Ir al contenido principal

El reino de los despropósitos.



Podría comenzar este artículo con las mismas palabras que aquellos cuentos infantiles del pasado: ‘erase una vez…’. Erase una vez un país en el que el Gobierno tenía dinero para repatriar desde África a sacerdotes enfermos de ébola cuando estaban a punto de fallecer –y de hecho fallecían irremisiblemente- pero lo negaba para rescatar a un espeleólogo cuya única enfermedad era estar atrapado en una cueva a 400 metros de profundidad, inmóvil porque tenía las piernas rotas, y muy débil porque llevaba una semana herido a sólo 10 grados de temperatura con 100% de humedad. El drama se desarrollaba en Perú y el herido era un español de la Federación Madrileña de Espeleología. El Ministerio de Asuntos Exteriores se negó a enviar especialistas de rescate militares o de la Guardia Civil, con el argumento de que “no pueden mandar militares a otro país”…peregrina respuesta, que contiene, como es frecuente en este Gobierno, una falacia fácilmente refutable. 

Si el espeleólogo hubiese pertenecido a una congregación religiosa es seguro que el Gobierno de ese país, más que de cuento de pesadilla, o de mala novela de terror, hubiese movilizado todos los medios y el presupuesto necesario para rescatarle. Nadie informó de la cifra gastada en repatriar al sacerdote enfermo de ébola que falleció el jueves, pero el traslado desde África del primer clérigo que padeció esa enfermedad supuso para el erario un gasto próximo al millón de euros. Gastos que el Ejecutivo no solía dedicar a enfermos que residiesen en el extranjero, negándose a proporcionar aviones medicalizados para el traslado a causa del elevado coste de ese procedimiento, al menos esa era la razón que dieron a los familiares de Emma Rodríguez Pinar, que falleció víctima de una neumonía atípica en Argentina. 

Mas hay que tener en cuenta que el Gobierno que se supone debiera respetar la Constitución que señala que el Estado es aconfesional, no respeta ese artículo, como tantos otros. Ya declaró en su día el Ministro de AAEE, José Manuel García Margallo, que de la Constitución lo importante eran los dos artíuculos, los dos primeros, que aluden a la indisoluble unidad de la nación española, ‘patria común e indivisible’; el restó, según declaró, no era más que literatura. Y haciendo uso de ese criterio, el Gobierno no hacía caso del artículo que hablaba de la aconfesionalidad del Estado y actuó como si fuese un Ejecutivo teocrático, como el de algunos países árabes, procurando no contrariar a la Iglesia si no es estrictamente necesario, en el caso en que su piedad y cumplimiento de las normas no topasen con su pérdida de votos. 

De ese modo, en el país que no es de cuento sino más bien de mala novela de terror, el Ejecutivo, al decidir retirar una ley del aborto que vulneraba la dignidad y la libertad de las mujeres, se puso en contacto con la secta para darle cuentas de que lo iba a hacer, y cómo lo haría. Y seguramente le prometió que el Tribunal Constitucional, en sus manos y presidido por un togado militante del partido en el Gobierno, anularía la ley de plazos, y entonces cumplirán con la secta. Porque en ese país de pesadilla todos los poderes eran el mismo poder, como en el nada caducado franquismo: gobierno, iglesia, jueces y ejército la misma cosa. 

País en el que se sigue manteniendo culto y respeto a la memoria de los  representantes de una dictadura genocida y asesina, y se asciende en el ejército al hijo de un golpista al que se le perdonó no solo la vida sino la cárcel tras un intento de Golpe de Estado, del que aún, transcurridos treinta y tres años, nadie sabe realmente quién lo inspiró y si triunfó o no. 

Erase una vez un país de contradicciones y arbitrariedades, donde se negaba la ayuda a los más débiles pero se rescataban bancos y autopistas, donde los ricos eran cada vez más potentados, mientras los pobres pasaban de ese estado a la más terrible de las miserias.  Un país donde los bancos perdonaban intereses a los millonarios al tiempo que quitaba las viviendas a los parados. Donde el Ministerio de Defensa, encabezado por Pedro Morenés, adjudicaba servicios de vigilancia, alarmas y seguridad de todas sus instalaciones a la empresa de Miguel Ángel Ramírez, acusado por Hacienda de fraude fiscal por pagar en negro conceptos retributivos y condenado por cometer un delito urbanístico …que el propio Gobierno indultó, aunque persigue con saña el fraude fiscal de un parado que hace chapuzas y las cobra en negro.  

