Ir al contenido principal

¿A dónde va Podemos? Socialdemócratas en lo económico y admiradores del Papa.




Los autores del libro Hay Alternativas, los catedráticos Vicenç Navarro y Juan Torres presentaban esta misma tarde las líneas maestras del programa económico de Podemos. Unas medidas que, desde el bipartidismo y los medios de comunicación –todos ellos al servicio del sistema-, venían reclamando con impaciencia, por mucho que ni PP ni PSOE parezca que vayan a hacerlo en los próximos meses. En el caso del PP, así como en las encuestas se recurre a la memoria del voto para cocinarlas, habrá que recurrir a la memoria de su inconcreción y silencio sobre un programa que nunca desveló sino a gruesos brochazos para, al final, hacer exactamente lo contrario de lo que dijo, lo que hace sospechar que volverá a repetir la jugada. 

Los prestigiosos economistas daban a conocer unas propuestas económicas muy moderadas, absolutamente keynesianas, dentro de la ortodoxia capitalista que el Secretario General de Podemos, Pablo Iglesias, señaló como ‘socialdemócratas’. No hay nada en las propuestas de la formación morada que pueda inquietar a los capitalistas. Jubilación a los 65, no contempla una quita de la deuda impuesta, pero sí negociar con los mercados, renta básica únicamente para las personas que carezcan de ingresos, reactivación de la banca pública para facilitar el crédito, aumento del gasto público, redistribución del trabajo a través de una jornada laboral de 35 horas, y fortalecimiento de los sindicatos para lograr subidas salariales. El documento de los dos doctores en economía no son sino la base de lo que los militantes de Podemos deberán debatir. Pero Pablo Iglesias advirtió ‘no son lo mismo las medidas que se llevaron a Europa que lo que un programa para gobernar’. Con lo que parecía aclarar que se acabaron los sueños, la justa reivindicación de auditar la deuda para no pagar la parte ilegítima, y otras reivindicaciones consideradas ‘revolucionarias’. 

Efectivamente no son lo mismo esas medidas que las que llevó a conseguir cinco diputados europeos. Y ahí es donde empieza a correr Podemos el mismo riesgo que corrió el PSOE hace más de treinta años. Apegarse al posibilismo, buscar no asustar a una derecha reaccionaria que, desde que existe Podemos, comenzó a tildarle de bolivariano, radical, antisistema y revolucionario, puede llevar a una formación que ha concitado la ilusión de millones de ciudadanos al naufragio si sigue empeñado en mostrarse moderado y contemporizador con el sistema. 

Por otra parte, la imagen de Pablo Iglesias aplaudiendo entusiasmado al jefe del Estado Vaticano porque aludió a la igualdad, censuró la especulación de los tiburones financieros y reclamó respeto para los seres humanos constituyó, para muchos posibles votantes, una imagen desconcertante cuando no desagradable. 

La persona a la que Iglesias demostró tanto entusiasmo es la cabeza visible de una secta reaccionaria y machista, que condena la libertad de las mujeres a la hora de decidir sobre su maternidad, en la que anidan subsectas tan peligrosas y reaccionaria como el Opus, que es poseedora de miles de millones de capital que emplea en negocios poco transparentes y que fue, a lo largo de la historia  y sigue siéndolo en la actualidad, una rémora para el progreso que no debería encandilar al líder de un partido progresista que hubiese debido considerar la presencia del jefe de la secta vaticana como una intromisión inadmisible en el Parlamento europeo, cuya radical laicidad debiera defender, en lugar de aplaudir unas palabras que muchos pensamos que no constituyen más que un lavado de cara para atrapar ingenuos. 

Y si el líder de Podemos se encuentra en esa categoría de personas, que, por las razones que fueran, cae en la ingenuidad de dejarse deslumbrar por unas palabras destinadas a encandilar cándidos, muy alejadas del verdadero proceder de la secta católica, habrá que plantearse a dónde va Podemos con semejantes actitudes. 

Si a la gente le entusiasma Podemos es precisamente por considerarle una formación capaz de romper con la miseria que representa la actual política del bipartidismo, enrocada en no molestar a los poderosos, sean estos banqueros u obispos. Si en su búsqueda de no asustar a la reacción va dejándose girones de laicidad, de marxismo económico, de ímpetu rompedor y revolucionario, corre el riesgo de acabar perdiendo votos a millones igual que le viene sucediendo al PSOE desde hace años.
Porque, hagan lo que hagan y digan lo que digan, los reaccionarios nunca aceptarán sus moderados postulados, y la gente de izquierdas, harta de tanta poquedad y tan timoratas actitudes, acabará sintiéndose frustrada y lo abandonará, del mismo modo que abandonó a otras formaciones que contemporizaron con quienes nunca se podrá hacer nada más que domeñar su integrismo e intolerancia. 



