Ir al contenido principal

Vileza ilimitada: El trato del PP a Teresa Romero, contagiada por ébola por la irresponsabilidad gubernamental.



Dicen que el tiempo coloca las cosas en su sitio, y que las mentiras acaban por aparecer en la superficie, flotando, como las heces en el agua. En el caso de la enfermera infectada por ébola, tras atender a un clérigo moribundo al que no había condiciones para hospitalizar en nuestro país, y al que se trajo, precisamente, porque pertenecía a una poderosa orden religiosa y el gobierno talibán de este avasallado país se empeñó en ello por ideología, sin pensar en las repercusiones que pudiese acarrear tal decisión, los responsables políticos de la crisis causada por el contagio de la peligrosa enfermedad, actuó y aún actuará, como auténticos villanos. 

Desde el minuto uno en el que se supo que Teresa Romero había contraído el ébola, el Ejecutivo de la nación y de la Comunidad de Madrid, responsables del drama por su incompetencia, decidieron que la mejor manera de justificarse ante la opinión pública era la de culpar a la víctima, para no asumir las torpezas que provocaron el drama. 
La primera barbaridad, que negaron al principio, fue la de ignorar las advertencias de Javier Limón, el marido de la enferma, de que su mujer podía padecer ébola. A pesar de ello Sanidad envió una ambulancia en la que posteriormente, y sin desinfectar, trasladó a varias personas, una de ellas en observación en la actualidad, porque podría haberse contagiado. En los siguientes, días tanto los políticos del PP como la prensa de la caverna, propalaron la especie de que el contagio de Teresa Romero se debía a su irresponsabilidad por haberse tocado la cara con uno de los guantes con los que había atendido al moribundo sacerdote. 

De ese modo se sacudían las pulgas de un posible delito contra la seguridad laboral que, si hubiese jueces de verdad en este país, podría llevar a los responsables de haber repatriado, sin condiciones para hacerlo, al clérigo moribundo, desde Raxoi y Mato a los responsables de la Comunidad de Madrid, a la cárcel. Y, evidentemente, a la inhabilitación para ejercer cargos públicos. 

La vileza de los políticos del PP madrileño, con la aquiescencia, que duda cabe, de Ana Mato, fue la de resolver, a los dos días del ingreso de Teresa Romero y su marido, ella muy grave y su pareja en observación y aislada, sin reflexión ni información científica, y carentes de cualquier principio de humanidad y ética, eliminar al perro de la pareja, en una decisión que más que científica, pareció impulsada por un nefasto afán de perpetrar el sacrificio de un animal para conjurar el peligro de una epidemia, tal como hacían en la Grecia clásica. La única medida que tomaron en los primeros momentos los responsables políticos del contagio por ébola fue la de hacer del desdichado Excalibur su farmakós. O aplicar, en su zafia ignorancia de ganapanes inútiles, lo de ‘muerto el perro se acabó la rabia’…o el ébola. Es de esperar que la sádica e irrazonable ejecución de Excalibur pase factura a quienes quisieron hacer de él su farmakós, y, en realidad, se convierta en una maldición para sus asesinos. 

En la sección ‘El caballo de Nietzsche’, de eldiario.es, un grupo de veterinarios publica un artículo en el que queda claro que el asesinato de Excalibur fue eso, porque el modo como fue eliminado el desdichado animalito –tal como reconoció la Comunidad de Madrid en el comunicado emitido tras la cruel ejecución-, se llevó a cabo disparándole unos dardos, sistema que los veterinarios explican es desaconsejado por su brutalidad. “La realización de la eutanasia por vías intramuscular, subcutánea, intrahepática, intrarenal, intraesplénica, intratecal o cualquier otra vía, son totalmente inaceptables", sostienen. 

Nadie sabe qué sucedió en las largas cuatro horas que los verdugos de Excalibur permanecieron en la casa donde el perro esperaba ansioso el regreso de su familia. Los profesionales no entienden la demora, ni el veterinario que ejecutó al desdichado animal, con total ausencia de deontología profesional, no lo contará. Lo único que sabemos de él es que dimitió de sus cargos. Y que las razones que dieron desde la Facultad de veterinaria fue que ‘no había un lugar donde tenerlo’. Argumentos de peso en un país supuestamente civilizado, que no fue capaz de organizar un lugar adecuado para mantener vivo a Excalibur, como sí han hecho las autoridades estadounidenses con Bentley, el perro de otra enfermera infectada igualmente de ébola. 

