no es humana, tiene cierto grado de raciocinio, siente, padece, experimenta frustración por la cautividad, decide, crea y mantiene lazos afectivos, es consciente de sí misma y del paso del tiempo. Llora, aprende y se comunica. Su sufrimiento por la privación de libertad y por la falta de contacto con otros como ella es muy similar al que experimentaría una persona humana, y eso es lo que reconoce la sentencia. “A partir de una interpretación jurídica dinámica y no estática, menester es reconocer al animal el carácter de sujeto de derechos, pues los sujetos no humanos –animales- son titulares de derechos, por lo que se impone su protección en el ámbito competencial correspondiente” dice la sentencia, que facilitará que Sandra sea trasladada a  una reserva natural en Brasil donde podrá vivir en régimen de semilibertad y recuperar el contacto con otros de su especie. Si la sentencia trasciende lo suficiente habrá que ver el circo mediático de la caverna, lanzando sapos y culebras contra una decisión que pone en solfa las creencias católicas que niegan a los animales cualquier capacidad o sentimientos. Hay que recordar las barbaridades que dijeron cuando el PSOE subscribió el ‘Proyecto Simio’ que reconocía ciertos derechos a los grandes cuadrumanos.

***

La escandalosa manipulación de la televisión pública va aumentando según se acerca la campaña electoral de las municipales, que enlazará con la de las generales. El PP está dispuesto a recuperar votos mediante el lavado de cerebro de los televidentes que aún le queden a sus informativos. Para ello ha iniciado una dura purga entre todos los redactores que en algún momento mostraron su disconformidad con el modo de dar las noticias, al tiempo que oculta informaciones que puedan molestar o resultar negativas para el PP. Así los informativos de la televisión, supuestamente pública, hurtaron informaciones sobre la decisión de Interior de quitar las fotos de las fichas policiales de Isabel Pantoja y Carlos Fabra, vulnerando la ley; tampoco dio cuenta de la decisión de la Audiencia Nacional de mantener el prisión por riesgo de fuga a Granados, el que fuera número dos de Esperanza Aguirre en el Gobierno de la Comunidad de Madrid; ni de los pasos del Supremo para encausar al portavoz del PP en el Senado por el caso Pokemon; ni que una jueza investiga a 24 miembros del PP de Ourense por presunta financiación ilegal; ni, por supuesto, de que el PP bloqueó el proyecto PSOE-IU para sacar los restos Franco del Valle de los Caídos y reconvertirlo, como pide ONU; también ocultó las protestas contra la ley mordaza o que el Gobierno redujo la ayuda humanitaria los últimos años casi un 90%. Eso sí, en la visita que Raxoi cursó a su televisión felicitó al director del Canal 24, Sergio Martín, por dar ‘la enhorabuena a Pablo Iglesias por la liberación de presos de ETA’, frase que dio lugar a la protesta de muchos trabajadores de la televisión pública y a la petición de dimisión por parte de los sindicatos de esa casa.
***

Colabora con la libertad de expresión ayudando a la autora de este blog, periodista en paro desde hace cinco años a causa de la persecución del PP. Puedes hacer una donación en la siguiente cuenta.

C/C: 0049 1608 04 2790044982 
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982 
BIC: BSCHESMMXXX

Comentarios

  1. Me ha gustado muchísimo como todo los que escribes, que sigo diciendo es pura historia real de esta España que estos desalmados nos han arrebatado.
    Un gran abrazo especial amiga mía, verdadera escribidora, grande eres.
    Mucha felicidad te deseo de corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por tu indulgencia para mis escritos, Javier. Y sí, nos están arrebatando todo, la dignidad, la verdad, la historia y hasta la vida. Y cada día hay que intentar recomponerla con cuidado para que, a pesar de todo, no arrasen la realidad con sus malditos espejismos.
      Un gran abrazo

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…