Ir al contenido principal

El lobo cuidando los corderos o Cañete como Comisario de Energía y Cambio Climático.



El digital Público informa hoy exhaustivamente del entramado empresarial de las petroleras  de las que se desprendió Miguel Arias Cañete, exministro de Energía y Cambio Climático y candidato a la homóloga Comisaría del Parlamento europeo, para optar a tal puesto. Más las investigaciones del eurodiputado de Equo, Florent Marcellesi, ponen en evidencia un entramado de propiedades opacas, radicadas en paraísos fiscales, y puestas a nombre de familiares cercanos a Cañete.  Un verdadero escándalo que es de esperar que los pulcros europeos tengan en cuenta a la hora de confirmar, o no, la elección de uno de los individuos más peligrosos para el medio ambiente y no solo por sus propiedades petrolíferas que, sin duda, han tenido que ver con la posición inexplicable del Gobierno de Raxoi de persecución de las energías renovables. 
 
Según expuso el eurodiputado de Equo, "la trama empresarial que hay detrás de Dúcar y Petrologis revela una red de sociedades 'pantalla' a cargo de familiares directos de Miguel Arias Cañete, entre los que destacan sus cuñados Miguel Domecq Solís y Rafael Domecq Solís, y su hijo, Miguel Arias Domecq". "A pesar de la venta de sus acciones, los intereses de Cañete en esta industria no desaparecen en absoluto. Es más, contradicen de forma clamorosa el Código de Conducta de la Comisión Europea”. 

Basta acudir al Registro Mercantil Central para constatar que el principal accionista de las empresas que menciona el eurodiputado es una sociedad registrada en Amsterdam llamada Havorad BV, administrada por el propio Cañete desde 1996-2000, dueña del 48% de Dúcar y el 45% de Petrologis. Según la Agencia Estatal de Administración Tributaria se trata de una sociedad pantalla, "una sociedad unipersonal, sin empleados" y "sin otra actividad que la fiduciaria".

Havorad pertenecía hasta 2003 a Gold Lion Corporation, una empresa registrada el paraíso fiscal de las Antillas Holandesas. Hoy, según la Cámara de Comercio de Países Bajos, pertenece a individuos españoles particulares y anónimos. Sin embargo, Miguel Domecq Solís consta como apoderado. Miguel Domecq Solís, cuñado de Cañete, es presidente de ambas compañías desde el abandono de la presidencia por parte de Cañete en 2012, tras ser nombrado Ministro de Medio Ambiente y Agricultura. Miguel Domecq Solís es además el tercer accionista mayoritario de Dúcar y Petrologis, con el 11% de las acciones de Dúcar y el 12% de Petrologis.

El segundo accionista mayoritario es Civisol, cuyo presidente es Rafael Domecq Solís, también cuñado de Cañete, y entre las consejeras aparecen Cristina Domecq Ybarra y Socorro Domecq Ybarra, hermanas de la mujer de Arias Cañete. En 2012 se incorporó al consejo de administración de Petrologis y Dúcar Miguel Arias Domecq, hijo de Cañete. En el accionariado de Petrologis también aparece la empresa Arias y Domecq, cuyo presidente es, de nuevo, Miguel Domecq Solís y repiten en el consejo de administración: Socorro y Cristina Domecq Ybarra, así como la sede social: Claudio Coello 32, Madrid, la misma que Civisol. En total, según estos datos, se calcula que la familia directa de Cañete controla el 72% de Dúcar y el 79% de Petrologis. Todo queda en casa.

Según Florent Marcellesi, "el Código de Conducta de la Comisión Europea, establece que los comisarios no deben gestionar temas en los que tengan intereses personales, ni ellos ni sus familiares directos. En el caso de Cañete, es evidente que los tiene y que no van a desaparecer de un día para otro con la venta de sus acciones. Necesitamos una política energética que sirva a los intereses de la ciudadanía y no a clanes petroleros, ni oligopolios energéticos. No podemos esperar que Cañete haga frente al reto del cambio climático y construya un nuevo modelo energético sostenible y limpio, mientras su familia disfruta de sustanciales beneficios de la industria petrolera. Definitivamente, el nombramiento de Cañete es una cuestión de ética y de sentido común".

Mas las vinculaciones de Arias Cañete con el negocio de las energías fósiles no es la única causa que le invalida para ser Comisario de Energía y Cambio Climático. Desde que llegó al ministerio, las políticas de Arias Cañete han sido las de un verdadero depredador del medio ambiente, cuyas medidas legislativas se pusieron, desde el primer día, a favor de especuladores inmobiliarios y destructores de flora y fauna de todo pelaje. 

