Ir al contenido principal

El incierto futuro del PSOE en un nuevo mapa político.



Las encuestas de intención de voto colocan al PSOE de Pedro Sánchez ante disyuntivas que tendrá que estudiar muy bien para no hundir su futuro. Sigue dando la impresión de que sus dirigentes caminan por un lado y sus militantes por otro, por mucho que su Secretario General no se canse de proclamar un cambio de políticas muy distintas a las que llevó a cabo durante la última etapa del Gobierno de Zapatero, y durante los años de oposición de Rubalcaba. 

Fuentes bien informadas aseguran que entre los diputados socialistas en el Congreso bulle la necesidad de cambiar el artículo 135 de la Constitución, aquel que con agosticidad y alevosía cambiaron Zapatero y Raxoi en 48 horas, sin contar no solo con la ciudadanía, sino ignorando el parecer de sus bases. La reforma constitucional –de una carta magna que durante treinta y tres años no registró excepto cambios meramente burocráticos- colocó a los españoles a los pies de los caballos al aceptar las presiones de Ángela Merkel para anteponer, por ley, los intereses de los bancos alemanes a las necesidades del pueblo. El PSOE pagó esa decisión, que dijo tomar para librar a España del rescate, con la pérdida de casi cinco millones de votos. Ahora parece que en el Grupo Parlamentario crecen las ideas para tocar de nuevo el artículo 135, posibilidad que dice no descartar el propio Secretario General, aunque con la boca pequeña, e incluso condicionando esa medida a una reforma constitucional de mayor calado. 

Mucho ha de cambiar el PSOE para rectificar decisiones políticas muy contrarias a los intereses del pueblo que señalan a los políticos socialistas como conniventes con los capitalistas. La vinculación de algunos de ellos en asuntos tan escandalosos como el de las tarjetas fantasma de Caja Madrid, es tan solo un paradigma de la cercanía del partido socialista a un capitalismo desaforado y ladrón. 

Mas no es la única evidencia del contubernio que el PSOE mantuvo con el capitalismo. Por ejemplo, en el asunto del proyecto CASTOR,  impulsado por el empresario Florentino Pérez, fueron ministros socialistas los que aprobaron encantados tal dislate medioambiental, que va a costar a los ciudadanos a la postre 1.350.729.000 euros, porque Miguel Sebastián, Cristina Narbona, José Montilla, Elena Espinosa y Carmen Chacón avalaron un proyecto que había bendecido el ministro de Industria del PP con Aznar, José Piqué. Entre las muchas decisiones que hicieron perder infinidad de votos al PSOE hay que mencionar su política de vivienda, en la que agilizó los procesos de desahucios y se negó a aprobar la dación en pago, legislando de acuerdo con los intereses de los bancos y dando la espalda a las de los ciudadanos. 

Aunque en el presente, más que las muchas equivocaciones que cometió, al gobernar de acuerdo a los intereses de los financieros y la oligarquía, hay un asunto que puede marcar el futuro del PSOE y acabar hundiéndolo, o incluso propiciando su desaparición, si cae en el error de negarse a pactos con la izquierda. 

El líder de Podemos manifiesta hoy en El Mundo “el PSOE tendrá que elegir entre hacer Presidente a Mariano Raxoi o a mí”. Y es que el cambio de mapa político ya no es el del bipartidismo que permitió una alternancia de poder al estilo de la restauración borbónica del siglo XIX y principios del XX. Podemos ha irrumpido en el panorama político para quedarse e IU sigue creciendo. Al escrutar las últimas encuestas sobre intención de voto, la de Metroscopia y La Sexta, se ve que el PSOE tendrá que optar por coaliciones si quiere gobernar. 

La que publicaba el domingo El País daba como ganador de las futuras elecciones generales al PSOE, aunque con un exiguo 20%, que le obligaría a pactar o bien con el PP –que según esa consulta obtendría el 15.9 de los votos, o con Podemos que superaría el 14.3%-. El sondeo de La Sexta muestra ítems diferentes, pero siempre evidenciando la quiebra del bipartidismo, porque aunque contempla que sería el PP el más votado con 28% de intención de voto, seguido por el PSOE con el 21, da el mismo mapa de ruptura del bipartidismo, colocando a Podemos como tercera fuerza política con el 18%, seguido de IU, que igualmente aumenta en intención de voto. 

El panorama que muestran los sondeos señala que el pacto a derecha o izquierda será imprescindible para gobernar. Hasta el momento Sánchez parece mostrarse más crítico con la fuerza liderada por Pablo Iglesias al que tilda de populismo y acusa de querer implantar en este país un sistema similar al de la denostada Venezuela. Incluso el presidente del Grupo Parlamentario socialista, Antonio Hernando, criticó a Pablo Iglesias por su viaje a países sudamericanos afirmando que a quien debería ir a ver sería a Merkel, Renzi u Hollande. Tres líderes europeos que practican las políticas de bienestarcio que están hundiendo los derechos de los europeos. 

