Ir al contenido principal

El silencio de Podemos o con la Iglesia hemos topado




Excepto el apoyo a la libertad de las mujeres a decidir sobre su maternidad, la despenalización del aborto y el acceso universal garantizado a la interrupción del embarazo, o el reciente anuncio de querer restringir la educación religiosa subvencionada -no el de suprimirla, como sería de desear-, ni a Pablo Iglesias ni a otros dirigentes del Podemos se les conocen posiciones de claro laicismo, como el anuncio de la derogación del Concordato preconstitucional con el Estado Vaticano si llegaran al gobierno. Resulta sorprendente y, para infinidad de posibles votantes, más que frustrante.

La Iglesia Católica, embajada del Estado Vaticano -mínimo geográfico, pero sumamente poderoso-, constituye una especie de estado colonizador que marca decisiones políticas, dispone del erario como si le perteneciera y arrebata propiedades y tierras con la misma desfachatez de los integrantes de la Compañía Británica de las Indias Orientales en el siglo XIX.

En este país, educado en la beatería y la sumisión a lo largo de los siglos a una secta poderosísima, son escasos los cipayos dispuestos a plantarle cara a un poder enquistado en las instituciones de un estado que no conoció el Siglo de las Luces y que permaneció, y que permanece, sometido a los dictados de la curia vaticana, especialmente voraz e integrista en España. Los tímidos intentos de desamortizar las propiedades eclesiásticas llevados a cabo durante los siglos XVIII y XIX por los liberales –no confundir con los actuales liberales, apóstoles de la economía neocon-, que intentaban reducir su influencia social mermando su poder económico, no sirvieron de nada, porque el Vaticano, a través de sus representantes, se puso por sistema al lado de la reacción, que garantizaba, y en ello seguimos, su férreo dominio.  

Resulta chocante que patriotas de todo pelaje, desde los más integristas admiradores de Don Pelayo al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que reivindica, con razón, la salida de España de la OTAN y la desaparición de las bases americanas, no se planteen nunca el enfrentarse a una realidad social, política y económica que nos atenaza desde hace siglos: la colonización de este país por un estado extranjero que roba recursos, impone leyes y arrebata propiedades en nombre de unos dioses que se dirían inventados para este y otros fines de naturaleza similar.

Los representantes del Estado Vaticano, los obispos, reciben del erario la nada despreciable cantidad de 169.000 millones anuales –nueve mil más respecto a lo que supondría para las arcas públicas abonar una renta social de 600 euros a las personas sin ingresos-, y son incalculables los millones de euros que suponen las propiedades que ávidamente inmatricula la secta católica año tras año y desde hace demasiados.

La inmatriculación es la potestad, según el artículo 206 de la Ley Hipotecaria (Ley de 8 de febrero de 1946) de un sistema excepcional y supletorio de inmatriculación de fincas en el Registro de la Propiedad en términos siguientes: “El Estado, la Provincia, el Municipio y las Corporaciones de Derecho público o servicios organizados que forman parte de la estructura política de aquel y las de la Iglesia Católica, cuando carezcan de título escrito de dominio, podrán escribir el de los bienes inmuebles que les pertenezcan mediante la oportuna certificación librada por el funcionario a cuyo cargo esté la administración de los mismos”, lo que en demasiadas ocasiones, por cierto, convierte a la secta en cliente y notario al tiempo. El presidente Aznar no solo liberalizó el suelo, también le concedió a la iglesia católica un resquicio legal que le permitió hacerse con templos, ermitas, conventos, casas parroquiales, cementerios y fincas de todo tipo, algunas de las cuales vendió con posterioridad a su registro, lo que le llevó a obtener las plusvalías correspondientes por cuantías desconocidas, ya que ni siquiera tienen la obligación de rendir cuentas.

Recientemente, ante el escándalo de inmatriculaciones como la de la Mezquita de Córdoba e infinidad de fincas en Navarra llevadas a cabo por la secta católica con la voracidad de los bucaneros,  el actual Gobierno anunció la modificación del art. 206 de la Ley Hipotecaria, que impedirá el actual procedimiento de inmatriculaciones, aunque respetará los miles de ellas realizadas durante años.

