Ir al contenido principal

RTVE ya es del todo del PP: El miedo a Podemos y la manipulación informativa.



Dicen los mentideros de Madrid, aquellos que en el siglo XVII utilizó Góngora para preguntar quién mato al conde –de Villamediana-, que el gurú del PP, Pedro Arriola, se apresta al asalto definitivo de la radio y televisión pública, RTVE, para poder manejar la información obediente a los intereses de su partido, esa que repita, como indicó Dolores Cospedal, a diario, que se está creando empleo, aunque ocultando que es un empleo precario, por horas, mal pagado y de contratos de días o de horas.  
 
El PP se ha ido quedando huérfano de cadenas de televisión sumisas, como Canal 9 –Canal NO-DO- en el País Valencià, Telemadrid o la televisión de Castilla –La Mancha cuyos trabajadores protagonizaron hoy mismo una manifestación para denunciar la manipulación que lleva a cabo Nacho Villa, director de ‘telecospedal’.  Ante esa situación el PP necesita de una televisión que pueda manipular a la opinión pública, por mucho que su propósito no dé la impresión de que vaya a triunfar, dado que los informativos de la televisión supuestamente de todos los ciudadanos, están registrando cuotas de pantalla muy inferiores a las de las televisiones privadas. 

Con ese fin se baraja el nombramiento como jefe de informativos de José Antonio Vera, un periodista ligado, durante toda su vida profesional, a medios de la caverna, hasta que el PP le nombró director de la agencia EFE en substitución de Alex Grijelmo, cuando llegó a Moncloa, situando así a uno de sus fieles al frente de la agencia pública de noticias. El PP tuvo claro desde antes de llegar al poder que en cuanto ganase las elecciones coparía las direcciones de los medios públicos. Lo hizo nombrando a González Echenique, y este a Julio Somoano, pero estos dos fieles peperos no le parecen a Arriola suficientemente obedientes a la consignas del PP, y se plantea un desembarco absoluto de incondicionales para manejar la información durante las precampañas y campañas de los comicios municipales, autonómicos y generales que han de celebrarse en los próximos meses. 

Durante los primeros tiempos de su llegada al poder los informativos de la televisión pública perdieron cientos de miles de espectadores al cambiar los prestigiosos y premiados de la época de Fran Lorente por una especie de hojas parroquiales televisivas que igual descartaban el uso de la palabra ‘rescate’ que daban noticias de calado como que rezar consuela mucho a los parados, o consejos antañones sobre la educación de los niños. Y que la noche de las elecciones europeas, a diferencia de todas las cadenas, no ya españolas, sino de toda Europa, ignoraron la súbita aparición de Podemos en el panorama político nacional. 

Mucho ha llovido informativamente hablando desde la celebración de las elecciones europeas, y Podemos y su líder, Pablo Iglesias, se convirtieron en la obsesión mediática del Gobierno, que siente cómo el nuevo partido le mueve la silla mucho más que el dócil PSOE. Así, tras la decisión de los primeros tiempos en Moncloa, en los que la consigna era acabar con las tertulias, ahora deciden darle una gran importancia. Siempre con tertulianos de extrema derecha y sin dar, ni por compromiso, la menor presencia a cualquiera que pueda tener un atisbo de progresismo.

Así pueden contar con manipuladores fieles que tengan la burda desfachatez de descalificar las propuestas de Podemos a base de mentir tan grotescamente que nadie que tenga dos dedos de frente pueda soportar sus dislates. Hace unos días en una de esas tertulias que no abren sus puertas a nadie que no sea de extrema derecha, dos gurús de la caverna comentaban que, de aplicarse la propuesta de una renta básica que lleva la formación de Iglesias en su programa, ‘se hundiría la economía del país’. Y para reforzar la idea, multiplicaron esa supuesta renta de seiscientos euros ¡por cuarenta y cinco millones de españoles!, asegurando que la iniciativa de Podemos era la de pagar esa cifra a todos los ciudadanos. Cuando, obviamente, esa renta básica, que Podemos considera necesaria para garantizar la dignidad de los ciudadanos, e impedir que tengan que aceptar trabajos esclavistas de sueldos de trescientos euros por doce horas de trabajo, se supone se daría tan solo a los parados y no a la totalidad de la población. 

Los tertulianos de la televisión supuestamente pública, y en manos del PP, repiten cual psitacoideos dipsómanos, que esa renta básica hundiría la economía del país. Callando que la cifra que se baraja sería de 25.000 millones, y se callan que se gastaron 600.000 en rescatar a la banca. Mas cualquier cosa puede ser utilizada por la televisión pública, o por las emisoras de la caverna, igualmente al servicio del PP, para desprestigiar a Pablo Iglesias, al que el PP tiene terror porque sabe que Podemos puede arrastrar a millones de posibles votantes hartos de corrupción, abusos e injusticias de partidos sometidos al poder financiero y oligárquico. 

