Ir al contenido principal

Desmontando falacias en torno a Podemos.



Los detractores de Podemos llevan muchos meses atacando a la formación de Pablo Iglesias -que es, sobre todo, la de la gente harta de abusos-, con falacias sin cuento, aun mucho antes de que se conociese la encuesta de Metroscopia para El País. El Centro de Investigaciones Sociológicas –CIS- no se atreve a dar a conocer la del mes de octubre, porque, según se sabe ya desde la pasada semana, refleja datos muy similares a la del diario de Prisa, en la que  PP y PSOE sufren un espectacular descalabro y Podemos se confirma como la fuerza que recibiría una consistente mayoría si se votase en la actualidad. 

Por esa razón los políticos de la casta –o del establismenth si así lo prefieren-, economistas defensores del capitalismo –casi todos-, periodistas del régimen y demás fauna temerosa de un cambio de gobierno o de sistema, los detractores de Podemos emplean similares argumentos para intentar asustar a esos posibles votantes que crecen exponencialmente según avanzan las injusticias, el paro, la ley mordaza, los repagos en Sanidad, las bajadas de sueldos y pensiones, el deterioro de la Educación Pública, la corrupción y toda la basura que arrastra una pseudodemocracia putrefacta, después de casi cuarenta años de despotismo. 

Desde el PSOE, que, se supone, si fuese socialista debiera tener puntos de contacto con un partido como Podemos, que recoge las aspiraciones de la ciudadanía y la rebeldía al capitalismo salvaje, se le acusa de tener posiciones cercanas a los falangistas, porque, dicen, Pablo Iglesias afirma que Podemos no es ni de derechas ni de izquierdas, al igual que preconizaba José Antonio Primo de Rivera de la Falange. 

Las aseveraciones del PSOE, que repiten, entre otras personalidades la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y que propalan con fervor en las redes sociales sus seguidores, constituyen una falacia y una manipulación, secundada por la prensa del sistema.  En primer lugar porque Iglesias siempre se ha reconocido como persona de izquierdas, y además, porque nunca ha dicho que Podemos no sea de derechas ni de izquierdas, si no que la situación que vive el país en el presente no es un problema de derechas o izquierdas, sino de los abajo y los de arriba, del pueblo ante la oligarquía, de los problemas de los pobres y la iniquidad de los ricos. 

Tesis que mantienen, entre otros, personajes tan poco sospechosos de derechismo como Julio Anguita que, ayer, en el programa Mas vale Tarde, de la Sexta, dio la razón a esa apreciación del dirigente de Podemos, explicando que, efectivamente, “en este momento la dialéctica fundamental no está entre derecha izquierda, sino entre los corruptos y los que no quieren serlo". Similar afirmación hizo sobre la distancia que existe entre un pueblo empobrecido al que se han robado en igual medida derechos y dinero y una oligarquía abusiva y explotadora. 

Resulta toda una mendacidad malintencionada acusar de cercanía con el falangismo a Podemos por una apreciación sociológica muy acertada, que pone en evidencia la enorme distancia que existe entre los explotados y los explotadores. Muy similar a la que emplea la derecha al tergiversar el análisis de un profesor de sociología, cuando Pablo Iglesias dijo que detrás del terrorismo de ETA existen causas políticas. Nunca dijo ‘razones’, ni justificó el terrorismo, como repiten, con el mismo con obcecado tesón los integrantes del PP y la prensa cavernaria. Cualquier historiador o politólogo, o simplemente cualesquiera ciudadanos con seny, saben que, efectivamente, detrás de las reivindicaciones criminales del terrorismo siempre existen móviles políticos. Qué si no es la reivindicación de independentismo sino la defensa –todo lo violenta y criminal que fuese- de una aspiración política: la independencia de Euskadi.