¿Cómo es posible que una secta de gente andrajosa  originaria de la remota Palestina consiguiera hacerse con un poder omnímodo en el Imperio Romano primero, y después, en la Europa de los pueblos visigodos, los llamados bárbaros –extranjeros- por los romanos? La propaganda católica que, como los vencedores de toda guerra, escribe la historia en su beneficio, describe a los primeros cristianos como pacíficos y angelicales seres que sufrían martirios sin cuento en nombre de su único dios, el verdadero. Cuesta aceptar, sin embargo, que hubiera logrado tanto poder con solo poner la otra mejilla y los ojos en blanco.

La realidad es que se fue introduciendo en el poder con los subterfugios y la milagrería con las que manipularon unas mentes posiblemente hartas de un imperio, el romano, que hacía aguas por todas partes. Mas el introducirse y asentarse en el poder no fue tan angelical como narran los hagiógrafos del cristianismo. En realidad, aquellos primeros cristianos no actuaron de modo muy diferente al que emplea el actual y salvaje estado Islámico para lograr imponer su fanatismo. El director de cine Alejandro Amenábar popularizó la historia de Hipatia de Alejandría, matemática y filósofa griega residente en la ciudad de Alejandría, a quien los integristas cristianos asesinaron con idénticos planteamientos al de los musulmanes actuales, tan denostados.

La brutalidad de los fanáticos cristianos en Alejandría no fue un hecho aislado, aunque el caso de Hipatia haya sido popularizado gracias a la magia del cine. El volumen de obras de arte, filosóficas y literarias destruidas por los cristianos es incalculable. Así nació y se impuso una religión que, tras lograr enquistarse en el poder hasta constituirse en el poder mismo, viene siendo una rémora para el progreso, en tanto que la ignorancia de los demás es la fuente por donde manan todos sus bienes.

Esa secta de desharrapados, que desde hace dos mil años vino imponiendo sus dogmas con violencia -violencia que no abandonó a lo largo de la historia, y la Inquisición es buena prueba de ello- y que actúa con la capacidad de rapiña de los bandidos, es la misma que, constituida actualmente en el Estado Vaticano, coloniza nuestro país, traga millones de euros de nuestras arcas públicas, se adueña de nuestros monumentos y de nuestras tierras, empuja a legislar a los representantes políticos, manipula a nuestros jóvenes a través de una tupida red de colegios subvencionados, en detrimento de la Escuela Pública, por unos gobiernos cobardes, mediatiza y domina a la sociedad, y aun llega en casos extremos, pero no tan excepcionales, al incalificable abuso sexual infantil.

No se entiende que una partido político como Podemos no haya mostrado una postura abierta de beligerancia clara frente a tanta indecencia económica, democrática y social. Sería inútil plantearse la cuestión respecto a los demás partidos, los llamados de la casta, ya que siempre mantendrán la connivencia con la poderosa y manipuladora secta. Pero, ¿y con Podemos? ¿qué pasa con Podemos y la iglesia católica? Está muy bien que se respeten las creencias del prójimo, incluidas las religiosas, pero no resulta de recibo a estas alturas su poder, su presencia, su impunidad y, muy en especial, su papel de educadora de nuestros niños, y encima, con dinero detraído a la Enseñanza Pública.