No solo se cometió una irrazonable barbaridad al decidir, contra criterios médicos y de respeto a la enferma, la ejecución de Excalibur, sino que, además, se llevo a cabo con crueldad extrema. Dicen los veterinarios autores del artículo “A Excalibur lo mataron y a Bentley le dan la oportunidad de seguir viviendo” -en el que se compara las decisiones tomadas por las autoridades estadounidenses respecto al perro de otra infectada-:”Entendemos que el grado de estrés y de miedo de Excalibur debió de ser importante. Lo que ocurrió una vez disparados los dardos tranquilizantes pudo ser esto: los barbitúricos habrían provocado anestesia e inconsciencia, con parada respiratoria, seguida de hipoxia y posterior parada cardiaca.”

Javier Limón, el marido de Teresa Romero, que aún no tiene noticias del asesinato de su perro, asegura que no parará hasta que se haga justicia. Debe hacerlo, llegar hasta el TEJ si es preciso, para que las autoridades españolas, esos políticos necios y crueles, que tomaron una decisión estúpida, irrazonable y perversa paguen, al menos, con la vergüenza de ser señalados internacionalmente como las bestias maltratadoras que son.

Teresa, Javier y Excalibur contarán, sin duda, con el apoyo de cientos de miles de personas decentes.  

Esquirlas de actualidad.

Que la Real Academia Española no es, ni mucho menos, una institución progresista es algo que todo el mundo sabe, dada, además, que la ideología de la mayoría de los supuestamente sesudos varones –apenas hay cinco mujeres que ocupen sillones en la docta institución- es bastante reaccionaria. Tanto como para que la Asociación de la Memoria Histórica se esté planteando la posibilidad de denunciar a la Real Academia por atentar contra el honor de las víctimas de la dictadura por cómo describe el franquismo en su entrada sobre esa palabra porque entiende que “insulta a las víctimas de la dictadura” y “niega los 114.226 civiles desaparecidos por la represión franquista”. Y es que la definición de franquismo, incluida en el nuevo Diccionario, lo hace describiéndolo como un “movimiento político y social de tendencia totalitaria, iniciado en España durante la Guerra Civil de 1936-1939, en torno al general Franco, y desarrollado durante los años que ocupó la jefatura del Estado”, expresión que la AMH tilda de “franquista”, al considerar que “edulcora la explicación de una terrible y violenta dictadura”. Aunque, si se compara con la que hacía hace dos años el Diccionario Histórico, editado por la Academia de la Historia mediante una millonaria subvención, acordada por Aznar para favorecer una academia regida por ultraderechistas que concitan el rechazo de todos los historiadores serios, la de la Real Academia es el colmo de la imparcialidad, si se tiene en cuenta que para los miembros de la Academia de la Historia, el genocida régimen del fascista Franco fue un régimen ‘autoritario, pero no totalitario’.

La asamblea “Sí se puede’ que se está celebrando este fin de semana con la asistencia de más de siete mil personas y la participación vía Internet de más de un centenar de miles de afiliados, está poniendo las bases de una organización que puede llegar al Gobierno de la Nación, dado el apoyo de millones de ciudadanos hartos de los partidos de la casta. Su líder, Pablo Iglesias, asegura que ‘de esta asamblea surgirá una fuerza política para ganar y gobernar’. Sobre las diatribas lanzadas contra Podemos por dinosaurios de la política, como Felipe González o Aznar, Iglesias comentó que ‘se habla tanto de nosotros porque podemos ganar’. Lo cierto es que, como señala Carolina Bescansa, responsable de análisis político de Podemos, ‘lo que mas teme la gente es que PP y PSOE sigan gobernando’. Y no le falta razón, sobre todo, después de conocerse como ambos partidos se repartían el botín de Caja Madrid, sin distinción de siglas y ambiciones. 

Dicen que Hacienda ha descubierto que Rodrigo Rato tiene dinero en paraísos fiscales. Algo que, aunque reprobable, no extraña a nadie. Si volviese al país todo el dinero que la casta política y empresarial atesora como piratas en esos paraísos fiscales, se acaba de un plumazo con los recortes y el déficit. La casta política acusa a Podemos de ser un partido populista, a la casta política que gobierna este país, esquilmándolo, desde hace treinta y cuatro años, se la puede acusar de algo mucho peor: De ser unos ladrones traidores a esa patria de la que se les llena la boca a la hora de hablar de su unidad, pero a la que no dudan en desamparar a la hora de esquilmar los fondos públicos.  

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que impide su presencia en los medios hace indispensable la colaboración de los lectores para seguir adelante.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:



Comentarios

  1. Para la esquirla que se refiere a la RAE:

    http://addenda-et-corrigenda.blogspot.com/2014/10/todo-sobre-las-enmiendas-del-drae2014.html

    Lengua para la RAE:

    http://dissidens.org/cantata-de-la-real-academia-2/

    Gracias. Por la entrada y por el espacio.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…