Otro mantra reiterado con la misma intensidad por PP y PSOE, partidos que, ellos sí llevan decenios demostrando que no son ni derechas ni de izquierdas puesto que cuando gobiernan aplican las mismas medidas de liberalismo salvaje -sistema que defiende el otrora ‘rojísimo’ del PSOE, Alfonso Guerra, que critica a Podemos diciendo que ese partido quiere ‘acabar con la democracia liberal-’, es el de que es un partido populista que habla a la ciudadanía de un programa irrealizable, similar al de el régimen venezolano.  
Independientemente de que el Programa de Podemos sea realizable –aunque,  obviamente,  sin aplicar las recetas económicas que propugnan los defensores de la economía neocón, sometidos a los dictados de una UE doblegada a su vez a los mercados- resulta chusco que partidos como el PP, que llegó a La Moncloa mintiendo a los electores con la creación de cinco millones de puestos de trabajo y otras falacias, y que tiene en sus filas especímenes que llevan, desde hace mas veinte años, la corona del populismo, como Esperanza Aguirre, tengan la desfachatez de acusar a Podemos, de un ‘populismo criminal que acaba con las libertades y la democracia’. 

Quienes emplean ese argumento aseguran que los regímenes populistas, como el de Venezuela –al que acusan de ser una dictadura sin razón para ello puesto que siempre que se celebran elecciones los observadores internacionales sancionan con su aprobación la limpieza de sus comicios-, acaban con las libertades. Para ello hablan de represión policial, los mismos que han aprobado la Ley Mordaza, quienes nunca sancionan a policías que no actúan en las manifestaciones como agentes del orden si no como monos enloquecidos, entre otras cosas porque gozan de la aprobación de sus jefes políticos; o de que algún opositor ha muerto en ese país, al mismo tiempo que la prensa a su servicio oculta el asesinato de un miembro del Gobierno, porque no conviene esa información a sus fines de denostar continuamente a los dirigentes venezolanos.  

Afirman, sin el menor pudor, que si llega al Gobierno Podemos acabará con la libertad de expresión y de información. Como si la hubiese en este país. Las propuestas de Podemos sobre los medios de comunicación, las medidas para garantizar la libertad de los profesionales de la información, resultan en el presente una utopía y un sueño para quienes somos periodistas y que, con el presente régimen del PP, sufrimos represalias por no someternos a sus indicaciones, o presiones para informar o no informar de determinados asuntos, porque los medios funcionan a toque de llamada telefónica del políticastro de turno a las direcciones. 

En un país donde el PP, cada vez que llega al poder en una Comunidad o en al Gobierno de la nación, asalta los medios públicos para convertirlos en boletines de propaganda de su partido, como hizo durante veinte años con la televisión pública valenciana -conocida por todos como ‘Canal NO-DO’-, y hace con tele Cospedal, en Castilla-La Mancha, Tele Madrid, o la propia RTVE desde que ocupa el poder en esos lugares, resulta indignante que se permitan acusar a nadie de deseos de manipular y controlar los medios de comunicación, cuando, a la hora de conceder canales locales de TDT el PP los puso todos en manos de la armada cavernaria, la misma a la que sufragó con dinero de la caja B de su corrupto partido, para que propalase sus insidias sobre la conspiranoia del 11M.

Acusan los detractores de Podemos a esa formación de haberse financiado ilegalmente del Gobierno de Chávez, tergiversando el hecho de que, hace años, Pablo Iglesias o Juan Carlos Monedero, cuando ni se les había ocurrido fundar Podemos, hiciesen un estudio sociológico para el Gobierno venezolano, que no fue, como dicen los difamadores de turno, para ‘asesorar a Chávez en la represión’. O de que Pablo Iglesias trabaje para la televisión iraní, cuando la realidad es que la productora de unos de los programas en los que participó en el pasado, y en los que no tenía capacidad de decisión sobre el asunto, vendió algunos programas a ese país. 

Cualquier cosa sirve para desprestigiar a Podemos, para intentar que la gente no vote a un partido nacido de la calle y el hartazgo con la actual situación de desigualdad social y corruptelas, y que, de llegar al Gobierno, devolvería la dignidad a este país y los secuestrados derechos a los ciudadanos. Manipulan su programa económico, mintiendo sobre la Deuda, que dicen no pagará, cuando el propósito de Podemos es el de auditarla para conocer los entresijos y trampas que hayan podido urdir los acreedores, de acuerdo con gobiernos cómplices, para abonar lo que es justo. 

Argumentan, asegurando que no se podrán llevar a cabo las políticas sociales que pretende Podemos, que ‘no hay dinero para ello’, aunque lo hacen desde la premisa de mantener una fiscalidad injusta como la actual, el derroche de miles de millones que podrían emplearse en fines sociales, si se hiciese un gasto de lo público más racional y, sobre todo, convencidos de que las cosas no se pueden hacer de otra manera porque la oligarquía internacional no quiere que se lleve a cabo sino es como ella dicta. 

