Ir al contenido principal

Crisis del ébola: ¡qué asco da este Gobierno!



A la hora de escribir este artículo Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada de ébola, está en estado crítico. La Cope, incluso, la dio por fallecida hace unas horas. Y es posible que, dado el estado en el que está, el desenlace fatal se produzca en horas, o en días. Su muerte habrá que ‘agradecérsela’ a un Gobierno para el que faltan los vituperios para describirlo: talibanes, tramposos, ineptos, irresponsables… resultan escasas las palabras, definiciones o insultos porque se merecen de todo, y nada que signifique respeto o estima.  

Desde que en el mes de abril el personal sanitario del Carlos III denunciase, vía judicial, que se carecía de medios en ese centro para atender la contingencia de una epidemia, dado el desmantelamiento de sus unidades de enfermedades infecciosas, hasta el presente, todo lo sucedido no tiene analogía ni con la más disparatada película o novela sobre el comportamiento de gobernantes mafiosos, desaprensivos e ineptos. No existe cineasta ni literato que haya podido imaginar una trama de desvergüenza como la que viene protagonizando en muchos aspectos, pero sobre todo en el drama de la epidemia de ébola, el Gobierno de Raxoi y el de la Comunidad de Madrid. 

Ya no es hora de abundar en la chulería del Gobierno de Raxoi al empeñarse en repatriar a dos sacerdotes moribundos, pese al criterio del colectivo sanitario. Lo hicieron por su repugnante beatería o por intentar mostrarse ante el mundo como caritativos y solidarios, con el ansia de recoger votos de un determinado sector. Es posible que su gurú Arriola, el mismo que les dijo que se cargasen la reforma de la ley del aborto porque les haría perder votos, les dijese que con esa decisión iban a recabar un buen puñado de ellos  de la congregación de los curas enfermos. Con la caridad de los fascistas, solo con los suyos, porque al tiempo que gastaron más de millón y medio de euros en trasladar a los agonizantes clérigos, racanearon a la hora de dotar de los adecuados sistemas de protección a los sanitarios.  

Cuando la auxiliar de enfermería agoniza en el Hospital Carlos III, se van poniendo de manifiesto todos los errores, mentiras, falacias y desvergüenzas de los Gobiernos de la nación y de la Comunidad de Madrid.  Sus palabras y hechos son difícilmente asimilables a la historia mas rocambolesca que narrase una novela o una película de intrigas políticas, de esas que proyectan las televisiones los fines de semana en horario de sobremesa. Ver al Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, ese individuo de aspecto de batracio, intentar responsabilizar de su contagio a la víctima –en una práctica habitual en un partido que allá donde gobierna y se produce un accidente o una catástrofe siempre culpa al más débil, como hicieron con el Prestige, el accidente del Jack, el del Metro de València, el del Ave en Angrois, la culpa es siempre de los trabajadores-, diciendo, sin que se le cayera su duro rostro de anuro de vergüenza, que cree que la auxiliar de enfermería mintió, ‘aunque es de mi cosecha’. 

Después de criminalizar a la víctima, de negar las informaciones de los médicos hasta el esperpento: cuando el médico que se quejó de que el traje de protección tenía las mangas cortas, la explicación del consejero fue que ‘es demasiado alto’. Buscan las más absurdas justificaciones para intentar explicar lo injustificable, no dotar al personal sanitario de las medidas necesarias para no correr riesgos, o no formarle adecuadamente. Y no lo hicieron porque, aparte de haber desmantelado la sanidad pública, les importa un carallo que muera una auxiliar de enfermería o veinte médicos, si eso no tiene repercusiones electorales. El colectivo sanitario, como los estudiantes de la Primavera Valenciana, son ‘el enemigo’. Y lo único que tienen que solucionar, desde su abyecto punto de vista,  es que no les cueste votos el enorme cúmulo de dislates que están cometiendo con este asunto. De manera que, desde su insolente punto de vista, lo más fácil es presentar a los sanitarios ante la opinión pública como los causantes del drama. 

“Antes de ingresar en el hospital de Alcorcón, esta auxiliar se fue directamente al hospital Carlos III, pero allí no la atendieron, le dijeron que se fuera a su hospital de referencia y que si daba positivo volviera. La tuvieron de aquí para allá. Eso fue el domingo. Unos días antes había ido al centro de salud”, relataba a Infolibre personal del Hospital de Alcorcón, donde ya hay una persona infectada. Ayer aún el box donde la enferma Teresa Romero vomitó permanecía sin desinfectar, con los vómitos expulsando virus a su alrededor, sin que la Comunidad de Madrid se preocupase de desinfectar la zona. Hasta la mañana del jueves, desde el lunes. Estaban muy ocupados asesinando al perro de la enfermera contagiada por culpa de sus decisiones arriesgadas e irresponsables. El número de personas en peligro de padecer ébola aumenta cada día en veinte o treinta, y a estas horas se acerca al centenar. No importa nada, si hay cien muertos, o doscientos, se dirá que fue por culpa de una auxiliar de enfermería mentirosa e irresponsable. 