Esquirlas de actualidad.


El Pleno celebrado hoy en el Congreso para analizar la corrupción y tomar medidas contra ella dejó la sensación, en la mayor parte de la ciudadanía, de que los señores representantes del pueblo llano ni lo representan ni, en el fondo, tienen mucho interés en acabar con esa lacra con la que, con mayor o menor intensidad, afecta a casi todos. España no es un país corrupto, sino que hay algunos corruptos, se empeñó en asegurar el Presidente del Gobierno y del partido más enlodado en la más abyecta corrupción desde hace veinte años. En cierto modo tiene razón Mariano Raxoi, España, concebida como el conjunto de su ciudadanía, no es especialmente corrupta. Pero lo son muchos de sus políticos, y, sobre todo, los del partido que él preside, embarrado en una trama mafiosa que dista mucho de ser, como dijo en el pasado, una trama contra el PP, sino la trama del PP; del que pocos dudan en la actualidad que el dinero escondido en los paraísos fiscales no es de Bárcenas sino del PP como partido. Las palabras de Raxoi daban asco por su cinismo. La única salida digna para Raxoi, si tuviese vergüenza, sería dimitir y convocar elecciones. Porque no se entiende que se mantenga en el Gobierno un partido señalado como corrupto por autos judiciales, que financió campañas electorales con dinero hurtado a lo público, o que con ese mismo dinero remodeló su sede. Anunciar medidas que andan por los cajones del Gobierno desde hace años, sin hacerlas efectivas, porque de existir los sacarían del Ejecutivo y los llevarían a la cárcel, resultó una burla a los ciudadanos. La única solución a ese estado de podredumbre la dio esa brillante cabeza que es Xosé Manuel Beiras: "O la ciudadanía barre a esta chusma a votos o a pedradas o deberá asumir ser esclava"… y además robada, añadiría esta bloguera. 

***
Existen actitudes miserables, que se llevan a cabo en muchas ocasiones para congraciarse con el poder con el afán de medrar. Es lo que parece estar haciendo la doctora que atendió en el ambulatorio a Teresa Romero que anuncia que interpondrá "una demanda de conciliación previa a la querella por injurias y calumnias" y "cuantas actuaciones resulten necesarias" por no haberla informado de que había tenido relaciones con enfermos de ébola cuando la visitó en el ambulatorio, extremo este que Romero niega. La justicia madrileña parece movida por la Consellería de Sanidad y la Comunidad de Madrid, que desde el primer momento se empeñó en criminalizar a la enfermera contagiada por el clérigo moribundo al que no había condiciones para atender en esos momentos. La demanda en defensa de su honor, que Romero presentó contra el consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, fue desestimada por los magistrados, la interpuesta por PACMA por el asesinato del perro del matrimonio, Excálibur, también ha sido desestimada. Como seguramente lo será la reclamación de indemnización por el daño moral que el cruel e irracional sacrificio de su perro causó en Teresa y su marido. Aunque es probable, tal y quienes mueven los hilos de la justicia madrileña, que la de la médico demandante tenga éxito.
***
Los tres sacerdotes y el seglar acusados de pederastia en Granda están en libertad tras haber abonado las fianzas impuestas por el juez tras tomarles declaración e imputarles. Los casos de pederastia en el seno de la secta católica no solían tener graves consecuencias hasta ahora. Prueba de ello es que en Córdoba, el cura condenado a once años por abusar de 11 niñas a las que impartía catequesis, consiguió la libertad en 2010, pese a haber sido condenado a once años de prisión e ingresó en la cárcel en 2004.  Tras su puesta en libertad goza de un puesto en el Archivo Diocesano. Los hechos sucedieron cuando era obispo de Córdoba el actual Arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, que, como se comprobó con el caso de ‘los Romanones’, no informó a las autoridades policiales ni judiciales cuando las víctimas denunciaron los abusos. La política de Martínez frente a los casos de pederastia siempre fue la misma, ocultación de los hechos, para posteriormente  defender el derecho a la intimidad y cuando las cosas se ponían cada vez más oscuras para los acusados, pasar a defender con ahínco la presunción de inocencia. El polémico clérigo, cuyas declaraciones contra el aborto invitaban a los hombres a abusar de las mujeres que deciden sobre su maternidad, que editó un libro machista con dinero público como Cásate y sé sumisa’, que realiza reaccionarias declaraciones sobre la unidad de España o que fue condenado 2006 por injurias y calumnias, acoso moral y coacciones a un sacerdote de la catedral granadina, debería llevar el mismo camino que el arzobispo de Zaragoza, obligado a dimitir hace unas semanas por ocultar un caso de pederastia. Es lo menos, porque encubrir un delito suele dar con los huesos en la cárcel de quienes mantienen esa conducta…en el caso de no ser integrantes de la poderosa secta.  
***


Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…