Ir al contenido principal

Cambio de ciclo electoral: La reacción de la ciudadanía ante el Gobierno del PP



Una encuesta de Demoscopia para el diario El País, y de la que dan cuenta prácticamente la totalidad de medios debido a la novedad que supone el giro copernicano en la intención de voto, refleja un absoluto hundimiento del PP que, de celebrarse elecciones generales en este momento, tan solo obtendría el 15.9% de los votos. La misma consulta expone que sería el PSOE el que ganaría las elecciones con un escaso 20%. La formación que sigue creciendo es Podemos, liderada por Pablo Iglesias que, según esa encuesta, pisa los talones al PP con el 14.3%. 
 
La primera reflexión que surge ante la encuesta de Metroscopia, que el diario de Prisa no publica completa, sino que se limita a dar pinceladas a su antojo sobre los resultados, hace cavilar en cuál será realmente el índice de intención de voto real, antes de la ‘cocina’ que aplican los sondeos de opinión para no ‘inquietar’ ni al gobierno ni al poder empresarial y financiero. 

Es evidente que la ciudadanía está harta de un situación insostenible por mucho que el Gobierno, a través de sus medios afines, intente vender el espejismo de la recuperación, interpretando a su modo la EPA o los datos del paro, asegurando que se crea empleo y que crecerá el consumo, cuando la realidad de la calle es muy otra, por mucho que, hasta a través de los PGE, el Ejecutivo de Raxoi quiera manipular la verdad sobre la economía, reduciendo partidas imprescindibles para dar la impresión de que se reduce el paro, con medias tan irresponsables como eliminar uno de cada tres euros de lo que destina a políticas de fomento del empleo. El Gobierno  del PP deja desasistidas a millones de familias y en precario a cientos de miles de trabajadores que, gracias a una infame Reforma Laboral hecha a capricho de una oligarquía explotadora, perciben salarios de hambre que los empuja a la exclusión social. 

Una organización poco sospechosa de izquierdismo como Cáritas, da unos datos absolutamente inquietantes sobre el empobrecimiento de la clase trabajadora: El 14% de quienes tienen trabajo no pueden afrontar los gastos corrientes de una familia con los miserables salarios que perciben. La ONG señala otro dato alarmante, el que expresa que son ya 8.3 millones de personas las que están actualmente en riesgo de exclusión social. Y lo hace para criticar que el Gobierno destine tan solo el 0.7 de partida presupuestaria para atender a esas personas. La misma organización critica la falta de cobertura por parte de las administraciones locales y autonómicas que, en lugar de servir a las necesidades sociales de los ciudadanos, derivan a su organización cada vez un mayor número de ciudadanos –un 60%-, debido a la falta de fondos para fines sociales con los que cuentan esas administraciones. 

Esas críticas reflejan la forma de hacer de un Gobierno que, desde que llegó a La Moncloa, no hizo otra cosa que servir a las necesidades del gran capital, de la oligarquía financiera y empresarial. Desde que ganó las elecciones, el PP ha venido cometiendo toda clase tropelías y desafueros, no solo desmantelando el Estado del Bienestar, como es evidente, sino tomando decisiones que no tienen otra explicación de que son tomadas para favorecer a su círculo de amigos, cumplir los compromisos con las grandes empresas que, durante veinte años le financiaron, y posiblemente le siguen financiando de modo ilegal para que cuente con dinero suficiente para pagar sobresueldos, ingresar dinero en Suiza o cualesquiera otros paraísos fiscales y financiar tramposamente, y con ventaja, sus campañas electorales. 

La desmesurada subida del precio de la energía eléctrica permitida por el Gobierno está motivada, entre otras causas, por el abandono de las renovables en una inexplicable e irracional decisión del Ejecutivo que hace sospechar que detrás de ella hay intereses inconfesables, porque ¿qué motivo que no sea espurio puede impulsar a un Gobierno acordar unas sanciones que rozan el esperpento? Y es que la nueva normativa, aún en proceso parlamentario, plantea que quien tenga en su casa placas solares no registradas legalmente será sancionado con una multa de entre 6 y 60 millones de euros, por considerarse infracción muy grave, como también lo es una fuga nuclear, aunque la pena para ese accidente no supere los 30 millones. 

La comparación es aún más sangrante si se atiende a otras sanciones recogidas por Ley para un delito contra la seguridad alimentaria –como la utilización de ingredientes adulterados o contaminantes-, que no sobrepasa los 600.000 euros, o por daño grave en materia de sanidad pública, sancionado con la misma cifra. Las leyes del PP recogen otras sanciones mucho menores por asuntos mucho más graves, por ejemplo, por incumplimiento de las obligaciones que provoque un accidente de aviación, la sanción no superará los 230.000 euros. Y como el PP legisla como las dictaduras bananeras, introduce, a través de una enmienda que se aprobará gracias al rodillo de su mayoría absoluta, que permitirá a los inspectores de Industria a entrar en las casas con placas solares sin necesidad de autorización judicial. 

La anticonstitucional Ley de Seguridad Ciudadana o Ley Mordaza, que pretende convertir en delitos derechos reconocidos en la ley de leyes, la reforma del Código Penal, parada tras la dimisión de Gallardón, el asalto a los medios públicos de comunicación y sus intentos de censura, manipulación e injerencia en los privados, los abusos policiales contra manifestantes, el saqueo a lo público, la arbitraria disposición del dinero del erario, siempre disponible para rescatar autopistas o grandes empresarios.