En diciembre de 2012, tras aprobarse la Ley de Costas de Arias Cañete, Greenpeace publicaba un informe en el que se ponía de manifiesto los intereses personales, de amistad y de connivencia política por las que Arias Cañete elaboró una Ley de Costas pensada únicamente con criterios economicistas, e ignorando absolutamente, no ya la conservación, sino los riesgos de catástrofes que pueden acarrear masivas construcciones en la costa y en ramblas, articulada tan solo en pro del lucro económico de promotores y dueños de restaurantes y chiringuitos. 

La organización verde rebelaba en el informe citado que junto al nombre del Ministro de Medio Ambiente, Arias Cañete, aparecía el de su cuñado, José Ramón Bujanda Sáenz, casado con una hermana de su mujer y expresidente de la Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado y de la Asociación Europea de Fabricantes de Hormigón. También Borja Domecq, hermano de Micaela Domecq Solís, esposa del ministro, con importantes relaciones en el mundo empresarial, al igual que sus sobrinos, Borja y Fátima, formaban parte de la dirección de Inversiones S.L., empresa dedicada a la construcción, edificación reparcelación y venta de edificios. Todo quedaba en casa, también en esta ocasión.

El informe de Greenpeace daba a conocer, junto con los nombres de familiares del Ministro de Medio Ambiente, los de prohombres del PP, como Abel Matutes y Gabriel Canellas, expresidentes ambos del corrupto PP de las Illes Balears, con intereses en empresas de construcción, explotación salinera y piscifactorías. Otro 'ilustre' interesado en negocios que comportan la destrucción de las costas era el exministro franquista y de la UCD, Juan Villar Mir, que, tras su paso por la política creó un grupo empresarial que  agrupa a diferentes empresas energéticas (Vilar Mir Energía), siderometalúrgicas (Ferroatlántica), de fertilizantes (Fertiberia) y de construcción (Grupo OHL), empresa de la que saldría también la actual Ministra de Energía y Medio Ambiente, Isabel García Tejería, exdirectora de Planificación en Fertiberia.  La lista de beneficiados por la reforma de una ley de Costas que permite la definitiva destrucción del litoral, se completaba con un importante magnate del ladrillo de la costa valenciana muy relacionado con el PP, Bautista Soler, propietario de una abultada fortuna, asociada a la construcción. Al lado de  Soler aparecía también el nombre de Joaquín Rivero, accionista de la conocida promotora Metrovacesa, una de las impulsoras de no pocos pelotazos urbanísticos en el País Valencià. 

A la aprobación de una ley de Costas que, como demostró la asociación ecologista, respondía a los intereses empresariales y económicos de familiares, amigos y correligionarios del Ministro y del Gobierno de Raxoi y no la necesidad de preservar el litoral ya prácticamente destruido, hay que sumar la reciente aprobación, con los votos de toda la oposición en contra, del anteproyecto de la Ley de Parques Nacionales, que según señalan sus detractores ‘supone una regresión en la conservación de estos enclaves, que a decir de la oposición’, y sobre el que se preguntan a qué intereses corresponden la nueva ley que no hace sino desproteger tesoros ecológicos que sufrirán las decisiones de un ministerio y un Gobierno que ignoran por completo los valores de protección medioambiental porque tan solo se guían por los intereses de la casta empresarial.

Y aunque Arias Cañete dejó el Ministerio para irse al Europarlamento, dejó bien atados sus criterios de depredador, al sucederle Isabel García Tejerina, bajo cuya responsabilidad el Ministerio está decidido a saltarse la normativa europea de protección de animales salvajes, al autorizar la caza indiscriminada del lobo, especie protegida en toda Europa, y que el Gobierno de Raxoi está dispuesto a exterminar para complacer a la mafia de cazadores y agricultores que desean destruir el medio ambiente en su interés económico o por divertimento. 

Contra el nombramiento de Arias Cañete como Comisario de Energía y Cambio Climático hay argumentos de sobra. Sus relación con empresas contrarias a los intereses de conservación medioambiental, su ausencia de ética al mantener en un entramado familiar y en paraísos fiscales sus ocultos intereses en las energías fósiles, la obsesión del Gobierno de Raxoi contra las energías renovables, que puede tener su origen en los intereses personales de Arias Cañete, lo invalidan por completo para el cargo. 

Es de esperar que, tras el examen al que somete la Eurocámara a los candidatos a Comisario, los eurodiputados de la izquierda europea y los ecologistas abran los ojos a todos sus colegas, para impedir que llegue a ostentar el cargo un verdadero enemigo de la conservación medioambiental, con intereses contrarios al ejercicio de su cargo, según las normas éticas de la Europa democrática.

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que impide su presencia en los medios hace indispensable la colaboración de los lectores para seguir adelante.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:

Comentarios

  1. Todos estos sinvergüenzas hacen lo mismo entramados fiduciarios para hacer opacos todos sus negocios. Me gustaría saber que es lo que tienen todos estos sinvergüenzas, pero no lo sabremos pues a los otros tampoco les interesa destapar. Empezando por Juan Carlos I.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…