Esquirlas de actualidad

 El empresariado y la derecha lo llaman ‘moderación salarial’. Otros lo llamamos explotación y estafa. Las empresas y el Gobierno de Raxoi a su servicio, mamporrero, además, de las políticas de austeridad impuestas por los sátrapas del FMI se escudaron en la idea de que la moderación salarial evitarían el aumento del despido y haría posible la creación de nuevos puestos de trabajo. Todo mentira, ni se evitó la destrucción de cientos de miles de puestos de trabajo, ni los escasamente creados solucionaron los problemas de desempleo porque, en realidad, son precarios y míseramente pagados. Sin embargo, las empresas aumentaron sus beneficios hasta un 62,4 % en los nueve primeros meses del año, en comparación con el mismo periodo de 2013, según los datos ofrecidos por la Central de Balances del Banco de España. Por el contrario, y  según los datos del Ministerio de Empleo, la subida salarial contemplada en los convenios colectivos firmados hasta octubre se situó en el 0,57%. Si la Reforma Laboral no es una estafa y los empresarios de este país no son unos sinvergüenzas que venga Marx y lo vea.
***
Los medios de comunicación siguen como posesos dedicándole atención a ese absurdo ser conocido como ‘el pequeño Nicolás’, al que dedican horas de especulaciones y análisis, tomando, o no, en serio a un adolescente tardío con ínfulas de agente secreto que no parece otra cosa que un pobre enfermo mental que sufre una megalomanía de libro. Porque de ser verdad lo que cuenta y realmente el PP y la Casa Real lo tomaron en serio, habrá que concluir que los responsables del Estado de este país son unos ineptos descerebrados que permiten el ejercicio de responsabilidades inapropiadas a un chiquillo medio lelo. En cualquier caso, pareciera como si los medios dedicasen obstinadamente tanto tiempo y tanta tinta a ese extravagante personaje con el propósito de distraernos de otros asuntos. ¿Se han dado cuenta de que apenas nos hablan del caso Bárcenas, de las cuenta suizas, de la financiación de la sede del PP, de los Eres o de los viajes de Monago? Por no hablar la nula atención que prestan a los abusos laborales, los desahucios, las tropelías de los bancos y demás atropellos del sistema.

***
Una encuesta de Sigma2 para el diario El Mundo da como ganador de unas elecciones generales a Podemos con el 28.3% de los votos, lo que le sitúa dos puntos por encima del PP y a más de 8 del PSOE. Los resultados no son esta vez de intención directa de voto, ese ítem que los sociólogos descalifican por considerarlo poco fiable, sino después de aplicar los habituales correctivos o cocina

.
Con ese panorama, el Congreso de los Diputados se dividiría en tres bloques -con predominio de la izquierda- y media docena de minigrupos, de los que  ninguno llegaría al 5% de representación, aunque es significativo el aumento de votantes que registra ERC, como sucedió en 2004, después de que el Gobierno de Aznar fomentase el centralismo españolista. 

El dibujo de ese nuevo arco parlamentario que se trazaría tras las elecciones dejaría en una difícil situación de bisagra al PSOE, que debiera optar por pactar con Podemos y otras fuerzas de izquierdas, como parece desear la ciudanía, o una ‘gran coalición’ a la alemana que pondría a ese partido al borde de la desaparición en futuros comicios. La encuesta recoge también la valoración de líderes. Pablo Iglesias es el claro ganador de ese pugilato, ya que, a pesar de no alcanzar el aprobado, obtiene 4.4 puntos, tres décimas más que el líder socialista. Al presidente Raxoi lo dejan los ciudadanos en el sexto lugar con tan solo 3.6 puntos, solo por delante de los líderes vascos o catalanes.  

***
 
Si te gusta este blog y los artículos que se leen en él puedes ayudar a su autora, periodista en paro y represaliada por no plegarse a las exigencias del PP del País Valencià, haciendo una aportación económica en la siguiente cuenta bancaria:  
0049 1608 04 2790044982
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 498 BIC: BSCHESMMXXX









***

Comentarios

  1. Como siempre, claro análisis de lo que nos ha sucedido y nos sigue sucediendo en esta España, gracias a los desmanes de las religiones de esos dioses que todo lo arrebatan.
    Un abrazo de oso, cada vez más triste con lo que nos están haciendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier. Los conozco bien a esos chamanes desvergonzados que llevan 2000 años manipulando y siendo una rémora para el progreso y la libertad. Y así siguen por mucho que su nuevo dirigente pretenda mostrar un rostro humano. Como se empeñe mucho en ello se lo llevarán por delante, Y este país, dónde siempre estuvieron al lado de poder, fotoEsperemos que algún día cambien las cosas de una puñetera vez y podamos vivir un Siglo de las Luces, con casi cuatro de retraso. Un gran abrazo de osa anticlerical

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…