Se encargará de propalarlo una prensa sumisa, a la que se cierra la boca fácilmente, acusando de ‘antipatriotas’ a quienes pretenden informar de lo que de verdad sucedió. El Gobierno está presionando a los profesionales para que no den voz a los sanitarios, a quienes puedan poner en evidencia que los responsables de todo este contradiós son los dirigentes políticos que, empezando por tomar una decisión desacertada y criminal, como la de traer a los clérigos agonizantes sin contar con las garantías suficientes, y acabando por su afán de criminalizar a la víctima de su desaprensiva conducta, están dando muestra no solo de su ineptitud sino si no de su bellaquería. 

Dicen que las situaciones difíciles son aquellas en las que las personas, o los colectivos, muestran su grandeza o su vileza. Los gobernantes del PP están poniendo en evidencia lo que son. ¡Qué asco dan! 

Esquirlas de actualidad. 

Las comisiones de Industria y Medio Ambiente de la Eurocámara dieron ayer miércoles su aprobado al ex ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, para que se convierta en el próximo comisario de Energía y Cambio Climático en el Ejecutivo comunitario de Jean-Claude Juncker, aunque el puesto asignado estará tutelado por el vicepresidente socialdemócrata Timmermas, que tendrá la última palabra en las materias relacionadas con la cartera del ex ministro español. Una diplomática manera de cumplir con el compromiso pactado con el PP, aunque queda claro que no se fían de un elemento con intereses en petroleras y un historial de persona poco honesta. 

En este patio de Monipodio que es la política nacional no falta día en el que, pese al problema del ébola que todo lo opaca, se conozcan detalles del latrocinio y compadreo entre los partidos políticos y la banca. O de algunos jueces y fiscales que se ponen al servicio de los poderosos, aunque otros como Andreu, haya imputado a Rato, Blesa y Sánchez Barcoj por el latrocino de las tarjetas black. Uno de los personajes que se lucró con esa bicoca que se cargaba a la cuenta de errores informáticos, fue Ignacio Varela, un sociólogo y hombre del llamado ‘aparato de Ferraz’, asesor de Felipe González en La Moncloa, como lo fuera luego de Rubalcaba y de José Blanco, hasta la llegada de Pedro Sánchez. A Varela, que se gastó más de treinta y cinco mil euros con la tarjeta fantasma, lo impuso Ferraz a la federación madrileña del PSOE, en contra de la ejecutiva regional. Salió del Consejo de Caja Madrid porque según fuentes próximas al exconsejero, José Acosta, otro político de la federación madrileña del PSOE ‘le robó votos’. “Ivarela estuvo muy jodido con la salida del Consejo", contaba en un correo electrónico a Blesa, Enrique de la Torre, en noviembre de 2007, tras mantener un almuerzo con el sociólogo y Antonio Romero. La pertenencia de Varela al Consejo de Caja Madrid pudo estar detrás de la decisión de Rubalcaba  de rechazar la idea de llevar a cabo una investigación interna del agujero de Bankia. Esa negativa se materializó en mayo de 2012, cuando la dirección socialista cerró la puerta a la "comisión de la verdad" que la exministra Carme Chacón planteó en una reunión del grupo parlamentario en el Congreso tras conocerse que el rescate iba a costar 23.000 millones de euros –cifra que al final se duplicó-. Se pone en evidencia que la tolerancia con la corrupción afecta a todos los partidos y que, si el corrupto es suyo, es menos corrupto. 

Xabier Fortes, vicepresidente del Consejo de Informativos de TVE, el órgano que representa a los periodistas de los servicios informativos de la televisión pública, manifestó, tras el nombramiento de Javier Sánchez como director de RTVE, que "Antes convergíamos con la BBC, ahora con Telemadrid y Urdaci". Fortes, que considera que el nombramiento de Sánchez es un error, añadió, "Estuvo en la peor etapa de TVE y ya sabemos cómo ha dejado Telemadrid". El Gobierno del PP quiere garantizarse el pleno control de los medios de comunicación de cara a los próximos periodos electorales y no quiere dejar resquicios de libertad informativa no sea que se le escape alguno de los pocos votos que le van quedando. 

El cambio de régimen en el País Valencià se confirma. Según un sondeo de Metroscopia para El País de la edición valenciana, con motivo del 9 de Octubre, el PP se hunde. La crisis económica, la corrupción, y la mala imagen que tienen los valencianos del Gobierno de Mariano Rajoy y la corrupción, que es la mayor causa de preocupación de los valencianos, por delante incluso del paro, provocarían el desplome electoral del PP si las elecciones a la presidencia de la Generalitat se celebrasen en el presente. Lo más novedoso de la encuesta, aparte del hundimiento del PP es la irrupción de Podemos que, sin líderes ni infraestructuras aún, obtendría 17 diputados. El PSPV –PSOE no remonta y sufre el tirón de Podemos, al igual que IU. Quien no se ve afectado por la aparición de Podemos es Compromís, cuya líder, Mónica Oltra, es la política más valorada por los encuestados y la única que aprueba. De celebrarse elecciones en el presente, Compromís, Podemos e IU podrían formar un gobierno de izquierdas sin tener que contar con el partido socialista.  

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que impide su presencia en los medios hace indispensable la colaboración de los lectores para seguir adelante.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:

Comentarios

  1. Luisa, sólo puedo añadir a tu artículo que suscribo desde el principio al final, incluyendo las esquirlas. Que gran periodista eres.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…