Ir al contenido principal

Hay otros mundos pero están en este: La foto del campo de golf y la valla de Melilla, un mundo insoportable.



Al contemplar la fotografía de José Palazón en la que puede verse, en el mismo espacio, aunque separados por años luz de bienestar, unos jugadores de golf y unos inmigrantes encaramados en la valla de Melilla, intentado entrar en ese mundo de verde de opulencia, viene a la cabeza la frase del poeta surrealista Paul Éluard: “Hay otros mundos pero están en este”. La foto de Palazón concitó el interés mediático de todo el país, las críticas de quienes se horrorizan ante las diferencias, y las de quienes las niegan, artículos de opinión y acerbos comentarios. 

Unos escasos metros en vertical separan dos mundos separados por distancias siderales. El campo de golf, donde entretienen su ocio aquellos que pueden permitirse derrochar miles de litros de agua para mantener verde unos campos para su solaz, en el que, vestidos con ropa especial y cara, dan golpes a unas diminutas pelotitas igualmente inasequibles, pertenece a un mundo que nada tiene que ver con ese que pugnan por abandonar los inmigrantes. Aquel en el que el agua escasea hasta el extremo de no tener para beber, y en el que, con lo que cuesta un equipo de golf, se podría alimentar una familia durante meses… o quizá años. 

Demagogia: así calificó la foto de Palazón, publicada por la ONG Prodein, y los comentarios a los que dio lugar, el presidente en funciones y consejero de Fomento, Deporte y Juventud, Miguel Marín, del PP. "¿Melilla no tiene derecho a un campo de golf como cualquier otra ciudad de España y de Europa?, ¿porque haya saltos de inmigrantes debemos tener los alrededores de la frontera como un vertedero?". 

Aún hay algo más sangrante en el asunto, según informa la ONG Prodein, los campos de golf se construyeron con fondos europeos ‘para corregir los desequilibrios en el seno de la UE’. Aunque Marín lo niega, dice que los fondos de la UE estaban destinados a construir ‘equipamientos turísticos’. 

La afirmación suena falaz, pero en caso de ser cierta, pondría de manifiesto la inmoralidad de una UE que derroche el dinero que tendría que emplearse, si hubiese vergüenza en su seno, en acabar con los desequilibrios y no en crear dotaciones deportivas para turistas. 

¿Cuántos millones de niños africanos podrían alimentarse, ser atendidos sanitariamente y recibir una educación adecuada?, ¿cuántos países de África podrían sacarse de la miseria con todos los millones que despilfarra occidente en patochadas, o en latrocinios? ¿Cuántos casos de ébola podrían atenderse y cuántos millones de africanos tendrían agua limpia y sin contaminar para beber si se emplease en África todo lo robado por los corruptos españoles? Estas preguntas, naturalmente, son demagogia desde el punto de vista de esos señores encorbatados, seguramente de misa diaria, o al menos dominical, que miran a los inmigrantes subsaharianos no como personas, sino como enemigos a destruir antes de que crucen nuestra frontera. 

El piadoso y fascistoide Ministro del Interior, Jorge Fernández, quiere, con la desfachatez de los delincuentes, burlar la ley de Extranjería, las leyes europeas y los Derechos Humanos, con una introducción ilegal en la Ley Mordaza, para legalizar las devoluciones en caliente, que vulneran cualesquiera principios legales o éticos; devoluciones por las que ya está procesado el Comandante de la Guardia Civil de Melilla, y que, de haber jueces y Justicia, tendrían que haber sentado al propio Fernández, responsable último de esa ilegalidad inhumana, en el banquillo. 

La fotografía de los jugadores de golf y los inmigrantes encaramados en la valla de Melilla es la imagen de un mundo insufrible, desigual, avaricioso en unos casos y misérrimo en otro. Es el compendio de la atroz miseria de un continente, el africano, y la egoísta y ciega opulencia de una Europa en la que una serie de personajes están empobreciendo a la mayoría de la población, profundizando la brecha social, expoliando lo público, y arrasando con los derechos, las libertades y la hospitalidad de un continente que, durante siglos, representó lo mejor de las sociedades del mundo. 

En el presente, esos dirigentes sin alma que cierran la puerta a los inmigrantes y empobrecen a su propia población, viven en la opulencia gracias al latrocinio generalizado de lo que antes era de todos y ahora es de un grupo de especuladores y unos mamporreros a su servicio. 

Y como para lo malo, este triste país llamado España siempre ocupa los primeros puestos, las calderadas de habas de la corrupción y la intolerancia, del racismo y la prepotencia, se cuecen bajo la atenta mirada de unos políticos desvergonzados y ladrones que contribuyen a hacer de este un mundo insoportable. 

Esquirlas de actualidad.

Ya son miles las personas que han llegado a la ciudad de Oviedo, formando parte de las Marchas de la Dignidad que mañana quieren darle la ‘bienvenida’ a los reyes de España a su entrada en el Teatro Campoamor donde se entregan los Premios Príncipe de Asturias. A pesar de que la Delegación del Gobierno en Asturias intentó que se prohibiese la llegada de los manifestantes a la plaza de la Escandalera, donde se ubica el Teatro Campoamor, el Tribunal Superior de Asturias autorizó la manifestación de las Marchas de la Dignidad que, como aperitivo, celebró una mesa redonda en el barrio de La Corredoria titulada "Hacia el Poder de la Mayoría", en el que participaron Sabino Cuadra, de Bildu; Lara Hernández, de IU; Juan Carlos Monedero, de Podemos; Celia Mayer, de Ganemos Madrid, y Juantxo López de Uralde, de Equo. Cerró el acto Diego Cañamero, portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores. Las Marchas de la Dignidad quieren movilizar a cinco millones de personas a finales de noviembre. 

Teresa Romero, que ya está curada de la infección del virus del ébola, ha pedido hoy justicia por todo lo ocurrido a raíz de su contagio, incluido el sacrificio de su perro Excálibur, y ha afirmado: "Me siento atropellada". Teresa Mesa, portavoz de Teresa y su marido, Javier Limón, explicó que Romero sigue afectada por el sacrificio de su perro Excálibur y pide que "quien haya hecho eso, que lo pague". "Estoy todo el día llorando pensando en él", explicó la auxiliar en referencia a su perro, y confirmó que Javier Limón ya está en contacto con un despacho de abogados para emprender acciones legales para proceder contra los asesinos de Excálibur. 

Hoy se conocían nuevos datos del paro, del que el Gobierno dice que ha bajado, aunque la realidad es que se han creado miles de empleos temporales en detrimento de los contratos indefinidos. Sin embargo, los medios afines magnificaron el éxito hasta el ridículo, como hizo el diario El País. que publicó unos confusos y tramposos gráficos que hicieron que las redes sociales entrasen en ebullición. Un twitero resumió la posición de ese diario publicando un gráfico en el que en lugar de los índices se podía leer: Marianoputoamo. El País rectificó confusamente tras la tormenta que levantó, aunque le sirvió de poco, todo el mundo sabe ya que el diario de Prisa es un mamporrero más del Gobierno del PP. 

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que impide su presencia en los medios hace indispensable la colaboración de los lectores para seguir adelante.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…