Amenazan con la ruina del país, el hundimiento de la economía, cuando lo que es posible que suceda si gobierna Podemos es que se produzca la ruina de los sinvergüenzas, el hundimiento de los abusos, de los oligopolios y de los estafadores. Los bancos, muy satisfecha con los partidos de la casta, que durante años gobernaron a su dictado, hacen catastróficas predicciones, porque saben que un gobierno que vele por los intereses de los más pondrá coto a sus injerencias y excesos. 

Aunque la crítica más estúpida, irracional, chabacana y absurda la hizo un gacetillero del poder, no se sabe si del PP o del PSOE, autor de una bazofia colgada en el Digital de Extremadura, y promocionado en Facebook por una emprendedora socialista. El autor, Juan Manuel Cañamero, reprocha a los dirigentes de Podemos, en un artículo titulado ‘La estafa de Podemos’, que pareciera  por su título iba a revelar cualquier tremendo fraude, se limita a reprochar: “Llegan con sus títulos universitarios bajo el brazo; presumen de estar bien situados en la Universidad madrileña; reúnen a no más de cien estudiantes barbilampiños en un centro cultural; algún que otro parado se deja ver el pelo, y hablan dando clases de griego y latín, lenguas muertas que por suerte ya no se imparten en Bachillerato”. La última frase del párrafo, mal puntuado, da la medida de la estulticia del firmante del artículo que, sin duda, pasará a los anales del periodismo estúpido por acusar a los líderes de Podemos de ser cultos. 

Esquirlas de actualidad


El nido de la serpiente o la venganza de Jeta Pedro, ex director de El Mundo.
Cualesquier personas que hayan transitado por los áridos campos de este país saben que no hay nada más peligroso que remover el nido de una víbora. En tanto está tranquila al sol no molesta a nadie, mas si alguien tiene la osadía de alterar su descanso o pone en peligro sus huevos, corre el riesgo de acabar con su cuerpo lleno de veneno. Pareciera que quienes decidieron acabar con José Pedro Ramírez, conspicuo conspirador de la derecha –creador del Sindicato del Crimen, encargado que de que el PSOE perdiese las elecciones costase lo que costase- ya se tratara de añadir casos de corrupción a los que pudieran existir con el Gobierno de González, ya fuera lanzando a su gente a inventar descabelladas teorías que responsabilizaran al de Zapatero del atentado del 11M, el hoy defenestrado director de El Mundo siempre estuvo presto a hacerle favores al PP. Convencido de su invulnerabilidad, de su capacidad para poner o quitar gobernantes, o de declarar guerras más o menos cruentas, como si de un William Randolph Hearst moderno se tratase. José Pedro Ramírez -aunque él en un acto de esnobismo trastocara sus nombres- José Pedro o Jeta Pedro, como era conocido en Madrid por los periodistas progresistas en los años ochenta, no calculó la repercusión de sus ataques al filofascista y controlador Gobierno de Raxoi y al propio Raxoi. Imbuido de un poder que no era cierto que tuviese, se lanzó a por el Presidente del Gobierno. Calculó mal las fuerzas, con la publicación de los correos vía móvil de Raxoi al tesorero ladrón -aquel ‘Luis sé fuerte’ que dejaba al aire el frágil culo presidencial- firmando con ello su despido. El poder del dinero y el político, la sociedad dueña del que fuera su periódico, Unidad Editorial y La Moncloa, pactaron quitar del medio a quien ya no les servía como hizo en el pasado. Bien es sabido que los bufones solo tienen el favor de los autócratas en tanto los bailan el agua. Para no hacer sangre, quizás de cara al exterior, quizá porque Jeta Pedro plantease alguna forma de chantaje, su despido resultó muy sui generis: Seguiría manteniendo despacho en la sede de El Mundo, escribiría cada domingo un largo artículo, y recibiría la substanciosa indemnización de 13 millones de euros, si se mantenía dócil a los dictados del poder y no intentaba crear un nuevo medio con el que incomodar. Mas la torpeza, o intencionada decisión, durante la reciente celebración del 25 aniversario del periódico de ignorar su figura tensaron la tormentosa relación entre J. Pedro Ramírez y Unidad Editorial, la empresa editora. Ramírez que reaccionó como hacen las víboras cuando las molestan, publicó un artículo en el que no dejaba títere con cabeza, al poner al caer de un guindo, desde el actual director de El Mundo, su otrora colaborador en conspiranoias, Casimiro García Abadillo, al propio Raxoi, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, o la Secretaria General del PP, a la que obsequió con calificativos como “la pinocha genovita” o “la orwelliana María Dolores de las Mentiras”. Y, haciendo alarde de sus ‘conocimientos’, acusó de corrupción a Raxoi, Sáenz de Santamaría, Cospedal y cuantos se le ocurrió. La empresa reaccionó con celeridad, y le requiere  el pago de 100.000 euros como penalización por haber refutado" un editorial”. La guerra entre Jeta Pedro y El Mundo no parece que vaya a tener tregua. Entre desvergonzados anda el juego. 