Atendiendo a los sondeos, si el PSOE pactase con el PP para gobernar lo haría con un porcentaje mucho menor que si lo hiciese con Podemos o IU, porque si firmase un pacto con el partido de Raxoi no alcanzarían el cincuenta por ciento de la representatividad que, al hacerlo con la izquierda sí superaría, con creces a la mitad de un electorado que, claramente, se inclina por políticas contrarias a las que viene aplicando el PP desde que gobierna. 

Las consecuencias que podría tener un pacto con el PP no serían únicamente de pérdida de votos en un futuro. Un pacto con la derecha plantearía, sin duda, la rebelión de las bases, y posiblemente un estallido social. 

El actual PSOE tendrá que aclararse a sí mismo y a los electores en qué lugar del espectro político se sitúa en la actualidad. Le va en ello su supervivencia como partido. Porque la ciudadanía no está dispuesta a dejarse engañar de nuevo, ni a seguir sufriendo unas políticas que solo benefician a los poderosos. 

Esquirlas de actualidad

Según anuncia la Agencia EFE, el presidente de las Corts valencianas, Juan Cotino, presentará su dimisión la próxima semana. El muy beato actual presidente de las Corts del País Valencià, que no ha sido imputado judicialmente hasta el momento, está involucrado en asuntos tan malolientes como los gastos fraudulentos durante la visita del Papa Ratzinger a València en 2006, el escándalo de los tratos de favor a las residencias de la Tercera Edad de su empresa, el escándalo de Vaersa –la empresa pública de valenciana de aprovechamiento de residuos en la que se dilapidaron más de quince millones de dinero público-, o sus intentos de compra de los familiares de las víctimas del accidente de Metro, que costó la vida a 46 valencianos. Miembro numerario del Opus, obligó a jurar los cargos de diputados delante de un crucifijo en las Corts. El grupo de oposición Compromís fue objeto de su persecución por sus  escandalosas y ofensivas palabras contra, Mónica Oltra a la que expulsó de las Corts arbitrariamente. La oposición viene pidiendo en bloque la dimisión de este obscuro personaje sobre el que en la capital del Turia se vincula a poco edificantes inclinaciones privadas.

El Gobierno de Raxoi, lejos de intentar solucionar el problema surgido a raíz de la convocatoria de una consulta soberanista en Catalunya, parece empecinado en agravar la situación y encender más cada día los ánimos de los pacíficos catalanes que vienen demostrando un civismo que ya quisieran los españolistas centralistas. Hoy el fascistoide Ministro del Interior –el peor en ese cargo en los 33 años de pseudodemocracia- se empeña en enconar más el asunto al acusar al President de la Generalitat, Artur Mas, “de llevar a Cataluña a un enfrentamiento armado como el del 6 de octubre del 34”. Hasta el presente el único en dar indicios de deseo de violencia ha sido el Gobierno de Raxoi, enviando, como provocación, cuatrocientos antidisturbios a la capital catalana. 

El número de beneficiarios del bono social de la luz, un descuento para los usuarios con menos recursos instaurado por Zapatero en 2009, se redujo en más de 200.000 familias en los dos primeros años de Gobierno del PP, entre 2011 y 2013. Ese dato ha sido proporcionado por el propio Gobierno en respuesta a una pregunta parlamentaria planteada por el PSOE. En un momento en el que la factura de la luz se ha encarecido hasta un 11%, cada vez son menos los que pueden beneficiar de esta ayuda a los hogares más necesitados. Además, el PP viene rechazando de forma sistemática todas las propuestas parlamentarias presentadas por grupos de izquierdas cualquier medida orientada a mitigar el drama de la pobreza energética. 

La cadena de Mediaset, T5, que suele dar informaciones sobre los tauricidios, contaba en su informativo de hoy que durante el fin de semana varios cafres que participaban en novilladas o encierros han resultado gravemente heridos. La pasada semana otro salvaje participante de esa brutalidad resulto muerto por asta de toro. A ver si a fuerza de sufrir accidentes o morir cuando practican esas atrocidades los participantes desisten de esos crueles espectáculos. Mientras tanto a muchos nos siguen dando más pena los bóvidos torturados que quienes sucumben haciendo el cafre.    
¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que impide su presencia en los medios hace indispensable la colaboración de los lectores para seguir adelante.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:

              http://luisa-diariodeunaperiodistaenparo.blogspot.com.es/


Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…