En su pánico al poder mediático de Pablo Iglesias, que combaten con difamaciones y majaderías –como propalar que no da propinas en los restaurantes o perseguirle a él y su pareja como si se tratase de personajillos de la prensa de la víscera- el Gobierno también está intentando que desaparezca de las televisiones privadas en programas como Al rojo vivo o La Sextanoche de Atresmedia, o Las mañanas de Cuatro, de Mediaset. A ambas corporaciones el Gobierno de Raxoi viene haciendo chantaje con la concesión de digitales a cambio de que retiren esos programas y otros que muestran su verdadera faz, como El Intermedio de Wyoming, o el programa de Jordi Évole. 

En el PP, conscientes del descrédito que se ha ganado a pulso el Gobierno desde que llegó a La Moncloa, inmerso en un escandaloso asunto de financiación ilegal, y de que todas las medidas que ha tomado desde que llegó al poder hayan sido para favorecer a los poderosos machacando al pueblo, no quieren que nadie hable de sus problemas, abusos o fracasos. Pretende imponer la ley del silencio informativo, poner la mordaza a quienes critiquen o aíren sus vergüenzas. 

Como hacía el fundador de su partido, Manuel Fraga, cuando era ministro de Información con el genocida Franco. 

Esquirlas de actualidad 

Once años de cárcel pide la fiscalía para los mossos d’escuadra que mataron a golpes al empresario Juan Andrés Benítez, en el barrio del Raval en Barcelona. La fiscalía solicita esas penas por un delito de homicidio y otro contra la integridad moral por la paliza desproporcionada que propinaron los mossos contra Benítez, después de que este se peleara con un vecino por defender a su perro. Fiscalía también imputa un delito de obstrucción a la justicia a otros dos agentes que ordenaron a una testigo borrar la grabación de los abusos policiales que registró en su móvil. Si la calificación de la Fiscalía prospera y los brutales agentes son condenados, al igual que quienes colaboraron para tapar su brutal acción, es seguro que sus colegas se lo piensen cuando vayan a proceder de forma tan violenta como lo hicieron los procesados. 

La presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica Oriol, que se dio a conocer por sus polémicas declaraciones sobre la preparación de los trabajadores, volvió a cubrirse de gloria, o de mierda, con unas declaraciones machistas en las que aseguró que ella prefiere contratar a mujeres de ‘menos de veinticinco o más de cuarenta y cinco porque no se quedan embarazadas’, al alegar que la preñez perjudica a los empresarios. Esta gente de la derecha no se aclara, por una parte quiere a las mujeres preñadas quieran o no, pero no están dispuestos a que trabajen. O tal vez no sea que no se aclaren, sino que su modelo social es el de la mujer sumisa, dependiente del sueldo del marido, y presas en el gineceo. El modelo de mujer que preconizaba la Falange fascista de Franco.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez sigue dando muestras de inconsecuencia sobre el asunto del maltrato animal, de una parte condena el maltrato, pero luego justifica la salvajada de los tauricidios al decir que son ‘cultura’. Lo repitió hoy en el programa de Ana Rosa, ya se sabe que el señor Sánchez no le hace ascos a los programas de la víscera conducidos por personajes tan patético como la Quintana. También se cubrió de gloria progresista al proponer que las víctimas del terrorismo machista sean honradas con funerales de Estado, esto es actos católicos –él se dijo ateo hace unos días- y con la parafernalia habitual de esas antañonas ceremonias. Como si el problema de la violencia machista fuera el honrar a las víctimas y no impedir que se produzcan los hechos. 

Sigue el escándalo de las tarjetas negras, o fantasmas, en Bankia, que dio lugar a ya a cerca de una decena de dimisiones de altos cargos. Es deseable que gente pringada en ese asunto se vayan a su casa, pero sería más útil que, además, devolviesen el dinero robado a los ciudadanos. 

Mañana sábado está convocada una manifestación de la Coordinadora 25S para rodear el Congreso con el propósito de exigir un referéndum sobre la monarquía. El Ministerio del Interior anda poniéndose la venda antes de que se produzca la herida y vaticina toda clase de desórdenes y actos violentos con el fin de frenar la participación de ciudadanos pacíficos y justificar la violencia policial que utiliza en las manifestaciones de cualquier tipo. Actuando como lo hacen los regímenes dictatoriales. 

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que impide su presencia en los medios hace indispensable la colaboración de los lectores para seguir adelante.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:

Comentarios

  1. Querida Luisa, como es constatable estamos en época dictatorial, dentro de lo que quieren denominar democracia.
    O les arrojamos a la alcantarilla o tendremos dificultades para hablar , escribir o comentar por decir la pura, simple y llanamente la verdad.¿Podemos? Podemos
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…