La foto que no fue y la enésima mentira de Raxoi
La imputada alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, consiguió hacerse ayer la foto con el Jefe del Estado, que se prestó a dar la mano a una más que presunta corrupta –sus sonrojantes conversaciones con el imputado empresario en los casos Gürtel y Brugal, Ángel Ortiz transitaron en su día por cadenas televisivas, internet, radio y periódicos-. Aunque Raxoi fue más listo, o más fullero, y a saber cómo ha conseguido que la alcaldesa no acudiese al acto de clausura de las Jornadas del Instituto de Empresa Familiar. La primera edil alicantina pretextó ‘una indisposición’ muy oportuna para evitar una foto que sería la constatación de una más de las mentiras de Raxoi: que en el PP no mantiene políticos imputados por corrupción en  cargos públicos. 

Los privilegios de los Oriol-Aznar: Todavía hay clases ¿qué se creían?
La oligarquía sigue actuando en esta supuesta pseudodemocracia exactamente igual que en tiempos feudales o durante la dictadura franquista, que venía a ser lo mismo. El marido de la esperpéntica Mónica de Oriol, Presidenta del Círculo de empresarios, conocida por sus declaraciones propias de una dictarzuela esclavista, Alejandro Aznar, se está construyendo en el Parque Natural de Cabañeros un casoplón del que se ven ya aflorar quince grandes chimeneas. Para hacer uso de apisonadoras, grúas y demás maquinaria, se asfaltó parte de la Cañada Real, medida absolutamente prohibida. Solo conociendo la ideología fascista de los gobernantes del PP se puede explicar que la Junta de Castilla-La Mancha y el Ministerio de Medio Ambiente hayan podido autorizar tal obra, que Ecologistas en Acción denunciarán ante los tribunales. 

Errores de expresión de los populares
 La secretaria General del PP, Dolores de Cospedal dijo ayer que ‘hemos hecho todo lo que podíamos contra la corrupción’. Sin duda Cospedal no conoce bien el uso del castellano, porque la frase correcta tendría que haber sido ‘hemos hecho lo que podíamos con la corrupción’; esto es, ocultarla –borrando discos duros y destruyendo documentos- y perdonando a sus corruptos, en contra de criterios judiciales. Así lo ha hecho, para escándalo general, con el encarcelado exministro Jaume Matas, al que, apenas a tres meses de entrar en prisión, el Ministerio del Interior ha concedido el tercer grado en contra del criterio de la Junta de Tratamiento penitenciario y  la dirección de la cárcel de Segovia, donde cumplía la pena el corrupto expresidente de la Comunidad balear. El PP niega que la medida sea un ‘indulto encubierto’ como le acusa la oposición y argumenta, a través de su portavoz parlamentario, Alfonso Alonso, que han seguido ‘criterios objetivos’…otro que no conoce bien el castellano, pues la palabra tendría que haber sido ‘subjetivo’. Así es el PP, mucho hablar de lo ‘ejpañol’ y luego no conoce bien el castellano. 

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que impide su presencia en los medios hace indispensable la colaboración de los lectores para seguir adelante.

Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:


Comentarios

  1. Te has explayado a base de bien. Así me gusta. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
  2. Demasiado a base de bien, Javier, lo he releído y no se puede decir que sea uno de mis mejores posteos.
    Abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno y ha servido para seguir abriendo los ojos. Lo comparto!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…