Ese país de mal sueño, pesadilla o mala novela de terror, gobernado por un grupo de delincuentes de un partido al que un juez acusa de beneficiarse "a título lucrativo" de una trama de corrupción, que no solo no dimiten sino que contarán, a la hora de ser juzgados con una jueza íntima amiga de una de las dirigentes de ese partido, es un país donde la policía maltrata a los inmigrantes, el Gobierno les niega la sanidad y los expulsa a países que sufren graves epidemias, pese a que alardean de sus creencias religiosas, y se encomiendan a santos de palo para solucionar los problemas, como el del paro juvenil, cuya ministra de Empleo no acude a los foros internacionales donde se abordan esos asuntos, pero asegura que determinado ser mítico de la religión que profesa acabará con él. 

A ese país de mal sueño o pesadilla inacabable de ochenta años de injusticias, cerrilidad, beatería y zafiedad, donde el pueblo se divierte torturando animales y celebrando los triunfos deportivos con un ahínco que no pone a la hora de exigir sus derechos, lo llaman España y lo consideran indivisible y monolítico, aunque algunos quieran dejar de pertenecer a él.
Es el reino de los despropósitos, y así les va a sus súbditos, que no ciudadanos.  

Esquirlas 

1ª.- Aunque filofranquista a la hora de mermar libertades, el Gobierno del PP es la mar de moderno a la hora de promocionar asuntos que estuvieron  prohibidos durante la dictadura. Se ve que es una cuestión dineraria. El juego mueve millones, y el PP madrileño no le puso peros a la instalación de un macrocasino en la provincia, propiedad de un mafioso explotador de trabajadores, que si no cuajó no fue por los impedimentos que pusiera el Ejecutivo. Ahora, dando muestra de su cercanía con el mundo del juego, nombra como ministro de Justicia a Rafael Catalá, que antes de ser ministro fue ejecutivo de una organización sin ánimo de lucro creada con el fin de vertebrar y articular actividades orientadas al estudio, análisis, evaluación, desarrollo normativo y evolución de la industria del juego”, según su propia definición. Los tahúres están de enhorabuena.

2ª El Gobierno de Raxoi tiene previsto presumir de haber logrado aumentar notablemente el Producto Interior Bruto, concretamente en 26. 193 millones de euros, al contabilizar el tráfico de drogas, la prostitución y el juego ilegal como actividad económica, pese a que, obviamente no pagan impuestos. La medida ha sido impuesta por Bruselas, a saber en base a qué intereses. Sin embargo esa nueva manera de calcular el PIB ni supondrá un cambio en la economía, ni, por supuesto, un alivio a las castigadas economías de los españolitos de a pie. 

3ª.- Epígono de Jomeini, el Obispo de Alcalá, Reig Pla, se despachó a gusto contra la decisión del Ejecutivo de retirar la ley del aborto, acusando al PP de ser "siervo" de la ideología de género y el lobby LGTB, y definió a los partidos mayoritarios como ‘estructuras de pecado’. El secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, respondió con una carta en la que entre otras cosas pregunta ‘hasta dónde vamos a tener que soportar que agreda a millones de mujeres y hombres creyentes y no creyentes’. Es la primera vez en la historia reciente del PSOE que un líder de ese partido muestra su divergencia frontal con un integrante de la secta católica. 

4ª.- Los algemesinenses, o al menos los más salvajes, zafios y brutales de esa población, siguen perpetrando la criminal ceremonia de torturar hasta la muerte a cachorritos de toro de menos de un año, y agrediendo, como los salvajes que son, a quienes condenan y protestan por la salvajada que ellos llaman ‘fiesta’. El Ayuntamiento, en un acto de cinismo y censura fascista acordó, por unanimidad de todos los grupos, "emprender acciones legales contra el grupo AtresMedia por mostrar imágenes que no se corresponden con la fiesta taurina de Algemesí". Las imágenes, grabadas en la localidad, mostraban las salvajadas que perpetran los algemesinenses con los desdichados cachorritos de bóvidos. Como tantos municipios en los que se perpetran atrocidades, los vecinos de Algemesí y su corporación no quieren que se difundan sus salvajadas. Algunos de ellos se lanzaron contra una animalista que intentaba grabar la salvajada, la agredieron y golpearon para evitar que se difundan imágenes de su atrocidad, a la que vetan la entrada de los medios de comunicación por esa razón. Y como este es el país de los despropósitos la GC detuvo a la agredida y dos compañeros suyos, mientras que los gamberros se fueron de rositas, para poder seguir torturando animalitos indefensos. Malditos sean. 