Bien reciente es el decreto publicado en el BOE que concede a Florentino Pérez 1.350.729.000 € en concepto de 'indemnización por perjuicios' del cierre de la Planta CASTOR frente a la costa castellonense, proyecto que causó una serie de terremotos en Vinaros y poblaciones cercanas. La indemnización se incorpora a los costes del sistema del gas, por lo que durante 30 años el pueblo tendrá que hacer frente a una deuda que, de existir en este país un Gobierno que velase por los derechos de los ciudadanos en lugar de los de las empresas, habría procurado firmar una concesión que, en lugar de obligar a indemnizaciones si las prospecciones se paralizaban por causar daños, fuese la empresa la que tuviera que indemnizar a la ciudadanía que sufrió los terremotos. 
 
El catálogo de abusos, dislates, injusticias, arbitrariedades, imposiciones y saqueo de lo público, con privatizaciones que arruinan el patrimonio del país, y sobre todo su imperdonable abandono de los derechos de los  ciudadanos, aumentando brutalmente la desigualdad social, y dejando a la mayoría de los ciudadanos desprotegidos, parece que, por fin, pasarán factura a un partido que, durante dos años, ha gobernado como una dictadura, esgrimiendo el argumento de una mayoría absoluta que pensó iba a concedérsele ad aeternum. 

Resta saber qué hará el PSOE ante el hundimiento del PP, dado que es muy probable que no pueda gobernar en solitario. ¿Optará por apoyarse en Podemos e IU, respondiendo a los deseos de la ciudadanía, que marcadamente se inclina por propuestas de izquierdas que suponga un cambio radical a las políticas económicas y sociales del PP, ya que IU también aumenta sus expectativas electorales, o, como recomienda Felipe González y otros derechistas del PSOE, como José Bono, se inclina por una coalición con el PP? Tendría que plantearse que, si llega a un pacto con el PP, podría dar lugar a un estallido social de incontrolables consecuencias. 
Esquirlas de actualidad
 
La Sextanoche entrevistó el sábado al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que desgranó inteligentemente las propuestas de su partido, dando una imagen de responsabilidad que desmintió las difamaciones y dislates que se empeña en repetir la prensa de la caverna, como la sandez reiteradamente expuesta por voceros de la ultraderecha, como Eduardo Inda, de que Podemos pretendía pagar seiscientos euros a todos los españoles, incluidas las grandes fortunas, y desmontó los argumentos de quienes dicen que si Podemos gobierna aplicará políticas bolivarianas. La imagen de responsabilidad y patriotismo del bueno que dio Pablo Iglesias debería bastar para encandilar a millones de votantes, porque PODEMOS puede ser la liberación a un poder, que no es solo el del Gobierno, sino el de la oligarquía, que está acabando no solo con el Estado del Bienestar sino con la dignidad de la ciudadanía. Su propuesta fiscal, de llevar el sistema impositivo al mismo ratio del resto de países europeos, la lucha contra el fraude fiscal y su compromiso con la Sanidad y la Educación publicas no son, como pretende la derecha, propuestas de un partido de anarquistas enloquecidos, sino la aplicación de medidas socialdemócratas que el PSOE no debió abandonar nunca. 

"Me pisaron la cabeza cuando estaba en el suelo", denuncia la abogada de la Coordinadora 25-S. Doris Benegas, tras pasar 24 horas en el calabozo junto a otras dos personas detenidas en la manifestación del sábado. Días antes, Benegas había presentado una querella de la plataforma contra la delegada del Gobierno en Madrid. Benegas fue una de las personas golpeadas y detenidas por los antidisturbios durante la manifestación Rodea el Congreso, una marcha pacífica para protestar contra la monarquía que fue brutalmente agredida por los antidisturbios que, sin motivo, cargaron salvajemente contra los manifestantes. Las tres personas que detuvieron las fuerzas represivas eran los firmantes de una querella contra la Delegada del Gobierno, presentada hace tres días, por prohibir símbolos republicanos el día de la proclamación de Felipe VI. Benegas asegura que tanto ella como los otros dos detenidos y algunos manifestantes que encabezaban la marcha, recibieron golpes y patadas por parte de los agentes. Decenas de personas se concentraron este domingo frente a los juzgados de Plaza de Castilla para recibir a los tres detenidos, puestos en libertad pasadas las seis y media de la tarde. Minutos después se unieron a una nueva concentración en Sol convocada horas antes, como gesto de apoyo y para exigir su liberación. Sobre los detenidos pesan tres cargos: atentado contra la autoridad, desobediencia y resistencia grave, y sólo el primero podría suponer una condena de varios años de prisión. Penas propias de una dictadura fascista. Es de esperar que la UE tome nota de acciones como las llevadas a cabo en Madrid, reprimiendo un derecho reconocido en toda Europa. 

El capítulo de las estafas de Caja Madrid es interminable. Cuando el presunto ladrón Miguel Blesa presidía la entidad, en un gesto de megalomanía, encargó, a cuenta del dinero de todos, un retrato suyo a la pintora Carmen Laffon, Premio Nacional de Artes Plásticas, que costó la módica cantidad de 159.000 euros. Ahora el retrato del nefasto Presidente de la entidad que se nos obligó a rescatar a los ciudadanos, duerme en los sótanos de su sede central. 

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que impide su presencia en los medios hace indispensable la colaboración de los lectores para seguir adelante.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:




Comentarios

  1. No sabes cuanto deseo que esto tome cuerpo y echar a esta malvada 'democracia' a estos sinvergüenzas. Quien venga detrás no lo tendrá fácil, ni mucho menos. No olvidemos que el mundo globalizado lo tiene bien atado el capitalismos brutal que lo domina. Crucemos los dedos y que todo salga bien para, por fin sea el pueblo soberano el que lleve las riendas de su destino a una vida mejor y más justa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…