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que impide su presencia en los medios hace indispensable la colaboración de los lectores para seguir adelante.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:

Comentarios

  1. Luisa, magnífico artículo, como es habitual en ti. En resumen sólo puedo añadir: malditos sean, malditos

    ResponderEliminar
  2. Genial como siempre querida Luisa.

    Quizas solo temo lo de Algemesi, antes Toro de la Vega.
    Observo que multiples informativos dan eco a ello, lo utilizan magistralmente, generando lo que pretenden, separatismos. Vigilemos este flanco porque ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos.

    Si alguien ama a los animales de todo tipo creo que soy yo. He dormido con cabras heridas para cuidarlas. Tambien se de buena tinta que un cerdo es capaz de comerse a su propio dueño sin reparo, no deja ni los huesos.
    Amar a los animales si, cambiar la propia naturaleza y sus ecosistemas seria una autentica atrocidad y un suicidio.
    Naturalmente deseo que acabe la crueldad con los toros, animales a los que admiro. Sin embargo al vivir en el campo y conocer las leyes tanto españoles como europeas, es muy complicado salvar al toro sin Tauromaquia y creo que deberiamos enfocar nuestras fuerzas en esto primero, en como salvar al Toro sin Tauromaquia.

    No soy creyente, mucho menos catolica, sin embargo jamas iria a una iglesia a cagarme en Dios. A pesar de que alli se practique el canibalismo y se incite a niños a hacerlo. Desde el respeto mutuo estoy convencida que podriamos luchar con mas fuerza.

    Espero no haberte molestado, ultimamente veo mucha ira en personas pacificas, no creo que la ira sea buena.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Frana, me vas a permitir que disienta un poco de lo que dices: No creo que las acciones de los animalistas estén motivadas por separatismos ni nada parecido. Creo, sinceramente que hay cosas que son inadmisibles en una sociedad que se llama civilizada, y que no puede tolerar tamañas salvajadas.

    Y ya puestos pérmiteme una ironía o una broma, no puedo reprocharle a un cerdo que se coma a un humano, nosotros nos comemos a millones de ellos... No encuentro tampoco que haya que torcer la naturaleza y el equilibrio natural para acabar con lo que tu llamas tauromaquia y yo llamo, sencillamente, brutalidad y sadismo. Un país civilizado no puede hacer seña de identidad de tamaña salvajada. Sánchez Ferlosio escribió hace tiempo un artículo -si lo encuentro te lo enviaré- sobre los toros, decía que su postura no era por defender a los animales, sino porque le abochornaba socialmente el espectáculo denigrante. Aunque solo fuera por eso es condenable y debiera desaparecer, máxime si se respeta la vida animal.

    Hay violencia en la sociedad, perdermos los papeles y la templanza, efectivamente, estamos sometidos a mucha tensión, pero qué duda cabe que hay que intentar no perder los papeles ni la ecuanimidad. Dicho esto, no me molesta en absoluto que opines de un modo distinto al mio, al contrario, siempre han dicho que de la discusió o el debate nace la luz...

    Yo tampoco voy a las iglesias a cagarme en nadie, sobre todo porque pienso que lo mejor que podemos hacer con esa secta es ignorarla e ignorar a sus más notables talibanes como el obispo Reig Pla.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. El artículo de Ferlosio debe de ser este, aunque escribió más.

    http://elpais.com/elpais/2012/08/03/opinion/1344016812_971199.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, creo que sí, que es este, es ese párrafo final el que explica que, aún sin ser defensor de los animales, cosa que yo sí soy, cualquier ser civilizado por serlo, rechaza esa ignominia.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…